Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors]

á sus pueblos , ha promovido constantemente el comercio y la navegacion ; hará vivir en la memoria del tiempo y de la fama los dias venturosos de su glorioso reynado. Faltaba , para perfeccionar y solidar esta obra de la beneficencia Real, otra no menos principal , mas árdua aun y necesaria : la libertad y seguridad de los mares. V. M. , bien convencido de la importancia de esta empresa , digna de la grandeza de su ánimo y de su Impe. rio ; determinó vencer las vulgares y supersticiosas preocupaciones de una encogida y mal aconsejada política , enemigos internos del Estado, antes de declarar la guerra

á los externos : llevando por máxima suprema en sus acciones hacer amable , no temible , la Religion que profesa , con el nombre y poder de la animosa Nacion que felizmente rige y defien

de

de: argumento grande de grande prudencia y valor.

La infiel Africa , la implacable y feroz Berbería , cansada de una inveterada enemistad contra la España , y de resistir al poder de las esquadras Católicas; ha venido finalmente á gozar de las dulzuras de la paz, brindada por un Rey siempre armado delante de sus enemigos,

ya con explendor de sus heroycas virtudes para enamorarlos y despues rendirlos ', 6.

ya con su invencible espada para escarmentarlos. V. M. concedió primeramente su amistad al Soberano que reyna en Marruecos , Fez y Tafilete ; y aquel Príncipe Musulman selló con una correspondencia cordial la que habia consentido por necesidad la política.V.M. convidó con su paz y concordia al Gran Señor,

que rige el Imperio de la media luna:y la

Sub

Sublíme Puerta juró su amistad al primer Monarca de las Españas , cuyo augusto nombre habia de ser conocido y reverenciado entre los hijos de Osmán. La Regencia de Tripoli ,arrastrada del exemplo de la Cabeza suprema del Eslamismo, accedió á ser partícipe del honor de contar á V. M. entre sus mas poderosos y fieles aliados. La de Argel , rica por sus presas , intrépida por su constitucion, y obstinada por su local fortaleza , quiso probar primero los estragos del enojo de V. M. que las dulzuras de su amistad у

mansedumbre. Al fin experimentó con espantoso daño y llanto suyo aquella guerrera República', que en ambos extre: mos ha sostenido V. M., con igual magnanimidad , el decoro de su palabra , el honor de su Nacion , y la dignidad de su Corona. Convencido el Xefe Soberano de

aque

[ocr errors]
[ocr errors]

aquellos belicosos Mahometanos , que los Españoles con la misma intrepidez y bizarría arrostraban la muerte en el reynado de CARLOS III que en el de CARLOS V, y persuadido de la necesidad y utilidad de abrazar el partido humano y racional de la pacificacion ; acaba de firmar el solemne Tratado de las Treguas con el primer Rey Católico que ha sabido hacer al nombre Español , primeramente te. mido , y despues amado , de aquellos mismos á quienes hasta hoy habia sido objeto de abominacion y de perpétuo aborrecimiento.

Sin aspirar al título de Conquistador del Africa con el de derramador de sangre humana , ha sabido V. M. conquistarla , robando con la sola fama de su generosa virtud y gloria de su nombre, el amor y respeto de aquellos Príncipes

b

Ma

X

Mahometanos. Sin el funesto estrépito y estrago de las antiguas Cruzadas , ha ganado V. M. con su ilustrada política la libertad á sus vasallos paraque freqüenten seguros el Egypto , la Natólia, y los Santos Lugares de la Palestina, y que el pabellon de España se tremole en los puertos y mares del Archipiélago у del Bósforo de Tracia , despues de tres siglos que el de Aragon se desapareció de aquellas regiones con la inundacion general y victorias del furor turquesco. Los Christianos rescatados del yugo de los Infieles , vendrán de las mas remotas tierras á besar las reales plantas de su Augusto Redentor ; y los Musulmanes depondrán sus antiguos recelos y hostíl fiereza , convirtiendo la piratería en comercio , luego que conozcan que la Ley Santa de los Españoles , quando poseen de

ba

1

« AnteriorContinuar »