El terremoto del 13 de mayo de 1647

Portada
Impr. Cervantes, 1882 - 616 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 365 - ... mano; rompiéronse las piedras, y como el temblor no las pudo desencajar, las hubo de partir; voló gran parte de ellas, como pudiera la bala en un cañón de crujía: una de hasta diez quintales de peso cayó en medio del patio del obispo, como si la tiraran a mano; salvó una tapia sin lastimar una teja.
Página 433 - Señor ha detenido su mano i la ejecución de su justicia: acordamos, con parecer de personas doctas i relijiosas, hacer un público i solemne voto por nosotros, i en nombre de la ciudad, i de todas i de cualquiera persona que en ella de aquí adelante hubiere i residiere perpetuamente...
Página 23 - Toledo que los castigase; mas en aquella hora muchas damas que en aquella ciudad había, queriendo estorbar el castigo, o que no fuese con tanto rigor, quitándole alguna parte del enojo, con algunos hombres de autoridad entraron por una ventana en su casa, y se lo pidieron por merced. Condecendiendo a ruego, los mandó desterrar de todo el reino.
Página 277 - Mi padre, que me dejó por herencia, no sus virtudes, sino su nombre, era (no importa que yo lo diga) de los mayores letrados que se vieron en las Indias. Hay hoy de él bastante memoria en las escuelas y no se apagará su crédito si no se acabare el nombre de sus discípulos.
Página 319 - ... cruz sin que se lastimase el dosel. Halláronle con la corona de espinas en la garganta como dando a entender que le lastimaba una tan severa sentencia; y nos prometimos para lo que quedaba su grande misericordia.
Página 19 - ... ni atambores ni dar en cambio y trueque de una vela amanecer dos mil en centinela. Es una Circe pésima que encanta y en animales sórdidos transforma, • es la cadena, grillo, cepo y corma que el brío y fuerza bélica quebranta (3).
Página 121 - De cuarenta grados en adelante á la parte del Sur no se dan viñas, por ser ya la tierra mas destemplada. Tienen los indios de guerra en las jurisdiciones de nuestras ciudades que asolaron , gran número de viñas que plantaron nuestros españoles , aunque nunca se han podado , ni se les ha hecho otro beneficio despues que están en su po(1) La fruta de que aquí se habla, os la famosa fresa chilena. Jcr, si bien es verdad que aman sobremanera mucho mas...
Página 9 - Cañada absolutamente el mejor sitio del lugar, donde corre siempre un aire tan fresco y apacible, que en la mayor fuerza del verano salen los vecinos que allí viven a tomar el fresco a las ventanas y puertas de...
Página 193 - No había especialmente en Madrid, ni decoro, ni moralidad alguna; quedaba la soberbia, quedaba el valor, quedaban los rasgos distintivos del antiguo carácter español, es cierto; pero no las virtudes. Pintó don Francisco de Quevedo con exactitud los vicios de aquella época nefanda; no hay ficción, no hay encarecimiento en sus descripciones.
Página 28 - ... que tanto era lo que se daba, que por eso serian raros, como los hombres doctos, por no haberse abierto en ninguna parte escuelas de gramática, ni otra facultad, hasta que nuestros padres la abrieron (que tres años después que la Compañía, empezaron a leer los relijiosísimos padres de Santo Domingo).

Información bibliográfica