Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vas a lo referido, para evitar se esparzan o. estiendan con tanto riesgo de la tranquilidad".

A pesar de mandato tan conminatorio, lograron introducir en Chile una de las estampas jesuíticas; pero si los amigos de la estinguida Compañía eran tenaces en sus maquinaciones, el gobierno peninsular las observaba i procuraba desbaratarlas con una vijilancia infatigable, de todos los dias, que jamas se adormecia.

XI.

El hecho documentado que paso- a referir agregará a las ya mencionadas, una nueva prueba de la inspeccion constante i minuciosa que la metrópoli ejercia sobre sus colonias.

"Se ha vendido públicamente i esparcido en Roma una estampa del Juicio Universal de cerca de vara i media de alto, i una de ancho, con un rótulo en la parte superior, i otro, en la inferior, en lengua latina i castellana, que dicen: el superior, El Juicio Universal; i el inferior, Considera, o pecador, los tormentos de los malos en el día del Juicio Universal. En paraje mui injurioso a el Rei i a la Nacion, está colocado el escudo de España, i debajo de él, el augusto nombre de Su Majestad don Carlos III, rei católico de España, siondo de notar que en toda la estampa no hai mas escudo, ni nombre de otro soberano.—Segun noticias, se intenta enviar a esos dominios porcion de las estampas, referidas; i es mui factible que se hayan remitido a otros puertos de América con el perverso i maldito fin de estender tan sacrilega sátira; en cuya intelijencia prevengo a Vuestra Señoría, de orden del Rei, tenga el mayor cuidado en hacer rojistrar exactamente cuántos fardos i paquetes <le estampas lleguen a ese reino; i que haga Vuestra Señoría las mas esquisitas dilij encias para averiguar sí se ha introducido alguna en esos dominios, en cuyo caso dispondrá Vuestra Señoría se quemen todas inmediatamente, tomando noticias de las personas que las dirijen, i a quiénes, i avisará lo que ocurra con la mayor puntualidad i reserva. Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.—Aranjuez, 14 de mayo de 1772.—El bailío frei don Julian de Amaga.—Señor Presidente de Chile."

Elgobernador de este país, que era a la sazon don Francisco Javier de Moráles, apénas recibió esta real orden en octubre de aquel año, cuando intimó por bando solemne, publicado en Santiago i las otras ciudades, que todo individuo que tuviese algun ejemplar de tan infame estampa se la entregara sin la menor dilacion, i que el que supiera que álguien la tenia se apresurase a denunciar el hecho," reservándose el gobernador en conclusion espedir las demas providencias convenientes a reparar tan horrendo e inaudito sacrilejio para que no se propagase la injuria al Rei i a la Nacion en estos dominios."

Inmediatamente despues de la publicacion de este bando, el comerciante don Domingo Bilbao se presentó al gobernador para poner en su noticia que hacía dos años i medio, mas o ménos, habia comprado a don Joaquin Bustamante una factura de mapas i estampas, en la cual venian treinta i nueve ejemplares del Juicio Universal, que habia estado vendiendo a diversas personas, no quedándole ya mas que diez i seis, que entregó en el acto. Bilbao nombró a algunos de los compradores, i declaró no recordar quiénes habian sido los otros.

Don Joaquin Bustamante confesó que efectivamente en un cargamento de Cádiz habia recibido 'cuarenta i ocho ejemplares del Juicio Universal comprados al comerciante gaditano don Luis Bonnandel, de los cuales habia vendido treinta i nueve a Bilbao, i los restantes a diversos sujetos, cuidando de protestar que "no habia reflexionado ni reparado en la indecorosa situacion que en aquellas estampas se hacia al escudo de España i al augusto nombre de su rei i señor natural, que solo entonces habia advertido con motivo de la publicacion del bando."

Algunos de los compradores de la estampa espresaron que no se habian fijado en que pudiera ser agraviante para la real persona.

Uno de ellos, don José Antonio de Cáñas, dijo que: "aunque habia reparado en el escudo de España i nombre de su augusto monarca, no se persuadió que fuese sátira contra Su Majestad, sino que creyó que el autor lo habia puesto por dar mas valor a la estampa; pero que, sin embargo, pareeiéndole que no estaba bien puesto, i que era indecoroso a la nacion i a la monarquía que estuviesen colocados ese escudo i nombre en lugar inferior, borró los rótulos i letras, sustituyéndolos por versículos del evanjelio."

Por medio de estas dilijencias, se recojieron veinte i ocho ejemplares de la estampa.

Los veinte restantes no se encontraron.

El documento que paso a insertar manifestará cuál fué la suerte que corrieron esos veinte i ocho ejemplares.

"En la ciudad de Santiago de Chile, en veinte i siete dias del mes de febrero de mil setecientos setenta i tres años, en cumplimiento de lo mandado por el decreto de la vuelta, proveído por este Superior Gobierno, el señor eorrejidor de esta ciudad don Luis Manuel de Zañartu, puesto en la plaza mayor de dicha ciudad con la tropa arreglada de dragones, i hecho prevenir en ella una hoguera de fuego, en la que por mano del verdugo hizo quemar las veinte i ocho estampas del Juieio Universal que se espresan en dicho decreto, manteniéndose en el acto hasta que se consumieron en ceniza. A todo lo cual fuimos presentes los escribanos que abajo firmamos con Su Merced, de que damos fe. —Luis Manuel de Zañartu.—Ante nos, Luis Luque Moreno, escribano público i real.José Antonio Gómez de Silva, escribano público."

[graphic]

En el siglo XVIII comenzó a venir un vientecilio de los Estados Unidos i de la Francia, que los recelosos pilotos de la monarquía española temian ver convertirse en huracan, a pesar de que apenas alcanzaba a percibirse un soplo en las tranquilas olas del Pacífico. Aquel aire leve no habria podido arrebatar la areng, de nuestras playas, arrancar las hojas secas de nuestras florestas, ajitar la§ luces de nuestros hogares; pero era el mensajero alado de dos grandes tempestades que podian llegar hasta nuestro suelo.

"Noticioso el Rei de que entro los j eneros comerciales de mercería fina se han introducido en algunos puertos de Indias, particularmente en el reino del Perú, relojes de faltriquera, cajas para tabaco de polvo i algunas monedas en que se advierte grabada una mujer vestida de blanco con una bandera en la mano, i al rededor una inscripcion que dice: lÁbertad Americana, se han espedido las reales órdenes conducentes para evitar que por los puertos habilitados de España se estraigan i embarquen dichos efectos i cualesquiera otros en que se figuren o representen tales objetos, cuya propagacion pudiera ocasionar mucho perjuicio a la tranquilidad pública. Por lo mismo, es la voluntad de Su Majestad que V. S. estreche sus providencias a los puertos del distrito de su mando a fin de que se cele con la mayor vijilancia el que no se introduzcan los espresados efectos, ni ninguna especie que tenga alusion a la libertad de las colonias anglo-americanas, haciendo recojer con prudencia, i sin dar a entender el motivo, las que se hallaren esparcidas, si las hubiere. Dios guarde a V. S. muchos años.—Aranjuez, 18 de mayo de 1791.—Lerena.—Señor Presidente de Chile."

Don Ambrosio O'Higgins de Vallenar, que gobernaba a la sazon el país, proveyó al pié de este importante despacho:

"Santiago, 19 de octubre de 1791.—Cúmplase este real orden, estándose mui a la mira de indagar por todos los medios precautivos posibles sí se introducen las especies alusivas a la libertad americana que se indican, para recojerlas; i al mismo tiempo, dense las órdenes oportunas con reserva a las aduanas i gobernadores de puertos habilitados, ofreciéndose así en la contestacion; i archívese en la secretaría.—O'Higgins."

Don Ambrosio O'Higgins, a quien de seguro no podia entonces pasársele por las mientes que un hijo suyo habia, no solo de dejar entrar en el país los emblemas de la libertad americana vergonzantemente en las tapas de los relojes o cajas de polvillo, sino tambien de consumar la absoluta independencia de Chile, contestó al ministro español:

"Excelentísimo señor. Con la mayor escrupulosidad i prudente precavida dilijencia, haré que en los puertos de esta dominacion se embarace la in

« AnteriorContinuar »