Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que sin razon añadió estas palabras: De esta manera en España los Reyes pretendian fundar el derecho de nombrar los Prelados de las Iglesias ; pues no se trataba de fundarle sino de continuarle

y

fundarle. En el año 1485, Ortiz de Zúñiga en los Anales Eclesiásticos , y Seculares de Sevilla pag. 397. • En el año 1399 Zurita en el lib. 3. cap. 39. de la Historia del Rey Don Fernando el Católico. !

Siendo esto así: solamente falta quitar algunos escrupulos á cierta especie de Letrados, que en todos los asuntos quieren afectar, no sé si diga la sutileza de su ingenio , ó el amor á la venal sofisteria. Quien quisiere , pues , exâminar desapasionadamente este largo discurso , debe tener presente, que quando se trata del Patronato Real , en él se deben distinguir el título , ó la causa de su adquisicion , su naturaleza, y el uso de él. El título ó la causa de su adquisicion es bien notorio ser la fundacion , ó edificacion , ó dotacion , segun el Cánon filiis 31.

' caus. 21. q. 7. sacado del Concilio Toledano 9. celebrado en la era 693, año del nacimiento del Señor 654, ó el título de conquista de que expresamente hace mencion Adriano VI. en el séptimo de las Decretales cap. Sanctissimis 1. de jure Patronatus.' La naturaleza del derecho de Patronato es el derecho mismo de patrocinar , ó de proteger la Iglesia, que aunque pertenece al Rey por su soberanía , ademas de eso le compete tambien como á qualquier otro Patrono dentro de los límites de su poder , y autoridad , por razon del especial título con que quiso obligarse al Patrocinio

> pues de ninguna manera es creible que el que fundó, edificó , ó dotó ó conquistó alguna Iglesia , no quiera su conservacion en quanto esté de su parte.

El

[ocr errors]

El uso del Patronato puede conservarse de varios modos, que hablando generalmente, todos se reducen al exercicio de la proteccion : pero este exer, çicio no siempre tiene lugar, aunque siempre tenga la obligacion de ponerle en práctica quando lo pidan las costumbres ó las leyes. Por esta obligacion se han concedido á los Patronos ciertas prerrogativas, que siendo distintas segun los tiempos , y segun las costumbres, mantienen el uso del Patronato por medio de la percepcion de las dichas prerro, gativas. Y contrayendo esta doctrina al asunto pre, sente, puede el Príncipe, segun se ha visto en los exemplos referidos , usar de la prerrogativa del Patronato Real de las Iglesias Catedrales , fundadas, edificadas, dotadas, o conquistadas, como lo han sido todas por sus antecesores , nonbrando, presentando , ó eligiendo Obispos, como se ha visto en tantos exemplos continuados por tantos siglos , y lo comprueba el Canon Reatina 16. y Cum longe 25, distin. 63. Puede tambien usar de la prerrogativa de su Patronato Real , dando licencia para elegirlos, como el Rey Don Sancho de Navarra el mayor , segun la Escritura intitulada Privilegium Regal: siniul et Pontificale, que nos ha conservado el Obispo Sandoval, en el Catálogo de los Obispos de la Iglesia de Pamplona , fol. 36; y lo mismo practicaron el Rey Don Fernando el Santo , cap. 5. de restitutione spoliator. in 5. compilat. El Rey Don Alonso el Sábio, en la ley 18 del tit. 5. part. 1. que es propisima del asunto

, у el Rey Don Jayme de Aragon el Conquistador, como se puede ver en los indices de Gerónimo Zurita , año 1230. pag. 109. y es comprobante el Cánon , Quia igitur 9. dist. 63. y en la cpist. 192. de Inocencio III. lib. 3. Regest. como Tom. XXV.

H

tam

tambien en la Clemertina plures , cap. 2. de jure Patronatus , se vé que el derecho de Patronato puede estár sin el uso (que llaman fruto) de la presentacion. Se mantiene tambien la misma prerrogativa del Patronato Real, aprobando la eleccion despues de hechas como se reconoce en la citada ley 18. tit,

5.

de la part. 1. Segun estos presupuestos, los títulos para adquirir el Patronato son niuchos į pero determinados por'uno y otro derecho entre si conformés ; y basta qualquier título de los legítimos , y canónicos paja su'adquisicion ; la naturaleza del Patronato, siempre es, y debe ser ina, porque la naturaleza de cada cosa es invariable. Y por eso qualquiera que defina el Patronato, debe dar una definicion', que no sea aibitraria , ý puramente metafisica, como suelen ser las que han inventado muchos Canonistas, sino tal que bien considerado el origen , progreso, y

última formacion de este derecho de patronato; y atendiendo á que permaneciendo él indivisiblemente en el Patrono , pueda ceder algunas prerrogativas pertenecientes á su uso, y retenerse otras ; convenga la definicion á aquel derecho esencial que cons. tituye su ser.

Finalmente, el uso del derecho del Patronato pnede ser de muchas maneras , y por qualquiera de ellas que se conserve , aunque segun la diversidad de los tiempos se varie y se mude una en otra; siempre se mantiene el derecho principal. Y esta últíma observacion debe tenerse muy presente, para reconocer la firmeza de las pruebas de que los Reyes de España siempre han tenido y conservado el derecho de Patronato de todas las Iglesias Catedrales, porque siempre han usado de él de una manera tó

1

de

[ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]

de otra , segun las varias costumbres de las Igle:ias, Reynos y tiempos , y las concesiones que han hecho de su uso ; y asi unas veces han pombrado: á elegido Obispos presentados al Metropplitano , otras han dado licencia para elegirlos, y otras han aprobado las elecciones hechas. Variedad que habiendo sido del uso del Patronato Real, no debe confundir. se con su naturaleza. Y si esto es así , siempre han conservado los Reyes de España el Patrona!o universal de todas las Catedrales, sin que este derecho pero judique á otros, que canónicamente son Patronos.

[ocr errors][ocr errors]

QUARTA OBSERVACION.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Quedó indecisa. Esta controversia quedó indecisa, porque no llegó á tratarse segun la forma convenia da. Es muy digno de saberse lo que pasó , aunque solo se refiera sumariamente. El Rey Don Felipe V. de feliz 'memoria , por su parte executó y cumplió todo lo que pudo y debió , pues es notorio , que el Cardenal Don Fr. Gaspar de Mulina , Gobernador del Consejo , como tal en el dia 11 de Agos. to del año 1738. escribió un papel de aviso á Don Pedro de Hontalva y Arce, del Consejo de Hacien da, en que le expresó que habiendo llegado el ca1950 de determinarse amigablemente las controverzsias del Patronato Real de España , sobre que re„cayó el articulo 23. del Concordato ajustado en, »tre las dos Cortes de Madrid y Roma, , : se ha„bia dignado su Magestad resulver , que así como por lo respectivo á aquella Curia habia intervenido ,,el Nuncio de su Santidad, y su Auditor ; por para nte de su Magestad interviniese dicho Gardenal, y el mismo Don Pedro de Hontalya,

[ocr errors][merged small]

ܪ

lo que

que hacia

„saber de órden de sn Magestad, como tambien que ,,sería muy

de su Real agrado y servicio , que pa4ra poner en claro los hechos que habian de servir çal cabal conocimiento, y perfecto examen de ,,dichas controversias , escribiese sobre las dificultades que las causaron , teniendo presentes las dudas s que se disputaron en las vacantes de Indias , espescialmente acerca de la jurisdiccion de la Cámara de Castilla , para conocer de las dependencias del 5 Real Patronato , y el contesto y circunstancias del „Breve Apostólico que en esta materia se dirigió á olos Obispos de estos Reynos , su fecha 13 de Ocotubre del año 1736, exponiendo sobre todo su dictamen arreglado a la verdad y á la justicia con que

Su Magestad queria que se procediese en este, y , todos los demás negocios." 4. Esta - literal, y prudentísima órden instructiva del Rey, explica , declara y enseña , qual fue su Real Tintencion , digna por cierto de un Principe verdaderamente Católico, y tan sábio que en esta prerogativa ha excedido á todos sus antecesores, no habiendo ciencia que le fuese extraña , y en que no pudiese hablar como un Maestro , segun lo certifican todos los que tuvieron la dicha de oirle. Quiso , pues, el Rey y mandó expresamente , que se pusieran en claro los hechos que habian de servir al cabal conocimiento, y perfecto examen de dichas controversias : obra tan grande , que sin duda requiere una consumada crudition, y extraordinaria noticia de las cosas de España , la qual no se puede adquirir con la aplicacion, diligencia , y estudio de pocos dias, ni de pocos años ; pues aun muchos apenas bastan: porque las noticias condi!centes á la justificacion del Patronato Real, se der

ben

« AnteriorContinuar »