Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de la Nunciatura seis Pro ton otarios Apostólicos, que se llaman Jueces in Curia del Tribunal de Justicia de la Nunciatura , para que el Nuncio admitiese la apelación de la6 sentencias de los Ordinarios, ó de los Metropolitanos , y cometiese la causa á uno de los Protonotarios, que despachando sus mandamientos ordinarios de inhibición , y compulsoria , hiciese transportar los autos, para conocer de la causa hasta sentencia difinitiva, y en caso de que las dos sentencias del Ordinario , y del Metropolitano se conformasen con la última del Protonotario, ajustado al Derecho Canónico , se despachase carta executorial en aquel pleyto; pero en el caso de no conformarse, si la parte apelaba, oyendo el Nuncio la apelación, se volviese á cometer la camisa hasta que hubiese tres sentencias conformes*, sin que los Nuncios por entonces , ni en muchos años después , sino en causa muy particular conociesen de ella. Por cierto que esto era una cadena de pley tos, en que era muy verosímil , que el que tuviese mas fuerza de dinero para seguirlos, ordinariamente seria vencedor, oprimiendo al que no podría mantenerlos. Antes de esto* los Sumos Pontífices comunicaban la jurisdicción delegada á uno de los Obispos de España , y por este medio en ella se terminaban los pleytos con brevedad y sin tantos rodeos. Pero donde los Españoles en tiempo de Carlos V. pensaron hallar el remedio de las costosas apelaciones á Roma, en las causas ^ue tocaban á los Ordinarios , y al Metropolitano, encontraron mayor daño; pues los Ministros de la Nunciatura no contentos con atraer 4 su Juzgado qualesquier pleytos, y causas, en perjuicio de la primera instancia , abrieron puerta libre para que los mas de los pleytos de su Tribunal pasasen sen á los de Roma , de manera que antes que pasasen 30 años, se quejaron los vasallos , y los Reynos juntos en Cortes , y después acá han repetido ks quejas por verse desaforados. El Concordato del año 1737 manifiestamente favoreció á la Nunciatura, como se reconoce por los artículos 1. 20. y 21. En el primero se dixo así : que el Nuncio destinado por su Santidad, el Tribunal de la Nunciatura y sus Ministros, se reintegren sin alguna diminución (aun levísima) en los honores , facultades , jurisdicciones , y prerrogativas , que por lo pasado gozaban* ¿ Quién ignora que sobre los honores , facultades, jurisdicciones, y prerrogativas de los Nuncios Apostólicos, ha habido siempre muchas controversias, algunas de las quales aun están puestas en qüestion, otras muchas, aunque ya están decididas, su[ decisión ha sido violada por la excesiva licencia que muchos Ministros de la Nunciatura se han tomado, y la demasiada tolerancia de los Reyes de España? No hablo de los honores, facultades , jurisdicciones , y prerrogativas propias del empleo de Nuncio Apostólico. , y por eso inseparables de él, sino de las que el arbitrio de las partes contratantes , y concordantes , regula y establece. Yo , pues , quisiera saber ¿en qué honores, facultades, jurisdicciones y prerrogativas se habian de reintegrar sin alguna diminución (aun levísima ) el Nuncio destinado por el Papa, el Tribunal de la Nunciatura , y sus Ministros ? ¿Esta reintegración habia de ser en las que son propias del ministerio de cada uno , y digámoslo asi, connaturales á su empleo, ó en las advenedizas? Si en las primeras, es ocioso concordarlo, porque no puede haber Nuncio , Tribunal de Nunciatura , ni Ministros de Nuncio ni de su Tribunal, si no

tiene aquellos honores ,: facultades , jurisdicciones y prerrogativas, que son necesarias para el: debido exercicio de su empleo. Pero si la reintegración se entiende de los honores, facultades , jurisdicciones y prerrogativas advenedizas ¿qualesson estas? Convenia señalarlas si seriamente se tratase de poner fin á las controversias , y no hablar como se habló indefinidamente con una generalidad , de que pueden los Nuncios valerse en adelante, continuando en el proposito y práctica de mantener unos derechos imaginarios, contrarios á las leyes de España. Pondré un exemplo, con que se declarará mejor lo que digo. El Nuncio Pontificio tiene facultad para tener su Auditor , y su empleo lo requiere; pero si el Auditor ha de ser Español ó Extrangero , es cosa arbitraria y sujeta á la convención de las partes. Ya se capituló, como queda dicho, en el año 1528, que el Auditor fuese natural de estos Reynos, con* forme á las leyes de España. Pues que había que concordar de nuevo, sino estar á lo convenido ? Por eso sobre este particular no se ha tratado cosa alguna en este último Concordato del año de 1753.

[merged small][ocr errors]

SEMANARIO ERUDITO,

QUE COMPREHENDE

VARIAS OBRAS INEDITAS, CRITICAS, MORALES, INSTRUCTIVAS,

POLÍTICAS , HISTÓRICAS , SATÍRICAS , Y JOCOSAS

DE NUESTROS, MEJORES AUTORES ANTIGUOS Y MODERNOS.

DALAS A LUZ

DON ANTONIO VALLADARES

DE SOTOMAYOR.

TOMO XXVI.

[graphic]

CON PRIVILEGIO REAL.
MADRID : M.DCC.XC.

POR DON ANTONIO ESPINOSA.

Se hallará en las Librerías de Mafeo, Carrera de San Gerónimo , en la de Bartolomé López , Plazuela de Santo Domingo , y en la de la Viuda de Sánchez, calle de Toledo, y en los Puestos del Diario.

« AnteriorContinuar »