Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pectativa de suceder a la corona de España Renunciamos igualmente al derecho que puey a todos los derechos que pertenecen y pue de pertenecer á nos y á naestros hijos y desdan pertenecer por cualquier titulo ó medio. cendientes en virtud del testamento del rey CárY á fin que esta resolucion tenga todo su efec- los II, quien no obstante lo que arriba queda to, y asimismo niediante que el rey Felipe V, espresado nos llama á la sucesion de la mopuestro hermano, ha hecho por su parte su narquia de España, llegando a faltar la linea renuncia a la corona de Francia el dia cinco de Felipe V. Desistimonos, pues, de este dedel presente mes de noviembre; de nuestra recho, y le renunciamos por nos y nuestros pura, libre y espontánea voluntad, y sin que hijos y descendientes; y prometemos y nos obliseamos inducidos á ello por ningun temor ó gamos por nos y nuestros hijos y descendientes respeto, ni por otra ninguna consideracion mas á emplearnos con todo nuestro poder á hacer se que las arriba espresadas, nos declaramos y cumpla el presente acto sin permitir ni contenemos desde hoy á nos y á nuestros hijos sentir el que directa ni indirectamente se cony descendientes por escluidos é inhábiles ab- travenga á él en todo o en parte. Y nos desissolutamente y para siempre jamás, sin limitacion timos de todos los medios ordinarios ó estrani distincion de personas, de grados ni de sexo, ordinarios que de derecho comun ó por cualde toda accion y de todo derecho à la suce-quier privilegio especial podrian pertenecersion de la corona de España ; y queremos y nos á nos, nuestros hijos y descendientes: á los consentimos por nos, nuestros dichos hijos cuales medios renunciamos tambien absolutaу descendientes, que desde ahora y para siem mente, y en particular al de la evidente, enorpre se nos tenga á nos y á ellos en conse me y enormisima lesion que se puede hallar en cuencia de las presentes por escluidos é inhá- la dicha renuncia á la sucesion de la corona de biles (así como a todos los demas descendien- España. Y queremos que ninguno de los dichos les de la casa de Austria, que segun queda re medios tenga ni pueda tener efecto; y que si ferido y sentado deben tambien ser escluidos) debajo de este prelesto ú de otro cualquier color en cualquier grado en que nos hallemos los quisiésemos ocupar dicho reino por fuerza de unos y los otros y en que la sucesion nos toque, armas,

la guerra que hicieremos ó moviéremos debiendo quedar nuestra linea , la de todos nues se tenga por injusta, ilicita é indebidamente tros descendientes y todas las demas de la casa de emprendida; y al contrario, la que nos hiciere Austria, como queda dicho, separadas y esclui- aquel que en virtud de esta renuncia tuviere dedas: por cuya razon el reino de España se reputa- recho á suceder a la corona de España, se tenrá como devuelto y transferido á aquel á quien ga por permitida y justa , y que todos los puela sucesion debe en tal caso ser devuelta y trans- blos y súbditos de España le reconozcan, obeferida, en cualquier tiempo que sea : de suer- vezcan, defiendan, hagan y presten homenaje te que le hayamos y tengamos por lejitimo y y juramento de fidelidad como á su rey y lejiverdadero sucesor, porque por las mismas razo timo señor. Y para mayor firmeza de lo que denes y motivos y en consecuencia de las pre cimos y prometemos por nos y en nombre de sentes, nos ni nuestros descendientes debemos nuestros hijos y descendientes juramos solemya ser considerados como quien tiene funda nemente sobre los Evanjelios contenidos en esmento alguno de representacion activa o pasiva, te misal, en el cual ponemos la mano derecha, ó quien forma una continuacion de linea efec que lo guardaremos, mantendremos y cumplitiva o contentiva de sustancia, sangre o calidad; remos en todo y por todo , y que no pediremos ni aun deducir derecho de nuestra descenden nunca relajacion; y que si alguno la pidiere por cia, ni contra nuestros grados, de las perso nos o que nos sea concedida motu propio, no nos nas de la reina Maria Teresa de Austria, nues serviremos ni prevaldremos de ella. Antes bien tra muy respetada señora y abuela; ni de la en caso que se nos concediese hacemos á mayor reina Ana de Austria, nuestra muy respetada abundamiento nuevo juramento de que el preseñora y bisabuela; ni de los gloriosos reyes sente subsistira y permanecerá siempre, no sus antecesores: al contrario, ratificamos las cláu obstante cualesquier dispensaciones que se nos sulas de sus testamentos y las renuncias hechas puedan conceder. Tambien juramos y promepor las dichas señoras nuestra abuela y bisabuela. lemos no haber hecho, ni haremos en público

5.o

ni en secreto protesta ni reclamacion alguna de Gramedo, en 3 de mayo de 1713, para que contraria que pueda impedir lo contenido en se rejistrase y trasladase en los libros de cortes, las presentes, ó disminuir su fuerza: y que si como se ejecutó, y parece del acuerdo que celelas hacemos (no obstante cualesquier juramen-bró el mismo Reino estando junto en ellas el to de que se hallen acompañadas ) no puedan dia 4 de dicho mes. tener fuerza ni vigor, ni producir efecto alguno. En fé de lo cual, y para la autenticidad de las presentes, fueron autorizadas por los Renuncia del señor duque de Orleans á la suceinfrascritos Alejandro Lefevre y Antonio Le sion de la corona de España. moine, consejeros del rey , notarios guarda notas de su Majestad y guardasellos en el Cha Felipe, nieto de la casa de Francia, duque de telet de Paris, los cuales entregaron integro Orleans, Valois , Chartres y Nemours. A todos el presente acto.

los reyes , principes , repúblicas, potentados, Y para hacer publicar y rejistrar las pre- comunidades , y á todas las demas personas asi sentes en todas aquellas partes donde fuese ne presentes como venideras, hacemos saber por cesario, cl señor duque de Berry constituyó las presentes: que habiendo sido el temor de sus procuradores generales y especiales á los la union de las dos coronas de Francia y de Esreferidos para que diesen copias auténticas de paña el principal motivo de la presente guerra; este acto, á los cuales el dicho señor dió po y habiendo las demas potencias de Europa reder y mandato especial por las presentes. Fc celado siempre que estas dos coronas recayecha en Marly en 24 de noviembre de 1712, sen en unas mismas sienes, han ajustado por ciantes de mediodia; y firmó el presente dupli- miento de la paz que al presente se trata y que se cado y otro, y su minuta quedó en poder de espera establecer mas y mas para el reposo de dicho Lemoine, notario.-Cárlos.-Lefevre. tantos estados que se han sacrificado, como otras Lemoine.

tantas víctimas, para oponerse al peligro de que Nos Gerónimo Dargougues, caballero, señor se creyeron amenazados, que era necesario esde Fleuri, consejero del rey en sus consejos, tablecer una especie de igualdad y de equilibrio maestre de requestes, honorario de su palacio, entre los principes que se hallaban en disputa, teniente civil de la ciudad, prebostia y vizcon y separar para siempre de un modo irrevocable dado de Paris, certificamos a todos aquellos á los derechos que pretenden tener y que defenquienes pueda pertenecer: que los nombrados dian con las armas en las manos con una efusion Alejandro Lefevre y Antonio Lemoine, que fir de sangre reciproca. Con la mira pues

de estamaron el acto referido, son consejeros del

rey, blecer esta igualdad , la reina de la Gran Brenotarios guarda notas de su Majestad , y guar taña ha propuesto, y sobre sus instancias ha queda sellos en el Chatelet de Paris; y que debe dado convenido por el rey nuestro muy respedarse fé, asi en juicio como fuera de él, á los tado señor y tio, y por el rey católico, nuestro actos por ellos autorizados. En fé de lo cual muy caro sobrino, que para evitar en cualquier hemos firmado las presentes , y hécholas refren- tiempo la union de las coronas de Francia y Esdar por nuestro secretario y poner el sello de paña hagan reciprocas renuncias, a saber : el nuestras armas. Fecho en París á 24 de noviem

rey católico Felipe V, nuestro sobrino, por si y bre de 1719.-Dargougues.- Por mandado de por todos sus descendientes a la sucesion de la mi dicho señor.- Barbey.

corona de Francia , como asimismo el duque de Leida y publicada, formado el consejo, y Berry , nuestro muy caro sobrino, y nos por rejistrada en el oficio de la escribanía mayor; nosotros y por todos nuestros descendientes á y oido el requerimiento hecho por el procu la corona de España, con condicion tambien rador general del rey para su cumplimiento, se que la casa de Austria, ni ninguno de sus desgun su forma y tenor, y con arreglo á lo de cendientes no podrán suceder a la corona de cretado en este dia. París en parlamento el 15 paña ; porque esta casa, aun sin la union del de marzo de 1713.--Dongois.

Imperio, sería formidable si añadiese una poNota. Este instrumento se pasó con otros tencia nueva á sus antiguos dominios; y por al Reino por el gobernador del consejo, conde consecuencia cesaria aquel equilibrio, que para

[ocr errors]

el bien de los principes y estados de la Europa verdadero sucesor, porque ni nos ni nuestros se quiere establecer; ademas de ser cierto que descendientes, no debemos ya ser considerados sin este equilibrio, los estados sienten el peso como quien tiene fundamento alguno de reprede su propia grandeza, ó que la envidia empeña sentacion activa ó pasiva, ó quien forma una contiá sus vecinos á hacer alianzas para invadirlos y nuacion de línea efectiva ó contentiva de sustanreducirlos á tal punto que estas grandes potencia, sangre ó calidad, ni deducir derecho de nuescias inspiren menos temor y no puedan aspirar tra descendencia, ó de contar los grados de la à la monarquia universal.

reina Ana de Austria, nuestra respetada señora y Para llegar al fin que se proponen, y median- abuela, ni de los gloriosos reyes sus ascendiente haber hecho su Majestad católica por su parte tes. Al contrario, ratificamos la renuncia que la su renuncia el dia 5 del presente mes , consen dicha señora reina Ana ha hecho, y todas las timos que en defecto de Felipe V, nuestro so cláusulas que los reyes Felipe III y Felipe IV brino, y de sus descendientes, pase la corona insertaron en sus testamentos. de España á la casa del duque de Saboya, cuyos Igualmente renunciamos a todo aquel derecho derechos son claros y conocidos, por cuanto que puede pertenecer á nos y á nuestros hijos y desciende de la infanta Catalina, hija de Felipe II, descendientes en virtud de la declaracion hecha y que es llamado por los demas reyes sus suce en Madrid en 29 de octubre de 1703, por Fesores ; de suerte que su derecho a la sucesion lipe V rey de España, nuestro sobrino ; y de de España es incontestable.

cualquier derecho que pueda tocarnos, por nos Y deseando por nuestra parte concurrir al y nuestros descendientes nos desistimos, y reglorioso finque se propone de restablecer la tran nunciamos á él por nos y por ellos. Prometequilidad pública y evitar los recelos que podrian mos y nos obligamos por nos y nuestros hijos y causar los derechos de nuestro nacimiento y descendientes presentes y venideros empleartodos los demas que podrian pertenecernos, he nos con todo nuestro poder á hacer observar y mos resuelto hacer este desistimiento, abdica- cumplir las presentes, sin permitir ni sufrir el cion y renuncia de todos nuestros derechos por que directa ni indirectamente se contravenga á nos y en nombre de todos nuestros sucesores y ellas en todo o en parte, y nos desistimos de todescendientes. Y para cumplimiento de esta re dos los medios ordinarios y estraordinarios que solucion que hemos tomado de nuestra pura, de derecho comun ó por cualquier privilejio eslibre y espontánea voluntad, declaramos y tene- pecial pudiesen pertenecernos á nos y á nuesmos desde ahora á nos y á nuestros hijos y des tros hijos y descendientes : á los cuales medios cendientes por escluidos é inhábiles absoluta renunciamos absolutamente , en particular al de mente y para siempre, y sin limitacion ni dis- la evidente, enorme y enormisima lesion que se tincion de personas, de grados y de sexo, de puede hallar en la renuncia a la sucesion de la toda accion y de todo derecho a la sucesion de dicha corona de España. Y queremos que ninla corona de España : queremos y consentimos guno de los dichos medios nos sirvan, ni puepor nos y por nuestros descendientes que desde dan valernos : y que si debajo de este pretesto ahora y para siempre se nos tenga á nos y á los u de otro cualquier color quisiésemos apoderarnuestros por escluidos, inhábiles é incapaces en nos del dicho reino de España por fuerza de cualquier grado en que nos hallentos, y de cual armas, la guerra que hiciéremos ó moviéremos quier modo que la sucesion pueda tocar á nues se tenga por injusta, ilícita é indebidamente emtra línea, y a todas las demas, sea de la casa de prendida; y que al contrario, la que nos hiciere Francia o de la de Austria, y de todos los des- aquel que en virtud de esta renuncia tuviere decendientes de la una ó de la otra casa , quienes recho de suceder a la corona de España se ten(como queda dicho y sentado ) deben tenerse ga por permitida y justa; y que todos los súbditos tambien por separados y escluidos; y que por y pueblos de España le reconozcan y obedezesta razon la sucesion de la dicha corona de Es can y defiendan, y hagan y presten homenaje pana se repute devuelta y transferida á aquel á y juramento de fidelidad como á su rey y lejiquien la herencia de dicha corona deba ser tras timo señor. pasada en tal caso y en cualquier tiempo: de suer Y para mayor firmeza y seguridad de todo lo te que le tengamos y reputemos por lejítimo y que decimos y prometemos por nos y en nom

bre de nuestros sucesores y descendientes, ju quilidad de los pueblos, cuyo gobierno nos conramos solemnemente sobre los santos Evanjelios fió la divina Providencia : cuyos impenetrables contenidos en este misal , en el cual ponemos la juicios solo nos dejan ver que no debemos poner mano derecha, que lo guardaremos, mantendre nuestra confianza en nuestras fuerzas, ni en la mos y cumpliremos en todo y por todo, y que estension de nuestros estados, ni en una numeno pediremos nunca relajacion ; y si alguna per rosa posteridad ; y que estos beneficios que únisona la pidiere ó nos fuere concedida motu pro camente recibimos de su bondad, solo tienen pio , no nos serviremos ni prevaldremos de ella; aquella solidez que es servido darles. Pero como antes bien en caso que se nos concediese, bace no obstante desea que los reyes que elije para mos nuevo juramento de que el presente suhsis rejir sus pueblos prevean de lejos aquellos acaetirá y permanecerá siempre no obstante cuales cimientos capaces de producir los desórdenes quier dispensaciones que se nos puedan conceder. y guerras mas sangrientas, y que se valgan para Tambien juramos y prometemos no haber he su remedio de las luces que su divina sabiduria cho, ni haremos en público ni en secreto, pro derrama sobre ellos; cumplimos con su voluntesta ni reclamacion alguna contraria que pueda tad cuando en medio de los universales regociimpedir lo contenido en las presentes ó dismi- jos de nuestro reino miramos como cosa posinuir su fuerza; y que si las hacemos, no obstante ble un triste futuro continjente, el cual pedimos cualquier juramento de que se hallen acompaña- a Dios se sirva alejarle para siempre, al mismo das, no podrántener fuerza ni vigor, ni producir tiempo que aceptamos el testamento del último cfecto alguno.

rey de España, que nuestro muy caro y muy Y para mayor seguridad hemos otorgado y amado hijo el Delfin, renuncia sus lejitimos deotorgamos el presente acto de renuncia , abdi rechos á aquella corona a favor de su hijo secacion y desistimiento ante los infrascritos An gundo el duque de Anjou, nuestro muy caro tonio Lemoine y Alejandro Lefevre, consejeros y muy amado nieto , instituido por el último del rey, notarios, guardanotas y guardasellos rey de España su heredero universal, y que en el Chatelet de Paris. En nuestro real palacio este principe, al presente conocido con el nomde Paris, año de 1712, en 10 de noviembre, | bre de Felipe V, rey de España, está pronto á antes del medio dia. Y para hacer publicar y entrar en su reino, correspondiendo con los rejistrar las presentes en todas aquellas partes fervorosos deseos de sus nuevos vasallos. Este donde conviniere, hemos constituido por nues grande acontecimiento no nos impide á estentro procurador al portador de estas, y las he der nuestra vista mas allá del tiempo presenle; y mos firmado, cuya minuta para en poder del di mientras nuestra sucesion se muestra la mas cho notario Lefevre.-Felipe de Orleans.-Le bien establecida , hallamos que es igualmente moine.-Lefevre.

propio de la obligacion de rey que de la de pa Nota. Este instrumento se halla legalizado dre el declarar para lo futuro nuestra voluntad, y registrado en la forma que el anterior ; y fue conforme á los sentimientos que ambas calidatambien de los que se remitieron a las cortes des nos inspiran. De suerte que estando persuadel reino en 3 de mayo de 1713.

didos que el rey de España, nuestro nicto, con6.

servará en todos tiempos por nos, por su casa

y por el reino donde nació, el mismo amor y Letras patentes de su Majestad cristianisima,

los mismos afectos de que nos ha dado tanlas que espidió en diciembre de 1700, habilitando

pruebas, que uniendo su ejemplo sus nuevos al señor rey D. Felipe V y sus descendientes á

súbditos á los nuestros, formarà entre ellos una suceder en la corona de Francia.

amistad perpétua y la mas perfecta corresponLuis, por la gracia de Dios, rey de Francia

dencia; creeriamos por lo mismo hacerle una y de Navarra, á todos los presentes y venideros injusticia de que no somos capaces, y causar un salud. Las prosperidades con que fue Dios ser perjuicio irreparable a nuestro reino si mirasevido de colmarnos durante el curso de nuestro mos en adelante como estranjero å un principe reinado, nos sirven de otros tantos motivos para que concedemos á los unánimes deseos de la vie aplicarnos, no solo por lo que respecta al tiem cion española. po presente, sino al futuro, á la felicidad y tran Por estas causas y otras graves considera

con

ciones que á esto nos mueven, de nuestra gracia paraje , y a todos los demas oficiales y jueces á especial, pleno poder y autoridad real hemos quien perteneciere, hagan rejistrar las presendicho, declarado y mandado, y por estas pre tes, y del contenido de ellas gozar y usar á sentes firmadas de nuestra mano decimos, de nuestro dicho nieto el rey de España, sus hiclaramos y mandamos, queremos y es nuestra jos y descendientes varones nacidos en lejitimo voluntad , que nuestro muy caro y muy amado matrimonio, plena y pacificamente , no obstante nieto, el rey de España, conserve siempre los de cualesquiera cosas á esto contrarias, las cuales de rechos de su nacimiento del mismo modo que si nuestra misma gracia y autoridad arriba menhiciese su residencia actual en nuestro reino; de cionada , hemos derogado y derogamos por ser forma que siendo nuestro muy caro y muy amado asi nuestra voluntad: y å fin de que esto sea firhijo único el Delfin, el verdadero y lejitimo suce me y estable para siempre, hemos hecho poner sor y heredero de nuestra corona y de nuestros nuestro sello á estas presentes. Dado en Versaestados, y despues de él nuestro muy caro y muy lles en el mes de diciembre del año de gracia amado nieto el duque de Borgoña; si sucede 1700, y de nuestro reinado el 58.-Luis. Por ( lo que Dios no pemita ) que el dicho nuestro el rey. - Philipeaux.- Vista.-- Philipeaux.-Y nieto el duque de Borgoña llegue á morir sin sellada el

gran sello en cera verde, con corhijos varones, ó que los que tuviere en bueno y dones de seda encarnada y verde. lejítimo matrimonio mueran antes que él, o que

Rejistradas, oida la instancia del procurador los dichos hijos varones no dejen á su falleci- general del rey para su cumplimiento, segun su miento ningunos hijos varones nacidos en leji forma y tenor y con arreglo al decreto de timo matrimonio ; en tal caso nuestro dicho nie- hoy.-En París y en parlamento á 1.° de febrero to el rey de España, usando de los derechos de de 1701.-Dongois. su nacimiento, sea el verdadero y lejitimo suce

7.o sor de nuestra corona y de nuestros estados, no obstante que á la sazon se halle ausente y resi- | Letras patentes por las que el rey de Francia diendo fuera de nuestro reino; é imediatamente Luis XIV deroga las que hubililaban al sedespues de su fallecimiento, sus herederos va ñor don Felipe V para suceder en la corona rones, procreados en lejítimo matrimonio en de aquella monarquia , y aprueba las renuntrarán en la dicha sucesion no obstante que cias de los duques de Berry y de Orleans. hayan nacido y residan fuera de nuestro dicho reino: queriendo que por las causas menciona Luis, por la gracia de Dios , rey de Francia y das, nuestro dicho nieto el rey de España y sus de Navarra , á todos los presentes y venideros hijos varones no sean tenidos ni reputados me salud. En las diferentes revoluciones de una nos hábiles y capaces de entrar a la dicha suce guerra en la cual no hemos combatido sino para sion, ni á las demas que les pudieren recaer en sostener la juticia de los derechos del rey nuesnuestro dicho reino ; al contrario, entendemos tro muy caro y muy amado hermano y nieto á la que todos los derechos y generalmente otras monarquia de España, nunca hemos cesado de decualesquier cosas que les pudieren al presente sear la paz, pues los sucesos mas felices no nos y en lo venidero competir y pertenecer queden handeslumbrado; y los casos adversos de que se y se mantengan salvas y enteras, como si resi valió la mano de Dios para probarnos mas que diesen y habitasen de continuo en nuestro reino para perdernos, han hallado en nos aquel desco, hasta su fallecimiento, y que sus herederos sue- sin haberle orijinado. Pero los tiempos destinasen orijinarios y regnicolas, habiéndolos a este dos por la divina Providencia para la quietud de efecto, en lo que es ó fuere necesario, habilita Europa no habian llegado todavia : el temor redos y dispensados, y habilitamos y dispensamos moto de ver algun dia nuestra corona y la de por las presentes. Y ordenamos á nuestros ama España en las sienes de un mismo principe hacia dos y feles consejeros , a los que componen siempre una igual impresion en aquellas potennuestro tribunal del parlamento y cámara de cias que se habian unido contra nosotros; ya nuestras cuentas en París, presidentes y tesore que el mismo temor que habia sido la causa Tos generales de Francia en el despacho de principal de la guerra, parecia poner tambien muestra real hacienda establecido en el dicho un obstáculo insuperable para la paz. En fin, des

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »