Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dias de su corte y persona, aquella parte de todas sus fuerzas el que los imperiales y sus aliaguarnicion italiana y propia que le pareciere dos tomen cuarteles ó alojamientos, ó exijan mas conveniente.

contribuciones, asi en el Mantuano como en el

Monferrato. 4."

7.° El comandante , los oficiales y los soldados de las dos coronas que en el sobredicho tiempo en Luego que las sobredichas tropas hayan entratraren en Mántua y en Porto, jurarán á su Alte- do en Mántua y en Porto, se hará entre el coza el defender uno y otro en su favor , obedecer mandante 'y oficiales de las dos coronas y los á su dicha Alteza , ó en su lugar á la serenisima ministros de su Alteza una ordenanza y reglaseñora duquesa, y salir y dejar libre la ciudad, mento sobre el precio de los comestibles paPorto y estados de su Alteza en el caso conve ra su subsistencia; y asimismo para los forranido en el capitulo 11o. Y respecto de que en lajes de los caballos; y todo será pagado por las fortaleza de Porto está el gobernador de su Al dichas tropas al precio que pagaren los demas teza, las tropas que el comandante de los dos habitantes de Mantua y Porto; y precediendo reyes en Mantua enviare de guarnicion à di otra igual ordenanza y reglamento pagarán los cha fortaleza, obedecerán al dicho gobernador, dichos comandante, oficiales y soldados de las el cual deberá seguir toda buena intelijencia con tropas reales los alquileres de las casas, cabael mencionado comandante ; de la misma ma llerizas y sitios que necesitaren ocupar, y renera que estando en Mantua el sarjento mayor sarcirán de tiempo en tiemp los daños que se jeneral por su Alteza serenisima que mandare causaren en dichas casas, caballerizas y sitios; sus trepas, deberá el dicho comandante de los debiendo practicarse respectiyamente lo misdos reyes tener buena armonía con el de su Al mo por las demas tropas de los dos reyes ó teza, y cjecutar para con él y los demas oficia sus aliados, que hubieren de pasar ó detenerse les de su Alteza las providencias que se acor en el Mantuano ó Monferrato; de modo que en daren con el señor principe de Vaudemont y ninguno de los sobredichos casos, ni su Alteza, ni el señor conde de Tessé, asi en cuanto al santo sus súbditos hayan de padecer perjuicio alguno. y á las guardias, como a todo aquello que mi

8.° ra al decoro de su Alteza , de sus tropas y oficiales, y á una buena disciplina militar.

Las rentas, impuestos y derechos de regalia

de su Alteza , así en Mántua como en el Casal 5."

y sus estados , no deberán de ningun modo ser Su Majestad católica deberá dar á su Alteza, perjudicados con motivo de las prerogativas siempre que se lo pida, aquel número de arti- pretendidas por los oficiales ni por cualquier lleria, mosquetes, armas, municiones y demas otra causa. aprestos militares de cualquier especie , equi

9.• valentes y de la misma calidad que la tercera parte que de esto le tocó en la rendicion de

En caso de ser sitiada Mántua ó la fortaleza Casal, ciudadela y castillo, acaecida en el año de Porto, ó bien una y otra; las dos coronas 1696 : pero sin que su Alteza , ni sus sucesores empeñan su real palabra de acudir prontamentengan en ningun tiempo obligacion de resti

te en su socorro con todas sus fuerzas, en cutuirla.

yo caso solamente, y no en otro, podrán sus Majestades aumentarles las guarniciones hasta

el número que pareciere necesario para su deCuando se introduzcan las referidas tropas fensa, con todas las mismas condiciones, dereales en Mantua y en Porto, no se hará nin- claraciones, y pactos con que se admite la primegun perjuicio á su Alteza, a la ciudad , ni á los ra guarnicion. Y si llegare el caso de rendir á habitantes, asi de ella como de Porto, ni esta Mántua ó Porto'á los imperiales ó sus aliados, rán sujetos á cuarteles, alojamientos, contribu-prometen sus Majestades no consentir a la tal renciones, ni gastos de ninguna especie; antes dicion sin el pacto de que queden libres las vidas bien se obligan sus Majestades á impedir con y bienes de los habitantes de Mántua y Porto;y

6.°

+

.

si fuere tomada Mantua ( lo que Dios no quiera) resarcir , en poca ni en mucha cantidad , los las sobredichas Majestades en virtud de su pala gastos que hubieren hecho o hicieren con cualbra real, se obligan á dar inmediatamente á su quier titulo ó causa , sin esceptuar ninguna. Alteza en Italia una ciudad y estado de señorio y

12.° de renta equivalente al Mantuano, á satisfaccion total de su Alteza, para que la retenga con ab Los dos reyes prometen tener bajo su prosoluta soberania hasta que quede plenamente res teccion y defender en todo tiempo y lugar, á tituido á su primera y pacífica posesion de Mán su Alteza, las ciudades, fortalezas, estados, subtua, Porto y su estado : sin cuya restitucion, y ditos , derechos y pretensiones de su dicha Alsin procurar todas las mayores ventajas de los teza, y eximirle de cuarteles, alojamienitos, consúbditos y habitantes de Mántua y Porto para la tribuciones, ataques , sitios , invasiones y jereintegracion de los daños que llegaren á pade neralmente de cualquier molestia y hostilidad cer por el saqueo , bombardeo ú otras desgra que se le hiciere, incluyendo á su Alteza cocias semejantes, prometen sus dichas Majesta mo su aliado en todas las paces jenerales, y des bajo la misma palabra , no concluir jamas particulares y sosteniendo en ellas , y en cualningun convenio ó paz; y las mismas condicio quier otra ocasion , los intereses, derechos y nes conceden tambien los dos reyes á su Alte ventajas de su Alteza. za por lo que mira á Casal y al Monferrato,

13. si acaso sucedieren allí semejantes contratiempos , y Casal cayese en manos de las armas im Su Majestad católica mandará inmediatamenperiales o de sus aliados en odio y consecuen te á sus tribunales, gobernadores y ministros, cia del presente tratado ; é igualmente si Mán á quienes toca , que no perturben á su Alteza, tua y Porto fueren sitiados y no tomados, pe ni á sus arrendadores ó súbditos de ninguna ro quedaren destruidas en todo ó en parte sus manera en el camino llamado la estrada franca fortificaciones, prometen sus dichas Majesta del Monferrato , ni en el confin de la Bormida des resarcirlas, y restituirlas al mismo esta hacia las Malléras, ni en algun otro lugar, dedo de antes.

jando á su Alteza en su primera y lejitima po

sesion , y haciéndole administrar , hasta la total 10.o

ejecucion, pronta justicia sin pleito alguno por Siempre que los dos reyes tengan necesidad los derechos que tiene sobre el marquesado indispensable de acuartelar sus tropas en las de Spigno. tierras del Monferrato , dará su Alteza su con

14.°
sentimiento para ello ; pero con todas aquellas Sus Majestades procurarán , siendo cada una
obligaciones, pactos y condiciones que sus Mar de ellas garante de la otra , que la Santidad de
jestades han aceptado por lo que mira al Man nuestro señor apruebe y sea siempre garante
tuano, y que aceptan por lo tocante al Monfer de que hecha la paz , y en todos los casos dis-
rato , y á la total indemnidad de los mismos puestos en el capítulo 11o, las dos coronas re-
estados.

tirarán totalmente sus tropas de Mántua , Por-
Casal
у

у de sus estados;
11.o

ya promesa , y sin que preceda su cumplimienUna vez terminada la guerra, ó que no ven to , declara su Alteza que no entiende haber ingan las armas imperiales ó aliadas á Italia , ó tentado, y mucho menos concluido el acuerdo que habiendo venido se retiren, de modo que sobre aceptar las dichas guarniciones segun se la Italia se vea libre y asegurada de la guerra, contiene en el presente tratado, el cual en cuanaun antes que se siga la paz ; las sobredichas to á lo demas , deberá tenerse con mucho séMajestades harán inmediatamente salir sus tro creto , y no podrá revelarse á nadie, sin el conpas hasta el último hombre de Mantua , Porto, sentimiento positivo y por escrito de su Alteza Casal y Castelo, si los hubiere alli , y de los serenisima. estados de su Alteza, dejándoselo todo libremen

15.o te con las fortificaciones y sus reparos ,

Los dos reyes deberán aprobar y ratificar su Alteza ni sus sucesores estén obligados á espresamente este tratado en el término de dos

to ,

Castelo,

sin cu

[ocr errors]

sin que

[ocr errors]

meses contados desde hoy, y dentro del mis Estrées y el escelentisimo señor don Juan Carmo término obtendrán la garantia de su Santi-los de Bazan embajador de España en Venecia dad; y sin que precedan las dichas ratificacio- que queden tambien otorgados al serenisimo senes , aprobaciones y garantía en forma válida, ñor duque de Mántua los presentes articulos declara nuevamente su Alteza que de ningun secretos para tener la misma fuerza y vigor de modo quiere admitir la dicha guarnicion. los primeros ya firmados, en tal forma que así

los unos como los otros sean tenidos y reputa16.

dos por un solo y único tratado y sean afianzaTodos los articulos contenidos en este tratado dos y firmados con la misma regla que lo han han sido ajustados por el eminentisimo señor sido los primeros para ser aprobados y ratificacardenal de Estrées, y tendrán su pleno efec- dos de sus Majestades debajo de las mismas to y valor despues de la aprobacion y ratifica- condiciones. cion de sus Majestades, á quienes se remitirán 1.• Luego despues de firmadas estas y las inmediatamente para obtener las dichas apro- otras capitulaciones se harán reconocer con tobaciones y ratificaciones en el término arriba do secreto y cautela por un injeniero de sus convenido. En fé etc. Dado en Venecia á 24 Majestades, juntamente con otro de su Alteza, de febrero de 1701.

las fortificaciones de Mantua y de Porto, y habienYo el infrascrito otorgo, convengo, acepto dose ajustado entre ellos todo lo que será ney prometo con palabra de principe, cuanto se cesario para ponerlas en estado de segura decontiene en todos los capítulos del presente tra- fensa, mientras se aguardará la aprobacion y tado ; pero con la condicion de que ademas del ratificacion de los dos reyes y la garantia de su entero y cfectivo cumplimiento de todos los ar Santidad se dará principio a las reparaciones y ticulos y de cada uno de ellos, las Majestades se suministrará á proporcion de las obras algude los dos reyes cristianisimo y católico se sir na suma para perfeccionarlas despues cuando van admitir y ejecutar tambien el siguiente ca entraren las tropas. pitulo , y no de otra forma ni modo, y es: que 2. Habiéndose hecho la publicacion del traaunque los imperiales y sus aliados no vengan tado darán sus Majestades ciento y veinte mil á Italia , ni se dé el caso de introducir , como francos para ser últimamente empleados y con se espresa en los capitulos , en Mántua , Porto la intervencion de los comisarios nombrados u otro lugar mio la guarnicion de sus Majes para este efecto por los dos reyes , asi para voltades; sin embargo , asi como yo por mi par ver á levantar la parte arruinada del castillo de te cumplo todo lo que las dichas Majestades Casal, como para cerrar aquella ciudad donde han deseado de mi, de la misma manera se me queda abierta por la destruccion de la ciudadecumplan enteramente las promesas y las mis- la, para que llegando ocurrencias ó consecuenmas condiciones propuestas en el tratado, las cias de guerra en aquellas partes que se hayan cuales se dignarán concederme las dichas Ma- de introducir tropas en Casal , quede aquel prejestades; pues sin ellas no tendrá efecto la in sidio resguardado en dicha plaza , y esté alli el troduccion de dichas guarniciones en Mántua, mismo presidio debajo del mando de su Alteza y Porto , ni Casal. Dado en Venecia á 24 de fe- de su gobernador general del estado del Monbrero de 1701. – Fernando Carlos duque de ferrato. Mántua. El marques Beretti.

3. Asimismo despues de hecha la publicaNota. En 19 de marzo del mismo año apro

cion del mencionado tratado , sus Majestades bó y ratificó este tratado el señor rey católico establecerán á su Alteza una pension anual de don Felipe V. en la misma conformidad que le veinte mil escudos de Francia situados por la admitiere y aceptare el rey cristianisimo, mi parte del rey católico sobre la renta de la sal, ú señor y mi abuelo , dice el acto de ratificacion. otra renta cameral del estado de Milan á elec

cion de su Alteza; la cual pension le será pagaARTICULOS SECRETOS.

da de seis meses en seis meses, y continuará

mientras viviere su Alteza sin ninguna diminuEn cumplimiento del tratado hoy ajustado cion; ni podrán pretender sus Majestades que convienen el eminentisimo señor cardenal de su Alteza ó sus sucesores por ningun título les

restituya o compense el todo o parte del dinero tener el entero mando de él, ofreciéndose tamajustado en el 1.° 2.° y 3.' capitulo.

bien su Alteza servir asimismo á los dos reyes 4.• Luego que en conformidad del artícnlo en las demas partes con el grado conveniente del presente tratado secreto podrá ser publica- y proporcionado á su dignidad y persona. do el primer tratado , procurarán sus Majesta 7. Conforme a lo estipulado en el capitudes en conformidad del articulo 95 de la paz lo 2. del primer tratado, las tropas de sus Majesconcluida en los Pirineos por via de oficios su tades habrán de entrar á su tiempo en Mántua ficientes y por medio de lejítimos comisarios de en el número cumplido de cuatro mil hombres; ambas partes que se reasuman, prosigan y ter pero no obstante, cuando en alguna ocasion minen en las formas justas y convenientes los se ofreciese á sus Majestades haberse de valer tratados comenzados sobre las razones y pre en parte de las mismas tropas , podrán dismitensiones de su Alteza , que tiene así como du-nuirlas , precediendo empero siempre la partique del Monferrato, cuanto como representante cipacion y consentimiento de su Alteza serede la difunta serenisima infanta Margarita con el nísima. señor duque de Saboya, disponiéndole sus Ma 8.• Tambien los dos reyes en consideracion jestades con medios propios y convenientes á la del dicho tratado manifestarán en toda ocasion su ejecucion de todo lo que tocante á tales mate- singular estimacion , benevolencia y propenrias se conviniere entre ellos por la interposi- sion hacia su Alteza , y de tal modo que pueda cion de ambas las coronas, y cuando conven su Alteza gozar los honores y prerogativas mas ga en ello el mismo señor duque de Saboya po distintas que se deben á su grado y á su persodria entrar su Santidad por tercero.

na, ni permitirán que haya alguna diferencia 5. Las dos coronas referidas inmediatamen con otros principes de su grado, lo cual asite despues de la propalacion del dicho primer mismo se comprobará y practicará por los emtratado obligarán al señor principe don Vicente bajadores y ministros de los dos reyes que en Gonzaga á todas las conveniencias debidas á su las ocurrencias habrán de tratar con su Alteza. Alteza serenisima como á su cabeza y de toda la Tambien se interpondrán los dos reyes para casa Gonzaga, y esto en corformidad de los que se sirva su Santidad tener un nuncio en artículos de la paz de Munster concluida en el Mántua como se usa en otras cortes; y por lo año de 1648 de que fue garante su Majestad cris- que mira al principado y soberanía de Carlotianísima y en los cuales queda declarado que villa , el rey cristianisimo continuará á su Allas tierras de Ruzzarra y Riggiolo y sus depen- teza su proteccion en la forma que lo ha hecho dencias pertenezcan á su Alteza como tierras del hasta ahora para que la goce en adelante paciMantuano y de quc su Alteza ha padecido el des- | ficamente como por lo pasado, y ademas se pojo contra lo dispuesto en la dicha paz jamas servirá diputar comisarios que sumariamente derogada en esta parte, y en esta parte solo acep administren justicia á su Alteza y mantengan tada de su Alteza. Sus Majestades obrarán de sus razones en varios intereses y pretensiones tal suerte que dentro del término de dos meses que puede tener en el reino de Francia. sucesivos á la publicacion del tratado, su Alte 9.• Su Majestad católica hará la gracia de teza sea efectivamente y realmente reintegrado dar á su Alteza el título de serenisimo. en la libre y pacífica posesion de Luzzarra, Reg 10. Ambas dichas Majestades pasarán ofigiolo y sus pertenencias como lo estuvo pri- cios con todo vigor luego despues de publicameramente y en conformidad de dichos articu- do el dicho primer tratado , y se interpondrán los, dejando a los dos reyes, si gustaren, el para que la serenisima república de Génova de cuidado de proveer con su real benignidad a los á su Alteza la sal para el Monferrato al mismo intereses del señor principe don Vicente Gon-precio que la dá para el estado de Milan , y zaga con participacion de su Alteza

y sin per

que se le den tres mil minas al año mas de las juicio de su Alteza serenisima.

que acostumbran darle. 6. Todas las veces que el cuerpo del ejérci 11.o Despues de haber venido las aprobato de sus Majestades y aliados ó todo ó en par- ciones y ratificaciones de los dos reyes y sute acampare ó en cualquier modo se detuviere puesta la garantia del Sumo Pontifice para la en cl Mantuano, en tales casos su Alteza deberá evacuacion de las tropas cuando llegue el tiem

po de ella, tendrán obligacion sus Majestades, renovado con darle forma de nuevo al fin de habiendo primero hecho instancia su Alteza, á poder con mayor libertad espulsar este y aquel hacer marchar al Mantuano y hasta Gazuolo ó en las partes que quedarán por ejecutar , dealgun otro sitio que su Alteza conocerá ser mas biendo el presente tratatlo secreto siempre y en à propósito un destacamento de sus tropas con todo tiempo quclar debajo del sijilo de inviotren de artilleria, municiones y otras cosas ne lable secreto; para lo cual sus Majestades se cesarias , haciendo correr voz de querer con servirán empeñar su real fé. En fé de lo cual etc. todo el ejército entrar en el Mantuano por fuer Fecho en Venecia á 24 de febrero de 1701. za , y atacar á Mántua y obligar á su Alteza á Yo el infrascrito otorgo , convengo, acepto hacerse su aliado , é intimando con toda publi y prometo en palabra de principe tambien tocidad ruidosas amenazas, y entonces prccedien do lo contenido en estos capítulos que son pardo todas las especiosidades oportunas se reno- te integrante de todo el tratado, el cual es uno vará el primer tratado, inseriendo en él las solo é individuo, empero con la misma condiespresiones y motivos compasibles, y se dará á cion resolutiva que puse en la declaracion esentender como si fuera formado en aquella co presada despues del artículo 16 de la 1.* parte yuntura por los movimientos é intimaciones re del tratado, y no en otra forma. - Ferdinando feridas, publicándose despues el tal tratado Carlos, duque de Mantua.-El marques Beretti.

Tratado de alianza entre Francia y el elector de Baviera al cual accedió la España; concluido en

Versalles el 9 de marzo de 1701.

Don Felipe V, por la gracia de Dios , rey muy alto, muy escelente y muy poderoso prinde las Españas etc. A todos los que las pre- cipe Felipe V, por la gracia de Dios rey de sentes vieren hacemos notorio: que habiéndo- España , nuestro muy caro y muy amado hernos comunicado el serenisimo y muy poderoso mano y nieto, y el deseo que tenemos de manprincipe Luis XIV por la gracia de Dios, rey tener al mismo tiempo la tranquilidad general cristianisimo de Francia etc. , puestro muy hon- de la Europa, á hacer las alianzas que juzgarado señor y abuelo, el tratado que ha tenido mos necesarias para este efecto, con los prinpor bien concluir en 9 del mes de marzo pró-cipes inclinados a la conservacion de la paz, heximo pasado con nuestro muy caro y muy ama mos creido que uno de los principes del imdo hermano y tio el duque de Baviera, prin- perio mas capaz de contribuir á ella por la escipe y elector del sacro imperio etc.; y sien- timacion y autoridad que deben darle su clase do el principal objeto de este tratado mante y nacimiento en las deliberaciones del impener la quietud de la cristiandad en la forma rio, es nuestro muy caro y muy amado hermano que se estableció por los últimos tratados de el duque de Baviera, principe y elector del saRyswick, y de procurar asegurar al mismo cro imperio. Y respecto de que la circunstancia tiempo la tranquilidad particular y la conser de ser tio de nuestro muy amado nicto el rey cavacion de nuestras provincias de Flandes y de tólico le ha confirmado en la disposicion en los Paises Bajos, segun parece por el conte que estaba de tratar con Nos por conocer toda nido de los articulos, cuyo tenor es como se la utilidad de nuestra alianza, para el bien y sigue:

ventaja de sus estados, se ha concluido el traLuis por la gracia de Dios, rey de Francia tado con las condiciones siguientes. y de Navarra : á todos los que las presentes Habiéndose aumentado el afecto que ha teletras vieren, salud. Obligándonos igualmente nido siempre el rey cristianisimo á la casa de el cuidado que punemos en evitar las empre- Baviera, y la particular estimacion que hace su sas contrarias a la quietud de los estados del Majestad de la persona del serenisimo duque

« AnteriorContinuar »