Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Tratado de comercio entre Ana, reina de Inglaterra y Carlos III , como rey de España; firmado

en Barcelona el 10 de julio de 1707 (1).

Cárlos III, por la gracia de Dios etc. Como gacion hechos anteriormente entre las dos coroel trato , navegacion y comercio establecido por nas, y principalmente aquellos de que se hará muchos años entre los súbditos de su Majestad mencion en el presente , se considerarán como británica y los de los reinos de España se ha in-comprendidos en el mismo y serán observados terrumpido y turbado últimamente con motivo cual si en el estuviesen copiados a la letra en tode la guerra, y deseando su Majestad católica y do aquello en que no sean contrarios unos á la Gran Bretaña renovar y continuar el trato na otros, ni á lo que se especificará mas ampliavegacion y comercio y establecer mas estrecha mente en los artículos siguientes. Del mismo mente y con mayor seguridad lo que por espe modo se conservarán todas las gracias , franquiriencia de muchos años se ha visto ser de ma cias y privilegios concedidos por el señor rey yor utilidad y ventaja á los dos reinos ; su Ma- Felipe IV de gloriosa memoria, á los súbditos jestad británica ha comisionado y nombrado al de la Gran Bretaña y serán reputados como inseñor Stanhope, general de sus ejércitos y sena- cluidos en este tratado, lo mismo que en el de paz dor para enviado estraordinario y plenipotencia- y comercio concluido y firmado el 23 de mayo rio cerca de su Majestad católica , y su dicha de 1667, de tal modo que todos los tratados, Majestad católica ha comisionado y nombrado gracias y franquicias concedidas al comercio al señor principe de Lichtenstein , caballero del tendrán la misma fuerza y valor que si estuvietoison de oro y su caballerizo mayor, á don sen aqui copiadas, porque se confirman por el Manuel Garcia Alvarez de Toledo y Portugal, presente articulo. conde de Oropesa y Alcaudete y á don José Folc

3.° de Cardona , conde de Cardona , gran almiran En razon á que los tumultos y conmociones te de Aragon y del consejo privado de su Ma- acaecidas en España han turbado su paz y tranjestad , para que juntos tratasen sobre las mate quilidad, y que la reina de la Gran Bretaña y rias de comercio y navegacion; los cuales, auto

sus súbditos se han interesado en ellas con la rizados con los plenos poderes necesarios, han mira solamente de apaciguarlas y asegurar las ajustado y concluido el tratado y artículos si- ventajas publicadas en todo este reino , y á que guientes.

en esta ocasion ha habido muchos prisioneros 1.o

de una y otra parte, y lo están aun , principalEstá convenido y resuelto que se observará y

mente en América ; con el objeto de que sean mantendrá una paz estrecha y universal entre

comprendidos en este tratado, se ha convenilos reyes y reinos de la Gran Bretaña y España,

do que en virtud de esta paz todos los súbditos sus herederos y sucesores y las dos naciones,

de ambas coronas, de cualquier estado ó condiestados y señorios de ambas coronas; y esta paz

cion que sean, que hayan sido hechos pricontinuará desde hoy adelante ; ayudándose

sioneros, tanto en América como en cualesquieunos á otros con amor en toda clase de acciden

ra otra parte, serán puestos en libertad lo mas tes y lugares , y devolviéndose reciprocamente pronto que sea posible; y la reina de la Gran los buenos oficios de amistad y correspondencia.

Bretaña, como tambien su Majestad católica, se 2.o

comprometen á hacer espedir sus órdenes á los Todos los tratados de paz , comercio y nave

vireyes , gobernadores , ministros y oficiales en las Indias y en Europa para que los citados pri

sioneros sean puestos en libertad y puedan em(1) Este tratado, aunque ajeno de la presente coleccion, merece barcarse en los navios ó embarcaciones que les ser conocido por la luz que dá sobre las pretensiones comerciales de sean enviadas al efecto, sin examinarlos ni detela Inglaterra en cambio de sus socorros al archiduque. Imposible

nerlos bajo ningun pretexto. parece que este se hubiera ligado á unas condiciones cuyo cumpli

4.° miento, sobre todo en los artículos 6.o y el secreto, hubieran ocasionado upa pucva guerra en aquel tiempo.

Que todas las mercaderias ó efectos de todas

clases y especies que los súbditos de la Gran de la cual (que bastará y será tenida por docuBretaña transporten á España, por los que an mento auténtico) se pagará el precitado 7 p. %. tes de este tratado se acostumbraba á exijir dere

7.o chos de consumo ú otros impuestos , en virtud de este articulo no estarán obligados a pagar los En razon á que ha sido estipulado por el arreferidos derechos ó impuestos sino seis me tículo 7o. del tratado de 23 de mayo de 1667 ses despues de que las mercaderías ó efectos ha que todos los bienes , efectos , mercancías, nayan sido desembarcados , ó efectivamente ven vios, embarcaciones y otras cosas que hayan didos, ó entregados a segunda mano.

sido transportadas á los dominios ó plazas de

la Gran Bretaña, y juzgadas y condenadas alli 5.°

como buena presa en consecuencia de dicho arEstá acordado que los súbditos de la Gran tículo, serán reputadas como bienes y mercanBretaña podrán llevar y transportar á los domi- cias del producto de las islas de la Gran Bretanios de España toda clase de mercancias , ma na ; se ha convenido para lo sucesivo que todos nufacturas y frutos procedentes de los dominios los efectos y mercaderias de que se haya apode Marruecos, con tal que sea bajo sus nom derado como presa un buque de guerra armado bres y en sus bajeles ; y estos efectos no sufri por la reina de la Gran Bretaña y por alguno de rán mas cargas ó tributos que los que se pagan sus estados, serán considerados sin ninguna diordinariamente, bien entendido que estas mer ferencia como mercancías y efectos del procancias no serán transportadas á aquellos por ducto de las islas británicas. las guarniciones ó ciudades de Africa del domi

8.° nio del rey de España.

Se ha convenido y dispuesto que su Majestad 6.°

británica y su Majestad católica confirmarán y Que todos los comerciantes súbditos de la ratificarán lo arriba espresado, principalmente Gran Bretaña que hagan el comercio en Espa- los contratos , capitulaciones y articulos, conna sean informados de los derechos que de cesiones y todos los demas convenios mencioban pagar por sus mercaderias; y para evitar nados por sus despachos reales, sellados con las controversias y disputas que puedan nacer sus sellos respectivos , firmados y escritos en sobre el pago de los citados derechos ó cargas, buena y suficiente forma , cangeados y entresus Majestades británica y catolica nombrarán gados á la par en el término de diez semanas comisarios para formar una tarifa, arreglar y despues de la fecha de este tratado; y en conseestablecer los derechos que deban pagar toda cuencia nosotros los susodichos plenipotenciaclase de efectos y mercancías; y esta tarifa de rios de la reina de la Gran Bretaña de una parte berá hallarse formada dos meses despues de y de otra los de su Majestad católica firmamos firmado este tratado, y su Majestad católica la y sellamos los presentes articulos en Barcelona hará publicar en todos sus estados , y en virtud el 10 de julio de 1707. – Don Diego Stanhope. de este articulo tendrá la misma fuerza que si - Anton Florian, principe de Lichtenstein. estuviera aqui inserta; bien entendido que los - El conde de Oropesa. — El gran Almirante súbditos de la Gran Bretaña no estarán obliga- de Aragon. dos á pagar otros derechos ó impuestos que los Habiendo visto y considerado el sobredicho que se especifiquen en la citada tarifa, y. su Ma tratado le aprobamos, ratificamos y confirmajestad católica no podrá alterarlos bajo ningun mos en todos sus articulos, como hacemos por motivo ni pretexto. En cuanto a las mercancias la presente por nos, nuestros herederos

y sude que no se haga mencion en la tarifa referida, cesores, prometiendo y empeñando nuestra no se podrá exigir de ellas para cargas, dere real palabra de guardar , cumplir y observar chos ó usos sino un 7 p. /. de su valor princi- religiosamente todo lo contenido y estipulado pal. Para este efecto el comerciante, factor ó la en el presente tratado, sin consentir que persona a quien pertenezcan tales mercaderias, por causa ni pretexto alguno se contravenga á estará obligado á presentar bajo juramento la él. Y para su mayor confirmacion y fuerza le factura de compra de la mercancia, en virtud firmamos de nuestra real mano y mandamos

[ocr errors]

sellarle con nuestro gran sello. Dado en nuestra los reyes sus sucesores, y quiere conceder y ciudad de Barcelona el 9 de enero de 1708. concede á los súbditos de su Majestad británica Cárlos, Rey.

los mismos privilegios y libertades de un coRejistrado en la corte y cancillería de nuestra mercio libre en las Indias , de que gozan los soberana y scñora Ana , por la gracia de Dios, españoles súbditos de su Majestad, bajo la suporeina de la Gran Bretaña.-Gorlelose , su Proto sicion de que darán fianzas de pagar los derenotario.

chos reales y debidos á su corona ,

como lo hacen sus súbditos. Su Majestad católica se obliARTICULO SECRETO.

ga igualmente á que desde el dia que se haga la Queriendo la reina de la Gran Bretaña y Cár paz general, y por consecuencia se halle en los III, rey de España renovar y afirmar la posesion de las Indias pertenecientes a la coroalianza y amistad concluida, de modo que pue na de España hasta el dia que se forme y estadan resultar visiblemente en utilidad de los súb blezca la dicha compañía , dará y es su volunditos de ambas coronas las conveniencias y ven tad dar, y da permiso á los súbditos de su Matajas reciprocas, y que sus intereses comunes jestad británica para traficar libremente en topuedan cimentar una union indisoluble y per dos los puertos y ciudades de las dichas Indias petua entre ellos; y considerando que el medio con diez navios de quinientas toneladas cada mas oportuno y eficaz para este fin es el formar uno, ó mas ó menos navios con tal que no esuna compañía en las Indias mediante la cual cedan de cinco mil toneladas , y podrán traficar puedan las vastas y ricas provincias del dominio y vender en los dichos navios , ó embarcade su Majestad católica proveer á las monar ciones, en los puertos y plazas con toda franquequias de la Gran Bretaña de España los me za todo género de mercaderías, como está perdios para tomar las medidas, y tener las fuerzas mitido á los subditos de su Majestad católica, traque se juzgaren suficientes para sujetar á sus ficar, transportar y vender, bajo la espresa conenemigos y procurar una paz universal á sus dicion de pagar y satisfacer á la Real Hacienda de súbditos; se ha acordado y estipulado en vir su Majestad católica los mismos derechos é imtud de este articulo secreto , que la sobredicha puestos que pagan los españoles ; de que los socompañia de comercio debe componerse de bredichos navios serán visitados en el puerto súbditos de la Gran Bretaña y de Españoles pa de Cádiz o en otro que su Majestad católica ra el comercio de las Indias del dominio de su nombráre en España; que deberán hacerse á Majestad católica , y que se tomarán de una y la vela de este puerto hacia las Indias con la otra parte las medidas mas oportunas y conve obligacion de volver alli para ser visitados de nientes para este establecimiento; pero como al nuevo, sin detenerse en algun puerto de Porpresente no es posible reglar las circunstancias tugal, Francia ó la Gran Bretaña si no es en el necesarias de ella , porque el duque de Anjou caso de ser arrojados por alguna tempestad, y posée actual é injustamente las provincias de de que tracrán testimonios ó certificaciones de España, que son los fundamentos principales del los gobernadores ó ministros de su Majestad comercio y en donde residen las personas que católica de los puertos ó plazas adonde hubietienen mas conocimientos y son mas á propósito ren abordado para manifestar que han cumpara esto, se reserva la forma de fijar las con plido puntualmente con lo que se determina diciones bajo las cuales se debe establecer la en este artículo con aquella bucna fé que la nadicha compañía de comercio en las Indias, hasta cion inglesa ha observado siempre en sus traque su Majestad católica esté en posesion de la tados con España. córte de Madrid ; y sus Majestades británica y Su Majestad católica quicre y promete que católica se obligan á tomar mútuamente las me los diez navios mencionados puedan ser convodidas que juzgaren convenientes para perfec-yados de Europa á las Indias por los navios de cionar este negocio , facilitando las dificultades guerra que su Majestad británica juzgare cony embarazos que podrian impedirlo. Y en caso veniente para su seguridad y proteccion. Pero que la sobredicha compañía no pueda estable estos navios de guerra no podrán cargar ni transcerse, lo que no se cree , se obliga su Majestad portar ningunas mercaderías, respecto de que católica , y promete en su nombre y en el de no deben servir sino para couvoyar y asegurar

los sobredichos navios de comercio. Su Ma tículo ó tratado de paz secreto ó público la jestad católica declara igualmente que no se exi menor cosa que pueda repugnar ó contradecir jirá de ellos ningun indulto , donativo ó nueva la esclusion establecida por este artículo de imposicion por su comercio, contentándose los súbditos de la corona de Francia de la socon los derechos reales establecidos y acos bredicha compañía , tráfico, comercio y navetumbrados, para cuyo efecto les hará su Majes-gacion en las Indias de su Majestad católica; tad entregar los despachos necesarios, á fin y si su Majestad británica ó su Majestad catóque sus ministros de España y de las Indias no lica ó alguno de sus herederos y sucesores los puedan molestar, ni turbar su comercio reyes y reinas de la Gran Bretaña concediere con ningun pretesto , y que antes bien les dén ó permitiere por algun artículo ó tratado de lodo el favor y ayuda que los dichos comercian paz secreto ó público , que los franceses ó súbtes les pidieren. Su Majestad Británica ofrece ditos de la corona de Francia puedan traficar y promete por su parte, que los navios de guer en las Indias pertenecientes a la de España ó ra que enviare para servir de convoy á los del que tengan parte en la susodicha compañía, comercio á la ida y á la vuelta escoltarán á aquel que contraviniere, sea su Majestad britálos navios pertenecientes á su Majestad católi- nica ó sea su Majestad católica ó sus sucesores, ca y á sus súbditos que quisieren aprovecharse no tendrán entonces derecho para pedir ó inde la ocasion, y que los asegurarán de la mis-sistir sobre el cumplimiento de lo que se estima manera que prodrian hacerlo si pertenecie- pula en este artículo secreto , y por consiguiensen á su Majestad católica , y los capitanes de te la parte que le hubicre observado tendrá la los dichos navios de guerra estarán obligados libertad de elejir á su arbitrio, ó anular este ará entregar los dichos efectos a las personas á tículo ó hacerle ejecutar como lo tuviere por quienes fueren consignados con cuidado , pun mas conveniente. tualidad y una justa cuenta para su descargo. Y el señor Stanhope , general de los ejérci

Y respecto de que es notorio y evidente á tos de su Majestad británica , senador de la todo el mundo que las fuerzas con que la corona Gran Bretaña, comisario y plenipotenciario de Francia ha turbado á la Europa, han sido so nombrado por su Majestad británica para tratar portadas y mantenidas con los grandes tesoros y concluir todo lo

que

fuere conveniente á una que ha sacado y aun saca de las Indias de Es

alianza у comercio , segun resulta pana , mediante la fraudulenta introduccion de de sus plenos poderes insertos al fin de este tralas mercaderías y comercio que allí hacen sus tado en nombre de la serenisima princesa Ana, súbditos; y conociendo sin duda que la esclu reina de la Gran Bretaña ; consiente y conviene sion de los franceses en las Indias no es de po en los artículos y condiciones ajustadas y espreca consecuencia, y será de grande utilidad pa sas en el presente artículo secreto. Y nosotros ra los súbditos de la Gran Bretaña y de España; Antonio Florian , principe del sacro romano se ha convenido , acordado y concluido entre imperio etc. , don Manuel Alvarez de Toledo sus Majestades británica y católica por sí y por Portugal, conde de Oropesa etc. y don José todos los reyes sus sucesores, desde ahora para Folc de Cardona , Enit y Borgia , conde de siempre , que todos los franceses súbditos de

Cardona etc., comisarios y plenipotenciarios la corona de Francia, serán enteramente es del serenisimo principe Carlos III, rey de Escluidos , no solo de la sobredicha compañía de paña, para tratar y concluir el establecimiento comercio, sino tambien de toda especie de de amistad, alianza y comercio entre la Gran tráfico en las Indias de su Majestad católica Bretaña y España, como consta de las copias de sin poderle hacer directa o indirectamente en sus plenipotencias insertas al fin de este tratado, sus nombres, ó en el de alguna otra persona. hemos consentido y acordado en nombre de su La reina de la Gran Bretaña y su Majestad Majestad las condiciones contenidas en el arcatólica se obligan en sus nombres y de los re tículo secreto , prometiendo como sus dichos yes sus sucesores y herederos , por

lo
que

im plenipotenciarios que este articulo será aprobaporta á los súbditos de las dos monarquías, á do , confirmado y ratificado por su Majestad la paz universal y á la quietud de la cristian británica y por su Majestad católica, y que las dad á que no consentirán jamas por ningun ar

ratificaciones se harán y entregarán por ambas

mútua paz,

partes en el término de diez semanas, á contar El conde de Oropesa. - El gran Almirante de desde la fecha del presente articulo, En fé de Aragon. lo cual le hemos firmado y sellado en Barcelona El archiduque Carlos le ratificó en Barcelona el 10 de julio de 1707.-Don Diego Stanhope.- el 9 de enero siguiente. Antonio Florian , principe de Lichtenstein.

Donacion y cesion de los Puises Bajos españoles, hecha por su Majestad católica don Felipe V, en

fuvor de Maximiliano Manuel, duque y elector de Baviera : en Madrid el 2 de enero de 1712.

Felipe, por la gracia de Dios, rey de Casti-, de noviembre del año de 1705 y que al preIla etc. Sea notorio y manifiesto a todos los pre sente los tenemos y poscemos, con todos los sentes y venideros, que por cuanto hemos juz- derechos , acciones , pertenencias y dependengado conveniente, asi al bien general de la cris-cias que nos competen , tocan y tenemos en ditiandad como al particular de nuestros Paises chos Paises Bajos , á fin de que el dicho duque Bajos , no diferir por mas tiempo el cumplimien- elector nuestro tio y sus sucesores por línea to de lo que el rey cristianisimo nuestro abuelo recta de varon los tengan, posean, gocen y distrató y acordó en nuestro nombre y mediante pongan de ellos como principes propietarios y nuestro consentimiento y aprobacion con el se soberanos de los referidos paises, sin alguna renísimo principe Maximiliano Manuel, duque restriccion ni reserva, con las condiciones elector de Baviera, nuestro buen hermano, siguientes. primo y tio , vicario jeneral de nuestros dichos 1. Con la condicion y no de otra forma Paises Bajos, particularmente el dia 7 de no (siendo esta la principal y la mas obligatoria viembre del año 1702 , tocante á la cesion , do sobre todas las demas ) de que el dicho sereninacion y traspaso de nuestros dichos Paises Ba simo principe Maximiliano Manuel, duque elecjos (1); atendiendo a los estrechos vinculos de

tor de Baviera , nuestro buen hermano, prisangre y amistad, y á los relevantes méritos y

mo y tio y sus sucesores varones a quienes servicios que concurren en la persona del dicho pudiere tocar la soberanía y propiedad de los duque elector de Baviera, nuestro tio, y al singu- dichos Paises Bajos , imitando la piedad y relilar afecto , vijilancia y prudencia con que los ha gion que resplandecen en él, deberán vivir y rejido y gobernado por muchos años en nuestro morir en nuestra santa fé cotólica, segun la nombre con entera satisfaccion nuestra y de creencia y doctrina de la santa iglesia romana. nuestros fidelisimos súbditos de aquellas partes,

2.2 Item , que el dicho duque elector de nos hemos determinado á hacer cesion y do- Baviera aprobará , mantendrá y pondrá en ejenacion al dicho serenisimo principe Maximilia cucion la gracia que hemos hecho á nuestra no Manuel, duque elector de Baviera, nuestro muy amada prima doña Maria Ana de la Trebuen hermano , primo y tio , vicario jeneral de mouille, princesa de los Ursinos (1), de un nuestros dichos Paises Bajos, para sí y sus suce estado en propiedad y soberania indepensores varones lejitimos y procreados de matrimonio legal, irrevocablemente y para siempre (como en virtud de la presente le cede

(1) Francesa de nacimiento esta señora y viuda dos veces de

Adriano Blaise de Talleirand y do Flavio Ursini, duque de los Ursinos mos y damos ) en plena propiedad y sobera

y grande de España, vino en clase de camarera mayor de la reina nia nuestros dichos Paises Bajos en la misma

dona Maria Luisa de Savoya en el año de 1701. Tomó desde luego forma y de la misma manera que los teniamos tal ascendiente sobre Felipe V y su esposa y llegó á mirársela con tanta y posciamos al tiempo del dicho tratado de 7

deferencia por la corte do Luis XIV que nada importante se hizo
el gobierno español en los 13 años siguientes sin su anuencia é inter-

veocion. La princesa de Parma Isabel Farnesio , segunda esposa de (1) Véanse los artículos de esta fecba anexos al tratado de 9 de Felipe V no queriendo consentir esta rival la desterró de España en marzo de 1701.

el ano do 1716.

por

« AnteriorContinuar »