Imágenes de páginas
PDF
EPUB

y 2.• se conclayeron dos nuevos convenios el 12 de febrero de 1793 y 11 de enero de 1794 ; el apo señalando la indemnizacion que debia satisfacer el gobierno español; y en virtud del otro comisiona - . dos de ambas cortes presenciaron la demolicion del fuerte español de San Lorenzo, canjeando el 23 de marzo de 1795 en el golfo de Nootka las declaraciones de que se hace mérito en el último de estos convenios.

Convencion entre España y la Holanda para restituirse mútuamente los desertores y fugitivos de

sus colonias americanas; firmada en Aranjuez á 23 de junio de 1791.

El rey de España y los Estados Generales de españoles en el Orinoco y Esequebo, Demeralas Provincias Unidas movidos de las quejas rei- ry, Berbices y Surinam. teradas de sus respectivas colonias en América;

Articulo 2.° y deseosos de cortarlas de raiz, han tenido por oportuno para conseguirlo concluir una con Se verificará la mencionada restitucion con vencion por la cual se establece la restitucion toda legalidad al precio establecido en el artícureciproca de sus desertores y fugitivos entre lo siguiente, y á la primera reclamacion que sus colonias respectivas ; cuya disposicion al hagan los colonos sus dueños, los cuales tendrán paso que impedirá en adelante la desercion y que ejecutarla en el término de un año contado sus consecuencias perniciosas, estrechará los desde el dia de su desercion: pues pasado este lazos de amistad y union entre los colonos de tiempo no habrá ya lugar á reclamar los esclaambas partes y no dejará que descar á su Ma vos, los cuales pertenecerán desde entonces al jestad y á sus Alti-potencias.

soberano del parage á que se hayan refugiado. A este fin, y para arreglar las condiciones de

Articulo 3." esta convencion tan deseada, han conferido las altas partes contratantes sus plenos poderes, por Lucgo que se reclamen algunos negros ó neparte de su Majestad católica á don José Moñi gras , el gefe gobernador, que es a quien debe no, conde de Florida Blanca , caballero de la hacerse la reclamacion, tomará las medidas mas insigne orden del toison, gran cruz de la de eficaces para su arresto y para que despues de Cárlos III, primer secretario de estado у

del presos se entreguen á sus dueños, los cuales despacho, y por los Estados Generales á don ban de pagar á razon de un real de plata al dia Jacobo Godefroi, conde de Rechteren, su em por la manutencion de cada uno, desde aquel bajador cerca de su Majestad católica; los cua en que se les asegure, y ademas una gratificales despues de varias conferencias relativas á cion de veinte y cinco pesos fuertes por cada los mutuos intereses de sus soberanos, han con esclavo

para

atender a los gastos de su prision venido en los articulos siguientes.

y recompensar á los que hayan contribuido a

sli arresto, Articulo 1.o

Articulo 4." Se establece la restitucion reciproca de los fugitivos blancos ó negros entre todas las po Animados los plenipotenciarios de los mismos sesiones españolas en América y las colonias sentimientos de humanidad, estipulan, que en holandesas, particularmente entre aquellas en adelante los negros ó negras fugitivos no poque las quejas de desercion han sido mas fre- | drán ser castigados á su vuelta por causa de su cuentes , á saber, entre Puerto Rico y San Eus desercion con pena capital , mutilacion, pritaquio , Coro y Curazao, los estublecimientos | sion perpétua , etc. á menos que ademas de la fu

ga fuesen rcos de otros delitos que por su na blancos en el artículo 1.", se establece igualturaleza y calidad merezcan la pena de muerte: mente la restitucion reciproca de los que abanen cuyo caso deberán hacerlo presente al tiem donando el servicio en las colonias españolas ú po de reclamarlos.

holandesas, se refugiaren á las de los españoles Articulo 5.o

ú holandeses; pero con la restriccion espreSi en los parages donde se hubiesen refugia sa de no pagarse por estos gratificacion alguna, do los negros ó negras fugitivos hubiesen co satisfacicndo puramente los dueños que los remetido algun delito digno de castigo, los jueces clamen los gastos de su prision, y los que se de aquellos lugares entenderán en la causa , y juzguen indispensables hasta su restitucion , que no restituirán los esclavos sino despues de de- deberá hacerse con los vestidos, armas y cuanjar la justicia satisfecha. Si hubiesen cometido to llevasen encima. algan robo, no se entregarán hasta que sus amos

Articulo 8.° hayan satisfecho el valor de él; y para que no

Se dará noticia á los gefes, gobernadores y haya que hablar de las deudas que los fugitivos comandantes de las colonias vecinas respectivas hayan podido contraer, se remediará este abu de la presente convencion, encargándoles su so publicando por una y otra parte , qucdan in exacta ejecucion, y que á este efecto la den tocapaces de contraerlas durante su fuga ó su da la publicidad posible en sus gobiernos y disprision.

tritos respectivos. Articulo 6."

Articulo 9.0 Como la religion no debe de servir de pre La presente convencion será ratificada y contesto ni motivo para rehusar la restitucion; los firmada en el término de dos meses contados fugitivos holandeses que durante su residencia desde el dia de su firma. en las colonias españolas hubiesen abrazado la En fé de lo cual, nosotros los infrascritos plereligion católica , podrán perseverar en ella á nipotenciarios de su Majestad católica y sus Altisu vuelta á las colonias holandesas, donde go- potencias hemos firmado en sus nombres y en zarán, sin ser molestados, de la libertad de cul virtud de sus plenos poderes la presente conto establecida por el gobierno de sus Alti-po vencion, y la hemos puesto los sellos de nuestencias en todos sus dominios.

tras armas. En Aranjuez á 23 de junio de 1791. Articulo 7.o

El conde de Florida Blanca. El conde de Habiéndose comprendido a los soldados de Rechteren. sertores bajo la denominacion de desertores

Tratado de paz , amistad y comercio entre su Majestad católica el señor rey don Carlos IV y el

Bey y la regencia de Tunez, aceptado y firmado en 19 de julio de 1791.

Capitulaciones y tratado de paz que con la feliz Hamud Bajá, á quien Dios satisfaga toayuda del Altisimo Señor Todopoderoso, se dos sus deseos, el day capitan general del ejérconcluyen entre el actual emperador y monarca cito, el agá de los genizaros, los ministros del de España, el sultan de los sultanes de la pacion Divan y todos los respetables ancianos de la cacristiana y que domina sobre los grandes de la mara; en el tiempo feliz del potentisimo monarreligion de Jesus, el glorioso , honorifico, prós ca y gran señor el sultan Selim Kan, cuya glopero y amable señor don Carlos IV, cuyos dias ria eternice el Altisimo; ajustados y convenidos acaben en bien, y la cámara de la preservada por el muy estimado y muy honrado visir y priregencia de Tunez, domicilio de la defensa de mer secretario de estado el escelentisimo señor la ley, su principe comandante el próspero y don José Moñino, conde de Florida Blanca,

se

por orden y con pleno poder del emperador de cia en que hubiese fortalezas. Y si hallándose al España su amo; y que deben ser respetados y ancla o huyendo de algun enemigo, fuesen apreobservados por ambas partes con la debida sados los buques españoles en la inmediacion de exactitud y sin ninguna alteracion, ni obrar la costa de Tunez donde no hubiese fortalocosa en contrario.

zas, deberán ser restituidos, por no poderse Articulo 1.o

considerar de buena presa, y si seguros en El presente ajuste de paz será publicado en aquellos parages. Ademas, si algun buque se los reinos de ambas partes, para que estinguién-perdiese, y salvándose la tripulacion saltase en dose toda enemistad y mala voluntad , se fomen tierra, no podrá ser detenida ni molestada. En ten la amistad y buena concordia entre sus res

igual conformidad serán tratados los buques pectivos súbditos.

tunecinos, sean de guerra ó mercantes, en los Articulo 2.o

puertos, escalas y costas de España , cuando Cuando los corsarios de la regencia de Tu

fuesen perseguidos de enemigos, con reciproca nez se encontrasen en alta mar con bastimentos correspondencia de ambas partes. mercantes de España , registrarán sus pasapor

Articulo 5.o tes imperiales (cuya copia se pone al fin del Si la regencia de Argel, la de 'Tripoli ó algutratado); y cuando no hallasen en ellos algun na otra nacion tuviese guerra con la España , y fraude, no podrán molestarles ni detenerles en apresándose alguna embarcacion española, su viage; antes bien si necesitasen viveres ó al- condujesen á Tuncz ú otro puerto de esta reguna otra cosa, se lo darán para socorrer su gencia como esclavos á los individuos de su trinecesidad; advirtiéndose que para pasar á exa

pulacion; no podrán comprarlos los tunecinos, minar dichos pasaportes deberá enviar el co

ni permitir que se vendan en sus dominios. Y inandante del corsario su chalupa con solos dos

esto mismo se hará respectivamente en España hombres, los cuales irán sin armas á bordo del

cuando fuese conducida á ella alguna enubarcabastimento mercante: de la misma manera se

cion tunecina y quisiese el apresador vender conducirán los comandantes de las naves de

como esclavos á los tunecinos. guerra de España para visitar los bastimentos

Articulo 6.° mercantes de Tunez y examinar los pasaportes

Cuando en los bajeles españoles se encontraque los capitanes han de llevar del consul de sen vasallos de una nacion enemiga de Tunez en España residente en Tunez (cuya copia se pope

clase de marineros , no podrán ser molestados tambien al fin de este tratado); y sin ponerles

no pasando de la tercera parte de la tripulacion; impedimento alguno les dejarán proseguir su pero si pasase, podrán ser detenidos y hechos viage.

esclavos. Esto no se entiende con los mercadeArticulo 3.0

res y pasajeros, cualquiera que sea su número.

Y si los tunecinos encontrasen en algun buque giasen los bajeles de guerra ó mercantes de una

enemigo algun mercante ó pasajero español, no de las dos naciones en un puerto de la otra, de

les molestarán de modo alguno en su persona berán ser bien recibidos y tratados; y podrán sin

ni efectos que llevare, siempre que acredite su embarazo alguno hacer en él sus provisiones, calidad y pertenencia con pasaportes y pólizas y comprar al precio corriente lo que necesiten de cargo. De lo contrario podrá ser hecho espara los buques o sus tripulaciones.

clavo y confiscarse sus bienes : ejecutando lo Articulo 4.0

mismo los españoles con los tunecinos en iguaSi los bajeles de guerra ó mercantes de Es

les casos. paña , hallándose en algun puerto de la regencia

Articulo 7.o de Tunez, fuesen acometidos por algun buque

Si algun bajel español por temporal o perseenemigo, deberán ser defendidos con el cañon guido de enemigos llegase á naufragar en la de la plaza; y el comandante de esta detendrá

costa de Tunez, acudirán los tunecinos á su sodos dias al buque enemigo en el puerto , para

corro y le ayudarán en cuanto necesite: no exidar lugar al español á que se ponga en salvo y

giendo derecho alguno por las mercaderias y · continue su viage con seguridad. Lo mismo se efectos que se salvaren y se quisieren conducir rjecutará en las escalas y parages de la regen

á otra parte; pues solo cuando se hubiesen de

Si por algun temporal ú otro motivo se refu-Y

vender en el pais se cobrarán los derechos es el tinon á ningun buque sin motivo legitimo. tablecidos; pero de todos modos se pagará por Los negociantes españoles no podrán estraer de los españoles el trabajo de los que ayudasen á los puertos de Tunez aquellos efectos que no salvar el bajel y su tripulacion y efectos. Los permitiese el gobierno de Tunez, ni introducir españoles harán otro tanto en sus costas con los los que por el mismo gobierno estuviesen pronáufragos tunecinos.

hibidos. Esto mismo se observará con los tubeArticulo 8.°

cinos en España , sujetándose á las probibicioTodas las fragatas, polacras y javeques que nes y reglas establecidas, como los demas mucon bandera española pasaren á los puertos y sulmanes; y si algun español llevase á Tunez escalas de la regencia de Tunez pagarán sola mercaderias de paises enemigos de la regencia, mente veinte y cinco pesos (1) de ancoraje y pagará por ellos diez por ciento de derechos de cinco de propina á las guardias de la aduana; aduana, como pagan los comerciantes franceses sin que se les obligue á pagar otra cosa. y demas naciones amigas de la regencia. FinalArticulo 9.o

mente, todos los negociantes lunecinos que se Se darán órdenes muy estrechas á los gober- dirigiesen á comerciar a España desde el mismo nadores y comandantes de los puertos y plazas | Tunez ú otro puerto de la regencia, deberán de la regencia de Tuncz para que no exijan an primero pasar á Mahon á hacer su cuarentena coraje, ni pretendan otro derecho alguno de acostumbrada, y luego ir á Malaga, Alicante ó todas aquellas embarcaciones españolas que en Barcelona, que son los tres únicos puertos señatrasen en ellos a hacer agua o tomar provisio lados para su comercio en España. Y si con el nes, y para que no se las moleste.

tiempo se destinase por la España algun otro Articulo 10.o

parage para la cuarentena pasarán los tuneciLos súbditos y negociantes españoles que pa nos a hacerla en él sin dificultad. saren a comerciar en todas las escalas y puertos

Artículo 11.o de la regencia de Tunez, y desembarcasen sus Los tunecinos no podrán socorrer ni ayudar mercaderias para venderlas, pagarán única con ningun género de pertrechos ni armas ofenmente los mismos derechos de aduana que pa sivas á la nacion que estuviese en guerra con la gan los negociantes franceses. Y los tunecinos | España; y solamente permitirán que sus buque pasasen á comerciar en los puertos de Es ques hagan aguada y tomen viveres en sus paña en embarcaciones españolas ó tunecinas, puertos : asi como tampoco franquearán su y desembarcasen sus géneros para venderlos, bandera , pasaportes ni municiones de guerra á pagarán los mismos derechos de aduana que pa los mismos buques para que hagan el corso congan los demas musulmanes en España. Pero si tra los españoles, ni que se armen dentro de algun capitan ó negociante cspañol llevase á sus puertos para ir contra ellos. Si alguna nacion Tunez ó un tunecino á España , géneros que no enemiga de los tunecinos llegase á apresar en pudiesen ó no quisiesen vender, y prefiriesen buque español algun súbdito de la regencia, sea conducirlos á otra parte despues de haberlos musulman ó cristiano , la corte de España solidesembarcado, podrán volverlos á embarcar citará su restitucion y lo devolverá por medio sin embarazo alguno en el término de un año en del consul á la regencia, con los bienes que le buque español ó tunecino, bajo las reglas y pre- pertenezcan y se le hubiesen quitado: y si no cauciones establecidas , sin pagar derecho algu- pudiese conseguirlo, la corte de España cuidano de aduana: y pasada una sola hora de este rá de indemnizar al tunecino del importe de sus término , satisfarán los derechos acostumbra- | pérdidas, despues de bien averiguado; liberdos. Asi tambien cuando estando ya los génerostando su persona de la esclavitud, como lo ejeen el puerto , y sin desembarcarlos en tierra se cutan todas las demas potencias cristianas amiquisiesen transbordar a otros buques, se pagará gas de la regencia, la cual ofrece por su parte solo la mitad de los derechos, como de muy hacer lo mismo siempre que bajo de su bandera antiguo se usa en Tunez; y no se podrá quitar fuese apresado algun español con sus bienes (1) El peso de Tunez pasa por seis reales de vellon de España;

por cualquiera nacion enemiga de la Espay asi cada embarcacion espanola pagará treinta pesos por ancorage

ña, procurando la restitucion de los bienes, y y propina como pagan los franceses. - Noia del trutavu impreso, cuando no pueda conseguirla, indemnizando

los y librando á aquel español de la esclavitud. fiador: y si un español muriese en Tunez , disArticulo 12.o

pondrá el cónsul de todos sus bienes sin impediNinguno podrá obligar a los españoles à car mento alguno, usando de ellos como le paregar sus embarcaciones con géneros si no les ciere a favor y en beneficio de los herederos del acomodare, ni á ir á parages que ellos rehusen. difunto: asi como si muriese un tunecino en EsArticulo 13.°

paña, se recojerán sus bienes y se tendrán á Al cónsul que el emperador de España nom disposicion de sus herederos. brase para dirigir los negocios de la nacion es

Articulo 18.° pañola y a todos los españoles en Tunez, se per Todas las provisiones y otras cosas destinadas mitirá que se celebren en sus casas los oficios de á la casa del cónsul de España y que no fueren la religion cristiana , y que esta se ejerza libre- para venderse, serán francas y exentas de pagar mente: asi como se permitirá a los tunecinos derechos de aduana: y así el cónsul como los naque en España observen tambien en sus casas cionales españoles podrán introducir en Tunez los ritos de su religion musulmana y hagan sus los vinos y licores necesarios para su consumo, oraciones. El cónsul de España y todos los de segun se permite a los individuos de las naciosu nacion serán respetados y estimados en Tu- nes amigas de la regencia , con la condicion de nez como el cónsul de Francia y la nacion fran que no los puedan vender; y si lo hicieren secesa; y cuando hubiere algunas diferencias en rán castigados como los demas cristianos. tre los mismos nacionales españoles, el cónsul

Articulo 19.* será el árbitro de decidirlas y acomodarlas sin Si un español fuese preso por haber maltrainterposicion ni obstáculo de nadie.

tado á un turco no podrá ser sentenciado ni casArticulo 14.0

tigado sin que el cónsul se halle presente a la Todos los religiosos que pasasen á Tunez des vista de su causa y se pruebe en su presencia el de Roma gozarán de la proteccion del cónsul de delito: y si el español despues de haber golpeaEspaña, tanto en sus personas como en sus bic- do al turco hubiese hecho fuga , no podrá oblines, que serán libres; y podrán ejercitarse en garse al cónsul á que le haga comparecer. Tamel ministerio de su religion sin oposicion alguna poco podrá obligarse al consul á hacer venir y como los demas de las otras naciones amigas de buscar al esclavo que se refugiase á alguna nave la regencia.

de guerra de España; y únicamente cuando se Articulo 15.o

refugiase á alguna embarcacion mercante, se El cónsul de España en Tunez podrá nombrar deberá restituir y castigar al que hubiese proel intérprete y sensal ó corredor de su nacion, movido la fuga, y al que le hubiese recibido y y mudarlo segun le pareciere, sin que nadie escondido. Lo mismo y con la misma distincion se oponga ni el gobierno de Tunez le obligue á se practicará en España cuando un esclavo muque se sirva de alguno contra su voluntad. Asi sulman se refugiase á algun buque tunecino. mismo siempre que el consul quisiere ir á visi

Articulo 20.0 tar en el mar algun buque, nadie podrá impe Si ocurriese alguna cosa contraria al presendirselo, enarbolando dentro del puerto la ban te tratado de paz; antes que la rompa la parte dera de España en la popa del bote ó embarea- agraviada , espondrá sus razones al gobierno y cion en que vaya: cuya bandera podrá tambien probará la injusticia que se le ha hecho. enarbolar en su casa sin impedimento alguno.

Articulo 21.o
Articulo 16.°

Si los corsarios españoles molestasen en alta Si ocurriese algun altercado entre un español mar y causasen daño a alguna embarcacion tu y un turco, el bajá , el day, el bey ó el divan necina , serán castigados á proporcion de su dehan de ver su causa á presencia del cónsul de lito; del mismo modo que lo serán los corsarios España.

tunecinos si en alta mar molestasen á alguna Articulo 17.0

embarcacion española: restituyéndose lo que Si un español debiere alguna suma de di- | injustamente se hubiere quitado , de que serán nero á un turco, no podrà obligarse al cónsul responsables los propietarios de los corsarios. de España á que la pague, si no constase por

Articulo 22.o escrito que el consul se hubiese constituido su Si (lo que Dios no permita) viniese á romper

« AnteriorContinuar »