Imágenes de páginas
PDF
EPUB

agua, que merezca llamarse un buen puerto, excepto la magnífica bahia de Boca Toro. Ni Matina, ni Salt Creek (Moin), ofrecen los requisitos necesarios; y esa parte del litoral es hoy dia poco frecuentada. Solamente se hace por allí un pequeño comercio de zarzaparrilla, carey, aceite de coco, etc. etc. (Véanse los capítulos descriptivos de Punta Arenas, Golfo Dulce, Boca Toro, Matina y San Juan.)

Las franquicias concedidas á Punta Arenas han dado resultados tan ventajosos, que probablemente se perpetuarán.

En la actualidad, los derechos de importacion solamente se cobran cuando se internan las mercaderias extranjeras; lo que se verifica en un lugar llamado "Garita del Rio Grande," á siete leguas de San José. Es digno de notarse, como una particularidad muy favorable de nuestro sistema aduanero, que los derechos se perciben, sobre el peso bruto, con arreglo á una tarifa muy himple, calculada para sacar el mínimun de 5 por ciento, hasta el máximun de 20 por ciento ad valorem sobre las mercaderías internadas, segun sus diferentes clasificaciones; inclusive las rentas correspondientes á caminos. Sin embargo, hay muchos artículos enteramente libres. Se conceden plazos para el pago de los derechos.

En el camino de Punta Arenas se encuentran de trecho en trecho, varias casas edificadas á costa del Erario, para que tengan donde guarecerse de las lluvias los cargamentos y personas que por allí transitan. Sin embargo, á un lado y otro del camino y en toda su extension hay haciendas y caseríos donde los viajeros y los conductores de carretas ó recuas de mulas encuentran en abundancia cuanto necesitan para sí ó para sus ganados. El trasporte se hace hoy dia, generalmente en carretas, cualquiera que sea el peso y volúmen de las mercaderias, siendo el flete corriente seis reales por quintal, ó diez pesos una carreta que carga quince quintales. En estos vehículos el viaje dura de cuatro á seis dias, segun la estacion; pero cuando se quiere economizar tiempo es mejor hacer uso de mulas ó caballos. Las personas que viajan á escotero, no pueden hacerlo de otra manera. Un animal de los mencionados, sea de silla, sea de carga (no debiendo estas pesar mas de 250 libras) puede andar el camino en dos dias y su flete cuesta dos pesos.

Hasta la fecha presente, por el rumbo de Sarapiquí, la carretera solamente se extiende á diez leguas de distancia, partiendo de San José y terminando en Buenavista que está en la cumbre de la cordillera. De allí para adelante es preciso servirse de bestias de carga, ó de mozos de cordel. En el trecho que media de la cumbre al embarcadero de Sarapiquí (12 leguas) es justamente donde el camino está por hacerse. El alquiler de una cabalgadura ó bestia de carga, para ir ó venir, entre San José y el muelle, no baja ahora de diez á diez y siete pesos, y se invierten cuatro dias en el viaje; pero cuando los objetos son muy frájiles, se emplean mozos de cordel que ganan seis pesos cada uno, y que no cargan mas de un quintal. Entre el embarcadero, donde hay algunas casas y una guardia, y el Puerto de San Juan, se* hace uso de botes ó piraguas. El flete de frutos del pais bajando los rios es un medio peso por quintal, y se gasta un dia; mientras que á la subida se cobra el doble por el trasporte de mercaderias extranjeras, y se gastan dos dias. El pasaje de un individuo suministrándole los alimentos al uso del pais, cuesta ocho pesos. Por esta via no se pueden despachar bultos cuyo peso exceda 125 libras, ó cuyo volúmen pase de 5 á 6 pies cúbicos; pues regularmente se ponen dos bultos sobre cada mula y estas no llevan nunca mas de 250 libras. Este camino está poblado desde la capital hasta San Miguel.

Los caminos interiores de una ciudad á otra, y entre ellas y las poblaciones menores, así como los que conducen de diferentes lugares en la mesa central, hasta la cumbre de las Cordilleras que circundan el valle por diversos lados, son generalmente muy buenos para carretas.

Hay ademas un camino general que se dirije a Matina, pero sumamente penoso habiendo que pasar muchos rios caudalosos que no tienen puentes, y pantanos inmensos. En esta línea el acarreo se efectua del modo siguiente: de San José á Cartago en carretas ; de allí al pueblo de Matina pasando por el de Tnrrialba y por diversas haciendas en bestias de carga, ó con mozos de cordel. En seguida se baja el rio Matina hasta su embocadura, en embarcaciones chatas: y finalmente, se emplean mulas ó peones para el trasporte desde la Boca, caminando por las playas del mar hasta Moin, que es el fondeadero donde anclan los buques. La conduccion de un pasajero por dichos medios combinados, no importa menos de 12 pesos y un bulto de 150 libras 8 á 10 pesos. Los bultos que pesan mas no pueden pasar por allí. La distancia itineraria total de San José á Moin apenas llega á 30 leguas, y con todo el trasporte exije á veces un mes entero.

Existe tambien un cuarto camino general para ir á Nicaragua, atravesando el Guanacaste. Es bastante bueno durante la estacion seca; pero en la de lluvias se hinchan los rios, y el terreno, especialmente la pa_rte baja y montuosa, que está contigua á las fronteras de Nicaragua, se cubre de cenagales y profundos pantanos, en términos de hacerse el tránsito muy incómodo y dificultoso. El flete de una bestia para carga que no pase de 250 libras, ó de una montura para pasajeros, asciende á ocho pesos, y se ocupan ocho dias en el viaje de San José á la ciudad de Ribas de Nicaragua; pues la distancia es cerca de 80 leguas. Los ganados que se introducen á la República, vienen por esta via.

El quinto camino general es el que conduce al territorio de Nueva Granada. Se trepa la montaña de Dota, que es bien elevada: luego se baja; y buscando el mar Pacífico con mas ó menos distancia de sus playas, se llega á las aldeas de Térraba y Boruca: se pasa la frontera y se entra á la villa de David, perteneciente á Nueva Granada. , Este camino no se puede llamar sino una mala vereda, pero su tránsito no es tan penoso como el de Matina. En realidad no sirve sino para mantener las relaciones administrativas con los pueblos de Térraba y Boruca; y para arrear las mulas que van á venderse á Panamá. La distancia se aumenta á causa de las muchas y largas vueltas; de manera que para llegar á Chiríquí escotero, se necesitan por lo ménos quince dias, y una recua gasta treinta. Es tan raro este viaje que nos es imposible designar los fletes. Todo el camino está desierto, desde muy cerca de San José hasta el otro extremo. En toda su extension no hay mas que densas montañas vírjenes, interrumpidas únicamente por los dos pueblos de indíjenas que dejamos mencionados.

Conviene advertir en beneficio de los viajeros y de los que despachen mercancias á Costa Pica, que para resguardar á estas de las lluvias allí tan copiosas, y evitar que padezcan averias, es preciso cuidar de que se enfarden bien y se cubran con encerados ó telas de goma; y si se trata de objetos que tengan un gran valor ó sean muy delicados, deberán empacarse en cajas de lata ó estaño, bien soldadas, y puestas dentro de otras cajas de madera. Aun así, no será superfluo envolverlo todo con un encerado exterior. Sin embargo, en el camino de Punta Arenas, no son necesarias tales precauciones; respecto á que las mercaderías van bien resguardadas en las carretas que se cubren con cueros y con otras materias.

La estacion mas favorable para el trasporte es aquella en que no llueve; la cual dura en la rejion del Pacífico desde Noviembre al mes de Mayo; y en la rejion del Atlántico desde Febrero al mes de Agosto. En las mesas centrales se observan con poca diferencia los mismos periodos de la vertiente á que pertenecen, y cuya division se encuentra marcada en el pueblo de la Union.

En todos los caminos hay galeras ó posadas nacionales y casas pertenecientes á particulares, donde se encuentran al fin de cada jórnada comida y alojamiento para la gente, y forraje para los ganados. Debemos, sin embargo exceptuar la parte despoblada del camino, que conduce á Panamá, donde se carece de semejantes auxilios; añadiendo por regla general, que por todos los caminos deben los viajeros llevar consigo una hamaca ó cama, y ropa de dormir como son sábanas, cobertores, etc., segun sean las comodidades que deseen proporcionarse.

§ 21. OOEKEOS.

En órden á estafetas, hay correos que salen todos los dias de San José para las otras tres ciudades y pueblos del centro. A Punta Arenas se despacha un correo cada dos dias: y un tercero parte cada quincena para Nicaragua y los demas Estados de la América Central. Hay otras carreras mensuales para Matina y Panamá. Para San Juan hay un correo bimensual ó quincenario. Por esta última via es por donde pasa la correspondencia de Europa y de los Estados Unidos. Las cartas echadas en la estafeta en San José el dia 9 ó 24 de cualquiera mes, son recojidas en San Juan respectivamente el 17 del mismo mes ó el 2 del mes siguiente por los vapores correos de la Peal Compañía inglesa de las Indias Occidentales (Poyal West Indian Mail Steamers) y llegan á Southampton el 19 ó el 4 del mes próximo inmediato á la fecha de la salida del vapor, esto es: á los 32 dias de San Juan y los 41 de San José. De Southampton se distribuyen á toda la Europa. Para escribir de Europa á Costa Rica es preciso que las cartas estén en Londres el 1°- ó 16 del mes: saldrán de Southampton el 2, ó 17: llegarán á San Juan el 28 del mismo ó el 13 del mes siguiente, y á San José el 8 ó 23 próximo.

Entre Nueva York y San Juan se han establecido tambien vapores, por la Compañia del Canal marítimo Atlantico Pacifico que completan el viaje redondo en veinte á veinte y tres dias. Salen de Nueva York, el 7 y 22 de cada mes, llegan áSan Juan el 14 y 29 y están de vuelta en Nueva York los dias 4 y 19 respectivamente. Por esta via las comunicaciones tardan veinte dias peco mas ó menos, desde San José á Nueva York, y cuando tengamos un buen camino de tierra solo dilatarán 8 á 9 dias.

§ 22. INSTITUCIONES POLITÍCAS.

El sistema de gobierno es el popular representativo. No hay 'esclavos ni clases privilejiadas. El Poder Ejecutivo está en manos de un Presidente responsable, elejido popularmente en elec

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »