Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

cretar el desestanco, 6in contar antes con otra renta igualmente segura que reemplazase la renta de tabacos, porque ante todas cosas debe haber hacienda pública, para tener gobierno y poder disfrutar de orden y paz. Una reforma prematura acarrearía males incalculables.

Dos cosas mas necesita Costa Rica, para continuar en la carrera del progreso: Brazos y capitales. Es de creerse que cuando el pais sea mejor conocido, el interés individual á la sombra de nuestras instituciones eminentemente liberales y de la política ilustrada de nuestro gobierno, irá satisfaciendo á estas exijencias.

Entre tanto, congratulando á mi patria por la situacion lisconjera en que se encuentra, y lleno de confianza en su porvenir, considero haber expuesto cuanto me propuse decir en este discurso preliminar.

[merged small][ocr errors]

PARTE PRIMERA.

BOSQUEJO DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA.

§ 2. INTRODUCCIÓN.

El pais que lleva actualmente el nombre de República de Costa Rica, es aquella porcion de la América Central que se extiende entre Nicaragua y Panamá; bañándola de un lado el Oceáno Pacífico y del otro el Oceáno Atlántico. Provincia en un tiempo del Reino de Guatemala, y luego Estado de la Federacion de Centro América, se hizo enteramente independiente desde que se extinguió el Gobierno General de aquella Federacion por los años 1838 á 1840; tomando con posterioridad el rango y título de República libre y soberana, en virtud de una ley fundamental de su Congreso promulgada en 31 de Agosto de 1848. Su nueva condicion política ha sido reconocida por diversas potencias, y su gobierno ha ajustado Tratados de Amistad, Comercio y Navegacion con los de la Gran Bretaña, los Estados Unidos, Francia, y las Ciudades Anseáticas.

La independencia de Costa Rica, se encuentra tambien reconocida por la España, su antigua Metrópoli, en virtud de un Tratado solemne de Paz y Amistad, cabiéndole la gloria de haber sido el primer Estado de la América Central que ha celebrado con Su Majestad Católica tan importante acto de reconciliacion. La República ha entablado igualmente relaciones internacionales con la Santa Sede, y con Su Majestad el Rey de las Dos Sicilias: tiene Tratados de alianza con Guatemala; y está en vía de celebrar pactos de amistad y comercio con la República de Chile, la Prusia, la Bélgica, el Austria y otras potencias.

Con respecto á los Estados del Salvador, Honduras y Nicaragua, que juntos con Guatemala y Costa Rica, formaron ántes la Federacion de Centro América, la actitud incierta en que permanecen, procurando, aunque en vano, establecer un gobierno común entre los tres, ha sido causa de que aun no se baya afianzado por medio de convenciones solemnes la buena inteligencia que Costa Rica desea cultivar con dichos Estados, bien sea que logren constituirse en una sola nacionalidad, bien sea que continuen siendo, como lo son ahora en realidad, tres nacionalides distintas.

§ 3. RESEÑA HISTÓRICA.

Descubrimiento T Colonizacion.—El territorio que hoy ocupa la Républica de Costa Rica fué una de las primeras rej iones del Continente Americano que se descubrieron. El inmortal Colon mismo en su cuarto viaje el año de 1502, tocó en varios puntos de su costa en el Atlántico, y el Licenciado Espinosa, Hernan Ponce y Bartolomé de Hurtado enviados de Panamá por Pedrarias Dávila, exploraron aquella comarca por el lado del Pacífico aportando á Burica en 1514 y al Golfo de Nicoya en 1516. Se dice que los primeros españoles que penetraron en el interior del pais, sometieron á los indios y se establecieron en él, fueron Juan Solano y Alvaro de Acuña, los cuales debieran mirarse como los fundadores de la colonia, y que ya en 1522, Cartago, la antigua capital de la Provincia, era una ciudad de suficiente importancia para exijir que se fijase en ella la residencia de un Gobernador V su Secretario. Aunque estos puntos no se hallan comprobados, sí existen bastantes datos para creer que Cartago se fundó dos ó tres años mas tarde por algunos de los Españoles que habian abandonado los efímeros establecimientos de Fonseca en Chiriquí y Bruselas en Nicoya; haciendo probablemente cabeza de ellos los mencionados Solano y Acuña.

Mientras tanto Gil González Dávila descubría, y Francisco Fernandez de Córdova conquistaba, la Provincia de Nicaragua, Cristobal de Olid penetraba en Honduras, y Pedro de Alvarado establecia la dominacion de los Reyes Católicos en las comarcas conocidas despues con los nombres de Guatemala y San Salvador; ejecutando otro tanto en Chiapas Diego de Masariegos.

Luego vino de Guatemala á Costa Pica, por el año de 1530 George de Alvarado hermano de Don Pedro; desembarcó en el Puerto de la Culebra y sujetó las tribus indias de Turrialba y Suerre, ó sea Aserrí.

Luego vino de España, en 1540, Diego Gutierrez con el título de Gobernador y Capitan General de la Provincia, que ya se apellidaba entonces de la Nueva Cartago.

Luego vino Fray Pedro de Betanzos con otros relijiosos de la órden de San Francisco que saco* de Guatemala ó se le fueron á juntar, y convirtió á muchos indios infieles en 1550; reforzándose posteriormente aquella propaganda con treinta frailes mas de la misma órden que reclutó en España Fray Lorenzo de Bienvenida.

Luego vino el "Clérigo Juan de Estrada Rávago con una espedicion de sesenta colonos españoles, preparada en Guatemala y Nicaragua por el mismo Rávago y por el Licenciado Cavallon y fundó en 1560 en la bahia de San Gerónimo, la villa del Castillo de Austria.

Tales fueron el descubrimiento y los humildes principios de Costa Pica. En 1574 la Colonia aparece ya bastante adelantada y con una organizacion completa bajo el mando de su tercer Gobernador y Capitan General, que lo era entónces Don Diego de Artieda Chirinos, nombrado directamente por la Metrópoli. El Rey de España le concedió esta autoridad durante su vida y la de uno de sus hijos, y le fijó por límites de su jurisdiccion la "embocadura del Desaguadero ó rio San Juan de Nicaragua hasta la frontera de "Veraguas en el mar Atlántico y desde los linderos de Nicoya hasta los valles de Chiriqui en el Pacífico."

Las circunstancias que pueden haber inducido á los esjmñoles á dar al pais el halagüeño nombre de Costa Rica se pierden en la noche de los tiempos. La tradicion generalmente recibida, y que se apoya en documentos que en época aun reciente existían en los archivos y que desgraciadamente han desaparecido, así como en la autoridad de algunos escritores, es que esta significativa denominacion la debe Costa Rica á la existencia de ciertas minas de oro llamadas el Tisingal, situadas en la Costa del Atlántico, cerca de Boca Toro, donde existió la extinguida ciudad de la Estrella. Sin embargo, yo me inclino á pensar que no ha tenido otro origen que el concepto exajerado que se formó el Almirante Colon, de las riquezas de aquella rejion, cuando recorrió su litoral.

El pais á la sazon que fué descubierto estaba ocupado por diversas tribus de indios, ó pequeñas naciones que habian alcanzado un cierto grado de civilizacion, poco mas ó menos semejante al de las otras tribus aboríjenas que ocupaban el territorio de la América Central. Puede calcularse su número por el hecho de que su administracion exijía un gobernador y cuatro correjidores, repartidos entre las poblaciones indíjenas de Quepo, Chirripó, Ujarráz y Pacaca &a.; algunas de las cuales ya no existen.

Sin embargo comparada con la parte occidental de Centro América, la poblacion indíjena de Costa-Rica era poco numerosa y fué gradualmente extinguiéndose por las mismas causas que en otras partes, esto es: por el mal trato ó el abandono de los dominadores, ó por la fusion de razas; tanto que en el dia apenas llegan ¡i seis mil los indios civilizados de raza pura que se encuentran diseminados en el territorio de Costa-Rica. Apenas queda la memoria de Quepo, Atirro, Chirripó, Chira, Cautren, Chorote y Orotina, lugares en un tiempo llenos de habitantes.

En los primeros tiempos de la Colonia, los malventurados indíjenas se vieron á veces obligados, á abandonar las poblaciones y á buscar refujio en los bosques contra nna relijion y contra deberes sociales que talvez se les imponian de una manera demasiado brusca y violenta. Algunos de sus descendientes se resienten de una mezcla con los blancos, y son conocidos con los nombres de Viceitas, Blancos, Valientes, Guatusos, Tiribís,

« AnteriorContinuar »