Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cares, Viceitas, Tejares, Talamancas, etc., etc. El Señor Maldonado, gastando $60,000 de su propio peculio, y á costa de muchos riesgos y trabajos personales, da cabo á la conquista, funda varios pueblos, edifica templos decentes y los provee de sacerdotes, para adoctrinar á sus moradores, en la relijion cristiana; en premio de cuyos servicios, se le cria Marqués de Talamanea. Mas desgraciadamente, luego que Maldonado dejó el Gobierno de la provincia, los aboríjenas abandonaron las poblaciones y volvieron á la vida salvaje. Posteriormente, Fray Melchor López y Fray Antonio de Marjil emprendieron de nuevo la predicacion del evanjelio en aquellas tierras, catequizaron muchos infieles, segun se dice, mas de 40,000, aunque este número parece exajerado, y fundaron catorce pueblos.—Juarros.

1660.—Se suprimieron en virtud de Real Orden, los correjimicntos de Quepo, Chirripó, Ujarráz y Facaca y ge puso la administrucion de aquellos pueblos bajo el mando inmediato del Gobernador de Costa Rica.—Juarros.

1666, Abril 17.—Desembarca el Corsario ó pirata Mansfield en el puerto de Matina, y se interna hasta Turríalba, segun se dice, con 800 hombres. Sale á su encuentro el Sarjento Mayor Don Alonzo de Bonilla, eon un pequeño piquete, y los invasores se retiran y reembarcan, dejando dos prisioneros. Tan feliz suceso se atribuyó a milagro de una imájen de la Virgen Santísima que se veneraba en el pueblo de Ujarráz; y en tal concepto, el Cabildo de Cartago acordó establecer una fiesta votiva que se celebraba todos los años, en el aniversario de la retirada. Esta incursion acaeció gobernando el Maestre de Campo Don Juan López de la Flor.—Documentos inéditos.

1670.—Un pirata francés toma y saquea la ciudad de Esparza, llamada primitivamente Espíritu Santo de Esperaza.—Juarros.

1679.—Gobierna la provincia de Costa Rica, el Maestre de Campo Don Juan Francisco Saenz.—Doc. inéditos.

1681.—Ocupa el destino de Gobernador, Don Miguel Gómez de Lara.—Doc. inéditos.

1681 á 1686.—Los Corsarios Charpe [Sharp]'? y otros, desembarcan en Caldera, toman á Esparza, la incendian y saquean, llevándose prisioneras varias personas de ambos sexos, que ponen luego en libertad, mediante un rescate de mil pesos. Los vecinos de Esparza se retiran á los campos de Bagaces y Landecho, quedando desde entonces despoblada aquella ciudad.—Docs. inéditos.

1689 á 1691.—Entran nuevas misiones á Talamanea, y reducen gran número de infieles á la luz evanjélica; fundando varios pueblos y conventos. La provincia permaneció sometida hasta el año de 1709.—Docs. inéditos.

1692.—Don Manuel de Bastamente y Vibero, es Gobernador de Costa Rica en este año.—Docs. inéditos.

1694.—Los R.R. P.P. Francisco de San José y Pablo de Rebullida, por mandato de Fray Melchor Lopez, entonces ya, provincial del Colejio de Propaganda Fide en Guatemala, se consagran á la conversion de los Talamancas, Chanqucnes. y Tojares.—Juarros.

1709, Setiembre 17.—Fray Pablo de Rebullida perece mártir de su zelo, á manos de los indios, en el pueblo de San Andres Urimaña.—Juarros.

Setiembre 28.—Los Talamancas se sublevan tambien, matan á los R.R. P.P. Fray Juan de Rebullida y Fray Antonio Zamora, á diez soldados, á la mujer de uno de ellos, y áf un niño, y se retiran á los bosques.—Docs. inéditos.

1710.—El Gobernador Don Lorenzo de Granda y Balvina, marcba sobre loa Talamancas, con doscientos hombres, divididos en dos trozos, el uno por el pueblo de Tuis [ya extinguido] y el otro por el de Boruca; juntándose toda la fuerza en el centro de la montaña, en el pueblo de San José Cabecar [tambien extinguido.] Allí se fortifican; matan algunos indios; y capturan á 505 indijenas de todos sexos y edades, que conducen á Cartago y reparten para el servicio de los vecinos españoles de aquella ciudad.—Docs. inéditos.

1718, Noviembre 26.—Don Diego de la Haya toma posesion del destino de Gobernador y Capitan General de la provincia. A su zelo se debe un informe que envió a la Corte, dando razon circunstanciada del estado en que la encontró; y proponiendo diversas medidas para su defensa y adelantamiento; de cuyo informe se han extractado muchas de las noticias que contiene este opúsculo.—Docs. inéditos.

1734.—Se rehabilita el puerto de Caldera para el comercio de cabotaje, con los demas del reino de Guatemala y de Nueva España. Merced á esta medida los habitantes de Costa Rica, comenzaron á respirar y recobrarse de la miseria en que habian estado sepultados largos años, á consecuencia de la clausura de los puertos, por temor de piratas.—Documentos inéditos.

1743.—Se construye el fuerte de San Fernando, en la Boca del rio Matina, á media legua de la playa del mar; cuyo fuerte estaba dotado con una guarnicion de cien hombres; pero subsistió pocos años, habiendo sido abandonado, y convirtiéndose pronto en ruinas, do que ya no queda vestijio.—Juarros.

1750-—Por este tiempo se suprimid la Alcaldia mayor de Nicoya, y se puso dicho partido bajo la sujeccion del Gobernador de Costa Rica, en virtud de Real Orden: aunque mas tarde se hizo un nuevo arreglo, y se estableció un subdelegado parala administracion del referido partido.—Documentos inéditos.

1751 á 1752.—El limo. Señor Don Pedro Agustín Morel de Santa Cruz visita los pueblos de su diócesis, que segun refiere en la relacion que ha dejado, se dividia en tres provincias distintas, á saber. Nicaragua, Nicoya, y Costa Rica.

"La provincia de Costa Rica, dice, se halla situada entre los mares de Sur y "Norte que la bañan; y tiene de longitud 150 leguas, desde la parte Septen"trional, que es la Boca del rio Jimenez, hasta la Meridional, que es la Boca de 'Chiriquí viejo, que la divide de la provincia de Veragua; su latitud se exti"ende á 135 leguas, contadas desde el rio de la Estrella, que cae á la parte "Oriental, hasta el rio del Salto, que está á la Occidental, y la separa del par"tido de Nicoya." Nótese, que el Señor Morel no menciona, como términos divisorios de Costa Rica con Nicaragua, ni el rio Jimenez [que entre paréntesis, es otro nombre del Colorado,] ni el de la Estrella, pues, si hablara en semejante sentido habría incurrido en graves equivocaciones. Nótese igualmente, que Nicoya ha tenido en todos tiempos, tanto en lo político como en lo eclesiástico, una cierta individualidad, que lo colocaba en una relacion peculiar respecto al Gobierno de Nicaragua.—Correo del Istmo. No. 69.

1780, Abril 24.-—Estando en guerra con España, suben los ingleses con fuerzas considerables el rio San Juan, y despues de trece dias de asedio, toman en esta fecha el Castillo de la Concepcion [Castillo Viejo], donde permanecieron cinco meses, hasta que la falta de recursos para subsistir y lo mortífero del clima, los obligó á retirarse. De 1800 hombres, enviados á San Juan y Mosquitos, solo 380 sobrevivieron; habiendo sucumbido todos los demas, á las enfermedades. El despues, tan justamente celebrado Lord Nelson, servia en la expedicion; pero su fortuna quiso que habiendo enfermado en los primeros dias, se le permitiese volver á los buques, que estaban en la costa, para curarse.— Southey, vida de Nelson.

1796, Febrero 26.—Carlos 4o expide, con esta fecha, en Aranjuez, una real orden, habilitando el Puerto de San Juan, "para que la provincia de Nicaragua y otras [dice] distantes mas de trescientas leguas de la capital de Guatemala y de los puertos de Omoa y Santo Tomás de Castilla, puedan hacer el comercio directamente con la Metrópoli, sin los inconvenientes de tan larga distancia.—Documentos inéditos.

1797.—Por este tiempo se crea la Intendencia de Nicaragua, compuesta de la provincia del mismo nombre, de la de Costa Rica y de la Alcaldia Mayor de Nicoya.—Juarros.

1803, Noviembre 20.—Con esta fecharse expide en San Lorenzo, la famosa real órden, por la cual se dispuso, que la Isla de San Andrés y la Costa de Mosquitos, desde Cabo Gracias á Dios, hasta el rio de Chagres, se segregasen de la Capitania General de Guatemala y se incorporasen al Vireinato de la Nueva Granada. Esta providencia, que nunca llegó á tener efecto, y contra la cual representó el Presidente de Guatemala, no tenia otra mira que la de aseguar la defensa de dicha costa, mediante los grandes recursos navales y militares que estaban concentrados en el apostadero de Cartajena, y solo pnede estimarse como una medida transitoria, que en nada alteraba las demarcaciones políticas y jurisdiccionales, existentes durante tres siglos, entre los dos Reinos de de Guatemala y Santa Fé. Así lo prueba la circunstancia de haberse emitido la disposicion, por una simple órden del Ministerio de la guerra, sin haber sido consultado el Supremo Consejo de Indias, cuya intervencion habria sido indis

« AnteriorContinuar »