Imágenes de páginas
PDF
EPUB

biendo la cuesta que dicen la Cabrera de los Papagayos, vertientes á la otra banda un arroyo que corre en el primer guayco é quebrada é valle alinde con tierras de Luis de Torres, difunto, de una estancia y tierras de sementeras, y los demas aprovechamientos, en que haya sesenta hanegadas de sementera de maiz; e mando a cualesquier justicias de su Su Magestad vos den la posesion dellas, de la que no sereis despojado en manera alguna, é os amparo é defiendo en ella-Fecha en Salta hoy veinte é cuatro de mayo de mil é quinientos é ochenta é ocho años-Joan RAMIREZ DE VELASCO—Por mandado de su Señoria, Luis de Hoyos, secretario.

Testimonio de la merced de tierras hecha a la Conpa

ñia de Jesus, en el Valle de Salta, por el gobernador Ramirez de Velasco.

Joan Ramirez de Velasco, gobernador y capitan general, justicia mayor en estas provincias y gobernador de Tucuman, por el Católico Rey nuestro Señor, por el presente en su Real nombre hago merced á la Casa é Convento del nombre de Jesus que en esta ciudad se hubiere de eregir é fundar, para ayuda del sustento de los Padres que tengan tierras y chacras para sembrar maíz (falta la conjuncion é) trigo é otras legumbres, en los términos y jurisdiccion de esta ciudad, subiendo la cuesta que dicen la Cabrera de los Papagayos, vertientes á la otra banda un arroyo que corre en el primer guayco é quebrada é valle, alinde con tierras de Luis de Torres, difunto, de una estancia y tierras de sementera, y los demas aprovechamientos, en que haya sesenta fanegadas de sementera de maíz, y mando á los jueces é justicias de S. M. vos dén la posesion de ellas de las cuales no sereis despojado de ninguno, y os amparo y defiendo en ellas. Fecha en Salta á veinte y cuatro de mayo de mil seiscientos y diez y siete años, é lo firmé-Joan Ramirez de Velasco--Por mandado de Su Señoria, Luis de Oyos, secretario.

Concuerda con la merced de tierras original que exibió ante mi el R. P. Pablo Restivo, Rector del Colegio de esta ciudad, que devuelvo á su poder, á que me refiero, testigos á la correccion, el capitan de caballos Agustin de Figueredo y Agustin Lopez. Fecho en la ciudad de Lerina, Valle de Salta, en ocho dias del mes de marzo del año de mil setecientos y diez y ocho; y en fé de ello lo signo y firmo. En testimonio de verdad—Francisco Lopez de Fuenteseca, escribano público y cabildo.

Sin derechos-Recibí el título inserto–Pablo Restivo.

EL PÓSITO DE BUENOS AYRES.

La provision de la audiencia de Charcas, que insertamos en seguida, revela quien fué el fundador en Buenos Ayres del pósito de trigo, cuyo establecimiento constaba por los acuerdos mas antiguos que se conocen del cabildo de esta ciudad, pero cuyo origen era ignorado.

El Señor Juan de Torres Navarrete, teniente general de la gobernacion del Plata, dotó á Buenos Ayres de esa benéfica institucion, con el importe de una multa impuesta en el Paraguay y aplicada á beneficio de los pobres de esta ciudad.

Por el acuerdo de 27 de febrero de 1589, inserto en la página 126 del tomo primero del Registro Estadístico de 1863, se vé que, antes de espedirse la provision, el cabildo de Buenos Ayres cuidaba de la administracion del granero público, lo que prueba que la propiedad del establecimiento no era desconocida á la ciudad, como lo aseguró el procurador en su peticion á la audiencia.

Antes de nuestras investigaciones históricas, el señor Juan de Torres Navarrete era un personage completa. mente desconocido. Los cronistas no habian hecho

14

REVISTA DEL ARCHIVO GENERAL

REVISTA DEL ARCHIVO GENERAL

eran una

mencion de él, en ningun caracter, asi es que su resurreccion para los anales del país nos pertenece esclusivamente; y es para nosotros una satisfaccion mas el poder agregar hoy á los actos que hemos hecho conocer de aquel funcionario, el relativo al fomento de la agricultura en Buenos Ayres con el establecimiento del pósito en esta ciudad.

Los pósitos eran una verdadera institucion bancaria aplicada al fomento de la agricultura, en que se daban granos al labrador que debia volver á la administracion en el plazo y con el premio establecidos. En Buenos Ayres, segun recordamos haber visto en un documento, se cobraba un diez por ciento de utilidad.

El procurador general de esta ciudad pidió á la audiencia de Charcas, en 1589, lo que consta de su memorial incorporado en la provision, y aquel tribunal aplicó esclusivamente á los pobres enfermos del hospital de San Martin las utilidades del establecimiento.

Provision de la Audiencia de la Plata, aplicando al

Hospital de Buenos Ayres el trigo del Depósito-10 de Abril de 1589.

Don Felipe por la gracia de Dios, rey de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Secilias, de Jerusalen, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdova, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarves, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales, islas y tierra firme del mar Oceano, archiduque de Austria, duque de Borgoña, Brabante y Milan, conde de Abspurg, de Flandes y de Tivol y

de Barcelona, señor de Viscaya y de Molina, etc.—A vos, don Fernando de Zárate, caballero del hábito de Santiago, nuestro gobernador y capitan general de las provincias de Tucuman y Rio de la Plata, y al que adelante os sucediere en el dicho oficio y cargo, en las dichas provincias del Rio de la Plata, y vuestros tenientes en el dicho oficio, al. caldes ordinarios, cabildos y regimientos de las ciudades de dicha gobernacion, á cada uno é cualquier de vos, salud y gracia: sabed, que en la nuestra audiencia y chancilleria Real que por nuestro mandado reside en la ciudad de la Plata del Pirú, ante el nuestro presidente é oidores della se presentó el escrito que se sigue:-Mui poderoso Señor -Mateo Sanches, procurador general de la ciudad de la Trinidad, puerto de Buenos Ayres, digo: que al tiempo y cuando Juan de Torres Navarrete, teniente de gobernador, mandaba en la ciudad de la Asuncion, un soldado llamado Sancho de Muriveta tuvo ciertos pleytos en la dicha ciudad, y en la sentencia que contra él dió y pronunció el dicho Juan de Torres Navarrete, teniente de goberna dor, le condenó de cierta cantidad de pesos para los pobres que estaban en la ciudad de Buenos Ayres; y despues, pareciéndole que era mejor hacer un depósito de trigo en la ciudad de Buenos Ayres, envió cantidad de ropa de Tucuman, para que la comprasen los vecinos y lo pagasen en trigo, para el dicho depósito, y lo compraron y pagaron, y despues bajó el dicho Juan de Torres Navarrete á la ciudad de Buenos Ayres, decian que era suyo, y lo cobraban por el dicho Juan de Torres Navarrete, te

niente de gobernador. A vuestra Alteza pido y suplico · mande librar su real provision, carta y sobre carta, para

que no tomen el trigo del depósito, y si caso fuere que lo hubieren tomado, que lo vuelvan y restituyan, y para que se reparta conforme á derecho, para que se dé á los pobres

« AnteriorContinuar »