Imágenes de páginas
PDF
EPUB

en que

cuya causa los arrendadores de estos derechos en la forma referida , mando tambien que los no quieren cobrarlos de ellos, y los cobran de jueces y ministros del contrabando y almiranvosotros por entero, sin considerar la cantidad tazgo ni otro alguno, no puedan poner ni

pongan que os hurtan, la que se pudre y gastais en en ellos guardas á costa de los maestres ó duevuestro sustento, demas de que sobre quererlo nos, ni sobre esto se os hagan molestias á los cobrar vosotros de tales personas, os maltratan unos ni á los otros, que es en conformidad de lo y no lo pagan : quiero y mando que este derecho dispuesto en los capítulos 4.° de la institucion se cobre de los compradores y consumidores, deldicho almirantazgo , por el cual se hace cony los arrendadores pongan persona por su cuen- signacion en efectos tocantes á él para la satisfacta que lo cobre, como se hace en la renta de cion de las guardas y ministros suyos, y en el la alcabala y almojarifazgo , con tanto que hayais 8.° de las paces, se manda que los vasade ser obligados, como yo os obligo, á que ha llos de un rey en el territorio del otro sean trayais de rejistrar y rejistreis todos los dichos tados como los mismos naturales, en cuyos nagéneros de pescado referido, como teneis obli vios nunca se han puesto guardas á costa de los gacion, conforme a los despachos generales, maestres ni dueños de ellos. » sin que de esto se pueda esceder en manera »5.o Y porque tambien los ministros del conalguna. »

trabando en los dichos puertos luego que los »3.• Y porque de las visitas que os hacen los navios dan fondo piden a los maestres los libros arrendadores se os siguen grandes molestias, de sobordo, y si en ellos no se hallan escritas las quiero y mando que en las ciudades de Málaga, mercaderias que os vienen asignadas, os hacen Sanlúcar y Cádiz se os guarde y cumpla el pri causa por ello , aunque tengais los conocimienvilejio de no poder visitarse las mercaderías tos que los maestres han dado de haberlas reciestando en vuestras casas, que es en la forma bido para entregarlas segun su consignacion, en que está dispuesto y mandado por dicha provi- lo cual recibis notorio agravio , porque el mejor sion de 19 de marzo de este año , y es lo mismo instrumento que podeis tener son los conocique se concedió a los que residen en la ciudad de mientos de los maestres, porque por ellos los Sevilla ; y asimismo mando que la dicha visita apremiais por justicia á que os entreguen las no la pueda hacer ningun arrendador, pues en mercaderías; y si los maestres por descuido ó la aduana dejais pagados todos los derechos: y por malicia no las escriben en los dichos libros esto se os guarde y cumpla inviolablemente.» de sobordo , no es justo que se ejecute la pena

» 4.° Y porque a todos los navios que vienen á en los dueños de las mercaderias, sino en los los dichos mis reinos de los de Inglaterra, Irlan maestres y navios, y ejecutándose en esta forda y Escocia, los ministros del contrabando y del ma, los libros de sobordo siempre estarán justialmojarifazgo, sobre el visitarlos así como en ficados: en cuanto á esto es mi voluntad y detran en los puertos , hacen grandes vejaciones claro, que los maestres cumplan con exhibir y molestias á los maestres de ellos, y cierran á los libros de sobordo a los tres dias de como halos dichos navios las escotillas y pañoles, dete yan entrado en los dichos puertos; y mando

que niendo el hacer la visita ocho y quince dias y por esta causa, mostrando los dueños de las poniendo guardas á costa de los maestres, las mercaderias los conocimientos, no se os pueda cuales quieren que las sustenten y regalen con hacer ni haga causa ni molestia alguna.» dádivas; mando a los dichos ministros , asi del »6.• Y porque asimismo, los jueces de sacas contrabando como del almojarifazgo, y á cada y otros ministros os hacen muchas molestias y uno y á cualquiera de ellos, que dentro de ter vejaciones si hallan en los navios dinero, y es cero dia hayan de hacer y hagan la dicha visita, fuerza que los maestres tengan cantidad, consin ponerles guardas, ni llevar derecho por esto; forme las toneladas, para comprar velas, cables, y si las pusieren sea á costa del almojarifazgo ancoras y otros bastimentos necesarios; doy limayor y almirantazyo, pues vosotros no debeis cencia y permision para que habiendo primero cosa alguna. Y cuando vinieren á dichos puertos hecho rejistros, como se acostumbra , ante el de Málaga, Cádiz y Sanlúcar cualesquier navios juez que conoce de estas causas, cada navio puecon mantenimientos ó mercaderias, al tiempo da tener tres reales de á ocho por cada tonelada de la visita y de la descarga, ni en otro alguno, para el dicho efecto, y no para otro alguno,

sin que se pueda hacer ni haga causa alguna por sin poner en ello escusa , réplica, duda, ni dificllo. »

cultad alguna; á los cuales mando que no se en»7.• Y porque tambien los fieles ejecutores de trometan ni puedan entrometer en cosa alguna la dicha ciudad de Sevilla os hacen molestias, ve tocante á lo contenido en las dichas provision y jaciones y causas , diciendo que es de ordenanza cédulas y en esta mi carta, sino que las guarden manifesteis la manteca, baqueta y otras merca y crimplan y hagan guardar , cumplir y ejecutar derias y mantenimientos, y que declareis los en todo y por todo como en ella se contiene; y á precios á que vendeis y á que personas, por lo cada uno en la parte que le tocare las haga levar cual ha dos años que no se trae manteca á la di y lleve a pura y debida ejecucion con efecto, de cha ciudad, y la ordenanza no debe hablar con manera que todo ello se cumpla , sin que sea neel estranjero que trae sus mercaderías y mante cesario ocurrir mas á mi sobre esto, no embarnimientos por alta mar, sino con los regatones gante cualesquiera leyes y pragmáticas de los que van a comprarlas á los puertos y las traen á mis reinos y señoríos, ordenanzas, estilo , uso la dicha ciudad para ganar en ellas ; declaro no y costumbre, y todo lo demas que haya ó pueda tener obligacion a hacer las dichas manifesta haber en contrario; con lo cual para en cuanto ciones, ni por ello se os pueda obligar á hacer á esto toca y por esta vez dispenso y lo abrogo las , ni hacerseos causas; y si las hicieren mian y derogo, caso y anulo y doy por de ningun vado se remitan al juez conservador , para que él lor y efecto , quedando en su fuerza y vigor para las determine. »

en lo de adelante. Y de esta carta han de tomar »8." Y porque muchas veces habiendo arren la razon los contadores que la tienen de mi real dado casas en que vivir y tener vuestras mer hacienda, y declaro que de esta merced habeis caderias, estándolas vendiendo, personas pode- | pagado el derecho de la media anata. Dada en rosas que tienen privilegio os las quitan antes de Valencia á 9 de noviembre de 1645 años. - Yo cumplir vuestros arrendamientos, por ser gran el rey.-Yo Antonio Carnero, secretario del des y haberlas buscado donde está el comercio, rey nuestro señor la hice escribir por su many os obligan á mudar las mercaderias , las

dado. - Licenciado don Juan Chumacero y Carles se os maltratan y hurtan; quiero y mando rillo. — Licenciado don Antonio de Campo-Reque durante el tiempo de vuestro arrendamiento dondo

y Rio.— Licenciado José Gonzalez.no se os puedan quitar las dichas casas por nin- Rejistrada. - Miguel de Olariaga , teniente de guna persona, aunque sea juez y tenga privilejio chanciller mayor. — Miguel de Olariaga.» particular. »

Sigue el articulo 1.o » Y para que todo ello sea cierto y seguro Prometen mútuamente sus reales Majestades mando al rejente y jueces de la mi audiencia de que se guardarán y cumplirán de buena fé, y grados de la ciudad de Sevilla , alcaldes de la

cuidarán en todo tiempo que sus ministros y oficuadra de ella y al mi asistente de la dicha ciu ciales y los demas súbditos guarden y cumplan dad y á su lugarteniente en el dicho oficio, y á todos y cada uno de los artículos de este tratado los demas jueces y justicias de ella y de otras antecedente y cualesquier privilejios , concesiocualesquiera ciudades, villas y lugares de los nes, concordias y otros cualesquier beneficios mis reinos y señorios de la corona de Castilla

de cualquier género a favor de los súbditos de á quien principal o incidentemente tocare todo

una y otra parte que se contienen en dichos arlo aquí contenido, que todas las causas que estu- ticulos, como tambien en las cédulas adjuntas, vieren pendientes en que vosotros fueredes reos,

de manera que usen y gocen en adelante los siendo de las calidades en esta mi carta declara- súbditos de una y otra parte del efecto plenario das , provean y den orden se remitan luego al de aquellas mismas cosas y de cada una de ellas, juez conservador que os tengo nombrado en el

escepto tan solamente aquellas sobre las cuales estado que estuvieren , aunque se hayan empe para satisfaccion reciproca se hubiere dispuesto zado antes ó despues de la dicha mi provision otra cosa en los artículos siguientes, como tamde 19 de marzo de este año , juntamente con las bien de todas aquellas que se contienen en los dichas provision y cédulas, sin embargo de ha dichos siguientes articulos. Demas de esto se berse mandado por la dicha mi audiencia de confirma y ratifica nuevamente el tratado que grados dar traslado de ello al dicho mi fiscal, y para quitar disensiones, reprimir robos y esta

cua

blecer la paz en América entre las coronas de por tanto esta regla es y ha de ser la base y funEspaña y de la Gran Bretaña, se ajustó entre damento del presente tratado de comercio (lo ellas el año de 1670 (4); con tal que no sea en cual se entiende reciprocamente de los súbditos perjuicio de otro contrato alguno, ú otro privi- de España que contratan en la Gran Bretaña en lejio ó licencia que por su Majestad católica se todo lo que segun lo pactado les compete); y hubiere concedido a la reina de la Gran Bretaña conviniendo mucho para arreglar justamente y ó á sus súbditos en el tratado de paz que nueva con reciproca utilidad las disposiciones del comente se ha concluido, ó en el contrato del mercio se forme un breve, claro y fijo método asiento; y tambien sin perjuicio de otra cual de los derechos que se hubieren de pagar; por quier libertad ó facultad anles de ahora pertene esta razon se ha convenido y concluido que denciente, é permitida , ó concedida a los súbditos tro del plazo de tres meses desde la ratificacion de la Gran Bretaña.

de este tratado se juntarán en Madrid ó en CaArticulo 2."

diz por parte de ambas reales Majestades comiLos súbditos de sus reales Majestades que en

sarios que para esto se han de señalar y poner los dominios de una y otra parte comerciaren, de una y otra parte, por mano de los cuales se no deberán pagar por las mercaderias que intro forme sin perder tiempo alguno un arancel nuedujeren ó sacaren mayores derechos ni otros vo, el cual deberá estar público y patente en ningunos que los que se pidieren y cobraren de todos los puertos y espresará y contendrá por otra nacion la mas amiga; y si sucediere que en menor los derechos que en adelante se hubieren adelante se conceda por una ú otra parte alguna

de pagar por las mercaderias que se introduzcan diminucion de derechos ú otros beneficios á al ó saquen de Castilla, Aragon, Valencia y Cataguna nacion estraña gozarán lambien de ellos luña: arreglándolo de modo que se reduzcan á reciproca y enteramente los súbditos de una y un solo derecho y un solo pago todas las difeotra corona. Y así como se ha convenido en lo rentes imposiciones que en tiempo del último tocante á los derechos, como queda referido, rey Carlos II se pagaban bajo de varios nomdel mismo modo se ha establecido tambien por bres y en diferentes oficinas ó cajas por las merregla general entre sus reales Majestades, que caderias que entraban ó salian de los puertos de todos y cada uno de los súbditos suyos usen y España, comprendidos tambien en ellos los reigocen en todas las tierras y lugares sujetos al nos de Aragon y Valencia y el Principado de dominio de una y otra parte, enteramente, de Cataluña ; esceptuando solo á Guipúzcoa y Vizlos privilegios , libertades é inmunidades en or caya, de que se hablará despues. den a todas y cualesquier imposiciones ó tribu Y respecto de que el embajador británico pitos tocantes a las personas, mercaderias, mer dió con grandes instancias se previniese á los cancias, navios, fletes, marineros, navegacion dichos comisarios cuidasen especialmente de no y tráfico, y logren en todo de igual favor asi en incluir en el nuevo arancel mayores derechos ú los tribunales y justicias como en todas las de otras cargas para cobrarlas en adelante en algun mas cosas que miren al comercio ú á otro cual puerto marítimo o terrestre dentro de los domiquier derecho, al que usa y goza ó en adelante nios del rey católico, que las que se pagaban en pudiere usar y gozar cualquier nacion estranje el reinado del pasado rey de España Carlos II ra, la mas amiga, segun mas largamente se de en las aduanas del puerto de Santa Maria ó de clara en el artículo 38 del tratado del año de Cadiz , consintieron los embajadores de España 1667, que va especialmente inserto en el articu y se ha convenido y pactado, que en cuanto á lo antecedente.

los dichos puertos de Cadiz y Santa Maria se Articulo 3.o (5)

observe aquella regla, de manera que cesando Respecto de que por el tratado de paz recien y quitándose todo aumento de derechos que acatemente concluido entre sus reales Majestades so se hubieren introducido alli despues del tiemse puso y estableció por base y fundamento, que po de Carlos II con ocasion de la guerra ó los súbditos ingleses us asen y gozasen en todas pretesto de habilitacion ú otro cualquiera , los las partes de los reinos de España de los mismos súbditos ingleses no estarán obligados á pagar privilegios y libertades, en materia de comercio, en los puertos de Santa Maria y de Cadiz por de que gozaban en tiempo de Carlos II ; y que las mercaderias que hubieren traido o llevaren,

con

mayores cargas , de cualquier género, ó debajo juicio del rey su amo , no se podian ajustar los de cualquier título que sea , asi antes como des derechos en cada uno de los puertos de España pues de firmados los dichos aranceles, que los á la regla de los que en Cadiz ó en el puerto de que allí se pagaron en tiempo de Carlos II. Santa Maria consiguieron ó podrán conseguir;

Tambien se encargará ante todas cosas á los por esta causa ha parecido dejar la ventilacion y dichos comisarios en cuanto a los puertos de determinacion de esta materia á los comisarios Santa Maria y de Cadiz , que en la formacion que hubieren de formar los nuevos aranceles. de los nuevos aranceles no se gobiernen por los Promete tambien el rey catolico que se quitarán antiguos derechos, que por su grande esceso luego en los dichos puertos todos los aumentos dejaron de exijirse en tiempo de Carlos II; sino de derechos que acaso se hubieren introducido que solamente sigan aquellos que ó con nombre en ellos despues del tiempo de Carlos II con de aranceles o de rejistros constare haber sub motivo de la guerra ó con titulo de habilitacion sistido en tiempo de Carlos II, y pagandose u otro cualquiera : y asimismo que ó se estableconforme á ellos los derechos. Y tambien se ha cerá en los dichos puertos la misma regla en que convenido que será enteramente licito a los sub se ha convenido para Cadiz y el puerto de ditos ingleses llevar las mercaderias, despues Santa Maria, ó á lo menos se guardará asi ande pagados por ellas en los dichos puertos los tes como despues de hechos los dichos aranceles derechos, conviene á saber, hasta que se for la que en tiempo de Carlos II subsistia respectimen los dichos aranceles, los que se pagaban vamente en cada puerto; de manera que no se en tiempo de Carlos II, ó los que despues se cobren en adelante, alli ni en otro cualquier luhubieren de pagar por las mercaderias que se gar de tránsito mayores derechos que los que se trajeren, segun el tenor de los tales aranceles, pagaban en dichos lugares en tiempo de Cará otro cualquier puerto o lugar de los dominios los II. Ademas se observará en ellos lo que se sobredichos de España, por tierra ó por mar, ha espresado arriba en este mismo articulo en sin que por este motivo se les pidan de ningun orden á los derechos de alcabalas, cientos y mimodo los derechos ya pagados: antes bien para llones. En cuanto a los puertos de Guipúzcoa y quitar cualesquier pleitos, que sin embargo de Vizcaya ú otros no sujetos a las leyes de Castila exacta administracion de justicia en España, lla, en los cuales en tiempo de Carlos II se paconsta haberse orijinado otras veces por causa gaban menores derechos que los que se cobrade otras cargas que algunas veces se exijian con ban en Cadiz ó en el puerto de Santa Maria, gravisima descomodidad de los comerciantes y promete su real Majestad católica no aumentar perjuicio del comercio, se ha convenido en que por el nuevo arancel los tales derechos en los Jas mercaderias de que se hubieren pagado los dichos lugares, pero que entre tanto quedarán derechos, como se ha dicho antes, en Cadiz o como en tiempo de Carlos II. Pero las mercaen el puerto de Santa Maria, y se hubieren derias que despues de introducidas en los puertrasportado para venderlas en grueso y por ma tos de Vizcaya y de Guipúzcoa se llevaren por yor, serán libres y exentas de otra cualquier tierra á los reinos de Castilla y de Aragon , sacarga por toda España; pero con tal que el due tisfarán en el puerto de su primera entrada en ño de las mercaderias ó el factor traiga testimo dichos reicos los derechos que en tiempo de nios por donde conste haber pagado , segun se Carlos II se pagaban alli, ó los que se estableha dicho, debidamente los derechos; y en caso cieren en el nuevo arancel. de no hacerlo asi se tendrán las mercaderias por

Articulo 4.° introducidas de contrabando. Y en cuanto a los Consiente el rey católico y promete , que en derechos que hubieren de pagarse de alcaba- | adelante será licito á los ingleses que residieren las , cientos y millones se habrá de observar lo en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa alque tocante á ellos se declara en los artículos quilar casas ó almacenes á propósito para guar5.° y 8.o de este tratado.

dar en ellos sus mercaderias. Y para que esto Y respecto de que fueron los embajadores de se pueda hacer de la misma manera y con los España de dictámen que sin lesion de las leyes mismos privilegios y libertad de que han gozadel reino y de varios privilegios suyos que tie do o debido gozar los dichos ingleses en AndaDen fuerza de ley, y tambien sin gravisimo per lucia ó en otros cualesquier puertos ó lugares

de España en virtud del referido tratado del , de dos mil ducados para la real cámara de su año de 1667, ó de alguna cédula u ordenanza Majestad ó del hospicio general de Madrid. Los concedida por sus Majestades católicas; dará escribanos de las aduanas ó del contrabando no su real Majestad las órdenes repetidas para su llevarán por despachar los dichos testimonios de cumplimiento. De esta misma libertad gozarán certificacion mas de quince reales de vellon; los súbditos españoles en cualesquier puertos y si no es que se disponga otra cosa en el nuevo lugares de la Gran Bretaña, con todos los pri arancel que se hiciere. vilejios que por el predicho tratado les perte

Articulo 6.0 necen.

Y así como los súbditos de sus reales MajesArticulo 5." (6)

tades deben tener de una y otra parte el uso y Y para evitar los abusos que se hallan en la libertad de la navegacion y del comercio entecobranza de los derechos de alcabalas y cientos, ro, salvo y libre de toda molestia todo el tiempo consiente su Majestad católica que quede á elec que subsista la paz y amistad establecida entre cion de los súbditos ingleses que entraren sus sus reales Majestades y sus coronas; del mismo mercaderias por cualquier puerto terrestre ó modo quisieron prevenir sus reales Majestades maritimo de España para venderlas por mayor, el que no queden privados sus súbditos de esta el pagar los dichos derechos de alcabalas y seguridad por algunas centellas de discordias cientos en el mismo lugar ó puerto de su pri- que acaso pudiesen nacer; antes bien que gocen mera llegada , ó sino en donde y cuando se ven del entero beneficio de la paz, entre tanto que dieren, conforme a las leyes de Castilla; cuyos no se declare guerra entre ambas coronas. Y derechos serán los mismos que los que se paga ademas, se ha convenido tambien, que si lleban en tiempo de Cárlos II. Tambien se ha con gase el caso (lo que Dios no permita) de movervenido que podrán los súbditos ingleses enviar se y declararse guerra entre sus reales Majesó trasportar las mercaderías que quisieren ven tades y sus reinos, se dará, segun lo ajustado der por mayor (y por las cuales hubieren ya en el artículo 36 del referido tratado del año pagado una vez los derechos de alcabalas y de 1667, el término de seis meses despues de cientos) á cualquier puerto ó lugar de los do declarado el rompimiento á los súbditos de enminios de su Majestad católica en Europa ,

sin

trambas partes que residieren en los dominios que se les haga molestia alguna, ni se les vuel de la otra, en el cual les será permitido retivan á pedir los dichos derechos ú otros algunos rarse juntamente con sus familias , bienes, merpor la primera venta; pero con condicion que caderias, navios y caudales, y llevarlos por los que llevaren dichas mercaderias presenten tierra ó por mar adonde quisieren, pagando los guias ó testimonios de los recaudadores ó admi- derechos debidos y acostumbrados : y asimismo nistradores de las aduanas, por donde conste les será permitido tambien entonces vender y haberse pagado los tales derechos por las di enajenar sus bienes muebles y raices, y sacar chas mercaderias , y otros testimonios tambien | libremente y sin embarazo alguno el valor de que justifiquen que las dichas mercaderias no su venta: ni se les podrá en este tiempo detener han sido vendidas todavia. Pero si algun comer ni molestar con embargo ó prision á ellos ni á ciante vendiere por menor sus géneros, estará sus bienes, mercancias, efectos é intereses; obligado a pagar , bajo de las penas impuestas antes bien obtendrán buena y pronta justicia los por las leyes, todas las cargas locales y munici- súbditos de una y otra parte, para que durante pales que por la dicha venta se deben y acos el espacio de los seis meses puedan cobrar las tumbran pagar , juntamente con los derechos cosas y hacienda que hubieren dado fiadas asi de alcabalas y cientos y otros cualesquiera que al público como á los particulares. hubiese. Consiente tambien su Majestad catoli

Articulo 7.0 ca, que si despues de haber exhibido los testi Tambien se ha convenido que todos los damonios arriba mencionados, algun oficial ó re ños que los súbditos de entrambas coronas juscaudador de derechos los pidiese segunda vez tificaren haber padecido al principio de esta úly por esta causa detuviese el paso de las mer tima guerra contra el tenor del dicho artículo 36 caderias, ó de cualquier modo causase alguna del referido tratado del año de 1667, tanto en molestia, el oficial culpado incurrirá en pena sus bienes muebles como raices se resarzan re

« AnteriorContinuar »