Imágenes de páginas
PDF

los que en parte habia de poseer, segun la norma de los mismos articulos preliminares sobre el órden de suceder en la serenisima casa de Austria, que mas difusamente se declaró en la pragmática sancion, publicada el dia 19 de abril del año de 1713. Y habiéndose considerado atentamente que no podia permanecer ni durar la pública tranquilidad, ni que tampoco puede encontrarse otro seguro medio para conservar permanente el equilibrio de Europa que el de mantener desde ahora ileso en todo el espresado órden de suceder contra cualesquiera futuras maquinaciones; su sacra real Majestad cristianisima se ha obligado en la mas válida forma á defender el espresado órden de suceder, así por el esmero que pone en mirar por la tranquilidad pública y conservar el equilibrio de Europa, como en consideracion de las condiciones de la paz, en que principalmente por es— ta causa ha consentido su sacra Majestad cesárea. Y para que no pueda ofrecerse en adelante duda alguna en cuanto al efecto de esta defensa ó garantía, promete su espresada Majestad cristianísima, en virtud del presente articulo, que dará la misma defensa ó garantía todas cuantas veces fuere necesario, ofreciendo por sí y sus herederos y sucesores, en el mejor y mas firme modo que pueda hacerse, que quiere y debe defender, mantener y como dicen, garantir con todas sus fuerzas, siempre que fuere necesario, contra cualesquiera, el referido órden de suceder que su sacra Majestad cesárea declaró y estableció en forma de fideicomiso perpétuo, indivisible é inseparable, afecto á la primogenitura para todos los herederos de amhos sexos de su Majestad, por el solemne instrumento publicado el dia 19 de abril del año de 1713, y puesto al pie del presente tratado, el cual fue estendido en fuerza de ley y de pragmática sancion, que ha de valer perpétuamente por instrumentos auténticos, y recibido por el sacro romano imperio en virtud de la resolucion de 11 de enero del año de 1732 para defenderlo, y garantirlo segun vulgarmente se dice. Y como, segun esta regla y órden de suceder, en caso de que, siendo Dios servido, llegare á haber prole masculina descendiente de su sacra Majestad imperial, deba suceder el primogénito de sus hijos, ó por muerte de este, el primogénito del mismo primogénito, pero no quedando sucesion masculina de su sacra Majestad

cesárea, deba la primogénita de las serenísimas archiduquesas de Austria y sus hijas, suceder por el órden y derecho de primogenitura, indivisible, observado siempre en todos los reinos, provincias y estados, que actualmente posee su sacra Majestad imperial, sin que en ningun tiempo se dé lugar á division ó separacion alguna á favor de aquellos ó aquellas que son de segunda, tercera ú otra remota línea ó grado, ó por otra cualquiera causa, permaneciendo tambien este mismo órden y derecho de primogenitura indivisible, que se ha de observar perpétuamente en todos tiempos en todos los demas casos que pudieren sobrevenir en la línea masculina de su sacra Majestad cesárea, si Dios fuese servido de dilatarla con prole masculina, ó extinguida la línea masculina en la linea femenina, ó en los que finalmente pudieren obligar siempre que de cualquier otro modo se origine cuestion acerca de la sucesion en los reinos, provincias y estados hereditarios, poseidos actualmente por su sacra Majestad cesárea, así tambien su sacra real Majestad cristianísima promete, y se obliga, que quiere y debe defender perpétuamente á aquel ó aquella, que segun el órden acabado de referir deba suceder en los reinos, provincias y estados que actualmente posee su sacra Majestad cesárea, y mantenerle en ellos contra todos los que acaso presumieren inquietarle en algun modo en esta posesion.

Artículo 11.o

Si resta todavía algo que pagarse por los estados ó los súbditos del imperio, en razon de cualquier género de imposicion ó exaccion militar del tiempo que duró la guerra, se satisfaga segun la norma de la convencion del dia 13 de noviembre del año de 1736, firmada en Stras— burgo, y puesta al fin del presente tratado, sin que se pueda exigir en adelante cosa alguna bajo de cualquier pretesto. Y en lo tocante á los residuos que se deben del estado de Milan, sirva de regla la transaccion hecha acerca de ellos e dia 16 de agosto del mismo año entre los que mandaban en Italia los ejércitos del emperador y de Francia, y puesta tambien al fin del presente tratado.

Articulo 12.o

Las fortificaciones levantadas á una y otra márgen del Rhin despues de empezada la guerra contra el tenor de los artículos de los tratados de paz antecedentes, y principalmente de los 22.o, 23.o y 24.o de la paz de Riswick, y los puentes construidos sobre este rio en el modo que va espresado, se demolerán enteramente por una y otra parte, si todavía faltase algo por demoler, con igual obligacion; sin que el uno ni el otro de los contratantes pueda pretender cosa alguna por el modo de la demolicion, ó por otra alguna razon.

Articulo 13.o

El beneficio de la restitucion, establecido á favor de la casa de Wirtemberg en el artículo 13.o de la paz de Riswick, y en el 12.o de la de Baden, tendrá plenamente su efecto en el modo que en ellos está dispuesto en cuanto al actual señor duque, sus herederos y sucesores; pero quedando salva la regla general espresada arriba en el artículo 3.o, es á saber, que los tratados que sirven de basa y fundamento á la presente paz, citados allí, deben permanecer ilesos en todas aquellas cosas en que no se hubiese variado por las convenciones posteriores, hechas por el consentimiento de los contratantes. De que se sigue por su propia naturaleza, que si, segun la norma de los mismos tratados, faltase todavía algo que restituir á los estados, vasallos y súbditos del S. I. R., ó que no se hubiese puesto todavía en plena ejecucion por una ú otra parte; se deberá ahora restituir y ejecutar todo ello sin dilacion, como si el tenor de estos tratados se hallase aquí repetido palabra por palabra.

Articulo 14.o

Habiéndose establecido por el artículo 7.o de

los preliminares, que por parte de su sacra Ma-,

jestad imperial y de su sacra real Majestad cristianísima se hubiesen de nombrar comisarios, que tuviesen el encargo de examinar distintamente lo perteneciente á los límites de la Alsácia y de Flandes, y prefijar los mismos límites en conformidad de los tratados antecedentes, y con especialidad del de la paz de Baden; se pasó de esto á convenir despues en que los espresados comisarios se junten en el espacio de seis meses á mas tardar, los cuales se han de contar desde el dia de la ratificacion del presente tratado de paz, ó antes si ser pudiere, en los confines, por lo tocante á la Alsácia en Friburgo,

y por lo que mira á Flandes en Lila, como ya se ha ejecutado; y que deben trabajar en ello con incesante aplicacion, para que, evitando todo motivo de disputas, como lo pide la constante amistad y el vínculo de la estrecha union que florece entre su sacra Majestad cesárea y su sacra real Majestad cristianísima, y segun tambien lo exige la correspondencia de la buena vecindad, queden todas las cosas determinadas con equidad y buena inteligencia, y ejecutadas con igual buena fé, sin que ninguno pueda jamás atreverse á alterarlas en adelante.

Articulo 15.o

Hallándose diferida hasta ahora, por varios accidentes, la distribucion ó paga del dinero prestado, con que la cámara de Ensisheim fue gravada en otro tiempo, y de que se hace mencion en el artículo 84.o de la paz de Westfalia; se ha convenido aquí entre las partes contratantes, que por causa de la distribucion no ejecutada todavía de comun consentimiento, segun el tenor del sobredicho artículo, á ninguno de los dos sea licito molestar con arrestos ó en otro cualquier modo, los vasallos y súbditos del otro, ni permitir que sean molestados por los suyos.

Articulo 16.o

Para que no pueda quedar inquietud alguna á aquellos estados del imperio, ó á su nobleza inmediata, cuyos territorios se hallan mezclados con algunas partes del ducado de Lorena; los comisarios ya nombrados por su sacra cesárea Majestad, y por su sacra real Majestad cristianísima, en consecuencia del artículo 3.o de la convencion concluida el dia 28 de agosto del año de 1736 para perfeccionar esta obra, se hallan ya juntos en Nanci trabajando en ello con incesante aplicacion, y lo continuarán hasta tanto que, segun los fundamentos previamente establecidos de comun consentimiento de los dos contratantes, quede, por la via mas breve que ser pueda, apartada para en adelante toda semilla de disputas, ó de quejas, señalándose limites ciertos.

Artículo 17.o

El comercio, que despues de ajustada y ratificada la paz se ha vuelto á abrir entre los súbditos de su sacra Majestad cesárea y el imperio, y los de su sacra real Majestad cristianisima y el reino de Francia, permanecerá en aquella libertad que se estableció en los tratados de paces de Riswick y de Baden; y si todavía no lo estuviere, se restablecerá en ella; y todos, y cada uno de los ciudadanos y habitantes de una y otra parte, y señaladamente las ciudades imperiales y anseáticas gozarán de plenísima seguridad por mar y por tierra, y de sus antiguos derechos, inmunidades, privilegios y beneficios obtenidos por solemnes tratados, ó por costumbre anticuada, sin necesitar de otra ulterior convencion, despues de ratificado el presente tratado de paz.

Articulo 18."

El artículo 14.o de la convencion concluida y firmada en Viena el dia 28 de agosto, y referida arriba en el artículo 4.o del presente tratado, tendrá tambien la misma fuerza en cuanto á los bienes que se hallan situados en los ducados de Lorena y Bar, pertenecientes á la órden Teutónica, el cual se deberá observar tambien religiosamente en lo tocante á estos bienes.

Articulo 19.o

Como el presente tratado de paz se concluye por los ministros autorizados para este efecto de plenos poderes por su sacra cesárea Majestad, no solamente en su nombre, sino tambien en el del sacro romano imperio, en consecuencia de la omnimoda facultad dada á su espresada sacra Majestad cesárea, como arriba queda dicho, por los diputados de los estados del imperio, congregados legitimamente en la Dieta; debe comprenderse en él á todos y cada uno de los electores, príncipes, estados y miembros del sacro romano impcrio, y señaladamente entre ellos al obispo y obispado de Basilea, con todos sus estados, prerogativas y derechos. Y así como los dos contratantes desean con todas veras, que otros muchos principes quieran acceder al mismo tratado para asegurar mas la quietud de la cristiandad; así tambien se resolverá cuanto antes de comun acuerdo quienes deban finalmente ser incluidos en él, ó ser amigablemente convidados, para que quieran accederá este tratado.

Articulo 20.o

La paz concluida de este modo se ratificará dentro del término de seis semanas, que se

han de contar desde el dia de hoy, ó antes si pudiere ser, en nombre de su sacra Majestad cesárea y del sacro imperio romano, y en el de su sacra real Majestad cristianísima; y los instrumentos de las ratificaciones se cambiarán recíprocamente en Viena. Y habiéndose dado á su sacra Majestad cesárea por los electores, príncipes y estados del imperio, en virtud de la resolucion del dia 18 del mes de mayo del año de 1736, plena facultad para tratar tambien en nombre del imperio todo lo que pareciese necesario para perfeccionar la obra de la paz; nos los ministros plenipotenciarios de su sacra Majestad cesárea y de su sacra real Majestad cristianísima, en los nombres como arriba va espresado, hemos firmado de nuestras propias manos el presente instrumento de paz, en fé y mayor firmeza de todas y cada una de las cosas en él contenidas y lo hemos corroborado con nuestros sellos. Fecho en Viena á 18 de noviembre de 1738.— Felipe Luis, conde de Sinzendorff. Gundacuro, conde de Staremberg.- Luis, conde de Harrach. Juan Adolfo, conde de Metsch.Gaston de Levis Mirepoiac.

ARTICULO SEPARADO.

Como alguno de los títulos de que se usa con motivo del tratado que hoy se ha firmado, no estan todavía reconocidos por ambas partes; se ha convenido, por el presente artículo separado, que los títulos usados ú omitidos por una ú otra parte, no se repute jamás causar derecho ó perjuicio alguno á ninguna de las partes contratanleS.

Este articulo tendrá la misma fuerza que si estuviere inserto palabra por palabra en este tratado de paz. Fecho en Viena á 18 de noviembre de 1738.— Aquí las firmas de los sobredichos plenipotenciarios.

Prosigue el acto de accesion del rey de España firmado en JVersalles el dia 21 de abril de 1739.

Y habiendo sido convidado amigablemente su sacra real Majestad católica por los espresados contratantes para que tambien quiera acceder por su parte á este mismo tratado de paz; resolvió manifestar nuevamente la propension de su ánimo y sincero desco, no solamente de continuar una verdadera amistad y buena armonia con sus Majestades imperial y cristianísima, sino de concurrir tambien á la conservacion y firmeza de la paz y de la quietud pública, accediendo al tratado arriba inserto, en el modo y bajo de las condiciones que adelante se espresarán. Para cuyo fin su referida sacra real católica Majestad ha nombrado al ilustrísimo y escelentísimo señor don Jaime Miguel de Guzman Dávalos, Spínola, Palavicino, Santillan, Ponce de Leon y Mesía, marqués de la Mina, conde de Pezuela de las Torres, señor de Santarén, caballero de las órdenes del Toison de Oro, san Genaro y Calatrava, comendador de Silla y Venasal en la órden de Montesa, teniente general de los ejércitos de su sacra católica Majestad, y su embajador estraordinario y plenipotenciario á su real Majestad cristianísima, y le ha dado plena facultad para convenir en esta accesion. Y por la misma causa han sido autotorizados tambien con plenos poderes; por parte de su sacra Majestad imperial, el ilustrísimo y escelentísimo señor José J/Venceslao, principe de Licthenstein en Nicolspurg, duque de Oppávia y Canovia en la Silesia, conde de Rittbergonitz, consejero actual íntimo de su sacra Majestad cesárea, su gentil-hombre de cámara, general de la caballería, y su embajador á su sacra real Majestad cristianísima; y por la de su sacra real Majestad cristianísima, el ilustrísimo y escelentisimo señor Juan Jacobo Amelot secretario de Estado de su sacra real Majestad cristianísima, y uno de los ministros del reino de Francia. Y despues de haber conferido entre sí, han convenido en el modo siguiente.

Condiciones con que ha accedido su Majestad católica al espresado tratado de Viena.

Que su sacra real católica Majestad haya de acceder, como el referido señor plenipotenciario ha declarado que accede en su nombre, y ahora accede en virtud del presente instrumento al sobredicho tratado, en cuanto pura y simplemente se refiere á los instrumentos firmados

por su Majestad católica, ó en su nombre, des

de el tiempo en que cesaron las hostilidades de la última guerra, y esto á la letra de los tales instrumentos, y en la forma espresada en ellos. Y estos instrumentos son los siguientes; es á saber: 1." La declaracion que en nombre de su sacra Majestad cesarea firmó el conde de Sinzen

dorff el dia 30 de enero del año de 1736, que es del tenor siguiente. » El emperador declara que contempla como » hecha la paz con el rey de España, mediante » las condiciones contenidas en los artículos pre» liminares, obligándose á enviar sus órdenes á » sus generales para concertar con los de su » Majestad católica la entera efectuacion de » aquellos artículos que su Majestad imperial » declara querer observar y ejecutar fielmente, » y con especialidad en lo tocante al rey de las » Dos Sicilias; bien entendido, que por parte » de aquel príncipe, como tambien por la de su » Majestad católica, se contemplará igualmente » como hecha la paz con el emperador mediante » las condiciones contenidas en los articulos » preliminares, y que serán observados y eje» cutados fielmente en todos sus puntos. En fé » de lo cual, nos el ministro plenipotenciario » del emperador, autorizado con el poder ne» cesario para este efecto, hemos firmado la » presente declaracion, y la hemos corrobo» rado con el sello de nuestras armas. Fecho » en Viena de Austria á 30 de enero del año » de 1736. — Felipe Luis, conde de SinzenD) dorff. y) 2." Igualmente la declaracion entregada el dia 15 de abril del mismo año por el difunto don José Patiño, en nombre de su sacra real Majestad católica, del tenor siguiente : » Por cuanto el señor conde de Sinzendorff, » en nombre y con poder bastante del empera» dor, ha firmado la declaracion del tenor si» guiente: » El emperador declara que contempla como » hecha la paz con el rey de España mediante » las condiciones contenidas en los artículos » preliminares, obligándose á enviar sus órde» nes á sus generales para concertar con los de » su Majestad católica la entera efectuacion de » aquellos artículos que su Majestad imperial » declara querer observar y ejecutar fielmen»te, y con especialidad en lo tocante al rey de » las Dos Sicilias; bien entendido, que por par» te de aquel príncipe, como tambien por la de » su Majestad católica, se contemplará igual» mente como hecha la paz con el emperador » mediante las condiciones contenidas en los ar. » ticulos preliminares, que serán observados y » ejecutados fielmente en todos sus puntos. En » fé de lo cual, nos el ministro plenipotenciario » del emperador, autorizado con el poder ne» cesario para este efecto, hemos firmado la » presente declaracion, y la hemos corrobo» rado con el sello de nuestras armas. Fecho » en Viena de Austria á 30 de enero del año » de 1736. - Felipe Luis, conde de Sinzen» dorff. » Por tanto su Majestad el rey católico decla»ra que, observándose, como ofrece observar » su Majestad cesárea, fielmente los mencionados » articulos, tiene por hecha la paz con su Majes»tad cesárea, ofreciendo observar y ejecutar por » su parte literalmente en todos sus puntos los » enunciados artículos. Y en fé de esto, nos el mi» nistro plenipotenciario de su Majestad católica, » autorizado con pleno poder necesario á este » efecto, hemos firmado la presente declaracion, » y héchola poner el sello de nuestras armas. » En Aranjuez á 15 de abril de 1736.-Don José » Patiño.» 3.o Tambien la declaracion firmada en Compiegne el dia 4 de agosto del año de 1736 por el ministro cesareo, residente en la corte del rey cristianisimo, autorizado con plena facultad, cuya declaracion es del tenor siguiente: » Su Majestad imperial, sinceramente dis» puesto á mantener una permanente y sólida » amistad con su Majestad católica, y á entrar » en los medios mas adecuados para conseguir» la, declara en primer lugar: que se da por » contento de lo que la corte de España ha de» clarado sobre el sentido de las palabras por » su parte comprendidas en la contra-declara» cion ofrecida por el conde de Fuenclara, que » se entregará al príncipe Pio, por cuyo medio » tendrá toda su fuerza y vigor la declaracion » de su Majestad imperial de 30 de enero del » presente año, en cuanto á la España y al rey » de las Dos Sicilias. En segundo lugar: que su » Majestad imperial está pronto á convenir ami» gablemente sobre la artillería de Parma y Pla» sencia, y los alodiales que se hallan en aque» llos dos ducados, y en el gran ducado de Tos» cana. En tercer lugar: que se enviarán órde» nes al príncipe Pio á fin de entregar al conde » de Fuenclara los pasaportes que le fuerenne» cesarios para pasar á Viena, luego que la Lu» neggiana y la Toscana fueren evacuadas por » las tropas españolas. En cuarto lugar: que su » Majestad imperial consiente que en los instru» mentos de cesion, que miran á la España y al

» rey de las Dos Sicilias, no se inserte el ar» tículo 6.o de los preliminares. En fé de lo cual » he firmado la presente declaracion en nombre » de su espresada Majestad imperial. Fecho en » Compiegne á 4 de agosto de 1736.- Firmado. » Leopoldo de Schmerling.» 4." Ademas el instrumento de cesion y de renuncia de su sacra católica real Majestad del dia 21 de noviembre del referido año, que es del tenor siguiente : » Nos don Felipe, por la gracia de Dios, rey » de Castilla, de Leon, de Aragon, de las Dos » Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Gra» nada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, » de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Cór» doba, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de » los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, de » las Islas de Canaria, de las Indias Orientales » y Occidentales, Islas y Tierra-Firme del Mar » Océano; archiduque de Austria; duque de » Borgoña; de Brabante y Milan; conde de » Abspurg, de Flandes, Tirol y Barcelona; se» ñor de Vizcaya y de Molina etc. Por el tenor » de las presentes hacemos notorio, y testificao mos, que habiendo convenido para dar fin á la o guerra de Italia, el serenísimo y potentisimo » príncipe Cárlos VI, emperador de roma» nos, y el serenísimo y potentísimo príncipe » Luis XV, rey cristianísimo de Francia, en » ciertos articulos preliminares, que por copia » simple se nos han presentado, fechos, segun » se dice, el dia 3 de octubre de 1735, que con» tienen condiciones de paz, con las cuales am

» bas partes testifican quedar contentas; y ha

o biéndosenos asimismo referido que el dicho » serenísimo y potentísimo principe Cárlos VI, » emperador de romanos, por un instrumento » publicado en su nombre y por su mandado, » y firmado en 30 de enero de este año, declaró » que tendria por concluida con nos la paz, me» diante las condiciones establecidas en los di» chos artículos preliminares, y que tendrian » entero cumplimiento las mencionadas condi» ciones, que miran á nos y al seremísimo y po» tentísimo príncipe don Carlos, rey de las Dos » Sicilias, nuestro hijo, hemos tambien nos ad» herido á estos articulos preliminares, en aten» cion á la seguridad que nos prometió el rey » cristianísimo, de que por parte del menciona» do príncipe se daria pronto cumplimiento á » los enunciados articulos, y hemos mandado

« AnteriorContinuar »