Imágenes de páginas
PDF

» espedir la declaracion del tenor siguiente: » Por cuanto el señor conde de Sinzendorff, » en nombre y con poder bastante del empera» dor, ha firmado la declaracion del tenor si»guiente: » El emperador declara: que contempla co» mo hecha la paz con el rey de España, me» diante las condiciones contenidas en los ar» tículos preliminares, obligándose á enviar sus » órdenes á sus generales para concertar con los » de su Majestad católica la entera efectuacion » de aquellos artículos, que su Majestad impe» rial declara querer observar y ejecutar fiel» mente, y con especialidad en lo tocante al rey » de las Dos Sicilias; bien entendido, que por » parte de aquel principe, como tambien por la » de su Majestad católica, se contemplará igual» mente como hecha la paz con el emperador, » mediante las condiciones contenidas en los ar» ticulos preliminares, los que serán observa» dos y ejecutados fielmente en todos sus pun» tos. En fé de lo cual, nos el ministro plenipo» tenciario del emperador, autorizado con el » poder necesario para este efecto, hemos fir" » mado la presente declaracion, y la hemos » corroborado con el sello de nuestras armas. » Fecho en Viena de Austria á 30 de enero del » año de 1736.— Felipe Luis, conde de Sin » zendorff. » Por tanto su Majestad el rey católico decla» ra: que observándose, como ofrece observar » su Majestad cesárea, fielmente los menciona» dos articulos, tiene por hecha la paz con su » Majestad cesárea, ofreciendo observar y eje» cutar por su parte literalmente en todos sus » puntos los enunciados artículos. Y en fé de » esto, nos el ministro plenipotenciario de su » Majestad católica, autorizado con el pleno po» der necesario para este efecto, hemos firmado » la presente declaracion, y hecho poner el sc» llo de nuestras armas. En Aranjuez á 15 de » abril de 1736.— D. José Patiño. ». Y hallándose en los referidos artículos pre» liminares las disposiciones siguientes: » El gran ducado de Toscana pertenecerá, » despues de la muerte del presente poseedor, » á la casa de Lorena, para indemnizarla de los » ducados que hoy posee.—Todas las potencias » que se interesaren en la pacificacion, la serán » garantes de su sucesion eventual.— Las tro» pas españolas se retirarán de las plazas fuertes

» del gran ducado, y se introducirá en su lugar » igual número de tropas imperiales, únicamen» te para la seguridad de la espresada sucesion » eventual, y de la misma manera que se esti» puló en cuanto á las guarniciones neutras por » la cuádriple alianza.—Liorna quedará por » puerto franco, como lo es.—Se restituirán á » su Majestad imperial todos los demas estados, » sin escepcion, que poseia en Italia antes de la » presente guerra.—Ademas de esto, le serán » cedidos en plena propiedad los ducados de » Parma y Plasencia. » De aquí es que nos, para satisfacer á la obli» gacion que hemos contraido en virtud de la » aceptacion de los referidos artículos y de la » mencionada muestra declaracion, fiados en la » cierta esperanza de que en buena correspon» dencia será cumplido enteramente con la mis» ma buena fé por el emperador de romanos el » tenor de los referidos artículos preliminares, » y de que asimismo consignará, en la debida y » mejor forma, así en nombre suyo como de sus » herederos y sucesores, el instrumento de ce» sion y renuncia de todos los derechos, accio» nes y pretensiones que puedan competerle » por cualquiera título ó causa, tanto sobre los » reinos de las Dos Sicilias, cuanto sobre los » lugares marítimos de la Toscana que antes po» seia: por nos y por nuestros herederos y su» cesores, y especialmente en nombre de los » serenísimos infantes de España don Felipe y » don Luis, y de los otros hijos que pudieremos » haber en la serenísima y potentísima princesa, » presente reina de las Españas, nuestra muy » amada consorte, y por consiguiente en nom» bre de todos y cada uno de los que nacidos ó » por nacer, tuvieren ó pudieren tener los de» rechos á la sucesion del gran ducado de Tos» cana, y de los ducados de Parma y Plasencia, » cedemos y renunciamos todos los derechos, » acciones y pretensiones, que á nos ó á los » mencionados muestros descendientes, por cual» quier titulo ó causa, pertenezcan, así por lo » que mira á los ducados de Parma y Plasencia, » como por lo que toca á la sucesion eventual » del gran ducado de Toscana. Y en cuanto es— »tos derechos, acciones y pretensiones con» ciernen á los ducados de Parma y Plasencia, » los transferimos con el pleno derecho de pro» piedad en el serenisimo y potentísimo prínci

» pe Cárlos VI, emperador de romanos, y sus » herederos y sucesores de ambos sexos, segun » el órden de sucesion que fue declarado en la » pragmática sancion del año de 1713; y toma» mos sobre nos, en muestro nombre y de nues»tros sucesores, en la mejor y mas solemne » forma que hacerse puede, la garantía de los » mencionados derechos, acciones y pretensio» nes en favor de la serenísima casa de Austria. » Mas por lo que mira á la eventual sucesion en » el Gran ducado de Toscana, transferimos los » mismos derechos, acciones y pretensiones en » el serenísimo duque de Lorena y Bar, Fran» cisco Tercero, y á sus herederos y suceso» res, conviene á saber, á todos aquellos ó á » todas aquellas á quienes tocaria el derecho » de la sucesion á los ducados de Lorena y Bar » antes de cederlos. Y finalmente, nos en nuesotro nombre y de nuestros sucesores, en el » mejor y mas solemne modo que puede hacer» se, tomamos sobre nos la garantía de los refe» ridos derechos, acciones y pretensiones en » favor de la serenísima casa de Lorena: bien o entendido que todo lo que en este instrumento » de cesion pudiere ser contrario á los puntos o comprendidos en la declaracion que el baron » de Schmerling, ministro plenipotenciario del » seremisimo y potentísimo príncipe Cárlos VI, o emperador de romanos, en la corte de Fran» cia, firmó en Compiegne el dia 4 de agosto de o este año, será nulo y de ningun valor ni efec— o to. En fé de lo cual, mandé despachar el preo sente instrumento, firmado de mi mano, seo llado con el sello de mis armas, y refrendado » de mi infrascrito primer secretario de Estado » y del Despacho. En San Lorenzo el real á 21 » de noviembre de 1736.—YO EL REY.—Se» bastian de la Cuadra. » 5." Y asimismo el instrumento de cesion de su sacra cesarea Majestad del dia 11 de diciembre del mismo año, segun se halla aquí inserto á la letra. » Nos Cárlos VI, por el favor de la Divina » Clemencia electo emperador de romanos siem» pre augusto, y rey de Germania, de España, » de las Dos Sicilias, de Hungría, de Bohemia, » de Dalmacia, de Croacia y de Esclavonia; ar» chiduque de Austria; duque de Borgoña, de » Brabante, de Milan, de Mantua, de Estiria, de » Carinthia, de Carniola, de Limburgo, de » Luxemburgo, de Güeldres, de Wittemberg, » de la superior é inferior Silesia y de Cala

» bria; príncipe de Suabia; marqués del sacro » romano imperio, de Burgovia, de Moravia, » y de la superior é inferior Lusacia; conde de » Habspurg, de Flandes, del Tirol, de Ferre» te, de Quiburgo, de Goricia y de Namur; se» ñor de la Marca de Esclavonia, del puerto » Naon y de las Salinas etc. etc. Hacemos no» torio, y certificamos en virtud de las presen» tes, que: habiéndose convenido, para dar fin » ante todas cosas á la muy reñida guerra de » Italia, entre nos y cl serenísimo y potentisimo » principe Luis XV, rey cristianísimo de Fran» cia, el dia 3 de octubre del año de 1735, en » ciertos artículos preliminares que contienen » las condiciones de paz, de que declararon am» bos contratantes darse enteramente por con» tentos. Y habiendo sido despues reciprocamen» te ratificadas dichos artículos preliminares, de » los cuales el tenor del artículo 3." se halla con» cebido en el modo siguiente : » Los reinos de Nápoles y Sicilia pertenece» rán al príncipe que se halla en posesion de » ellos, y que sera reconocido por su rey por » todas las potencias que se interesaren en la pa» cificacion. Tendrá las plazas de la costa de la » Toscana que el emperador ha poseido; Por» tolongon, y lo que en tiempo de la cuádriple » alianza poseia el rey de España en la isla de » Elva.— Habrá una plena y general amnistia, » y por consecuencia restitucion de bienes, be» neficios y pensiones eclesiásticas de cada uno » de los que durante la presente guerra hubie» ren seguido el uno ó el otro partido. » Y habiéndosenos hecho saber despues que » el tenor de los referidos artículos preliminares » se halla plenamente admitido por el serenisimo » y potentísimo principe Felipe V, rey católico » de las Españas, y por el serenísimo y potenti» simo príncipe que está en posesion de los rei» nos de las dos Sicilias, y en consecuencia de » la garantia que nos dió el rey cristianisimo » acerca de la entera y muy pronta ejecucion de » ellos por parte de los espresados principes, » se hizo el dia 30 del mes de enero pasado, en » muestro nombre y por nuestro mandado, una » declaracion del tenor siguiente: » El emperador declara que contempla como » hecha la paz con el rey de España mediante » las condiciones contenidas en los articulos » preliminares, obligándose á enviar sus órde»nes á sus generales para concertar con los de » su Majestad católica la entera efectuacion de « aquellos artículos que su Majestad imperial » declara querer observar y ejecutar fielmen»te, y con especialidad en lo tocante al rey de » las Dos Sicilias; bien entendido, que por par» te de aquel príncipe, como tambien por la de » su Majestad católica, se contemplará igual» mente como hecha la paz con el emperador » mediante las condiciones contenidas en los ar. » tículos preliminares, que serán observados y » ejecutados fielmente en todos sus puntos. En » fé de lo cual, nos el ministro plenipotenciario » del emperador, autorizado con el poder ne» cesario para este efecto, hemos firmado la » presente declaracion, y la hemos corrobo» rado con el sello de nuestras armas. Fecho » en Viena á 30 de enero del año de 1736.» Felipe Luis, conde de Sinzendorff. » De aquí es que nos, para satisfacer á todo » lo que nos obligamos en virtud de los articulos » preliminares, y por el preinserto instrumento » de declaracion, y fiados en la cierta esperan»za de que á correspondencia se cumplirá exac» tamente con igual buena fé el tenor de los es— » presados artículos preliminares, así por el » rey católico de las Españas, como por todos » aquellos á quienes segun el órden abajo refe» rido, hubiese competido el derecho de suce» der en el gran ducado de Toscana, y en los » ducados de Parma y Plasencia; y que asimis» mo se entregarán en la debida y mejor forma, » en su nombre, á nos y al serenísimo duque de o Lorena y de Bar los instrumentos de todas las o cesiones y renuncias, en cuanto á todos los ” derechos, acciones y pretensiones competen»tes por cualquier título ó causa sobre los ducao dos de Parma y Plasencia, ó sobre la suceo sion eventual del gran ducado de Toscana; ce” demos y renunciamos, por nos y nuestros suocesores, todos los derechos, acciones y preo tensiones, que por cualquier título ó causa nos o competen sobre los reinos de las Dos Sicilias ” y plazas de las costas de la Toscana, poseidas o antes de ahora por nos; y transferimos los o mismos derechos, acciones y pretensiones al serenísimo y potentísimo príncipe é infante ” de las Españas Cárlos, y sus descendientes o varones y hembras, nacidos y nacidas de le”gítimo matrimonio, y en su defecto en el se”gundogénito ú otros hijos menores de la pre” sente reina de España, nacidos ó por nacer,

» igualmente con sus descendientes posteriores » de ambos sexos, nacidos de legítimo matrimo» nio. Y nos, en nuestro nombre y de nuestros » sucesores, tomamos á nuestro cargo, en el » mejor y mas solemne modo que pueda hacer» se, la seguridad llamada vulgarmente garan» tia, de los referidos derechos, acciones y » pretensiones en favor del serenísimo y poten» tísimo príncipe Cárlos, infante de las Espa» ñas, y sus descendientes de ambos sexos, na» cidos y nacidas de legítimo matrimonio; y en » su defecto, en favor del segundo y otros hijos » menores de la presente reina de España, ma» cidos ó que nacieren, igualmente con sus des» cendientes posteriores de ambos sexos que na» cieren de legítimo matrimonio. Por tanto te» nemos y reconocemos al mismo serenisimo » y potentísimo príncipe Cárlos, y sus herede» ros y sucesores, en el mismo modo y órden » que va espresado, por verdadero y legítimo » rey de las Dos Sicilias, y poseedor de las pla» zas de las costas de la Toscana, poseidas por » nos antes de ahora: dando por libres á todos » los habitantes de los espresados reinos y luga» res del juramento y homenage de fidelidad » que nos prestaron, los cuales estarán obliga» dos á prestarlos en adelante á aquellos á quie» nes hemos cedido nuestros derechos. Y ha» biéndose hecho el dia 4 del mes de agosto pa» sado, para ejecutarse la evacuacion del terri» torio vulgarmente llamado la Luneggiana, y » el gran ducado de Toscana, por nuestro mi» nistro residente en la corte del rey cristianí» simo cierta declaracion del tenor siguiente:

» Su Majestad imperial, sinceramente dis» puesto á mantener una permanente y sólida » amistad con su Majestad católica, y á entrar » en los medios mas adecuados para conseguir» la, declara en primer lugar: que se da por » contento de lo que la corte de España ha de» clarado sobre el sentido de las palabras por » su parte comprendidas en la contra-declara» cion ofrecida por el conde de Fuenclara, que » se entregará al principe Pio, por cuyo medio » tendrá toda su fuerza y vigor la declaracion » de su Majestad imperial de 30 de enero del » presente año, en cuanto á la España y al rey » de las Dos Sicilias. En segundo lugar: que su » Majestad imperial está pronto á convenir ami» gablemente sobre la artillería de Parma y Pla» sencia, y los alodiales que se hallan en aque» llos dos ducados, y en el gran ducado de Tos» cana. En tercer lugar: que se enviarán órden nes al príncipe Pio á fin de entregar al conde » de Fuenclara los pasaportes que le fueren me» cesarios para pasará Viena, luego que la Lu» neggiana y la Toscana fueren evacuadas por » las tropas españolas. En cuarto lugar: que su » Majestad imperial consiente que en los instru» mentos de cesion, que miran á la España y al » rey de las Dos Sicilias, no se inserte el ar» ticulo 6.o de los preliminares. En fé de lo cual » he firmado la presente declaracion en nombre » de su espresada Majestad imperial. Fecho en » Compiegne á 4 de agosto de 1736.- Firmado. » De Schmerling.»

• Para que no pueda originarse duda alguna » en ello, y si en algo se hubiere derogado por » los instrumentos de cesiones, que reciproca» mente se han de entregar, y en que se ha con» venido entre las partes interesadas, mediante » los amigables oficios del rey cristianísimo; de» claramos ahora á mayor abundamiento, en el » mejor modo que puede hacerse, ser esto to» talmente ageno de nuestro ánimo, y que son » irritas y de ningun valor ni efecto, si hubiere » algunas cosas contrarias al tenor de la decla» racion que acaba de insertarse. En cuya fé y vi» gor hemos firmado de nuestra propia mano el » presente instrumento de cesion, y mandado » corroborarle con nuestro sello cesáreo, real y » archiducal. Dado en nuestra ciudad de Viena » el dia 11 de diciembre de 1736, de nuestro » reinado romano el vigésimosesto, de España » el trigésimocuarto, y de Hungría y Bohemia » igualmente el vigésimosesto. — CARLos. — » Felipe Luis, conde de Sinzendorff. Por » mandado de su sacra cesárea católica real Ma» jestad — Juan Cristobal Bartenstein.»

Y finalmente se ha declarado espresamente que el presente instrumento de accesion de la Majestad del rey católico al referido tratado, se haya de entender únicamente de lo que pura y simplemente toca y concierne al tenor de los espresados instrumentos, como se hallan insertos al pie de la letra, y esto con esclusion de otra cualquiera cosa; y su católica real Majestad se obliga igualmente para con sus Majestades cesárea y cristianisima á todo lo que se contiene en los preinsertos instrumentos; y esto del mismo modo, como si todo lo hubiese contratado desde el principio con sus sobredichas

Majestades: declarando tambien su Majestad imperial y su Majestad cristianísima que siendo su ánimo el mismo que arriba queda espresado, han admitido y admiten la presente accesion del rey católico, segun los espresados señores ministros plenipotenciarios lo han declarado y declaran en nombre y por parte de sus Majestades cesárea y cristianísima, obligándolos igualmente á todo lo que se halla espresado en los instrumentos arriba insertos; y esto del mismo modo que si lo hubiesen contratado desde el principio con su católica real Majestad. El presente tratado de accesion será aprobado y ratificado en el espacio de seis semanas, que se han de contar desde el dia de hoy, ó antes si pudiere ser, en nombre de su sacra Majestad cesárea, de su sacra católica real Majestad, y de su sacra real Majestad cristianísima; y las ratificaciones serán cambiadas reciprocamente en Versalles. Nos los ministros plenipotenciarios de su sacra Majestad cesárea, de su sacra católica real Majestad, y de su sacra real Majestad cristianisima, hemos firmado de nuestras propias manos el presente tratado de accesion, y lo hemos sellado con el sello de nuestras armas, en fé y mayor firmeza de todas y cada una de las cosas en él contenidas. Fecho en Versalles el dia 21 de abril de 1739.—José, principe de Lichtens— tein. El marqués de la Mina. Amelot.

ARTICULO SEPARADO.

Como alguno de los títulos, de que se usa con motivo del tratado que hoy se ha firmado, no estan todavía reconocidos por las partes; se ha convenido, por el presente artículo separado, que los títulos usados ú omitidos por una ú otra parte, no se repute jamás causar derecho ó perjuicio alguno á ninguno de los contratanteS.

Este artículo tendrá la misma fuerza que si estuviera inserto palabra por palabra en el tratado de paz. Fecho en Versalles á 21 de abril de 1739.— Firmado por los sobredichos plenipotenciarios.

Sigue la ratificacion de su Majestad católica.

Por tanto, habiendo visto y examinado el referido acto de mi accesion al espresado tratado

de paz y artículo separado; he venido en apro- firmeza y validacion mandé despachar la prebar y ratificar, como en virtud de la presente sente, firmada de mi mano, sellada con mi sello apruebo y ratifico dicho acto de accesion y ar- secreto, y refrendada de mi infrascrito consejeticulo separado, en la mejor y mas ámplia forma ro de Estado, y primer secretario de Estado y que puedo: prometiendo en fé de mi palabra del Despacho. Dado en Aranjuez á 13 de mayo real de cumplirlo enteramente, segun y como de 1739.- Yo EL REY.- D. Sebastian de la en ellos se contiene y espresa. Para cuya mayor Cuadra.

NOTAS.

(1) En este tratado se han intercalado articulos preliminares, declaraciones y otros instrumentos de renuncias y cesiones que oscurecen y trastornan el enlace de sus artículos. Para evitar semejante confusion, me he tomado la libertad de extraerlos del testo, colocándolos en las notas con sus correspondientes llamadas al lugar que ocupan en el original.

Artículos preliminares firmados en Viena entre sus Majestades imperial y cristiunísima el dia 3 de octubre de 1735.

Queriendo su Majestad imperial y su Majestad cristianísima contribuir al mas prontorestablecimiento de la paz, han convenido en los articulos siguientes : ARTIcULo 1.- El rey, suegro de su Majestad cristianísima, que renunciará, será reconocido y conservará los títulos y honores de rey de Polonia y de gran duque de Lithuánia. Se le restituirán sus bienes y los de la reina su esposa, de qué tendrán el libre goce y disposicion. Habrá una amnistía de todo lo pasado, y en su consecuencia restitucion de los bienes de cada uno. Se estipulará el restablecimiento y la manutencion de las provincias y ciudades de Polonia en sus derechos, libertades, privilegios, honores y dignidades, como tambien la garantía para siempre de las libertades y privilegios de las constituciones de los polacos, y especialmente la de la libre eleccion de sus reyes. El emperador consiente en que el rey, suegro de su Majestad cristianísima, sea puesto en la pacífica posesion del ducado de Bar y sus dependencias, en la misma forma en que hoy lo posee la casa de Lorena. Ademas de esto consiente, en que luego que el gran ducado de Toscana recaiga en la casa de Lorena, en conformidad del articulo siguiente, será el rey, suegro de su Majestad cristianísima, puesto tambien en pacífica posesion del ducado de Lorena, y de sus dependencias, del mismo modo que hoy lo posee la casa de Lorena. El espresado serenísimo suegro gozará, así del uno como del otro ducado, durante su vida; pero inmediatamente despues de su muerte quedarán reunidos en plena soberania, y para siempre, á la corona de Francia; bien entendido, que en cuanto á lo que releva del imperio, consiente el emperador como su jefe, en la dicha reunion desde ahora; y además de esto promete pasar de buena fé sus oficios para obtener igualmente su consentimiento. Su Majestad cristianísima renunciará, asi en su nombre, como en nombre del rey su suegro, el uso del voto y asiento en la Dieta del imperio. El rey Augusto será reconocido por rey de Polonia y gran duque de Lithuámia por todas las potencias que se interesaren en la pacificacion.

« AnteriorContinuar »