Imágenes de páginas
PDF
EPUB

DON JOSÉ ABELARDO NUÑEZ

Escritor de estensa ilustracion, ha cultivado la literatura escolar, dirijida a la educacion de la juventud.

De esta índole son sus libros, como El Lector Americano, que han adquirido carta de naturaleza en varios países del continente.

Todas sus obras revisten este hermoso objetivo, de recreo i cultura para las tiernas almas de los niños.

Los mejores años de su vida los ha consagrado a tan bella como delicada mision, ejerciendo verdadero apostolado.

Ha viajado por Estados Unidos i Alemania, i otros paises, estudiando los sistemas de educacion para implantarlos en Chile.

En estas peregrinaciones de estudio ha recojido la ciencia de la vida que ha difundido en sus libros para las escuelas i los niños.

Sus rasgos biográficos, de publicista i servidor público, acusan su dedicacion al ramo de la educacion nacional.

Nació en Santiago en i842 e hizo sus estudios de humanidades en el Instituto Nacional, cursando leyes en la Universidad i recibiendo el título de abogado en i86G. Despues de haber servido desde 18G1 en los Ministerios del Interior i de Relaciones Estertores, lúé elejido cri i864 segundo secretario de la Cámara de Diputados, cargo que desempeñó hasta setiembre de 1869, fecha en que se le nombró Intendente de la provincia del Nuble. Por decreto de 20 de noviembre de 1878 recibió la comision de estudiar en Europa i América el estado de la instruccion primaria e informar al Gobierno acerca de las instituciones, reglamentos i demas elementos de organizacion que pudieran ser aplicables a este ramo en las escuelas de la República. Con este motivo, recorrió hasta mediados de 1882 los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, Dinamarca i Suecia, visitando los establecimientos de educacion primaria, i asistió al Congreso Internacional de Enseñanza celebrado en 1880 en Bruselas en representacion de Chile. De regreso al pais se le nombró para practicar una visita jeneral a las escuelas de la República, tarea que llevó a cabo en su mayor parte, i presentó en noviembre de i883 su primer informe en un volumen titulado Organizacion de Escuelas Normales, que fué mas tarde premiado con una me I dalla de plata en la Esposicion Internacional de Barcelona.

[graphic][ocr errors]

Como resultado del informe anterior, recibió don J. Abelardo Nuñez el encargo de trasladarse nuevamente A Europa pyra contratar el personal para la nueva direccion i profesorado de las Escuelas Normales i con el que trajo a principios de 1885. se inició bajo su direccion como Inspector de Escuelas Normales la importante i trascendental reforma de institutos cuyos buenos frutos se han comprobado durante los últimos 20 años. Desde 1888 sirvió el cargo de Inspector Jeneral de Instruccion Primaria hasta 1897, año en que fué jubilado por falta de salud, gastada en el constante servicio de la instruccion nacional.

Educacion Popular

Las peregrinos que vinieron de Escocia a poblar la América del Norte traian en una mano la Biblia i en la otra la cartilla. Por eso en torno de sus primeras viviendas se levantaron simultáneamente el templo i la escuela. Las poblaciones crecieron i se trasformaron, merced al jenio emprendedor i perseverante de aquellos colonos, en grandes ciudades, en emporios comerciales que pronto rivalizaron con los principales centros del Viejo Mundo, i en ellas crecieron tambien i se desarrollaron, sustentándose una a otra, la Iglesia i la Escuela.

Tal es el secreto de la admirable prosperidad de la Union Norte Americana.

Los sud-americanos miramos con justa envidia la grandeza de aquel pueblo i convencidos de que ella se debe al adelanto de la educacion popular, aspiramos a alcanzar ese ideal. Desgraciadamente, sin tomar en cuenta las especialísimas condiciones de aquella comunidad, nos hacemos la ilusion de creer que imitando fácilmente los progresos que allí ha alcanzado la educacion pública, lograremos iguales resultados.

[graphic]

Sin embargo, son tan diversas las condiciones en que se han formado las secciones de este Continente i los elementos que han contribuido a su desarrollo, que se necesita de parte del estadista un concienzudo estudio de la organizacion social de cada una de ellas para aplicar con acierto los principios de ese complicado problema que se llama «educacion popular».

Chile, como la República Arjentina—entre otros de los Estados Sud-americanos—ha consagrado jenerosos esfuerzos a la causa de la educacion, pero en ambos países nos hemos dejado llevar demasiado del espíritu de imitacion. Hemos querido implantar i ver realizados en un momento los mas avanzados progresos de la ciencia, i nuestra impaciencia por nivelar el estado intelectual de nuestros conciudadanos, nos ha llevado a consagrar gruesas sumas i no pucos sacrificios a la enseñanza científica i litera ria.

Miéntras tanto, la educacion popular, la educacion comun—como es llamada en Estados Unidos— la que debe trasformar los hábitos, las tendencias, i levantar el carácter de nuestro pueblo, la educacion que debe hacer del huaso chileno como del gaucho arjentino un ciudadano laborioso, honrado i respetuoso de la lei, la que está llamada a preparar al obrero moral e intelijente, esa educacion no desciende a cumplir su grande obra de rejeneracion en la clase inferior de nuestro pueblo. Ino desciende porque en nuestras escuelas, en nuestros maestros, en nuestros testos de estudio i en jeneral en toda nuestra organizacion escolar, predomina una marcada tendencia a la instruccion teórica i, casi podria decirse, literaria. Prestamos escasa atencion a la enseñanza práctica de los conocimientos mas útiles o mas apropiados a cada localidad, i olvidamos a

« AnteriorContinuar »