Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de organizacion de las oficinas militares, la de prelacion de créditos, una de imprenta, la de hurtos i robos, la que establece la manera de acordar i fundar las sentencias. la de nivelacion i pavimentacion de las calles, etc., etc.. Entonces se crearon las Cortes de la Serena i Concepcion, la Oficina de Estadística, el Cuerpo de Injenieros Civiles, la Comision Calificadora del Derecho Civil. Entonces se fundaron las primeras colonias en los territorios meridionales, se construyeron los primeros ferrocarriles, se tendieron las primeras líneas telegráficas, se establecieron los primeros mataderos públicos, se dictaron las primeras disposiciones para reglamentar la inversion de los presupuestos, elc., etc.

Esta vastísima i compleja labor, que tuvo en constante actividad al Poder Lejislativo i a todos los Departamentos del Gobierno, se acometió i se llevó adelante bajo una política esencialmente liberal, que no tenia miedo a las reformas mas radicales relacionadas con la opinion pública i que hacia una relijion de su respeto al derecho i a las leyes. No exajeramos si decimos que la Constitucion empezó a rejir virtualmente solo desde que Búlnes llegó al Gobierno, porque, si es verdad, que fué promulgada en 1833, tambien lo es que por obra de las facultades estraordinarias (1834 a 1839) o por los hábitos que el Jargo ejercicio de ellas creó, nuestro Código Político no estuvo en vigor antes de Setiembre de 1841.

Precisamente, porque, durante aquel Decenio no hubo conmociones interiores ni guerras esteriores, .su historia no habia tentado hasta hoi a los escri. tores nacionales. Se encontraba que ofrecian mayor interes dramático los ajitados Decenios de Prieto i Montt.

El Gobierno de Búlnes se habia dejado como en Ta penumbra, porque no ofrece peripecias emocionantes. Pero, para aquellos a quienes no son indiferentes ni la obra de la formacion de nuestra ad. ministracion pública, ni el cstablecimiento de las sanas prácticas de Gobierno, aquel período de paz, de órden, de trabajo fecundo i de organizacion de los servicios del Estado ofrece el mas vivo interes. Aun podemos agregar que en el concepto mas avanzado de la historia, el Decenio de 1841 a 1851 es mas interesante que el precedente i el siguiente, porque el relato, merced a la falta de acontecimientos militares, tiene que consagrar especial atencion a la vida social de la República.

Pues bien, es el primer tomo de la historia de este fecundo período el que nuestro queridísimo maestro acaba de entregar al público. Despues de estudiar rápidamente en los cinco primeros capitulos los sucesos que desde 1836, vinieron preparando la situacion social i política de 1841, nuestro historiador hace en seguida la reseña del primer quinquenio del Gobierno de Búlnes; i con una serenidad de juicio, con un acopio de datos i con una frescura de estilo que dan a su lectura el doble carácter de instructiva i atrayente, va poniendo majistralmente de relieve los progresos de la obra entonces realizada. Las tendencias conciliadoras de aquel Gobierno ejemplar, el llamamiento a las fun. ciones públicas de los ciudadanos mas distinguidos, reaccionando contra el esclusivismo del decenio anterior, los trabajos públicos, la organizacion de los servicios del Estado, el fomento i reforma de la instruccion pública, el arreglo de la deuda esterna; el manejo de las relaciones esteriores, el movi. miento científico i literario, la influencia de los es

[graphic][merged small]
[ocr errors][ocr errors][merged small]

tranjeros proscritos en Chile, las relaciones del Gobieno con la Iglesia, etc., etc.; en una palabra, todos los sucesos que sorinaron la vida de la República en aquel quinquenio los relata el señor Barros Arana con aquella naturalidad, con aquella amenidad, con aquella firmeza de pulso que le caracteri. zan como escritor i como historiador.

La República entera debe felicitarse de quecuando se trata de erijir una estátua al Presidente Búlnes, la mano maestra del grande historiador nacional haya venido tan oportunamente a justificar el homnenaje, sacando la historia de aquel período de la oscuridad i del olvido en que sin razon valedera se le mantenia. A la vez que completa su «Historia Jeneral de Chile», el señor Barros Arana, con su nueva obra, rehabilita i pone a luz una personali. dad, cual es la de don Manuel Búlnes, que debe figurar entre los mas preclaros estadistas de la República.

EDUARDO POIRIER

Publicista i diplomático, sirve a las letras i a las relaciones intelectuales de los paises americanos desde hace veinte años, con un entusiasmo que le honra i enaltece el espíritu latino continental.

Desde la tribuna del periodismo primero, en los Ateneos i Academias despues, en los libros i en la representacion diplomática mas tarde, ha aportado al lustre de la literatura i de las vinculaciones internacionales el mas brillante continjente de intelijencia i de actividad.

Mui jóven dió a las letras sus anhelos i esfuerzos de cultor del arte i la poesia, de la novela i la crítica, sobresaliendo por el sentimiento de la fraternidad i la simpatia hacia los amantes de la literatura.

Fué así como se constituyó en el amigo inseparable i afanoso del poeta nicaragüense Ruben Dario cuando vino a Chile a buscar su confirmacion literaria.

« AnteriorContinuar »