Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la tisis, los forzados bastardos de la vida
empujan, arrastrando sus torsos por el barro -
tiznados i desnudos, un miserable carro:
el carro en que al incierto fulgor de los candiles
destella el rico bloque que arrojarán mañana,

-hecho diamante u oro-las impudicias viles
de algun viviente inútil, sobre el jergon de Nana!

IV

El bienestar es pobre de amor i el egoismo en la corriente humana solo se ve a sí mismo. Aquél que sueña bajo la luz del sol, ignora las lágrimas del triste que en las tinieblas llora. De ahí que alguna mano caritativa i sana tenga que abrir los ojos a la miseria humana; mostrar sus pobres ropas a los demas mortales, desenterrar del tiempo la clave de sus males, romper la venda de oro que cubre tantos ojos i echar simientes nuevas en ruinas i rastrojos.

Hoi, que por dondequiera se alegran los caminos al eco de los cantos de aquellos peregrinos que ha tanto que dejaron la tierra: la olvidada Justicia, la risueña Esperanza i la sagrada Fraternidad; recuerden los que su voz escuchan a aquellos que en el seno de las tinieblas luchan.

I tú, mortal, que cruzas la tierra con los ojos clavados en ti mismo, levanta los abrojos que pisas, i contempla, si tienes alma, tantas espaldas como sirven para aliviar tus plantas!

I tú, viajero amable, que en los seremos días de la estacion del trigo, piadosamente guias la paz de tu conciencia por esas ya taladas colinas, donde surjen las minas arruinadas; por esas rumorosas riberas de los mares .

[graphic][merged small]
[ocr errors]

de Arauco, donde sueñan las rocas seculares, :.. en tanto que chicuelos desnudos, de los riscos i arrancan, encorvados, malezas i mariscos; al asomarte a un pozo colmado de aguas muertas donde las ranas cantan sus canciones inciertas, i en cuyos rotos bordes, hundidos i deshechos, los frescos musgos brotan i crecen los helechos... piensa en los tristes dias en que por allí mismo, ceñudos i callados, bajaban al abismo los que hoi acaso duermen, hundidos con sus penas en el rincon mas hondo del infeliz venero, sin que a turbarlos lleguen, ni el son de las cadenas, ni el eco de las anclas, ni el paso del viajero.

JOAQUIN DIAZ GARCES

De los escritores de la jeneracion nueva, Joaquin Diaz Garces es el mas orijinal porque se ha dedicado a la descripcion i pintura de las costumbres nativas.

Siguiendo las gloriosas huellas de Jotabeche i Roman Vial, en la literatura de costumbres nacionales, ha sido el pintor espiritual de los tipos criollos, poniendo de relieve un sentimiento impresionista mvi vigoroso en sus cuadros i escenas populares.

Con el pseudónimo de Anjel Pino, ha introducido en la literatura chilena un réjinien nuevo de cuento ameno, donairoso i de alegria espiritual.

Se le puede colocar entre los risueños de nuestra literatura picaresca, de costumbres nativas, de ironia infinita.

Al estilo delicado del artista esquisito i selecto, ha dado la gracia criolla del pensamiento festivo.

Sus pajinas son bellas por la forma, por el chiste inagotable i el sentimiento de alegria que fluye de sus mismas fantasias.

Esta gracia novedosa se destaca de su libro Pájinas Chilenas, en las que alterna la anécdota feliz, el episodio histórico patriarcal o el tipo burlon del campo o la ciudad.

A veces la ironia aguda e injeniosa asoma punzante, como la espina en la flor bella, haciendo saltar las veladas sonrisas entre las joviales impresiones del esbozo que delinea o traza con pincel teñido en matices de vivos colores.

Tal acontece en su herniosa pájina titulada Una Vida de Afecciones, una de las mas bellas de su pluma juguetona i traviesa.

El Chileno i El Mercurio, han recojido la abundosa cosecha de su fantasia juvenil i en Zig-Zag se encuentran pájinas soberbias de su númen inquieto i apasionado de los tiempos clásicos de la patria.

Del periodismo ha pasado a la diplomacia i el escritor continúa sirviendo a su pais en la secretaria de la Legacion de Chile en Italia.

Desde Roma escribirá nuevas pájinas de índole nativa, porque su alma chilena le inspirará siempre impresiones criollas, risueñas i de fantasia infinita.

Copiamos uno de sus cuentos criollos de la mas delicada orijinalidad i belleza, por su indole espiritual i nativa.

Bajo los Peumos

Desesperado del aburrimiento de Carnaval, hastiado del calor sofocante i enervador de las calles de Santiago, resuelto a todo, incluso al suicidio, tomé el primer tren que partia esa tarde, con un maletin que contenia a lo sumo ropa para dos dias, sin llévar otro rumbo que el que pudiera ocurrirseme en el camino.

Recordé, una vez metido en el wagon, cuatro o cinco de esas invitaciones jenerales, sin dia fijo, que se le hacen a uno con ánimo de que no se acepten; «Cuando tengas un dia desocupado vente a pasar con nosotros, aquí se lleva una vida tranquila i podrás descansar de tus faenas diarias. Mi mujer te acojerá con el cariño que se siente por un viejo amigo. Aquí hai un excelente clima, buena costa para bañarse, caballos para hacer escursiones a pinto

« AnteriorContinuar »