Imágenes de páginas
PDF
EPUB

gos, ampulosos i procuran deslumbrar, porque no ! obran por observacion propia i no saben con exactitud lo que deben espresar. No son ni pueden ser orijinales porque están copiando a un modelo.

Es comun, por ejemplo, encontrar en nuestras poesias o narraciones novelescas, insignificantes escenas o descripciones de la naturaleza envueltas en afectos cuya vehemencia no corresponde a lo mezquino del objeto que las ocasiona. ¿De qué proviene esta desproporcion? De que el autor no es sincero, de que no es cierto que aquella escena o aquel espectáculo de la naturaleza le haya ocasionado esa impresion: la tenia de antemano, i no por haber nacido en él sino porque se la habia trasmitido el autor bajo cuyo influjo se encontraba.

No ha hecho mas que aplicarla a otro objeto. De este modo, tienen que resultar exajerados los afectos con relacion a lo que se describe.

De tales tendencias literarias se aparta notablemente don Alberto Blest Gana, novelista de verdadera orijinalidad en sus concepciones, de imajinativa clara i fértil, i que se ha inspirado en la realidad directamente i con vigor, sin ceder, salvo en puntos accidentados, al influjo de autores estranjeros.

Es de admirar esto último si se atiende a las cir. cunstancias de su vida. Nació en Santiago en 1831. Tenia cuarenta años i ya había sido Intendente i Diputado, cuando el Gobierno lo envió a Washington como Ministro Plenipotenciario. En 1883 pasó con igual carácter, a Londres i, mas tarde, a la Le. gacion de Chile en París. Jubiló despues de haber prestado importantes servicios a la República, especialmente en la guerra del Pacífico. En Francia reside todavia. Ha pasado, pues, treinta i cinco años en Europa, sin haber vuelto a su patria. En tales

condiciones, un escritor mui dificilmente habria podido sustraerse el influjo de los escritores europeos. Que el señor Blest Gana lo haya conseguido, es prueba de la fuerza i orijinalidad de su injenio. I no se le ha debilitado con la edad: cuando publicó «Los Trasplantados,» su última novela, contaba mas de setenta años.

Posee, en alto grado, una de las principales facultades del novelista: la imajinacion. Para inventar el asunto de sus novelas, es de rara fecundidad, tanto mas notable cuanto que la accion de casi to: das ellas pasa cuarenta o cincuenta años atras, cuando la sociedad chilena era de vida mui uniforme.

Ahora ha variado mucho con la imitacion de los usos i costumbres europeas, i, sin embargo, nuesa: tros aspirantes a novelistas producen poco, i ese poco es casi siempre exótico o tiene las apariencias de tal, i dan como razon que el modo de ser de nuestra sociedad es tan monótono, que no hai materia para la trama de una novela. El señor Blest Gana prueba que no es exacto lo que afirman.

Apoyándose siempre en la realidad, desenvuelve la accion de una manera amplia i natural. Anuda i desata intrigas, mui complicadas a veces, con grande exactitud en los pormenores, sin esas aceleraciones del relato a que recurren los autores para pasar por alto puntos que no han imajinado con suficiente claridad.

Parece que todo lo hubiera visto i lo recordara con entera lucidez. Nos trasporta a épocas algo remotas, casi un siglo atras, como en Durante la Reconquista, sin esfuerzo alguno, como si hubiese vivido en esa sociedad i describiese lo que habia presenciado.

Pero las novelas del señor Blest Gana no dejan la impresion que ocasiona una obra de arte completa i acabada. El comienzo es lento e inseguro. No hai unidad en la accion, Los incidentes toman demasiada importancia, i el autor se estiende en ellos, olvidándose a menudo del asunto principal.

Termina la novela de golpe, de una manera algo forzada e imprevista. No da, a lo que parece, importancia al arte de la composicion, que hace que todos los elementos o partes de la obra tiendan directamente al objeto principal, para presentarlo con fuerza i relieve, i dar a la obra unidad i armonia.

La falta de unidad en la accion es defecto grave en las novelas, cuyo interes se funda principalmente en los sucesos, como son las de nuestro autor.

Si hai varias intrigas independientes entre sí, el interes que se despierta se reparte i es menos intenso, i la curiosidad del lector se vé contrariada por las interrupciones al pasar de una accion a otra, lo cual daña a la impresion que debe resultar del conjunto de la obra.

En las novelas que penetran hondamente en el corazon humano, la falta de unidad no es tan censurable, porque las observaciones que se encuentran a cada paso sobre la realidad de la vida atraen hácia ella la atencion, constituyen un punto de primordial interes i dan cierta unidad a la novela.

MARIA ESPÍNDOLA DE MUÑOZ

Poetisa i educadora, en ámbas manifestaciones de su cultura i de su intelectualidad es una pensadora superior i de talento.

Ha cultivado la poesía i la literatura desde niña, colaborando en la prensa nacional, persiguiendo un ideal de soberana conquista social para la mujer.

Este credo o apostolado ha sido su lema favorito en los Congresos Científicos celebrados en nuestro pais, haciendo valer, en la tribuna, con notables estudios filosóficos i sociales, la esquisita naturaleza femenina para la direccion moral de la familia, de la sociedad i de la patria, en el arte, en las letras, en la educacion pública i en la vida del hogar.

Su espíritu estudioso la ha guiado a traves de una vida de constante trabajo en favor del perfeccionamiento de su sexo i ella misma es un ejemplo de su apostolado, labrándose su carrera por sí misma, por su esfuerzo, por su perseverancia, por su fé en el ideal de amor i de progreso social i humano.

Sus artículos i sus poesías han circulado en el periodismo bajo el pseudónimo de Auristela del Campo,

Tomó una participacion activa i brillante en el Congreso Científico-Chileno i en el Congreso Jeneral de Enseñanza Pública, celebrado en Santiago (1903), presentando sus interesantes memorias tituladas La Educacion de la Mujer en Chile i Conveniencia de dar a la mujer educacion intelectuul i a la vez práctica.

Directora i lundadora del Liceo Americano, de Chillan, ha formado una jeneracion de damas de aquella culta sociedad, escribiendo sus programas i los testos de enseñanza de su plantel de educacion,

Publicamos una composicion poética suya, que ha alcanzado jeneral popularidad, en la que describe la suerte de la mujer que une su destino a un individuo que se entrega al vicio de la embriaguez, presentando un cuadro desolado del hogar así aplastado por el mal i la degradacion, levantando la moral de la sociedad i de la vida con el ejemplo de la desgracia i el amor del bien humano.

La esposa del bebedor

Ved este cuarto horripilante i frio,
desnudo el piso, la pared i el cielo,
i decid si creeis que el dolor mio
en la humana razon halle consuelo.

De un palacio he venido a la cabaña, descendiendo de a poco, en escalon; i el destino traidor en mí se ensaña hiriendo sin piedad ini corazon.

Talvez al escuchar mi cruel lamento quisiérais conocer mi triste historia; la voi a referir; pero no es cuento; guardadla para ejemplo en la memoria:

Jóven, amante, candorosa i buena conocí al que amo; sin pensar siguió la historia de un amor sin pena, i termina con dos ante un altar.

Siguió mi dicha, mi placer, mi encanto algunos años; i despues lloré: ¡toda mi dicha se cambiaba en llanto i en abrojos las flores a mi pié!

El ánjel de mi amor con alas de oro iba arrastrando el cándido vestido, perdiendo poco a poco su decoro, hasta que todo al fin hubo perdido.

Se arrastro desde el club a la taberna presa del vicio de embriaguez i juego; nunca escuchó a su esposa, alma tierna, que arrancarlo queria de aquel fuego!!

Bebió i jugó hasta acabarlo todo con sus amigos de falaz placer, consumió mi fortuna; i de este modo, la vida de sus hijos i mujer.

« AnteriorContinuar »