Imágenes de páginas
PDF
EPUB

rista lluminense Francisco Octaviano i de los pensadores ilustres Casimiro de Abreu i Machado de Azis.

Guimaraes Junior aportó a la literatura chilena su libro de versos Los Corymbos, que despertó la pluma delicada y galana de un prosista orijinal i modesto. por mas que pertenezca a la mas alta cultura, Aro turo Toro Herrera, pensador esquisito i refinado,

Las pájinas de Guimaraes Junior, se conservan en la literatura chilena como las mas brillantes que se han escrito en Chile, por su aticismo, la delicadeza de su espíritu, la espiritualidad de su pensamiento i la elegancia i supremacía de su intelijencia.

Su literatura entusiasma, hace hervir la sangre en las venas, porque su pluma refleja el encendido calor del trópico i los matices i colores de las florestas maravillosas de su patria.

Jorje Isaacs, derrama su cuerno de flores aniinas en los periódicos i revistas i las poesías de su númen se esparcen a porfía por todos los hogares intelectuales de la capital santiaguina.

Augusto Ferran, el cantor de Soledad, introduce en Chile i en América las dulces i amargas Rimas de Gustavo Adolfo Becquer.

Adolfo Valdés, el poeta proscripto que sucumbe en un hospital, consolado en su ostracismo.i en su horfandad por esa familia sin nombre i universal de las hermanas de caridad, escribe en El Salon artículos llenos de humorismo i espiritualidad fina i refinada i poesías de tierna dulzura i de encantadora fantasía.

Moncayo i Chiriboga, reproducen la historia del Ecuador i escriben libros i folletos que la historia americana ha recojido ya como preciadas joyas para enriquecer la literatura del continente.

Antonio Zambrana, hace repercutir los ámbitos de las salas de reunion de la Academia de Bellas Letras, con su elocuencia conmovedora, levantando la tribuna a su mas alto esplendor histórico i literario americano.

Eujenio María Hostos, el dominicano educador, redacta La Patria, colabora en la «Revista Chilena» i publica su libro de Peregrinacion de Bayohan.

En la tribuna canta la odisea triste i gloriosa de su patria cautiva.

Yo le escuché en una velada, silencioso i conmovido.

Se presentó pálido i triste en la tribuna.

Su frente parecia oprimida por el peso de un gran pensamiento que lo abrumaba.

Su palabra brotó vacilante de sus lábios.

Su voz era baja, i entrecortada, como si un inmenso dolor embargase su garganta.

Era que el recuerdo de su patria cautiva le oprimia cruelmente el corazon i al hablar de ella en el seno de un pueblo libre, sus palabras se traducian en lágrimas que no caian de sus ojos, pero que brotaban de su alma.

Lentamente su pensamiento fué mas seguro, su refleccion mas luminosa i su elocuencia se hizo irresistible.

El cuadro que nos describia, la revolucion de las Antillas, de los proscriptos errantes por América, convertidos en misioneros de libertad pidiendo un óbolo para rescatarla, a todos enternecia, mientras su trémula voz fulguraba rayos de fuego contra la opresion i entonaba himnos de gloria a la América emancipada.

Despues de peregrinar por el Brasil, Hostos volvió a Chile i fué fundador i rector del liceo Miguel Luis Amunátegui, permaneciendo en este pais hasta que Santo Domingo alcanzó su independencia.

Regresó, entonces, a su patria i allí reposan sus cenizas, cerca del hogar de sus mayores.

Cumplió una misiun augusta en la América, como educador i literato, como tribuno i escritor propagandista.

Sus libros de educacion publicados en Chile, han sido incorporados en su literatura al lado de los mejores de sus mas ilustres hijos.

Cooperó al mas brillante movimiento literario chileno i su nombre figurará, con honroso timbre de gloria, en los anales de la intelectualidad de Amé. rica.

Asi se ha formado la literatura del continente, elaborándose la vida de sus escritores esclarecidos a traves de la historia de las nacionalidades.

VIII

Una jeneracion intelectual briosa i orijinal ha sucedido a la anterior. marcando nuevos rumbos a la literatura chilena moderna.

Hombres esclarecidos en las letras han continuado la tradicion gloriosa del pensamiento i del arte.

En los diversos jéneros literarios han culminado talentos cautivantes por sus rasgos de injenio i la novedad de sus producciones.

La poesía, de indole nativa, llena de gracia esqui. sita, ha sido cultivada con imitable primor de concepto i de inspiracion por Antonio Orrego Barros, que ha heredado las condiciones talentosas de sus intelectuales projenitores

Jóven, casi un niño, se ha revelado poeta criollo espiritual i tierno, melodioso i delicado en su arte tan difícil de pintar los caractéres i las costumbres de la raza nativa, orijinaria i sin cultura.

Sus poesías están saturadas de sentimentalidad i belleza, poniendo de relieve la naturaleza injénua de la mujer campestre, que siente embargada el alma i se abandona con la sencillez de su corazon de paloma sin hiel.

Esta poesía orijinal i melodiosa, desprovista de apasionamiento mundial, pintoresca i sencilla, no es comun en nuestra América, donde tenemos poetas. tan formidables, por su inspiracion i su jenio, como Julio Flores, el poeta enorme de Colombia por la soberbia grandeza del pensamiento i de la belleza de sus poemas.

Poetas de la naturaleza i de los caractéres populares, que toman sus modelos en las multitudes, son los jóvenes bardos Diego Dublé Urrutia i Samuel A. Lillo, ámbos cantores del pueblo.

Han descrito en sus poesías, de índole nativa, los tipos mas salientes i jenuinos de la raza, que culminan en las muchedumbres laboriosas de los campos i ciudades.

Reflejando el temperamento o modalidad de los tipos o caractéres populares, objeto de su estudio i descripción, han dado vida a la poesía de la raza nativa, creando un arte nuevo de inspiracion i nove. dad, de dulce melodia i de tierno encanto de belleza arrebatada a la naturaleza. .

Poeta del sentimiento propulsor, es decir, reivindicador, de espiritu socialista, pero de inspiracion radiosa, es el jóven bardo porteño de Valparaiso, Víctor Domingo Silva, cantor de los ideales democráticos.

Su musa es delicada, como hija de un ideal huma

no, audaz i soñadora, llena de la vibracion del amor redentor.

Hai en sus poesías toda la ardiente fogosidad del luchador que hace de su lira una trompeta de combate i de su pedestal de bardo una tribuna de propagandista.

Ama la libertad i combate por la redencion social de los que sufren las desigualdades de la fortuna.

El quisiera derramar torrentes de riquezas en el seno del pueblo amado, asi como vierte raudales de inspiracion, para elevarlo a la cúspide de la cultura i del poderío.

Sueña un poema de gloria i de grandeza para su raza, como un pais encantado de conquistas infinitas. .

En ese ideal i en ese ensueño, el poeta forja sus cstrofas de música sin fin, arrulladora i emocionante, de sensaciones de flores, de sedas i de fantasías funambulescas, creaciones de un mundo que evoluciona, con esplendor eterno, dentro del cielo del alma, sin nubes ni tempestades, exento de las pasiones mundiales.

Por esto es poeta, porque sueña lo ideal, lo imposible, la humanidad sin dolor, sin los goces del triunfo sobre el obstáculo, sin la victoria de sí misma! El poeta de la fuerza, de la idea valerosa del progreso prepotente, del carácter, del pensamiento, de la fé en la humanidad, ha sido Pedro Antonio Gonzalez, que cantó el amor como verdad de la vida i la gloria como coronacion del esfuerzo i de la fé inmortal.

Su fuego interno, su pasion sagrada de apóstol i de mártir, lo devoró en sus llamas, en mitad de su juventud esplendorosa i batalladora. Sus cantos han quedado en el alma de su jeneraANTOLOJIA CHILENA

« AnteriorContinuar »