Imágenes de páginas
PDF
EPUB

palabras que pudieran tu dignidad herir;
i acoje las protestas de amor i desagravio
que arranca de mi pecho la admiracion por tíl

Tu sangre nos legaste, tu relijion, tus leyes, i la altivez indómita de tu bizarro Leon; la sierva de tres siglos jamas culpó a tus Reyes en cuyo imperio nunca se sepultaba el soll

Ningun americano podria alzar la diestra, ni usar tu propia lengua para ofender tu honor; es tuya nuestra gloria, como la tuya es nuestra... Culpamos al pasado, pero a tí, España, nó!

Nuestros heróicos padres que libertad nos dieron mostraron la entereza de Diaz de Vivar de aquellos que en la lucha con honra sucumbieron, ántes que en Zaragoza tu pabellon arriar!

VI

Mas nó sobre los lauros que le tejió la gloria América dormita, porque se encuentra en pié; como ántes, en la guerra no busca la victoria, al humo del combate prefiere el del taller.

Las ciencias sus verdades, el arte su belleza, Natura sus primores ofrendan en su honor; la audaz locomotora sus valles atraviesa i escala las montañas en alas del vapor.

Arrancan las industrias tesoros a millares de su fecundo suelo con laborioso afan, i el jenio del comercio conduce por sus mares mil barcos que cargados de esos tesoros van.

Cual reina soberana, la sierva de otros dias levanta la cabeza con noble majestad; si grandes son sus triunfos, sus fuerzas i enerjias, resérvale el futuro mayor prosperidad!

VII

Los hijos de la América mostráronse en la guerra tan grandes como ahora preséntanse en la paz; su sangre jenerosa fecundizó la tierra que brinda a sus afanes magnífico caudal

Levanta, Patria mia, la tricolor bandera, que, en vuelto entre celajes de oro i arrebol, asoma, tras las cumbres de la alta cordillera, de tus eternas glorias el soberano sol!

Los golpes interrumpe del combo i del martillo; contempla la carrera del sol a su confin, del sol que te recuerda con su esplendente brillo a O'Higgins i Lord Cochrane, Carrera i San Martin.

Merced a la entereza de aquellos héroes grandes disfrutas, Patria mia, de honor i libertad! Altares dignos de ellos son los eternos Andes i pabellon glorioso la azul intensidad!

Contra-almirante ALBERTO SILVA PALMA

Cuando visitó a Chile la comision de marinos del Brasil, correspondiendo la galante i fraternal cortesia de nuestros oficiales de marina, preguntó un alto jefe de la armada fluminense a un escritor chileno:

-¿Cuál es la institucion que Uds., los chilenos, aman mas en su patria?

[graphic][merged small]

-La marina, contestó sin vacilar el escritor chileno, i agregó: La marina es nuestra institucion predilecta, no solo porque encarna nuestras glorias, sinó porque aquí, donde todos somos soldados, no pueden ser marinos todos los chilenos. Es una institucion científica, de la mayor cultura.

Esta es una verdad histórica, sentida sinceramente por todo ciudadano chileno.

La marina nuestra ha ilustrado sus anales con el heroismo de sus jefes i oficiales, en los mares del Pacífico, i con su ilustracion i sus esploraciones científicas la historia de la República.

Para los marinos chilenos es fácil tarea, por su preparacion, la de desempeñar, con notoriedad i suficiencia, en cualquier ramo de su carrera o de las ciencias modernas,

Podremos citar, con honor para nuestro pais i la historia de la marina, a jefes tan ilustres de la armada nacional por su labor científica e intelectual como por sus hechos de armas, tales como el vice-almirante don Luis Uribe Orrego, héroe i publicista eminente; a don Francisco Vidal Gormaz, esplorador de nuestros mares i escritor múltiple; al capitan de navio don Luis Pomar, escritor notable i esplorador de todas nuestras zonas marítimas; al contra-alinirante don Federico Chaigneau, escritor de lo mas distinguido; el capitan de navio don Roberto Maldonado, esplorador i escritor meritorio, i al contraalmirante don Alberto Silva Palma, a quien han parecido pocos los triunfos de la espada i ha conquistado nuevos laureles con su pluma de publicista.

Se ha revelado escritor elevadísimno, ameno i espansivo, como si toda su vida la hubiese consagrado a la labor de la pluma.

Es un literato i un historiador, de estilo i forma periodistica, de pensamiento sintético i de un sentimiento patriótico el mas delicado.

Sus artículos publicados en El Mercurio, de carácter histórico, reproducidos en la prensa americana, lo présentan como un escritor de galanura esquisita.

No necesitamos narrar su historia militar, para su gloria basta con esponer su título de jerarquia superior de la armada, de contra-almirante, pues hemos querido solo esponer su personalidad literaria, tan simpática por el brillo i la orijinalidad de sus pájinas de historia contemporánea.

De la série de sus trabajos nos es grato citar los que ha denominado Recuerdos del Bergantin Meteoro; Mártires del Deber; El Testamento del Capitan Rodríguez;

« AnteriorContinuar »