Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Jos al frente de sus batallones, conservando la espada desnuda, conversaban. El jefe de la parada i sus ayudantes, todos montados, se esforzaban por hacer caracolear sus caballos, para que pareciesen poseer los bríos que habian perdido en la campaña. La jente del pueblo, en la que sobraban los entendidos en materia caballar, presenciaba ese empeño con la sonrisa burlona del conocedor que no se deja engañar. Otros oficiales recorrian los alrededores de la catedral, donde los grupos de espectadores eran mas numerosos. Tenian la mision de preparar el entusiasmo popular para el momento en que, concluida la misa, apareciese el jeneral Osorio, siguiendo con su estado mayor la procesion. En el ángulo de la plaza que formaba la esquina del palacio presidencial con la calle del Puente, parecia encontrarse el centro de ese servicio del entusiasmo realista. Un grupo, compuesto de varios oficiales, estacionaba en aquel punto. Ahí llegaban, i de ahí salian los encargados de preparar la ovacion al jeneral Osorio a su salida de la iglesia.

Dr. NICOLAS PALACIOS

Autor de Raza Chilena

Doctor en medicina i escritor de la mas estensa ilustracion, ha servido al pais en la guerra del Pacífico como cirujano i como publicista defendiendo sus derechos territoriales en Europa.

Hombre de espíritu estudioso e investigador, ha consagrado los mejores años de su vida al conocimiento de las ciencias i de los pueblos viajando por el antiguo continente.

De carácter reservado i modesto, no ha tenido apego a la notoriedad i sus trabajos, desarrollados en un ambiente de tranquilidad i meditacion, solo han tenido por objetivo el interes de la ciencia etnolójica i el prestijio i el amor a la raza patria.

Joven, observador i apartado del bullicio mundial, ha residido, durante varios años, en la provincia de Tarapacá, como cirujano de una empresa industrial, permaneciendo en Iquique i en Junin. Desde allí, escribió, para el diario La Patria, de Iquique, una serie de notables artículos sobre El Roto Chileno, que publicó en un folleto. Tomando pié de un artículo publicado por don Cárlos Luis Hübner, escribió ese opúsculo para deíinir el temperamento, las tendencias, la índole i las cualidades del noble i admirable tipo de las muchedumbres nativas.

Así fué como tuvo su oríjen su hermosa i formidable obra etnográfica titulada Haza Chilena, que le ha conquistado tama universal sin ser conocido su nombre.

Publicó este valioso libro, que tanto levanta i enaltece el sentimiento de la raza chilena, ocultando su nombre a la notoriedad, dando toda la fuerza moral de la verdad i de la ciencia al anónimo. Su fama fué mundial, pero su gran anónimo permaneció inmutable a traves de las discusiones de la prensa i de la crítica.

Para escribir este libro, estudió un cuarto de siglo, biolojia, antropolojia i especialmente etnolojía i sicolojía étnica, como se demuestra en sus capítulos. Raza Chilena, fué un libro mui discutido en nuestro pais, por don Tomas Guevara, Diego Dublé Urrutia, Juan Enrique O'Rian i otros, que le negaban i le reconocian a su autor la doctrina que sostenia de la superioridad de nuestra estirpe nativa.

Así mismo, fué discutido en España por Miguel de Unamuno; en Italia, Inglaterra i Alemania, siendo traducido al aleman en su mayor parte íntegra i estractada en algunos capítulos. La revista de Gotha, titulada Mitteilunguen dus Justos Perthes- Geographischer Avistaet, del 28 de abril de 1906, publica un notable estudio analítico de la obra sosteniendo que debia ser leida por todo chileno amante de su pais.

Siguiendo el curso de estos trabajos, tiene inédita una nueva obra con el título de Demografía Gótica de España.

Para el Congreso Científico Chileno, ha redactado una memoria sobre Las Razas Indijenas de Europa.

Por sus estudios el doctor Palacios es el primer etnógrafo americano. Hijo de la provincia de Colchagua, se educó en nuestra Universidad Nacional, habiendo concurrido a los certámenes literarios de 1877 i i838 con. trabajos de índole científica.

Recorriendo, en 1900, la Inglaterra, publicó en Londres una serie de artículos en The Lunday Special, refutando las teorias jeográftcas del perito arjentino don F. de P. Moreno, en la cuestion de fronteras con Chile.

Establecido en Santiago, en 1907, se ha dado a conocer como autor de Raza Chilena, con motivo de haber publicado importantes estudios sobre la cuestion del salitre. Ha colaborado en El Ferrocarril i en La Union, con artículos sobre La Decadencia del Espíritu de Nacionalidad.

Escritor patriota, difunde el sentimiento de la cultura en nuestras esferas nacionales con elevado espíritu de raza i suprema ilustracion científica universal.

Reproducimos unas breves pajinas de un opúsculo suyo, publicado por la Asociacion de Educacion Nacional.

Decadencia del Espíritu de Nacionalidad

Uno de los fenómenos mas estraños que pueden observarse en nuestro pais es el escaso desarrollo de su instinto de conservacion nacional, de ese egoismo tan lójico i necesario a la vida de toda Nacion.

Como esta tésis es fundamental en el presente análisis, he de recordar, aunque sea a la lijera, algunos de los principios jenerales que le sirven de base, especialmente el relacionado con el elemento estranjero i su rol en la sociedad.

El hermoso código político de Chile acuerda a los estranjeros mayores garantias que cualesquiera de las constituciones modernas; pero esa liberalidad era solo la manifestacion de los sentimientos hospilarios de este pueblo, pues los mismos hombres que lo redactaron dieron elocuentes muestras de estar adornados de vivos sentimientos de nacionalidad, tanto en las disposiciones de organizacion interna como en el rumbo impreso a las relaciones internacionales. Solo en el último quinto de siglo empezó a manifestarse esa decadencia del instinto primordial de toda Nacion, acentuándose a medida que han corrido los años.

La causa de este fenómeno social es a la fecha bien conocida, pues ha preocupado en los últimos años los mas eminentes pensadores, los cuales la han estudiado en la historia de los diversos países en que se ha presentado constatando la uniformidad siempre fatal de sus resultados.

Un estudio particular de él en la América Latina i especialmente en Chile, ha hecho, el historiador norte-americano Uriel Hanock en su «History of Chile», i uno jeneral i luminoso sobre el mismo tema ha desarrollado Broock Adams, tambien norteamericano, en su reciente i ya famoso libro cLei de la Decadencia de las Naciones». En Europa, este interesante problema ha sido tratado por los mas esclarecidos talentos dedicados al estudio de la evolucion histórica de las Naciones.

El mas importante de los factores que contribuyen a la decadencia de esa virtud social es el representado por el comerciante estranjero, tema que ocupa la mayor parte de la obra del filósofo Broock Adams, i que es el pertinente en esta ocasion dado el fin principal de mi tema.De su obra citada son la mayor parte de las ideas aquí espuestas.

Es en realidad el mercader estranjero—por el hecho mismo de la internacionalidad del gran comercio—el que emprende la tarea de minar el sentimiento de nacionalidad, que muchas veces contraria sus cálculos mercantiles. Las doctrinas humanistas igualitarias ejercen su influencia moralizadora análoga a la del mercader, pero en escala relativamente insignificante, i en Chile es,'puede decirse, nula.

El comercio propaga sus doctrinas disolventes apoderándose de una parte de los diarios, los cuales viven asimismo de aquel; i por medio de los millares de incansables mensajeros que dia a dia parten de las prensas recorriendo el pais de un estremo al otro, las doctrinas disociadoras van lentamente abriéndose camino en la opinion.

La direccion que en su desvio toman las nuevas ideas, indica claramente su oríjen: no es la felicidad del pueblo su incremento numérico, su progreso moral i político lo que preocupa al inmigrante mercader; ni lo desvelan la seguridad presente ni el porvenir de la Nacion en que se hospeda. No ve una sociedad, un pueblo organizado moral i políticamente en el pais en que especula, solo ve sus riquezas esplotables, i su sola preocupacion e¿ la de apropiárselas con el menor sacrificio de su parte. La idea de Nacion está reemplazada en ellos por la de territorio mas o ménos rico, mas o menos poblado; sus habitantes son factores de produccion i de consumo, e instrumentos vivos de esplotacion, a los cuales creen justo i lójico reemplazar por otros mas apropiados a su intento, si los indíjenas no les convienen.

Aparecen como triunfantes en el campo de la filosofia social las doctrinas economistas, tales como las de Starck, Marx, etc.

La felicidad de un pais es aquilatada por el monto de las importaciones i esportaciones, i por los balances de los Bancos, siendo para ellos tan próspero a la fecha el pueblo esclavo del Congo como el de la Suiza o el de Dinamarca, cuyos balances jenerales son semejantes. Así hemos visto a los diarios del alto comercio, que es aquí el comercio estranjero, exhibir en el primer mes de este año los magníficos balances presentados por los Bancos estran

« AnteriorContinuar »