Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[graphic][merged small]

Término de la cordillera de Los Andes.-Canales

de la Patagonia

(Pajinas de mi diario de viaje)

Mas o ménos a las 9 de la mañana del citado Viérnes 28 de Abril de 1905, la corbeta Baquedano empezó a navegar en aguas del canal Messier, con tiempo bonancible aunque frío i calimoso. Es este el canal mas derecho i uno de los mas limpios i fáciles de navegar de los que componen el grupo llamado de Patagonia. Desde su boca a la Angostura Inglesa, miile 75 millas aproximadamente. La costa a áinbos lados es elevada, montañosa i sus cumbres por lo jeneral se ven cubiertas de nieve. : Al examinar la estructura de la costa oriental i occidental, sobre todo si se ha penetrado en algunos de los senos del oriente, se nota cierta diferencia apreciable entre una i otra que hace nacer la duda de que la Cordillera de la Costa tenga sus farellones de Carelmapu, provincia de Llanquihue, i que los cor,lones de cerros i altas montañas que levantan sus cúspides en los archipiélagos de Chiloé al sur, sean ramificaciones de la Cordillera de Los Andes, cuyas faldas besan las aguas del Pacífico en los gollos de Ancud i Corcovado. Los jeólogos no tienen bien resuelto el punto i las opiniones están discordantes. Asi Suess opina que los Andes tienen su fin al sur de Chiloé i que las montañas que siguen son forinadas por la Cordillera de la Costa.

Don Francisco S. Asta-Buruaga en su Diccionario Jeográfico de Chile, hablando de Los Andes

dice: «Respecto a Chile, la seccion de esa cadena de montañas que le corresponde, principia por los 18°40 de latitud sur i corre de norte a sur hasta el cabo Santa Agueda sobre el Estrecho de Magallanes i aun podria decirse que remnata en las islas del Cabo de Hornos).

Darwinog en su obra Geological Observations, escribe: «que Los Andes con sus conos de inmensa altura se estiende en linea no interrumpida desde la Tierra del Fuego hasta el Polo Artico».

Pissis en sus Apuntes de Jeografía Física i Po. lítica de Chile, asevera: «que la Cordillera de Los Andes se estiende hasta el Estrecho de Magallanes i que lia Tierra del Fuego se manifiesta como el último rastro de ella».

Don Alejandro Beltrand piensa de ignal modo que el anterior, agregando que los Andes sufren una interrupcion un poco al norte del paralelo de los 52' i, observándose ademas, que en esta parte la totalidad de las vertientes andinas se derraman en el Pacífico.

A juicio del doctor don F. Fonk, la interrupcion de la Cordillera de los Andes en el paralelo desig. nado, «es un accidente de poca consideracion i pu: ramente local, relacionado directamente con el descenso i próximo hundimiento de ella debido a que el yugo que une los cordones de los Baguales con el cordon del Penitente, fué gastado por un ventis. quero hasta el nivel del llano i cubierto por el cas. cajo patagónico ofreciendo hoi una division de agua casi plana entre dos océanos.

Es s'guro que debajo del suelo exista un cordon de rocas plutónicas que une los macizos separados».

Don Diego Barros Arana estima que las dos cor.

dilleras siguen su marcha paralela hasta su fin que se encuentra en la Tierra del Fuego.

Es oportuno oirlo: «Dos cadenas de montañas que corren paralelas de norte a sur constituyen la base de la orografía chilena. Una de ellas de montañas ásperas, desfiladeros rápidos, faldas i laderas rayadas con estratificaciones de diversos colores, de numerosos conos volcánicos, algunos en ignicion en nuestros dias, de perfiles angulados i de cimas inaccesibles que se pierden en la rejion de las nieves eternas, es la grande i áspera cordillera de los Andes que se levantan al oriente i que sigue corriendo toda la América.

La obra formada por cerros bajos, redondos, achatados, graníticos i cuyas cimas se asemejan a las olas del mar que se aquieta despues de una tempestad, corre a occidente. En la rejion del norte la trabazon de las últimas montañas no es constante i sus nacizos dispersos i desordenados están constantemente unidos a los contrafuertes de la Cordillera de Los Andes.

En la parte central del territorio la continuidad de aquella cadena se acentúa i solo se interrumpe para dar paso a los rios que bajan de la gran cordillera. Mas al sur todavia esta misma cadena occi. dental, está cortada por el océano i solo sus picos culininantes aparecen sobre la superficie de las aguas en forma de archipiélagos de centenares de islas grandes i pequeñas que conservan por su situacion el paralelisino con las altas montañas que se levantan al oriente».

En suma, para finalizar este punto diremos que la Cordillera de la Costa sigue desde Llanquihue al sur su ruta paralela a la de los Andes i, aunque muchas veces se sumerje en el mar para dar paso

« AnteriorContinuar »