Coleccíon de historiadores de Chile y documentos relativos a la historia nacional, Volúmenes3-5

Portada
Diego Barros Arana, Francisco Solano Asta Buruaga y Cienfuegos, Miguel Luis Amunátegui, Luis Montt, José Toribio Medina
Imprenta del Ferrocarril, 1863
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 327 - ... procuréis enviar a las dichas tierras firmes e islas hombres buenos, temerosos de Dios, doctos, sabios y expertos, para que instruyan a los susodichos naturales y moradores en la fe católica, y les enseñen buenas costumbres, poniendo en ello toda la diligencia que convenga.
Página 467 - Señor, parezco, afligido con mis culpas, consolado porque os temo. Diversos son mis discursos, varios son mis pensamientos, y luchando unos con otros es la victoria por tiempos. La naturaleza flaca está siempre con recelos de los peligros que el alma tiene entre tantos tropiezos. El espíritu se goza en medio de mis tormentos, porque es docta disciplina que encamina a los aviesos.
Página 64 - Febo dora de famosos lentiscos, principio cuyo humildemente adora una fuente risueña que por regar sus plantas se despeña, formó naturaleza de brutescos peñascos aposento, con tanta sutileza que suspensión causara al más atento, por ver que sus honduras labran techumbres para sus alturas. Pabellones copados a aquesta cumbre sirven de edificio, con arte originados de dos firmes columnas, que el bullicio de aquel cristal corriente los sublimó por cima de su frente. Al son de sus corrientes,...
Página 327 - Y allende de esto, os mandamos, en virtud de santa obediencia, que así como también lo prometéis, y no dudamos por vuestra grandísima devoción y magnanimidad real que lo...
Página 160 - ... los ojos en blanco y vueltos al colodrillo, con una figura horrenda y espantosa. Estando de esta suerte, le preguntaron que si sanaría el enfermo; a que respondió que, sí, aunque sería tarde, porque la enfermedad era grave y el bocado se había apoderado de aquel cuerpo de manera que faltaba muy poco para que la ponzoña llegase al corazón y le quitase la vida. Volvieron a preguntarle, que en qué ocasión se...
Página 158 - Troi'us heros ut primum iuxta stetit adgnovitque per umbras obscuram, qualem primo qui surgere mense aut videt, aut vidisse putat per nubila lunam, demisit lacrimas, dulcique adfatus amore est : 455 ' Infelix Dido, verus mihi nuntius ergo venerat exstinctam, ferroque extrema secutam?
Página 36 - En medio de estas tribulaciones y congojas, me vi tres o cuatro veces fuera de la silla y sin el arrimo del caballo, y levantando las manos al cielo y los ojos del alma con afecto, cuando menos pensaba me volvía a hallar sobre él y apoderado del fuste ; porque la fuerza de la corriente era tan veloz y precipitada, que no sabré significar ni decir de la suerte que me sacó el caballo a la otra banda del...
Página 296 - Contemplemos un rato la tentación tan fuerte que en semejante lance el espíritu maligno me puso por delante a una mujer desnuda, blanca y limpia, con unos ojos negros y espaciosos, las pestañas largas, cejas en arco — que del Cupido dios tiraban flechas — , el cabello tan largo y tan tupido, que le pudo servir de cobertera, tendido por delante hasta las piernas y otras particulares circunstancias, que fueron suficientes por entonces a arrastrarme los sentidos y el espíritu...
Página 289 - Jamas me vi mas atribulado, ni mas perseguido del demonio que en esta ocasión forzosa y inexcusable, porque [era] aplaudido de los caciques, y solicitado con amor y voluntad a sensuales apetitos ; que si en otras ocasiones me pusieron en semejantes empeños, no con tantos aprietos ni demostraciones tan afectuosas como las de Quilalebo, padre y¡ dueño de las acciones de su hija.
Página 328 - ... hagan enojo alguno, procurando que tengan los unos con los otros conversación y familiaridad, haciéndose las mejores obras que ser puedan.

Información bibliográfica