Imágenes de páginas
PDF
EPUB

piedra pulida, alcanzando los principios de la del bronce, pero sin llegar a la del hierro. De estas tribus, la más importante, la meshica, habitaba, con los tlatelolca y los acolhua, el valle de México, y se había constituído en un imperio cuya forma era la monárquica electiva. Aunque los meshica compartían la posesión del suelo con otros pueblos independientes, como la república de Tlaxcala y el reino de Michoacán, ejercían un notable predominio sobre la mayor parte de la extensión territorial que después formó la Nueva España, si se exceptúa el Norte, más allá del río de Santiago, dominado por tribus completamente bárbaras y salvajes, y el lejano Oriente, más allá del istmo de Tehuantepec, poblado principalmente por los mayas. Por lo mismo y porque sobre el pueblo azteca son más completas las noticias que hasta nosotros han llegado, aunque no exentas de exageración, á él nos referiremos principalmente.

Los más importantes artículos del comercio de los indios, que era puramente terrestre, fueron el cacao, origen de la bebida usada hoy en todo el mundo: los tejidos de algodón y plumas, de cuya belleza se hacen lenguas quienes los vieron: la cochinilla, que proporcionaba el color rojo para teñir las telas; y el copal y el ámbar, cuyo aroma se esparcía en los teocallis y en las casas. Los productos minerales, el oro, la plata, el cobre y el estaño, eran también objeto de multiplicadas operaciones; pero más que estos artículos son dignos de citarse, ya que no por su valor por unidad, sí por la cuantía de su producción, el maíz y los varios productos del maguey.

El primero, que todavía constituye la base de la alimentación de las tres cuartas partes de los mexicanos, no sólo procuraba a los antiguos habitantes un grano nutritivo, sino azúcar poco inferior al de caña. Del maguey extraían un líquido sacarino, que fermentado produce la bebida embriagante que llamaban neutle y hoy conocemos con el nombre de pulque: con las hojas enteras cubrían las habitaciones más humildes, y machacándolas obtenían una pulpa para fabricar papel: de las fibras se servían para hacer cuerdas y vestidos corrientes; y en suma, como ha dicho un distinguido historiador, «el maguey servía á los mexicanos de alimento, bebida, vestido y material en que escribir.»

Los varios climas de la que fué Nueva España, resultado, no de la latitud geográfica, sino de las altitudes crecientes del suelo, desde los dos Océanos á la mesa central de las cordilleras, brindaban al hombre con los productos más diversos: el cacao, el algodón y la vainilla de las costas, el maguey de la altiplanicie y el maíz de todas las altitudes habitadas. Una corriente de cambios debía naturalmente establecerse entre las zonas altas y las bajas, como resultado de la varia naturaleza de los respectivos frutos agrícolas, y corrientes secundarias entre los centros productores de metales ó artefactos y los consumidores de unos y otros, y entre los campos y los poblados. El algodón, las brillantes plumas de las aves propias de las selvas tropicales y las pieles de las fieras cazadas por los salvajes del Norte, llegaban á los mercados como materia prima de las industrias indumentarias que tanto cultivaron los meshica, y se trocaban por mantas, artículos de barro, adornos de metal o piedras labradas, armas, perfumes ó flores.

En calidad de moneda, aunque en realidad muy imperfecta, puede decirse, por la frecuencia de su uso, que emplearon el oro nativo en polvo y en grano, puesto en cañones transparentes de pluma, tejuelos de cobre ó estaño cortados en forma de T, mantas de algodón de varias clases y granos de cacao, que se contaban por xiquipilli, equivalente á ocho mil almendras.

Los comerciantes aztecas emprendían largos y arriesgados viajes hasta los confines del Anáhuac y aun á los países situados más allá; los hombres dedicados á este oficio, cargados de mercancías y reunidos en caravana, mercaderes, esclavos y sirvientes, echaban á andar enormes distancias, deteniéndose cada día al abrigo de grandes galeras construídas á intervalos apropiados, exclusivamente con objeto de servir de paraderos.

El comerciante servía á los gobernantes aztecas para adquirir conocimiento de los otros pueblos, para recaudar los tributos y para otros fines políticos y por tal motivo asumía un papel que le traía privilegios y distinciones. «Es ciertamente una anomalía de la historia, -dice un ilustre escritor, -que el comercio abriera el camino para una posición social preeminente en una nación no del todo civilizada, donde los nombres soldado y sacerdote eran, por lo común, los únicos títulos para hacerse respetable. Ella forma algún contraste con la regla fija de las monarquías más cultas del antiguo mundo, en las cuales se supone ser menos deshonrada la nobleza de una persona con una vida de ocioso abandono o de frívolos placeres, que con aquellos ejercicios que promueven al mismo tiempo la prosperidad del Estado y la individual. Es necesario confesar que si la civilización desarraiga muchas preocupaciones, también crea otras muchas.»

La capital del imperio azteca era el centro mercantil más considerable del Anáhuac; á ella afluían los tributos, en ella habitaban los principes y señores, y en sus mercados se veían los artefactos curiosamente trabajados en la ciudad y los frutos traídos á cuestas por los esclavos desde remotas provincias, ó en las embarcaciones que surcaban los lagos y canales. Como no había tiendas, todo el movimiento se concentraba en el tianquistli ó feria que se celebraba cada cinco días. Los cambios se hacían en perfecto orden, merced á la separación de los artículos por grupos, según sus analogías, y á la vigilancia de magistrados especiales (1).

Imposible es establecer, con probabilidades de exactitud, cuál era el monto del comercio de los antiguos pobladores de nuestro suelo. El afán de los conquistadores por engrandecer el valor de la tierra que habían dominado, les llevó á dar cifras exageradas siempre que se trató de fijar, siquiera aproximadamente, la importancia ó riqueza de los países que acababan de incorporar a la corona de España; y aun tratándose de hechos fáciles de apreciar, como el número

(1) En la parte de esta obra consagrada a la Hacienda pública encontrará el lector que se interese en conocerlos, algunos otros detalles sobre el comercio azteca, cuya relación nos ha parecido más propia de aquel lugar.

de habitantes de la antigua Tenochtitlán, capital del imperio sojuzgado, se observa entre las relaciones de los conquistadores una enorme divergencia.

Sin embargo, la crítica histórica puede hoy aquilatar, como circunstancias adversas á un gran desarrollo mercantil, en primer lugar la condición general de atraso de las primitivas agrupaciones, después la falta de una moneda propiamente dicha, lo que forzosamente reducía el comercio al sistema de simples trueques ó cambios de productos, y la carencia de animales y medios de transporte, obstáculo gravísimo tratándose de un comercio exclusivamente terrestre que se ejercía en un extenso territorio, montañoso en su mayor parte. Que había, a pesar de todo, transacciones que alcanzaban un volumen de cierta importancia y especialmente que existía la libre contratación y lo que podríamos llamar una organización mercantil, no cabe dudarlo, según los datos que en breve extracto dejamos consignados y conforme á los cuales escritores notables caracterizan á los aztecas diciendo que constituían un pueblo de mercaderes.

¿Qué hizo de todo esto el conquistador español? Destruirlo y arrasarlo, como destruyó y arrasó todo cuanto encontró en su camino, incurriendo en el gravísimo error de no tratar, al someter a los pueblos primitivos, de fomentar en nada y para nada su bien y su prosperidad, sino simplemente de explotar las nuevas conquistas en pro de la metrópoli y de sus hijos, como lo autorizaban las ideas corrientes en aquella época y lo imponían, con ineludible exigencia, las necesidades económicas y el empobrecimiento del rey y de sus vasallos. De ahí que nada de lo existente se conservara procurando mejorarlo, sino que por la fuerza y la violencia se impusiesen religión, lengua, métodos de gobierno, sistemas de cultivo y de trabajo y, en suma, toda una nueva organización social, en que el indio no representaba otro papel que el de instrumento pasivo, inconsciente y sumiso, para arrancar á este difícil suelo las riquezas que en un principio se creyó que estaban, sin esfuerzo alguno, al alcance de la mano.

¿Y a qué medios se ocurrió, en materia de comercio, para asegurar a la metrópoli el beneficio que de las colonias se esperaba ? Desde luego éstas quedaron cerradas á todos los extranjeros, prohibiéndoles venir á las Américas y comerciar con ellas; y en España, de donde todo debía venir y á donde todo debía ir, no se podía comerciar sino por determinadas personas, en determinada cantidad y forma y por determinados puertos; es decir, se erigió en principio absoluto la prohibición, la restricción, el monopolio. Sobre esta base descansa todo el complicado andamiaje de las disposiciones legales referentes al comercio entre España y sus colonias, necesario para mantener en pie ese principio contra los extranjeros, contra los habitantes de las colonias, contra los españoles mismos. Veamos de cerca esas disposiciones.

Pocos años después del descubrimiento de América, y bajo la autoridad del Supremo Consejo de Indias, creóse por los Reyes Católicos la famosa «Casa de Contratación» de Sevilla, especie de cuerpo administrativo con facultades judiciales, que debía entender en todo lo relativo al comercio de las Indias y vigilar el cumplimiento de las numerosas y complicadas leyes que lo regulaban. Concedióse á Sevilla y á Cádiz el monopolio de enviar mercaderías á América y el de recibirlas de ella. Se dictaron, además, muchas leyes referentes a las condiciones de los buques y á la cantidad y clase de género que podrían cargar, y, por último, en 1561 (1), por temor á los corsarios que infestaban los mares

(1) Algún respetable autor señala el 13 de Febrero de 1552 como fecha de la Real orden que mandó establecer las flotas; sin embargo, es corriente entre los demás autores la afirmación de que esto se verificó en 1561, y por tal motivo dejamos subsistir esta última fecha.

« AnteriorContinuar »