Imágenes de páginas
PDF
EPUB

recogido, para reducirla á mejor forma, solo en Guatemala circule la mas inferior, que puede hallarse.

Al cuarto punto, del tiempo y modo de extinguirla, dice que el tiempo solo no puede consumir la moneda falsa, porque de este reyno no tiene salida; y que sin gravámen de la real hacienda ni atraso del comercio, se puede conseguir reducirla á su debida perfeccion, reservándose en esta casa de moneda lo que producen los quintos, que no tienen destino preciso, hasta en cantidad de 20 mil pesos. Con este caudal quiere se rescaten dos mil marcos de plata, de manera que se amonede uno, mientras se recauda el otro: asigna para el cambio el tres por ciento á estilo de comercio: hace tres separaciones de ella: la ajustada fuerte y feble dentro de la permision para que circule: la excedida en fuerte, para abono de alguna parte de la falta; y la notablemente, para su reforma: pone el marco á 6 pesos 4 reales en su rescate; y da varias trazas, que ademas de dilatar la explicacion, por triviales parecerian onerosas é ilusorias.

Sin embargo, importa no ignorar que los mil marcos de plata con la gratificacion del hacedor, los derechos reales, aumento de liga y costos de fundicion y ensaye salen en 7.720 pesos 5 reales 17 maravedis. A los mil marcos, sacando cinco por ciento de merma, y aumentando 86 marcos dos onzas y 7 maravedis: de liga, hace subir á 1.036 marcos dos onzas y 7 maravedis los cuales pagados á 8 pesos y 2 maravedis valen 8.298 pesos, 4 reales 32 maravedis, adelantando 577 pesos 7 reales y 15 maravedis que quedan libres: por lo que juzga el modo compatible con el tiempo sin perjuicio de ninguno, á beneficio de todos, y en provecho de la real hacienda.

Entre tanto que en México y luego en Guatemala desde el año de 754 se labraba la moneda circular, el Perú no cesa de labrar moneda de columnas enrejadas, deforme en la superficie y el contorno, y de toda clase: pesos, tostones, doses, sencillos, y medios reales, antes no conocidos; los cuales aparecen con los años de 50, 60, y 70, y mas adelante de 771, 772 hasta 773. Por este tiempo labraba ya Guatemala su moneda circular con el busto del rey, que lo era Carlos III desde fines del año de 59. Acaso se suscitó entonces este uso en los principes. Una moneda de Luis XIV, que comenzó á reynar en 774 lleva en un lado su busto, y del otro un génio sentado en un tiburon, que juega sobre las aguas

TOM. 2.

(27)

del mar. La de Carlos III tiene en una faz su busto y en la otra el escudo de las armas reales con las columpas del plus ultra á los lados, y no aparecen en lo sucesivo los dos hemisferios, ni la letra: ambas uno.

El placentero uso de la moneda con el busto real hizo concebir el desiguio de hacer desaparecer la moneda antigua, y renovarse el de consumirla. En 6 de octubre de 772 se publicó bando con referencia a la real ordenanza, mandando que dentro de un año se llevase toda a la casa de moneda para devolverla de la nueva orbicular con el retrato de S. M. sin mas rebaja que la falta que tuviese en su peso, y pasado el año se agregaria la de los costos. ;

Semejante providencia chocó en extremo al vecindario de Guatemala; y su ayuntamiento dispuso ocurrir al rey por medio de su apoderado en Madrid, dándole instruccion en 1 de diciembre inmediato, firmada: Bentura de Najera: Manuel de Batres: - Basilio Vicente Roma: Juan Fermin de Ayzinena: Juan Thomas de Micheo: Nicolas Obregon. En ella le tachan tres defectos: primero, que la real ordenanza habla de la antigua de cordoncillo en contraposicion de la del nuevo cuño, y este reyno está mui ageno de abundar en la de cordoncillo, en la cual no ay pérdida, y es tan rara, que se solicita con un tanto por ciento: la que ha corrido, dicen, y corre es la macaca, y en tal abundancia que de los reynos de Méjico y Perú ha venido toda á parar á este, como que ya en aquellos reynos no corre, y junta con la de aquí, circula solamente en él, como moneda regional: con ella comerciamos y tratamos todos, y se pagan los salarios de la real caja, y sus indios los tributos.

La segunda tacha es la rebaja de la falta de peso dentro del año; y para ello se alega el ejemplar de Mejico, donde se dictó la recaudacion de dicha moneda y su cambio llanamente, y sin rebaja alguna. Está averiguado physicamente, exponen, la demasiada merma, que ocasiona el cambio de la moneda del nuevo sello con el retrato del rostro de S. M. con la antigua ó macaca, que se nota haber en la clase de solo medios en cantidad de cien pesos la diferencia hasta de 11 pesos 4 reales, para llegar á los ciento del nuevo sello: de modo que para obtener y lograr cien pesos cumplidos de la nueva moneda, habia de llevar uno, hablando en cuanto a los medios reales, 111 pesos 4 reales. En la moneda de la clase de los reales hay de merma 9.pesos 4 reales y en la de los doses 3 pesos 2 reales.

En México, añaden, se puso la rebaja del peso para los que acudiesen, pasado el término, como en pena de su rebeldía: de modo que antes de que se cumpliese, cada cual llevaba su cantidad de una moneda, y se le devolvia de la otra, sin merma alguna: llevaba uno mil pesos macacos, se le devolvian mil pesos redondos ó de cordoncillo. Pero pasado el término solo se recibia al peso, por ejemplo: llevaba uno mil pesos macacos, se los pesaban, y del peso resultaba darle en moneda de cordoncillo, no los mil, sino 900; de manera, que perdia indispensablemente 100 pesos en cada mil, que llevaban á trocar.

Para evitar este descalabro, dicen todavia, por haberse pasado el término á muchos, sin haber llevado sus macacos, los hicieron venir y pasar á este reyno, y lo mismo sucedió con el del Perú, porque la situacion de este es recipiente de uno y otro, por cuya razon se haNa inundado de tanta moneda macaca, sobre la propia que circula.

- La tercera tacha opuesta al acuerdo fué la inopia de moneda en esta casa; cuando en México para dictar semejante providencia se habian prevenido sumas cuantiosísimas, para ir dando a los que iban llegando á trocar su moneda, sin dilacion ni extorsion; pero en este cuño no hay prevencion; y se sabe que si en el año llevaran todos sus dineros macacos, se quedarian allí enterrados, y ni aun en seis años se embolsarian los dineros del nuevo sello, y estarian privados lastimosamente de su uso por este, ó mas tiempo. No obstante, siguen exponiendo, el quebranto, que achaca á los particulares, como si fuesen capaces todos de recogerse y llevar á sepultar eternamente su moneda, y quedarse sin esta, y sin la del nuevo sello, porque si en término del año prefinido se hubiese de recoger en la casa, como está mandado, se juntarian de todo el reyno mas de tres millones de pesos, y acuñándose, segun tenemos noticia, en ella lo sumo 600 mil pesos al año; ya se deja ver euanto tiempo seria necesario para acuñar los tres millones, y lo que de nuevo fuese entrando de las minas. No obstante todo esto, de 29 de abril á 22 de julio de 773 iban enterados en la caja 123.760 pesos en macacos; pero sobrevino el terremoto del 29 del propio julio, y fué necesario devolverlos como entraron. .

En los 600 mil pesos de acuñacion que aquí suenan, no se expresa, ni va incluido el oro. Un estado de acuñacion de las casas de moneda de América formado por este tiempo, no atribuye, tan

ta cantidad á la de Guatemala, y aunque anda escaso en la plata, parece excesivo en el oro. Es como sigue.

[blocks in formation]

México.

4.000 544.000 31.530 102.494 Guatemala. 500 68.000

3.942

12.811 Lima .... 10.000 | 1,360.000 78.824 256.235 Potosí. ... 000

000 000

000 Santiago Chile

3.000

408.000 23.647 76.870 Santa Fé.. 6.000 816.000 47.294 153.744 Popayan .. 4.000 1 544.000 000 I 102.494 Humboldt en el ens. lib. 4 cap: 11 pone á México el año de 1772 de labor de plata 1,996.689 marcos, y en el de 1773 ya le da 2,227.442.

Por el año de 775 ya suenan los 80 mil pesos, destinados en Guatemala para rescate de platas, reducidos á 60 mil; y en el libro de corte de caja se dá por existente dicha cantidad para este destino el año de 769. El presidente Galvez en consulta escrita al ministro de estado su hermano á 6 de enero de 779, le dice. Deseoso de poder instruir á V. E. de las minas que en el dia se hallan descubiertas en este reyno, he adquirido el papel que incluyo, por el que se hará cargo V. E. de los parages en que se hallan, sus abonos y calidades, á que corresponden los metales, y la decadencia en que se hallan por falta de caudales y gente para el trabajo de todas. Por varios otros verdaderos informes me consta, que si S. M. determinase caudales suficientes, con qué ayudar á los mineros en calidad de préstamos, y cobrara en rescate de la plata y oro, seria inmensa la riqueza que resultaría al real erario, y á los operarios de las minas. En otra de 6 de setiembre del mismo año le dice. Quedo enterado por la real orden de 20 de mayo último haber resuelto S. M. que para el fomento de los mineros de este reyno, me aproveche de los productos sobrantes de la ren

ta del tabaco, procurando asegurar el pago en platas y oros de las cantidades que se suplieren, para labrar las minas, que fueren mas abundantes; como tambien de darse orden al virey de NuevaEspaña, para que haga pasar á este reyno algunos mineros hábiles que elija el cuerpo de aquella minería, cuyo encargo me previene V. E. haga yo igualmente á dicho virey. : El libro de corte de caja que está a la vista, y muestra el producto de rentas de trece años corridos desde 768 hasta 780, saca en la del tabaco el año de 768 el de 12 mil pesos, en el de 769 el de 6 mil, en el 770, y los diez restantes nada absolutamente. Por consiguiente, la providencia no pudo ser muy fructuosa. En el índice de cédulas de la misma caja se menciona una de 16 de febrero de 769 sobre baja de precios de azogue y pólvora á los mineros: otra de 17 de julio de 773, prorogando por diez años mas la gracia; y otra de 4 de abril de 789, que ordena se dé el azogue á los mineros á 60 pesos quintal, pagando el flete. Así mismo se mencionan dos instrucciones, una de 14 de octubre de 779 para el fomento de minas, otra de 30 de enero de 780 para la casa de rescates, y una cédula de 1 de junio de 792 extinguiendo la casa de rescates, y creando un cuerpo de minería.

Desde la época brillante de Carlos V, dice Humboldt, la América española ha estado separada de la Europa en cuanto a la comunicacion de los descubrimientos útiles a la sociedad. Los pocos conocimientos, que se tenian en el siglo 16 en el arte del laborio y de la fundicion en Alemania, Vizcaya, y las provincias bélgicas, habian pasado rápidamente á México y al Perú, que eran las primeras colonias que se formaron en aquellos paises; pero desde entonces hasta el reinado de Cárlos III, los mineros americanos casi nada han aprendido de los europeos, á excepcion de la saca con pólvora en las rocas que resisten al pico. Este rey y su sucesor manifestaron el mas loable deseo de que participasen las colonias de todos los beneficios que saca la Europa de la perfeccion de las máquinas, de los progresos de las ciencias fisicoquímicas, y de su aplicacion á la metalúrgia. · El licenciado José del Valle, auditor de guerra que fué de esta capitanía general, en el periódico titulado Amigo de la Patria en 16 de julio de 821, dice. Guatemala seria la provincia que gozara mas bienes, porque es la provincia del centro: la que el autor de la naturaleza creó en medio de las dos Américas, entre los dos o

« AnteriorContinuar »