Imágenes de páginas
PDF
EPUB

céanos que la circundan. Tiene todos los metales, que hay en ambas. La cordillera que la atraviesa es la misma, que ha dado tantas riquezas en Potosí, y producido tantos metales en Guanajuato. Son ricos en oro y plata los minerales que posee. Los tiene de fierro y plomo. Hay cobre en abundancia; y se cree que no falta el cinabrio. En nota al pié añade. El señor don Manuel Rodríguez Barranco, obispo de Comayagua, lo manifestó á este gobierno, indicando la opinion fundada de existir en aquella provincia una mina de azogue. Ximenez en la hist; nat. tít. 13, con respecto al cobre, dice: tambien en aqueste reyno de Guatemala ha dado Dios minerales de ello, pero no lo sacan. En las memorias de la revolucion de Centro-América impresas en Jalapa año de 1822, se afirma hablando de su territorio: posee toda clase de minerales, entre ellos los mas apreciables, como oro, plata, cobre, plomo, fierro, ópalos, nitro, azufre, mercurio; cuyos principales constituyentes son el granito y el pórfido.

CAPÍTULO 11

Presidentes y gobernadores del reyno.

X ]}*i..lHi 17 El general don Martin Cárlos de Meneos, caballero del orden de Santiago, alcaide perpétuo de los alcázares de Tafalla, del consejo de guerra y junta de armadas. Vino porPortobelo y llegó á esta capital el 6 de enero de 1659. Gobernó, dice Juarros, con gran prudencia y acierto; de suerte que hasta este tiempo no se habia visto gefe mas generalmente aclamado. Fué el primer presidente militar que tuvo el reyno: contando 70 años de edad, invadidas las provincias de Nicaragua y Costa-Rica en los años de 65 y 66, resolvió hacer viaje á Granada, conociendo la importancia del designio del enemigo en la ocupacion de aquellos puntos; y aunque no lo verificó por la cesacion de su mando, solo el eco de la jornada hizo sus veces y con las disposiciones que dió, puso en arma aquel territorio, y en estado de defensa, supliendo cantidades de su caudal, por el contrapeso de la audiencia en las erogaciones del erario. Se volvió á España, llegado el sucesor.

18 Don Sebastian Alvarez Alfonso, caballero de la orden de Santiago, señor de la casa de Caldas. Hizo viaje á Granada por tierra para reconocer el -fuerte de San Cárlos, dispuesto por su antecesor, y consultó al rey la variacion de localidad. Porque el oidor Garate en paseo á Jocotenango llevó coche con 4 mulas y 2 cocheros, publicó bando con pena, para que nadie los llevase, sino el obispo, segun carta de la audiencia de 20 de junio de 668; y porque el oidor Novoa no detuvo su coche, encontrándolo á pié, le multó en 200 pesos, sobre que llevada la querella al consejo, el fiscal dictaminó su aprobacion, por haber faltado, dice, á la cortesía y obsequio que debia hacer á su presidente por la representacion que tiene, y pide se le devuelva la multa, y así se determinó en 20 de febrero de 669. El p. Manuel Lobo de la Compañía, en carta á México de 18 de noviembre de 670 para el primero de estos ministros promovido á aquella audiencia, escribe del señor Alvarez: tenia un natural compasivo, que lo inclinaba á hacer bien á los pobres. Nombrado visitador suyo en cédula de 6 de mayo de 670, el ilustrísimo señor doctor don Juan de Santo-Matia Saenz Mañosea, obispo de esta diócesi, y en consecuencia presidente de esta real audiencia, gobernador y capitan general de este reyno, tomó posesion en acuerdo de 29 de octubre de estos empleos, que desempeñó, dice Juarros, con la prudencia, madurez y rectitud que le eran propias; y aunque algunos pretendientes, no hallando cabida, se quejaron de él, de que distribuía las encomiendas y oficios en creollos, esta acusacion fué despreciada en el consejo. El p. Lobo en la propia carta, escribe: entró el señor obispo en el gobierno con mucha aceptacion y general aplauso, porque su capacidad, experiencia y autoridad han prometido mui seguros aciertos, hasta ahora no ha comenzado á disponer las materias, y en todas procede muy a lo inquisidor, con espera y silencio*

19 El excelentísimo señor don Fernando Francisco de Escobedo, general de la artillería del reyno de Jaen, caballero, gran cruz del orden de San Juan y Baylio de Lora, nombrado por la rey na gobernadora en cédula de 29 de octubre de 671, para que gobernase en ínterin estas provincias, fuese en persona á reconocer la boca del rio de San Juan en la de Nicaragua, y dispusiese la fortificacion, que fuese necesario hacer en ella, vino en febrero de 72, hizo la jornada, y dispuso la fábrica del castillo de Concepcion, que se concluyó el año de 75, y despues tomó el nombre del rio. Ximenez lib. 5 cap. 27 escribe: este mismo año víspera de San Andres, yendo en su carroza don Pedro de Escobedo caballero de Calatraba, sobrino del presidente don Francisco de Escobedo, atropelló á una señora, llamada dona Maria Marroquin; derramóle los sesos: ocho dias despues pasando por el mismo lugar, se asombraron los caballos, de suerte que rebentaron las vidrieras. Concurrió este presidente, dice Juarros con mas de 55 mil pesos para la fábrica de la iglesia de Belen; y de resulta de informes que se hicieron á la corte vino de visitador á este reyno el licenciado don Lope de Sierra Osorio, oidor de la audiencia de México, y presidente de la de Guadalajara, que llegó á esta capital el año de 78, á tiempo que recaia en el señor Escobedo el gran priorato de Castilla, y vino á estos puertos una embarcacion á llamarlo para que fuese y fué a servirlo, y mas adelante entró en el consejo de Indias, donde prestó oídos, y favor á las solicitudes de Guatemala sobre permision del comercio del Perú. El señor Osorio continuó con la presidencia, gobierno y capitanía general del reyno. En su tiempo, un auto acordado de la audiencia de 18 de setiembre de 79, dice: considerando cuánto depende la tranquilidad y conservacion de las provincias de la autoridad de los tribunales superiores.... al parecido digna de reparo la desatencion, con que en esta ciudad proceden algunos de sus vecinos, no tratando á los señores ministros de esta real audiencia con la cortesía y respeto que son obligados... lo cual ha llegado á tal extremo que yendo dichos señores á pié en diferentes ocasiones, han encontrado con vecinos de esta dicha ciudad en coche y á caballo, y no han parado, ni hecho parar á sus cocheros... y para que en esto se obvien inconvenientes, mandaban y mandaron... El señor Osorio aparece despues en el consejo de Indias, y en las reclamaciones de Guatemala ardiente abogado suyo, que les dió el triunfo por entonces.

20 El licenciado don Juan Miguel de Augurio y Alaba, del orden de Alcántara, oidor de México: vino, dice Juarros, con el título de visitador general á concluir la visita del señor Escobedo, y concluida ésta siguió con el gobierno de estas provincias.

21 Don Enrique Enriquez de Guzman del orden de Alcántara, del consejo de guerra y junta de Indias y armadas: tomó posesion de la presidencia el año de 1684. Este presidente, dice Juarros reedificó y puso en forma el hospital de San Juan de Dios. En un despacho de 17 de enero aparece, que entonces mantenia cuarenta camas, y estaba reducido á un corto recinto. Para ensancharlo, se compraron dos casas contiguas, en lo cual y en levantar una sala espaciosa iban gastados cinco mil pesos que puso de su caudal el señor Enriquez, y mas de un mil colectados de limosna. Ajustó 70 camas, y llama en su auxilio al ayuntamiento, para que se cuadre el sitio, y haya amplitud para oficinas, y 200 camas. Renunció el empleo, añade Juarros, el año de 688, y se volvió á España á servir su plaza en el supremo consejo de guerra.

22 Don Jacinto de Barrios Leal, general de la artillería de los reales ejércitos. Hizo su entrada el año de 688. En el de 689 chocó con la audiencia: luego es confinado y separado del tribunal el oidor mas antiguo: en el de 91 separado el mismo señor Barrios, y visitado por el licenciado don Fernando Lopez TJrcino y Orbaneja, oidor de la real cnancillería de México, que tomó los oficios de presidente, gobernador y capitan general, hasta el de 94, en que indemnizado el señor Barrios es restituido á sus empleos; y en el de 95, emprendida la jornada al Lacandon, reconvenido de qne delegaba la autoridad en el oidor Scals, y no en el mas antiguo, contesta en 10 de enero: que el gobierno era privativo delos señores vireyes y presidentes, sin poderlo embarazar las audiencias, en quienes solo recaia en casos de fallecimiento, enfermedad ó ausencia del distrito, y que no siendo llegado ninguno de ellos era árbitro para delegarlo, y lo hacia, dejando el ordinario en alivio de los interesados en negocios comunes, y reservándose lo extraordinario, sin introducir en ello novedad, pues los señores presidentes sus antecesores, habian hecho nombramientos de la misma calidad. En este periodo, en 16 de diciembre de 93, y 13 de enero de 95 ocurren dos pareceres salvados sobre poner en tormento dos mugeres, ántes del suplicio; de las cuales, una fué condenada á muerte, y otra á azotes. En fin, el señor Barrios murió dia 12 de noviembre, permaneciendo confinado el oidor mas antiguo, segun testifica Ximenez lib. 5 cap. 69.

A este ministro seguía en antigüedad el licenciado don Francisco Valenzuela Benegas, caballero de la orden de Santiago. Publicada la Recopilacion de Indias el año de 680, rigió ya la ley 57 tít. 15 lib. 2. que decía: faltando el virey, ó presidente, sucedan en el gobierno nuestras reales audiencias: y el oidor mas antiguo sea presidente; y si fuere capitan general use así mismo este cargo el oidor mas antiguo. En consecuencia celebró acuerdo la audiencia, en que declaró residir en ella el gobierno; pero en lo que Tom. 2. (28)

mira á la presidencia de la misma audiencia, y capitanía general del reyno, sucedió lo que dice Juarros, que tomó el baston el licenciado don José de Scals, tambien caballero de la orden de Santiago, que titula oidor decano, porque la audiencia en el mismo concepto le declaró ambos oficios. En seguida celebró otro acuerdo dia 24 de noviembre en que declaró residir en ella el vice patronato eclesiástico; y en 29 del mismo corresponder á su presidente el uso de sitial y besar el evangelio en la iglesia catedral. En otro de 22 de diciembre dice el presidente Scals: representé, se diese providencia, para que el señor don Francisco en sus peticiones y escritos trate con decencia al señor presidente de esta real audiencia, i á mí que al presente lo soy, i el dia de oi se ha presentado otra peticion del dicho señor Valenzuela etíi^el mismo tratamiento, sin querer nombrarme presidente, i a esto se añade, que como es público, dicho señor Valenzuela dice a todas oras, que le tengo usurpados los puestos de presidente y capitan general de este reyno contra lo determinado por este real acuerdo. No por esto dejó el señor Scals de hacer estimacion de ellos, y de consultar, si debería añadirse en la catedral en la colecta al regium senatum praside Josepho, á que se opuso el oidor Baltodano; pero sienta la razon hasta 25 de junio del año siguiente. ¡ .. . - HZ Don Gabriel Sanchez de Berrospe, proveedor general de galeones, posesionado en la presidencia de este reyno el dia 25 de marzo de 1696. Notando desconcierto en la audiencia, emprendió en sus individuos la observancia de las ordenanzas de su gobierno interior, de que se redundaron los disturbios, que refiere Juarros. Luego desaprobando el año nuevo de 97 la eleccion de 2o alcalde hecha en don Francisco Xavier del Folgar por una tutela pendiente, opuesta por uno de los capitulares, mandó al cabildo procediese á nueva eleccion, y resistiéndose á ello, nombró á don Domingo de Ayarza, por lo que puesta queja en la corte, vina multado en 500 pesos, qUe exhibidos, dirigió reclamacion, alegando tenia dos votos el nombrado. En fin, sosegadas algun tanto las turbulencias, se volvió a España por Chiapa, llevando el gobierno hasta los últimos términos del distrito. Vista su reclamacion en el consejo, se le absolvió de la multa, que fué devuelta aquí á su apoderado, y se declaró en cédula de 12 de mayo de 703, haber obrado rectamente, pues habiendo votado el mayor número por sugeto incapaz, lo quedaron ellos para hacer cabildo, y en este

« AnteriorContinuar »