Imágenes de páginas
PDF
EPUB

30 Don José de Araujo y Rio: estando de presidente en Quito, dice el propio Juarros, tuvo algunos encuentros con aquella audiencia, por cuyo motivo fué á la corte, y S. M. ie reemplazó dos años, que le faltaban de la expresada presidencia en la de Guatemala. Entró á ella en 26 de setiembre de 48, y la sirvió hasta el de 51, que se restituyó al Perú.

CAPÍTULO 79,

Fiestas reales.

CárlosV, en cédula de 16 de enero de 1556, anuncia al consejo, justicia, regidores, caballeros, escuderos, oficiales y ornes buenos de la ciudad de San Salvador de la provincia de Guatemala, y luego en otra del dia 17 á los de la ciudad de Santiago de la misma provincia, que ha renunciado la corona de España y las indias en su hijo sucesor suyo. En consecuencia esta última ciudad en cabildo de 25 demayo.de 1557 dispone alzar pendon por el señor Felipe II. Acordóse, dice el acta, que se hiciese un pendon de damasco carmesí ó azul del tamaño que lo suelen tener las ciudades de España, en el cual se pongan las armas de su magestad y las insignas y armas de la ciudad, como mejor pareciere á los señores presidente é oidores, con quien se ha de comunicar todo, así en las solemnidades que se requieren, como en el orden y forma que se ha de tener en alzar el dicho pendon.

En cabildo del dia 26 dijeron, se pregonase que todas las personas oficiales de todos oficios acompañen el pendon que ha de salir de las casas de cabildo en capitanía é ordenanza á las casas reales de la audiencia y cnancillería, donde estará el estandarte real, á le obedecer. Otro sí, que la noche del dia, en que comenzare el regocijo, todos los vecinos y moradores cada uno en su casa y ventanas, y puertas y corredores ponga y tenga luminarias. Item, por cuanto la ciudad está empeñada y acensuada, y se mandó, que hasta quitar los censos, no gastase cosa alguna, revocaban lo acerca dello proveido, y mandaron, que gaste en el pendon y lo demas necesario los pesos de oro, que fueren menester.

Llegado el 26 de julio señalado, dice el acta. Los dichos señores justicia é regidores, habiendo recibido la orden que se abia de tener, mandaron á mí el dieho escribano léyese las cartas reales que su magestad imperial y real escribió á este cabildo, é siendo leydas, los dichos señores justicia é regidores y caballeros tomáronlas en sus manos, é las besaron, é pusieron sobre su cabeza, diciendo á una voz: que las obedecían como cartas de su rey y señor; y estando el pendon sobre la mesa, el señor Juan de Guzman alcalde ordinario lo alzó en nombre de su magestad, y luego lo entregó á Francisco Lopez regidor mas antiguo, que para ello estaba diputado, y así entregado, el dicho Francisco Lopez regidor juntamente con los dichos señores justicia y regidores y caballeros llevaron el dicho pendon al antepecho de las casas de cabildo, y le sacaron afuera, y el dicho Francisco Lopez regidor á altas voces dijo: Guatemala, Guatemala por el rey don Felipe «uestro señor rey de Castilla y de Leon y de las indias; y quedó puesto el pendon en el antepecho, siendo testigo Melchor Ruiz alguacil menor, é Agustín Lopez alguacil de la cárcel, é otros vecinos de la dicha ciudad.

Despues de lo cual, siendo congregada mucha gente de caballo é una capitanía de infantería, se llevó el dicho pendon por delante las casas del audiencia real, donde estaba el pendon della, y el dicho Francisco Lopez, regidor, abajando el pendon de la ciudad, y dando la obediencia al pendon de la dicha real audiencia, tornó á decir á altas voces: Viva el rey don Felipe nuestro señor. Y de allí bajaron los señores presidente é oidores, y otros oficiales de la real audiencia, y con ellos el reverendísimo señor obispo don Francisco Marroquin, y con toda órden llevaron los dichos pendones á la iglesia mayor, donde se dijeron solenes bíspras é bendiciones: y acabadas se fueron á un teatro, que estaba sentado sobre la plaza pública, y allí se leyeron las cartas de su magestad escritas á dicha real audiencia, y por los dichos señores perlado, presidente y oidores se obedecieron, y fueron tornados á sacarlos pendones, diciendo las palabras de suso: y se bajaron, y á caballo con grand solenidad se anduvieron paseando por ciertas calles» de la ciudad, y el pendon de la real audiencia se quedó en ella, y el de la ciudad en las casas de cabildo. E yo el dicho escribano digo, que Lorenzo de Godoy é Ignacio Masariegos procuradores de esta ciudad en nombre de ella me pidieron testimonio, de como se decía lo de suso, y de lo que pasaba, á lo cual estuvo mucha gente. y presentes por testigos Alvaro de Paz y el doctor Blas Cotta.

Pasado lo susodicho, continúa el acta, la noche siguiente hubo muchas alegrías de gente de á caballo con cantidad de luminarias. Martes 27 refiere que se sacó el pendon del cabildo, y llevó á la audiencia, y unidos ambos, se llevaron a la iglesia mayor, donde se dijo misa de pontifical, y acabada, yendo delante la capitanía é infantería, volvieron á sus edificios; y este dia en la tarde hubo regocijo de toros hasta casi hora de noche. Miércoles y jueves, dice todavía, hubo toros y juegos de cañas, y otras solenidades con grandísimo placer de todos^ y así quedó por nuestro señor natural la magestad del rey doa Felipe, que viva y reyne por largos.tiempos. - -

Habiéndose tomado gusto á las fiestas reales de Felipe II, y teniendo ya pendon la ciudad, quiso dar esta solemnidad al dia de Santa Cecilia, aniversario de la conquista; y así en cabildo delviérnes 30 de julio, platicóse, dice la acta, que por cuanto por loable costumbre en todas las ciudades é provincias principales destos reynos de Indias, en memoria del dia que fué ganada la tal ciudad, se saca el pendon con las armas de la tal ciudad, y porque esta provincia de Guatemala, mediante la voluntad de Dios nuestro señor se ganó el dia de Santa Cecilia, conviene se haga lo mesmo en esta ciudad, y se hiciese ordenanza en forma, y en ella se contenga el orden que en el sacar el pendon se ha de guardar, y las fiestas que se han de hacer, é se lleve á consultar á la real audiencia.

Hecha la consulta, y acercándose el tiempo, en cabildo de 1 de setiembre los dichos señores dijeron: que por cuanto el dia de Santa Cecilia de cada un año, que es á veinte é dos del mes de noviembre, que se ganó esta ciudad de Santiago de Guatemala; y por que es razon que el tal dia aya memoria, y se saque el pendon de la ciudad desde las casas de este cabildo, y se lleve á la iglesia mayor de esta ciudad, y conforme á lo que el letrado ordenase, se lleve á misa el tal dia, y á vísperas el dia ántes, ordenaban y ordenaron por votos, y en conformidad, que de aquí adelante así se haga, guarde é cumpla como dicho es. Y nombraron para este año de 557 años al regidor mas antiguo, y que ay sucesivamente vaya de regidor en regidor segun su ancianidad, y porque el regidor mas antiguo que es Francisco Lopez y don Francisco de la Cueva sacaron en las fiestas pasadas de su magestad el estandarte y pendon, nombraban y nombraron para este dicho año, que saque el pendon dia de Santa Cecilia á Bernal Dias del Castillo, vecino é regidor de esta ciudad, como á regidor mas antiguo, al cual señalaron porque se prevenga con tiempo, y dentro de tercero dia lo acete.

La fiesta de Santa Cecilia, como se vé, no estaba modelada por la de San Christóval en Ciudad Real, y á Remesal que escribió la historia de la provincia de S. Vicente de Chiapa y Guatemala en lo religioso, y á vuelta de ello lo secular de esta de Guatemala, chocó tanto la expresion del acta de haber sido ganada esta ciudad dia de Santa Cecilia de cada un año, que sobre replicar, que en tal dia de año alguno fuese ganada la tierra, para dar apoyo á su contradiccion, no cuidó en preservarse de inconvenientes.

Porque dice, que la devocion á Santa Cecilia comenzó desde el asiento de la ciudad, que fué ese dia, y eso afirma sin probarlo, debiendo, una vez que ventila hecho anterior al tiempo de su mansion en Guatemala, que fué entrado el siglo siguiente. Sus palabras, empezando el cap. 11 del.lib. l, son estas. Desde este dia que se tomó el sitio de esta ciudad, que notó el secretario, aunque entre renglones, comenzaron los vecinos á tener devocion con esta gloriosa virgen y mártir, y á respetarla como abogada y patrona suya; y así tenían su santa imágen en el retablo antiguo de la iglesia mayor, igual con la de su principal patron y abogado Santiago, y celebraban su dia con mucha solemnidad. El padre Remesal sabia muy bien que el patronato de Santiago fué invocado por trazarse en su dia el campamento, villa y luego ciudad que llevó su nombre. Sabría tambien que el obispo Marroquin en su synodo diocesano del año de 555 declaró á Santa Cecilia patrona de la misma ciudad; y no podia ignorar que no pueden otorgarse dos santos patrones á un lugar, villa ó ciudad, por un mismo motivo: luego el del patronato de Santa Cecilia debió ser otro diferente, y su devocion anterior al asiento formal de la ciudad.

A esto alude, dice Vazquez tom. 1 lib. 1 cap. 14, el prudentísimo y muy discreto cabildo del año siguiente en las diligencias que dispuso desde 28 de octubre, para que tomase asiento la fundacion de la ciudad de Santiago de Guatemala y disponiéndolo con acuerdo, determinaron tomar posesion del mismo sitio, en que residían, el dia de Santa Cecilia: que el notarlo entre renglones el escribano, fué advertencia nacida de la obligacion y memoria del beneficio de la victoria, que dió Dios á los españoles el año antecedente en el dia de la gloriosa santa y mártir insigne.

Mas adelante muda de medio Remesal, y conociendo muy bien, que el patronato de Santa Cecilia no podia ser por el asiento de la ciudad, refiere, que le tenian devocion sus vecinos, sin saber la causa, y continua como en triunfo, discurriendo que no podia ser la ganancia de la ciudad, como en México y Sevilla, llegando al extremo de argüir á vecinos antiguos y cuerdos de novicios é insensatos, que suponían, que ántes de entrar españoles en aquel recinto tenian los indios ciudad, á que se mudó el nombre.

Sus palabras son estas: Anduvieron los tiempos, muriéronse los viejos, y primeros pobladores de la ciudad, ausentáronse otros, y dentro de 30 años no hubo quien se acordase de la razon y causa, por que en la ciudad se celebraba el dia de Santa Cecilia, y entendieron que era, porque en este dia se ganó la ciudad, como México dia de San Hipólito, y Sevilla dia de San Clemente: por que como los libros de cabildo no eran comunes, y por otra parte ninguno de los de cabildo se halló presente á tomar la posesion, ni muchos años despues vino á la tierra, entendieron todos que ántes que entrasen los españoles en Guatemala, tenian indios ciudad y república formada, como en la Nueva-España, y que despues que vino á poder de los españoles se llamó Santiago; y con este presupuesto, que no les dañaba la concencia, á los 30 de julio de 1557 entraron en cabildo.

Ocurren aquí cosas raras: Una subrogacion universal, de vecindario á los 30 años: una ofuscacion total de las tradiciones locales durante ellos; y harta animosidad en el vecindario del año de 1557 para suplantar otras en su lugar. Admira que el p. Remesal, que estuvo de tránsito en Guatemala mas de medio siglo despues, que escribia por el año de 1616, y publicó su historia en el de 1619, supiese muy bien lo que sucedía en esta ciudad 60 años ántes, y que los vecinos arraigados de asiento en ella, ignorasen entónces, lo que habia precedido ántes de 30 y pasaba á su vista. Lo cierto es que el dicho de un cuerpo colectivo de los primeros hombres de república, que hablan oficialmente, de buena fé y sin prevencion, merece crédito, y su testamento no puede ser abandonado ligeramente. Todavía se componía en esta época el cabildo de soldados que recibieron heridas en las últimas batallas, como Bernal Días del Castillo: de regidores, que autorizaron la posesion y asiento de la ciudad, como Juan Perez Dardon, que despues de Tom. 2. (30)

« AnteriorContinuar »