Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bras y sedas: 3o que un día despues de alzar pendones, se haga en la plaza de esta ciudad un peñol de los indios, como se acostumbra: 4o que haya máscara y toros; y 5o que se haga un juego de cañas con libreas de tafetan dando á cada vecino para ello las varas necesarias, sin que ninguno las pueda diferenciar, suplicándose por los alcaldes á los caballeros encomenderos que salgan.

El peñol de los indios se llama despues volcan, cuya fiesta describe Juarros trat. 6 cap. 11, citando á Fuentes, y dice: la hacen los indios de este reyno en ocasion de fiestas reales, y es una representacion de esta accion militar. Cuando se ha de hacer, se avisa con tiempo á los pueblos, á quienes se encarga dicha funcion; y estos levantan en la plaza mayor de esta ciudad un monte mui elevado, que visten de yerbas y flores, y ramas de árboles; en estas colocan muchos monos, guacamayas, choco vos, ardillas y otros animalillos: forman en el monte algunas grutas, en que ponen dantas, ciervos, jabalíes y pizotes: en la cima del monte hacen una casilla, que llaman la casa del rey.

Llegado el dia de fiesta, á cosa de las tres de la tarde, se tienden dos compañías dela caballería en el costado oriental de la plaza, y dos de la infantería en el meridional: despues van entrando muchas tropas de. indios, que llegarán al número de mil, estos se presentan á la usanza de su gentilidad, desnudos con solo sus mastates, embijados, (pintados querrá decir y aderezados) con plumas de guacamayas y pericos, y sus arcos y flechas despuntadas, y otros con varas y rodelas: tras estos vienen otros muchos, tocando varios instrumentos, delos que usa esta nacion: siguen varias danzas bien ordenadas y vistosas por la diversidad y costo de sus vestidos, y matices de lucidas plumas, con que van adornados.

Por último viene el gobernador de Jocotenango, con grande acompañamiento de todos los principales de su pueblo, ricamente , vestidos á su usanza, con costosos ayates, cadenas al cuello y sombreros con plumas: el gobernador representa la persona del rey Sinacam, y así lo traen en hombros en una silla dorada, adornada con plumas de quetzal, y muchos abanicos; y él viene ataviado con magnificencia de gran monarca, con un abanico de plumas en una mano, cetro en la otra, y corona en la cabeza. Despues, continua Juarros segun Fuentes, entran marchando en la plaza, dos compañías de indios tlascaltecas, descendientes de los que asistieron á don Pedro Portocarrero en esta expedicion, vestidos á la española, armados con espadas, arcabuces y picas, acaudillados por el gobernador de Ciudad-Vieja.

Estos tambien se dirijen al volcan, y empiezan el asedio de la fortaleza, formando sitio en torno de la circunvalacion de este monte, disparando los arcabuces, y dando sus asaltos por varias partes: los defensores tirando sus saetas al aire, con muchos silbos, alaridos y voces, representan mui al vivo la defensa de aquella fortaleza: ya se vienen á una parte, á resistir el asalto de los tlascaltecos; ya se vuelven a esparcir por el cuerpo de aquel fingido monte: y esta contienda dura largo rato, con gran divertimiento y gusto de los expectadores: hasta que dando el último avance los tlascaltecos, se retrayendo los del volcan, y siguiéndolos los de Ciudad-Vieja: ellos hacen como que van huyendo, dejando de intento solo al Sinacam de esta farsa; y entonces lo aprisionan, y aseguran con una cadena el gobernador y alcaldes de Almolonga, y descendiendo del volcan, vienen con él á palacio, y lo presentan rendido al señor presidente. Entonces no se habia ocupado la plaza con los cajones del mercado.

Como el alferazgo era ya oficio vendible, y el ayuntamiento habia hecho dejacion de él, en cabildo del dia 19 del mismo octubre, acordóse, dice el acta, que por cuanto viene la fiesta de Santa Cecilia, en la cual se saca el pendon en memoria de la conquista, la audiencia señale persona, que saque el dicho pendon. El oficio sin duda, fué subastado y rematado en Juan Bautista de Carranca y Medinilla, que presentó título dél en 19 de noviembre inmediato. La proclamacion de Felipe IV hecha este año de 1621, ya se denomina jura en cabildo de 4 de diciembre, en que se acuerda comiencen las fiestas el dia 8, mas no se da la acta de ellas.

No cedió en solemnidad el recibimiento del presidente Acuña. En su aproximacion para cumplimentarle en Petapa es nombrado en cabildo de 10 de mayo de 1627 el alferez mayor Juan Bautista de Carranza alcalde ordinario mas antiguo, acompañado de don Alonso Alvarez de Vega y Juan de Agüero con 500 tostones para ayuda de costa que no aceptó; y para su entrada, acordóse l" recibirle con las salvas de las compañías de infantería que el señor conde de la Gomera presidente de esta real audiencia, gobernador y capitan general en ella ordenare: 2o el mismo dia de la entrada, desde la oracion en adelante hasta las diez de la noche, se haga luminaria general; y una máscara con dos carros triunfales, bien adornados, y sobre uno se haga y represente un coloquio, y sobre el otro una música, y estos carros con la máscara por delante, en que han de salir el cabildo, justicia y regidores con sus capas blancas prendidas, y representando el coloquio, y dada la música, han de ir por las calles para mayor demostracion.

3o Acordóse, se haga otro dia el volcan de la conquista, por ser antigualla de mucho gusto el vello, y há de salir gente de a caballo y la infantería que el señor presidente señalare, para que combatan al peñol, y este dia así mismo ha de salir la máscara. Acordóse, 4o que el dia siguiente se haga la fiesta del estafermo, que el diccionario define: figura de un hombre armado, que tiene embrazado un escudo en mano izquierda, y en la derecha una correa con unas bolas pendientes, ó unos saquillos llenos de arena, la cual está espetada en un mastil, de manera que se anda y vuelve á la redonda: pénese en medio de una carrera, y viniendo á encontrarla los que juegan, ó corren con la lanza puesta en el ristre, le dan en el escudo, y le hacen volver, y al mismo tiempo sacude al que pasa un golpe, si no es mui diestro, con lo que tiene en la mano derecha; y esto hace reir á los que están mirando el juego y festejo. Acordóse pues, dice el acta se haga la fiesta del estafermo en la plaza de esta ciudad, donde por los caballeros se corran lanzas con torno y máscara, y aderezada toda la plaza con cortinas de sedas, que eso será desde las dos, hasta las seis de la tarde, y se encarga convidar los caballeros, y hacer poner la tela y contratela, con su cartel y desafio, acompañado así mismo de los caballeros.

Acordóse 5o que tras esta fiesta se haga juego de cañas con libreas de raso ó tafetan de la china, y en los puestos de las dichas cañas han de ir cabos, el uno y el primero el dicho alferez mayor Juan Bautista de Carranza alcalde ordinario mas antiguo, y el otro el alcalde don Pedro de Paz y Quiñonez, para que aya igualdad, que los cuatro de una cuadrilla no an de diferenciar en las guarniciones y bordaduras el uno del otro. Acordóse 6o aya un dia toros, paseo y lanzada, colgada toda la plaza como se acostumbra: 7o se hagan dos comedias en el patio de las casas reales, haciendo un tablado, y ramadas y colgaduras de sedas, como para el caso; y 8o se haga un castillo y una sierpe de pólvora, que su convatan una noche en la plaza de la ciudad. Y en fin, se pida licencia, para gastar 5 mil tostones. Tom. 2. (31)

254

CAPÍTULO 81,

Recibimiento de presidentes.

Participado en cédula dirigida al cabildo el nacimiento de uno de los príncipes, sin duda primogénito, llamado nuestro señor en acta de 3 de setiembre de 1630, dispone los regocijos siguientes: máscara general en la noche del primer dia con coloquio y música en dos carros en la plaza, ante la audiencia en sus corredores y luego paseo de la justicia, regimiento, encomenderos, caballeros, y vecinos, por todas las calles de la ciudad y sus barrios: dos dias de toros, uno en aquella semana, y otro en la siguiente: otro dia el estafermo con torneo y gente de á caballo, con que dada la oracion, ninguno de la máscara pueda andar por la calle: otro dia el peñol de la conquista, en que an de salir los soldados españoles, que batan el dicho peñol: otro dia despues de la fiesta del peñol, una comedia en las casas reales, haciéndose allí los tablados, adornados de seda, alfombras y flores; otro dia un castillo y sierpe de fuego en la plaza, frontero á las casas reales, despues de la oracion, con luminaria general, saliendo los de la máscara, que quieran salir, sin máscara; y otro dia por fin de la fiesta juego de cañas con libreas, para las cuales se á de dar á los que salieren, que serán 24, por lo menos á dos varas de damasco, y seis onzas de seda para cada librea, y cada cuadrilla de á cuatro an de salir de una manera; y este dia se á de dar colacion, como se acostumbra en nacimiento de príncipes, á la real audiencia. Y por cuanto los gastos de semejantes fiestas y regocijos se an hecho de los propios y rentas de esta dicha ciudad, que estan destinadas principalmente para estas ocasiones, que todas tocan al comun servicio de S. M. demostracion de gusto, que aya de averies dado príncipe heredero de sus reynos, se acordó, para que las fiestas se hagan con la autoridad y pompa que es razon en correspondencia de tantos y tales mercedes, para cumplir su real cédula, se pida licencia para gastar de los dichos propios y rentas cinco mil pesos de á ocho reales.

En 17 de abril de 1632, juntóse este cabildo, dice el acta, para tratar de las fiestas, que se han de hacer en la venida del señor obispo, don Agustín de Ugarte: á lo cual el dicho alcalde don Antonio de Galvez dijo, que dio parte á su señoría del señor presidente, para hacer las dichas fiestas, y en conformidad de que avia empezado á tratar de ellas en este cabildo, y se le respondió, estaba la ciudad empeñada, y no tenia con qué poder hacer fiestas, el dicho señor presidente le dijo, que se hiciese el miércoles que viniese, máscara y estafermo y toros, y el sábado juego de cañas de rodeo y toros, y que en esta conformidad tiene mandadas pregonar las dichas fiestas, y se á hecho: y vista la dicha propusicion por los dichos regidores, dijeron, que se hagan las fiestas, ecepto la máscara, por los inconvenientes que della resultan, y dello se le dé parte al señor presidente por el licenciado Martin Dieguez alcalde, y Antonio Justiniano regidor y don Gerónimo Sanchez de Carranza.

Siguióse la entrada de los presidentes Osorio y Avendaño. El recibimiento del primero se acordó en 24 de enero de 1634, y se dispuso hacer con salva de las compañías de infantería, luminaria, máscara, carros, coloquio, música y paseo por las calles: el volcan de la conquista, batiendo el peñol la infantería, y gente de á caballo: juego de cañas, saliendo los de las cuadrillas vestidos de negro: comedias en las casas reales: castillo y sierpe; regulándose para gastos cuatro mil tostones. El concepto que se habia formado de que en este tiempo no habia soldados en Guatemala, se desvanece con la mencion repetida que en estas fiestas se hace de compañías de infantería y gente de á caballo; mas si eran al estilo de las cuadrillas del juego de cañas, y para batir la guarnicion del peñol de Sinacam, no parece deba hacerse juicio de elles. El recibimiento del segundo presidente ya se denomina posesion, y se ordena en 21 dehenero de 1642, salir á recibirle el dia de la entrada el cabildo en cuerpo de ciudad con sus maceros, y los caballeros y vecinos, y hacerse ademas fuegos, luminaria, encamisada, carros, coloquio, volcan, toros, cañas y comedias, con que casi no difería el recibimiento de un presidente al nacimiento de un príncipe ó proclamacion de un monarca. Regulados cuatro mil tostones de gasto, se pide el desembargo de propios y rentas de la ciudad á la sazon embargadas. No obstante, andando el año de 1643, se destinaron mil pesos para honras de la reyna, y se dispusieron artificios de fuego en la entrada de la presidenta doña Ana de Rentería; y para el recibimiento del obispo, Soltero iguales fiestas que á su antecesor.

Repetidas las fiestas, perdieron algun tanto la novedad; y así

« AnteriorContinuar »