Imágenes de páginas
PDF
EPUB

se, si no el que los piratas que estaban á la puerta, no mirando ya al dueño de la tierra, estendiesen sus entradas en ella? No llamó esta pérdida la atencion del presidente Cosío, ocupado en 1714 en ir por el Golfo y Granada contra los Mosquitos, a continuar el sistema despoblador, desalojándolos de Teguzgalpa y Tologalpa, si hubiera podido. Entre tanto, los ingleses por el año de 1720, ya pueden poner oficinas en el Manché, asentar diferentes comercios, y en el de 1724 están poblados 300. En vano las embarcaciones y gente de Bacalar armadas en corso, y algunas de Puerto Caballos porlos años de 729 y 31 desalojan á los ingleses valisenses, matan, incendian, apresan, exterminan: no habiendo gente, ni poblacion española en Manché y Mopan, ellos han de volver. He aquí el fruto de las providencias de Berrospe, y de los inmensos trabajos de sus antecesores, que Ximenez cap. 81 llama yerros, y añade, diga lo que quiera Villagutierre, y alabe y ensalce hasta las nubes las hazañas de los presidentes.

Vamos á la banda de la villa de los Dolores, que el rey mandó fortificar. El presidente Berrospe, la manda despoblar segun la máxima vigente de exterminio. Para que de una vez se sepa, dice Ximenez cap. 81, en qué pararon aquestos indios Lacandones, despues de tantos trabajos, fatigas y gastos, fué que aviándose mantenido en aquella poblazon de los Dolores, adonde se juntaron todos los que se hallaron, con una guarnicion de 20 hombres con su cabo, y estando ya mui domésticos, no atreviéndose á dejárlos solos con su ministro, y viendo que el gasto de su magestad era mucho para mantener tan poca gente, se dispuso por el gobierno superior, que los sacasen afuera entre los indios cristianos, y los poblaron en unas buenas tierras junto al rio de Aquéspala, donde ellos luego estuvieron contentos, y tomaron como ellos dicen su corazon, y así luego hicieron sus casas é iglesia, y hicieron sus milperías y sembrados, plantando sus árboles frutales; pero luego se dispuso que los quitasen de allí, y los trasladasen á un parage muy ruin, que llaman el rancho de San Ramon, y no paró en esto, sino que de allí los llevaron á Santa Catarina Retaluleu en la costa de San Antonio, encujas translaciones y transmigraciones, unos se murieron, otros se desparramaron en otros pueblos, y otros se volvieron á sus montañas, quedando mui pocos de todos ellos, que hoy perseveran allí. El lugar desierto y su comarca conservaron el título del Lacandon.

No poblándose pues la villa de San Pedro Mártir hácia la Verapaz, y despoblándose la de Dolores hácia Güegüetenango ¿qué viene á ser el Peten, sino nn destierro para sus inocentes habitantes-? No obstante, el mérito de Berrospe es grande por el fomento que prestó á la poblacion española de esta bella isla, presente del inmortal Ursúa, quien excediendo en esta parte al oidor Quiñonez que no pobló ni sometió al gobierno sus conquistas, venciendo el contrapeso de un competidor poderoso, y sobreponiéndose á las ineptitudes del distrito, intrépido, generoso, cuerdo y constante llevó al cabo una empresa ya desesperada, y merece con justicia ser colocado entre los conquistadores del pais, sin participar de sus abusos; y ahora por lo que va referido se conoce, que perdonadas las demasías de estos grandes hombres, es preciso concederles la gloria de haber fundado cada cual un imperio, erigido ciudades, sometido pueblos, y puesto en sociedad las unas con los otros, con un arte suyo propio, que desapareció despues en el territorio á su posteridad, y solamente asoma en las provincias internas mexicanas del norte.

Ya que ocupa este lugar la crónica de Ximenez, no es de olvidar lo que escribe, el año de 649 lib. 4 cap. 82 de Andres de Molina que sirvió 18 años á la Virgen de Soledad del convento, y tuvo dos hijos religiosos: fué, dice, hombre de singulares fuerzas, pues llegó á quebrar cuatro herraduras juntas, y á detener una rueda de ingenio; y para desengaño de los hombres, murió casi de repente de habérsele torcido una tripa. Como tambien lo que refiere el año de 675 lib. 5 cap. 26, de un monstruo nacido aqueste año en el pueblo de Santo Domingo Xenacoc, que eran dos niños pegados de la cintura para arriba con dos cabezas, dos manos y tres pies: murió de parto la madre, dice, y bautizólos entrambos el p. presentado fr. Miguel del Valle que administraba aquel pueblo, y luego murieron á 11 del mes de agosto.

Hablando de la Universidad lib. 5 cap. 37, dice: Este año de 681 á 6 de henero se dió principio, y se abrieron los estudios en la real Universidad de San Cárlos. Tuvo el inicio el R. P. fr. Agustin Cano, á que asistió la real audiencia, y todo lo mas lucido de Guatemala, y luego el dia 7 comenzaron á leer sus cáthedras interinas, la de prima el M. R. P. M. fr. Raphael del Castillo, la de vísperas el M. R. P. M. fr. Diego de Rivas de la religion de Ntra. Sra. de las Mercedes, la de artes el M. R. P. fr. Agustín Cano, que despues fué cathedrático de prima y jubiló en ella. Comenzaron mas de setenta estudiantes, de los cuales salieron mui señalados sugetos. Leyó así mismo don Antonio de Quiñonez la de instituta, la de cánones don Baltazar de Agüero natural de Nicaragua, que murió yendo por oidor á Manila, don Lorenzo Paniagua la de leyes, y la de las lenguas cachiquel y quiché el p. fr. José Angel Zenoyo, dominico.

Juárros advierte, que fué provisto para la de medicina el bachiller don José Salmeron: pero el acta de cabildo de 23 de junio de 679 le titula doctor don José de Salmeron y Castro, entonces residente en México, y cathedrático en aquella Universidad, acordando en ella el ayuntamiento proporcionarle medios para su venida, como los facilitaron ántes al doctor don Diego Vasquez de Inostrosa, y otra vez habian conseguido la del doctor Bartolomé Sanchez Parejo, de cuyos grados corre testimonio en actas del año de 650: el de licenciado le fué conferido en México á 7 de noviembre de 624, siendo bachiller graduado á titulo de suficiencia, y examinado por diez y seis vocales, once doctores y cinco maestros, cuya aprobacion consta por el sufragio de diez y seis aes materialmente certificadas; y el de doctor en 7 de marzo de 641, asistiendo el ilustrísimo y reverendísimo señor Palafox y Mendoza, obispo de la imperial ciudad de Puebla, entonces visitador de las provincias de Nueva-España, y de consiguiente su gobernador y capitan general y presidente de su audiencia; concurriendo así mismo el maestreescuela, rector, decano, nueve oidores y cuarenta doctores, licenciados y maestros. Antes de Parejo aparece por los años de 618 con el cargo del protomedicato el doctor Diego Lopez Ruiz.

Provistas en propiedad las cátedras en España, segun relacion de Juarros lo fué para la de medicina el doctor don Miguel Fernandez, casado con una bija del doctor don Alonso Limón Montero, catedrático primero de anatomía y cirujía y despues de vísperas en la Universidad de Alcalá: vino con su familia recomendado en cédula de 24 de abril de 687; y disponiendo pasar á México por liallarse con poca comodidad, el ayuntamiento en 29 de diciembre de 693 emprendió el estorbárselo, obligándose el alcalde ordinario mas antiguo capitan don José de Aguilar y Rebolledo con otros vecinos á darle 500 pesos anuales, y otros 200 los demas capitulares con escritura: uno y otro ademas del salario de 200 pesos que esta ciudad le dá, dice el acta, de los propios, y el de catedrático y visitas, y 200 pesos mas que se le situaron en encomiendas en auto de 6 de febrero de 694, dictado por el presidente Barrios para tres vidas: lo que denota capacidad en el profesor, su esmero y aceptacion.

No es de omitir, que M. H. Ternaux Compans en el artículo de la historia de Guatemala escrita por don Domingo Juarros, que da en la Revista francesa en Paristom. 3 núm. 2 año de 1837, hablando de los hombres ilustres, de que ofrece el catálogo este autor, añade: se ha olvidado de hacer mencion del padre Diego Saenz Ovecure, dominico, que ha hecho imprimir en Guatemala en 1667, un poema épico intitulado La Thomasiada, de que yo poseo un ejemplar. Este libro, prosigue, es de la mas grande rareza, y ha quedado desconocido á los biógrafos, que no colocan la introduccion de la imprenta en el pais, sino al ñn del siglo décimo octavo.

Tampoco omitirémos, que Alcedo en el de los de México incluye un personage del siglo siguiente, que no pertenece ménos al pais, el padre Cristóval de Villafañe, víctima de la caridad, dice, degollado á manos de unos reos, que auxiliaba, para el suplicio en la ciudad de Guatemala, donde era prefecto de cárceles; El presidente Salazar, escribiendo al ministerio, y mencionando autos seguidos por la muerte que ejecutaron cinco negros esclavos de S. M. en el segundo sobrestante del real de Omoa don Eusebio Cabeza de Baca el 14 de setiembre de 1764, dice. Mandé conducir á esta capital tres de dichos reos, y puesta la causa en estado, pronuncié mi sentencia arreglado al parecer del asesor de guerra, poniéndose inmediatamente los tres reos en la capilla, luego que se les notificó dia 26 de agosto del próximo pasado año; y luego añade. De lo acaecido con el padre Cristóval Villafañe, de la Compañía de Jesus, como á las dos de la tarde del dia 28; muerte, que le dieron, y demas practicado con este motivo, tengo dada cuenta á Y. E. con fecha de 31 de agosto último. La de esta consulta es de enero 31 de 1767.

[blocks in formation]

290

CAPÍTULO

Otros impresos.

En 1723 subsistía solamente la imprenta del bachiller Velascoy en la cual se reimprimió este año un alegato con 52 fojas en folio sobre el derecho del Colegio Seminario á que fos regulares que obtenían curato contribuyesen con la pension designada por 6l Tridenti1 no: acaso fué dispuesto por su rector el bachiller don Francisco Dávila Valenznela, que segun tradicion lo fué 40 años. Dejó manuscrita una instruccion para su gobierno. El señor obispo Córdova lo fundó, y le dió estatutos en 24 de agosto de 1597. Un informe de la audiencia de 13 de mayo de 1600, dice: este colegio se fundó en euatro de henero del año mil y quinientos y noventa y ocho y en éi ay al presente ocho colegiales de beca, que llaman mayores, y siete que llaman menores, porque tienen solo el manto sin beca, y un familiar; y por la pobreza del colegio de los ocho colegiales mayores, se sustentan dos de sus propias haciendas, y el colegio á los seis, y de los menores se sustentan así mismo otros dos, y á los demas el colegio. El señor obispo Rivera le dió nuevos estatutos en 3 de julio de 1G66.

En el § 7 del alegato se lee: la ciudad de Santiago de los caballeros tuvo en su fundacion mas de 800 familias descendientes de la nobleza de España, y cuando este número en una tierra tan abundante y copiosa de todos frutos prometía el mas opulento reyno de la América, y su capital una de las mayores del orbe, se halla oy en tan corta vecindad, que no se numeran 30 familias ilustres: con que á la vista de que segun cómputos prudentes, una sola es bastante á la generacion de mas de un millon en 200 años, que se podrá decir de Guatemala, cuando no solo no corresponde á estos aumentos, sino que corre á tal declinacion en ménos de 200. Sin que se pueda dar otra razon de tan lamentable ruina, se puede decir, que el haberse extinguido las familias de los Mendozas, Arévalos, Rojas, Cárdenas, Salvatierras, Monroyes, Acuñas y otras, ha sidopor la falta de doctrina, y educacion de los hijos. Vasquez lib. 4 cap; 28 lamenta la de Aguilares, Mazariegos y Medinillas. Fuentes lib. 2 cap. 5 menciona 69 familias de que habia quedado un corta número.

« AnteriorContinuar »