Imágenes de páginas
PDF

se les ha hecho por la municipalidad á quien única y esclusivamente compete hacerlos, á fin de evitar el abuso que se está cometiendo por los que se denominan tasadores sin tener título de aquella. Tambien se reiteró el acuerdo de 10 de enero de 1834, en que se dijo: que en los asuntos contenciosos en que deba procederse al remate de fincas de cualquiera clase, no puedan tasarlas, sino los que sean tasadores nombrados por la municipalidad, que para el mejor servicio, lo verifica en muchas personas, teniéndose de consiguiente por nulas las que carezcan de aquel requisito, sin que les quede arbitrio á percibir ni reclamar los derechos que en ellas devengaren; agregándose ahora la de imponérsele á los tasadores intrusos la pena, ademas de perder los derechos, la de otro tanto de lo que importaren estos con la aplicacion ordinaria, lo cual se entienda tambien con los tasadores públicos de una clase que se entrometan á valuar cosas que no comprenda su nombramiento, para cortar el perjudicial abuso que ha llamado la atencion del cuerpo capitular.»

TASAS, y TASACIONES. — Acerca de las de comestibles y mercaderías V. en ALBIONDIGAS ley 6, tit. 18, lib. 4, y la 70, tít.46, lib. 9 de CONSULADOS.—Tasas de indios V. TRIBUTos. — Tasas de oficios, de que puedan alzarse los interesados, V. OFICIOS VENDIBLES.—Cómo se han de practicar las de bienes amortizados ó vinculables para el adeudo de 25 por 100 V. tom. 1, p. 263, y VINCULOS.

TAYABAS. — Una de las provincias de FILIPINAS (tom. 3, págs. 252 y 260).

TEATROS y espectáculos.— V. DIVERSIONES PUBLICAS, y FUERO DE GUERRA tom. 3, págs. 73 y 329.

TEMPORALIDADES.— Pena de ellas en los casos de recursos de FUERZA; véase este art. y la ley 145, tít. 15, lib. 2.

De las ocupadas á los jesuitas, por valor de las fincas vendidas en la N.E. desde su espulsion dice el virey Revillagigedo (n. 1398 y 1399 de su Memoria) haberse remitido á España 3.372,663 pesos inclusos 1.130,873 de su tiempo; de que debian rebajarse 997.570 de las pensiones

computadas por toda su vida á 526 jesuitas embarcados desde la Habana.

Lo que ha producido desde 1835 el ramo de temporalidades en la Habana, recaudado por su administracion terrestre, véase tom. 1, p. 94.V. CREDITO PUBLICO.

TENIENTE-REY.—Creacion de este empleo en la Habana: V. tom. 1, p. 440.-Su graduacion y dotacion en las plazas de Habana, PuertoRico y Manila (tom. 3, p.369).

TENIENTES DE GOBERNADOR letrados, y tenientes de gobernador politicos y militares. — V. ASESORES: GOBERNADORES: JUECES LETRADOS: SUBDELEGADOS.

TERCERl AS en causas de comercio.- Titulo diez de la loy de enjuiciamiento.

DE LOS TERCEROS OPOSITORES EN LOS PROCEDIMIENTOS EJECUTIVOS,

ART. 380.

Para que sea admisible la oposicion del tercero en los procedimientos ejecutivos sobre obligaciones mercantiles, se ha de fundar sobre título de dominio en los bienes ejecutados ó de credito preferente sobre ellos por razon de hipoteca legal ó convencional, ú otra causa.

ART. 381.

Con la oposicion presentará el tercero la prueba documental, sin la cual se desestimará desde luego, mandándole usar de su derecho en forma.

ART. 389.

En virtud de la oposicion se suspenderán los procedimientos ejecutivos, si el derecho deducido por el tercero fuese de dominio ó por dote inestimada, y se conferirá traslado al ejecutante y ejecutado por su órden con término de tercero dia, y en vista de lo que espongan se recibirá la causa á prueba á peticion de cualquiera de las partes, habiéndo méritos para estimarla necesaria, ó en su defecto se procederá con su citacion á la vista y decision del articulo de oposicion.

ART. 383.

El término de prueba será de veinte dias im

prorogables, á cuyo vencimiento podrán ins"

truirse las partes de las probanzas hechas, para lo cual se entregarán los autos á cada una por dos dias precisos, y trascurridos que estos sean se mandarán traer para sentencia con citacion de los interesados litigantes.

ART. 384.

Si tuviese lugar la tercería se entregarán al opositor los bienes que se hubieren declarado pertenecerle, y el ejecutante usará de su derecho segun le convenga, contra los demas embar. gados, ú otros del deudor.

ART. 385.

Para la sustanciacion de la tercería que se funde en la calidad preferente del crédito del opositor, se formará ramo separado, siguiendo sus trámites la via ejecutiva en la pieza principal hasta la venta de los bienes embargados, cuyo producto se depositará para entregarse al acreedor que obtenga la preferencia en la tercería.

ART. 386.

A consecuencia de haberse hecho la oposicion cualquiera que sea el título en que esta se funde, se ampliará la ejecucion, si lo pidiere el ejecutante, en otros bienes del deudor que cubran su crédito en caso de declararse legítima la tercería; y si este no los tuviese, le quedará espedito su derecho al ejecutante para promover la declaracion de quiebra con arreglo al art. 1025 del código.

ART. 387.

Si por la ampliacion de la ejecucion se hallaren bienes suficientes para cubrir el credito del ejecutante sin perjuicio del derecho del tercero opositor, se dirigirán los procedimientos ejecutivos sobre ellos, y el opositor ejercerá el que le competa contra el deudor y los bienes comprendidos en su tercería.

TESORERO GENERAL del consejo de Indias. —Véase este título tom. 2, p. 403.

TESOREROS GENERALES de ejército y hacienda. Articulos que conciernen a este empleo en la real instruccion de 31 de octubre de 1764, con que se creó la intendencia de ejército de la Habana (V. INTENDENTES: CONTADORES).

Obligaciones del tesorero general y sus suballernos.

105. Es mi real ánimo, que todos los caudales que en la Habana y toda la isla de Cuba pertenezcan á mi real hacienda con cualquier motivo y los que para su subsistencia y las obras de fortificaciones remitan de Méjico, se reciban y paguen debajo de un solo cargo y de una sola data, y que uno y otro sea á nombre del tesorero general, de modo que subsistiendo las cajas reales que se hallan establecidas en la Isla, los sugetos que las sirvan lo han de ejecutar como sustitutos del tesorero general, y á su nombre han de recibir los caudales que se les entreguen, y pagar las obligaciones que se les manden. 106. El tesorero general ha de recibir en la Habana todos los caudales, que se le entreguen de los productos de rentas, y ha de dar cartas de pago de las que sean a favor de las personas á quien tocare, tomada la razon de ellas por el contador, para que de este modo pueda hacerle el cargo correspondiente, y de otra forma no se admitirán en data á las personas que hicieren los entregos. 107. Todos los caudales de rentas se han de poner semanalmente en el arca de ellas con intervencion del contador, tesorero general , y administrador general, y mensualmente se han de pasará las cajas reales como queda prevenido, que es de donde se han de pagar, todas las obligaciones con la precisa intervencion del contador. 108. En las mismas cajas reales de tesorería general han de entrar con la propia intervencion los situados, que se remitan de Méjico para la paga de las obligaciones de la Isla, y la con signacion de las obras de fortificaciones como tambien el producto de los arbitrios, que esten destinados á las mismas fortificaciones, todo con entera distincion y claridad. 109. En estas arcas ó depósito ha de haber tres llaves, de las cuales tendrá una el intendente, otra el contador, y la tercera el tesorero general, y de ella no se ha de sacar caudal alguno sin la concurrencia de los tres llaveros. 110. Como es preciso, que el tesorero general, tenga caudales prontos y á su disposicion, para satisfacer las obligaciones diarias, se sacará del depósito, y se dejará en su poder aquella cantidad, que los tres juzguen precisa, para satisfacer los salarios, haber de la tropa, y gas

tos indispensables de la dependencia de la guerra, fortificaciones y demas obligaciones, á que esten afectos los mismos caudales. 111. De las cantidades, que queden en poder del tesorero general, le ha de formar cargo separado el contador, y mensualmente se ha de hacer cotejo de él con los pagamentos, y en caso de quedarle algun sobrante, se ha de poner en el depósito con los demas caudales, que hayan producido las rentas en el mismo mes, y volverle á entregar la cantidad que considere precisa para el mes sucesivo, de modo que de los caudales que se dejen á su disposicion en cada mes, al fin de él ha de quedar puntualizado el

cargo con los pagamentos hechos y el reintegro

al depósito de los sobrantes que le resulten. 112. Si por las ocurrencias de mayores gastos ó de algunos estraordinarios, no alcanzase el caudal, que quedó en poder del tesorero general á satisfacerlos, lo avisará al intendente para que disponga, que concurran los tres llaveros, y que se saque del depósito la cantidad que falte, que se aumentará al cargo que se le haya formado en aquel mes. 113. El tesorero no ha de satisfacer sueldos ni gasto alguno de cualquier calidad que sea, sino es en virtud de libramiento del intendente intervenido por el contador y si lo hiciere se le escluirá de su cuenta; pero se le admitirá en data cuanto pagare en consecuencia de los citados libramientos intervenidos, y recibo á su continuacion de la persona que deba percibir la cantidad librada, esceptuando de esta regla general, el sueldo del gobernador, el del intendente, el del contador y el del tesorero que estos los ha de pagar en virtud de recibos á los interesados tomada la razon de ellos por el contador. 114. Los sustitutos del tesorero general lo han de ser los sugetos, que en el dia sirven las cajas reales fuera de la Habana, y en poder de estos han de entrar mensualmente todos los productos de rentas de aquellos partidos, que comprenda la caja y cualesquiera derechos, que me pertenezcan en su comprension, y los han de recibir á nombre del tesorero general y dar las respectivas cartas de pago intervenidas de la contaduría particular de la caja con espresion del sugeto, que hace la entrega, en qué dia y por qué renta, y en su virtud ha de despachar las suyas formales el tesorero general á favor del administrador

ó tesorero que hizo la entrega, intervenidas por el contador general, para que le sirva de data e Il SIl Cuenta. 115. En las pagadurías ó cajas de los sustitutos ha de haber la misma intervencion que en la principal, de modo que cuantos caudales entren los ha de intervenir el contador particular de aquellas cajas en calidad de sustituto del contador general y lo mismo ha de practicar de los que se satisfagan. 116. Los contadores particulares han de enviar mensualmente al general relacion puntual y certificacion del caudal que en él hayan percibido y satisfecho los pagadores, y lo mismo han de practicar estos para con el tesorero general, certificándola el contador, para que con estas noticias pueda tomar conocimiento del caudal existente, y en caso de que haya sobrantes los haga pasará la tesorería general, dando parte al intendente. 117. En estas pagadurías ha de haber tambien arcas de tres llaves, en donde esten precisamente los caudales con la indispensable intervencion, y de ellas tendrá una llave el subdelegado del intendente, otra el pagador y la tercera el contador y no dejarán en poder del pagador mas cantidad que la que se considere precisa para los gastos ordinarios del mismo mes, guardando en esta parte el mismo órden, que queda establecido para con el tesorero general. 118. Por estas pagadurías se han de satisfacer el haber de la tropa, sueldos y demas obligaciones que se les destinen, y como no es posible que el intendente pueda librar desde la Habana estos gastos con la puntualidad, que quiero que se satisfagan, es mi real voluntad, que todo lo que son gastos reglados y ordinarios los libre el subdelegado del intendente que resida en donde se halle la pagaduría, y que en virtud de estas libranzas intervenidas precisamente por el contador particular, y recibo del interesado, sea legitimo el pago, que haga á nombre del tesorero general, y se le admita por data en su cuenta, pues en caso de que no esté librado con justificacion deberán responder de su importe el sub. delegado que libró, y el contador que intervino, 119. El pagador sustituto no ha de satisfacer cantidad alguna, que no sea en virtud de libramiento del subdelegado del intendente intervenido por el contador particular; pues silo hiciere. se le escluirá de la data, todo pago; pero el subdelegado no podrá librar, ni el contador intervenir otras cantidades, que las de precisa dotacion, pues cualquiera otro gasto estraordinario no le han de podcr haccr sin órden del intendente. 120. Los pagadores sustitutos han de dar su cuenta al tesorero general, como que cuanto recibieron y pagaron fué á su nombre. El cargo ha de ser de todo cuanto percibieron y entró en su poder, el que ha de certificar el contador particular estar enteramente arreglado á los libros de intervencion que le haya llevado, y la data ha de ser reducida á las libranzas, que le haya despachado el subdelegado del intendente intervenidas por el contador particular y recibos de los interesados. 121. En fin de diciembre de cada año se harán arcas en todas las pagadurías por el subdelegado del intendente contador y pagador, para asegurarse de si está existente el todo del caudal, que debe haber en ellas; debe llevar el contador un estracto de todo el caudal que hapercibido, y el que haya pagado con el contrarresto del caudal sobrante, y siempre que se halle efectivo, dará el pagador sustituto á favor del tesorero general una carta de pago de su importe, como recibido de él para la cuenta del año sucesivo, que ha de ser la primera partida de su cargo, é intervenida por el contador particular se remitirá al tesorero general para justificacion del caudal que quedó existente en fin de diciembre, y lo mismo se ha de practicar en la tesorería general. 122. El tesorero general ha de formar su cuenta haciéndose cargo de todo el caudal percibido por sí ó por los pagadores sus sustitutos, con separacion de rentas, ramos y derechos, el cual ha de certificar el contador general estar arreglado á los libros de intervencion, que le haya llevado, y dando en data con distincion de clases, todo cuanto haya satisfecho en virtud de libramientos del intendente, ó de sus subdelegados intervenidos respectivamente por el contador general, y particulares, y el caudal que quedó existente en fin de diciembre en la tesorería general, y en la de los sustitutos, lo cual ha de igualar su cargo, y en esta forma presentará la cuenta en el tribunal de contaduría mayor jurada y firmada; pero atendiendo al de. coro y confianza del empleo de tesorero geneTOM. VI.

ral y á que con la intervencion que queda establecida, está fácilmente comprobado todo su cargo, vengo en relevarle de la pena del tres tanto.

123. El tribunal de la contaduría mayor dispondrá, que esta cuenta se forme glose y fenezca con la mayor brevedad, y hallándola conforme en cargos y datas, le mandará dar el correspondiente finiquito, sacándole las resultas del caudal que se justifique existente en fin de diciembre, que ha de ser primer cargo de la cuenta sucesiva.

124. Si no obstante las reglas que quedan establecidas, ocurriese algun caso, que no se halle comprendido en ellas, se os hará presente, para lo cual dareis al contador y tesorero las reglas que en esta mi cédula instruccion se les prescriben, para que siguiéndose por vos el objeto y fin á que se dirigen estas mis reales disposiciones, determineis lo que se ha de ejecutar en él, y lo mismo se practicará si en la observancia y práctica de lo referido se ofreciese alguna duda.»

Lo tocante á sus deberes, obligaciones, derechos y preeminencias comunes á ministros de HACIENDA, véanse tom. 3, p. 437 y siguientes; y lo de las FIANZAS de su cargo á la 244. V. CONTADORES.

TESOREROS PRINCIPALES de cajas de provincia. — La ordenanza de intendentes distinguia á los antiguos oficiales reales contador y tesorero con el nombre comun de ministros generales, ó principales de hacienda. Cuáles sean sus deberes, responsabilidad, y prerogativas ya de oficiales reales conforme á las leyes de Indias, ya de ministros segun la órdenanza véase en dicho tom. 3, palabra HACIENDA.

Las funciones de tesoreros de ADUANAs, LoTERIA etc. se traen en los artículos respectivos.

TESOROS.— Forma y derechos en su descubrimiento: V. BIENES VACANTES tom. 2 p. 83.

TESTADORES; TESTAMENTOS DOLOSOS.— Institucion ó mandas hechas en última enfermedad al confesor del moribundo, ó á deudo suyo, iglesia ó religion.

Real cédula circular a Indias de 22 de diciem

bre de 1800.— Comunica la espedida para los 4

reinos de Castilla en 18 de agosto de 1771, mandando cumplir el auto acordado 3, tit. 10, lib. 5 (ley 15, tit. 20, lib. 10 de la Novisima), que anula dichas mandas, para evitar las sugestiones y fraudes, con que se intente turbar y trocar la voluntad contra la afeccion dictada por la naturaleza en favor de la propia familia; con imposi: cion de 200 ducados de multa por la primera vez y suspension de oficio por dos años á los escribanos que otorgasen cualesquiera instrumentos en su contravencion, declarados nulos los que en contrario se hiciesen, y doble multa con privacion de oficio por la segunda, y 20 ducados á cada uno de los testigos de tales testamentos, codicilios ó memorias, aplicadas las multas por tercias partes á juez, cámara y denunciador. — Guarda consonancia esta disposicion con la de la ley 9, tit. 13, lib. 1 y 32, tit. 1, lib. 6 de Indias.

Real cédula circular del consejo de Castilla de 30 de mayo de 1830, renovando lo resuelto en junio de 1806 sobro invalidar las mandas y toda institucion hocha á los confesores, á sus conventos ó deudos en la última enfermedad.

«He tenido á bien mandar, que la prohibicion de mandas contenidas en la ley 15, tít. 20, libro 10 de la Novísima Recopilacion, se estienda á las de herencias dejadas a los confesores, sus parientes, religiones ó conventos. Asimismo he venido en mandar se lleve á efecto y circule la soberana resolucion de mi augusto padre, en cuya conformidad cuando los testadores dejen por herederas á sus almas, las de sus parientes de otros cualesquiera, ó por via de mandas ó legados señalen algunos sufragios, ó de cualquiera modo manden hacerlos, no podrán encargarse estos á los confesores en la última enfermedad, ni á sus parientes, y si fuesen religiosos, ni á sus religiones ni conventos; debiendo en los casos que se contraviniere á esto, heredar lo asi dejado los parientes, que segun

derecho sean herederos abintestato; y en su de

fecto será destinado todo á otras obras piadosas que señalarán las justicias, a quienes encargo velen sobre este asunto, é impongo privacion perpetua de oficio al escribano que autorice testamento ú otra última voluntad contra esta mi real disposicion.» La facultad de los testadores para escusar trá

mites de juicios de inventarios, y cuáles sean,

véase en JUICIOS tom. 4, p. 37.

Los JUECES ECLESIASTICOS no son competentes para declaraciones de testamentos, aunque sean eclesiásticos los testadores, ó sus herederos.

TESTAMIENTOS Y TESTAMIENTA RIAS DE MILITARES.

Con dos privilegios se ha favorecido de antiguo á los militares por el servicio que prestan al estado; la dispensa de solemnidades en sus disposiciones testamentarias, á que se da valor de cualquier modo que consten; y el privativo conocimiento declarado á la jurisdiccion militar en juicios de inventarios y abintestatos. El primero se ratificó por los arts. 2, 3 y 4, trat. 8, tít. 11 de las ordenanzas del ejército de 1768 (véanse abajo), y se amplió por la real cédula de 24 de octubre de 1778. Y el segundo restringido en real decreto de 9 de junio de 1742 al conocimiento de los bienes que dejase el militar en el parage de su fallecimiento, pues que de los demas que poseyera, y de los de mayorazgo habia de conocer la justicia ordinaria; se estendió á todo caso por el de 25 de marzo de 1752, mueran ó no en campaña, conociendo de los autos de inventario y particion de bienes los auditores de guerra, por su falta los gefes de los regimientos, y en defecto de unos y otros, la justicia ordinaria por comision de la militar: «Y para que no se dividan las causas, y se conserven unidos los procesos de un mismo asunto, mando, que la jurisdiccion privativa declarada á favor del fuero de guerra para abrir los testamentos, y conocer de los inventarios y particiones, sea no solo para los bienes que se hallaren á los militares donde fallecea, sino tambien para los que gozaren y les pertenecieren en cualquiera parage, bien sean adquiridos ó patrimoniales, siendo libres, porque si fueren de mayorazgo se deberá conocer sobre la sucesion en los tribunales que determinan las leyes del reino, segun la diversidad de los juicios. »—Sobre que ocurridas dudas se declaró en 19 de junio de 1764 : que entendiendo la jurisdiccion militar en pleitos y ocurrencias sobre bienes de militares difuntos, la ordinaria conociese de las herencias que se les dejasen por personas estrañas, ó que les perteneciesen por testamento ó abintestato.

« AnteriorContinuar »