Imágenes de páginas
PDF

causas, entregará al que le reemplace, la libreta de carga ó descarga del buque, á presencia de alguno de sus gefes inmediatos, que la revisará, para que en caso de encontrar diferencias se haga cargo á quien corresponda. 194. Todo buque nacional ó estrangero podrá cargar de mieles para el tráfico de altura, en cualquiera de los puertos no habilitados de la Isla, siempre que salga de uno de los habilitados de la misma con permiso del administrador de la aduana, que marcará el punto ó puerto á donde se dirija, prévia la visita de fondeo. 195. En el caso de que trata el artículo anterior, darán fianza los consignatarios obligándose al retorno del buque cargado con las mieles, para que en el puerto de la Isla de donde salió, se le haga nuevamente la visita de fondeo de cargado y pague los derechos de esportacion, si los hubiere señalados, proveyéndose despues al capitan de los documentos necesarios para su viage. 196. Toda factura ó nota que se presente en las aduanas por los dueños ó consignatarios de buques ó de efectos se redactará en idioma español, reduciendo tambien el peso y la medida de los artículos que contengan el tipo castellano. 197. El administrador de la aduana dará curso á los manifiestos y registros de los buques estrangeros ó nacionales que entren en lastre, de arribada ó de tránsito, en los mismos términos que quedan establecidos para los que traigan carga de importacion. 198. La carga de los buques de esportacion durará de sol á sol para los frutos del pais, haciendo el resguardo y los empleados á quienes corresponda, de modo que al llegar la noche, nada quede sobre los muelles; y la de efectos ultramarinos se verificará tan solo en las horas de despacho de almacenes, sin que pueda prolongarse una mas, cerrados que sean aquellos y las oficinas de administracion. 199. De todos los efectos que se carguen ya en buques nacionales, ó ya en estrangeros, que ademas de la póliza, vayan hasta dejarlos á bordo, acompañados de carabineros, exigirán estos del capitan el correspondiente recibo de quedar en su poder. 200. Toda máquina, efecto, ó invento que se introduzca, será precisamente aforado, aunque despues se le liberte del pago de derecho, ó se disminuyan los que debiera satisfacer, en biende

la agricultura, de las artes, de la industria ó de la conveniencia pública, á fin de graduar con exactitud el movimiento mercantil de la Isla. 201. En las aduanas donde haya dos ó mas vistas, y un interventor, será nulo cualquier reconocimiento ú aforo si no hubieren asistido á este acto dos cuando menos de dichos funcionarios. 202. Estando en bahía los buques ya procedan del estrangero, ó de puertos nacionales, economizarán los administradores cuanto sea posible los permisos parciales para la descarga de algunos bultos; pero en caso de que sea indispensable, se observará la mayor vigilancia y comprobacion por parte del resguardo y de los demas empleados. 203. Ninguna de las disposiciones contenidas en esta instruccion podrá interpretarse en un sentido diverso del de su literal contesto. Cuando para su aplicacion ocurrieren dudas ó dificultades, serán consultadas por los administradores al respectivo intendente, quien con su parecer las elevará á la superintendencia, y esta las decidirá prévio acuerdo de la junta superior directiva de hacienda, dándose de ello cuenta al gobierno supremo, para su aprobacion ó reforma. 204. Todas las reglas y prácticas anteriores concernientes al despacho y órden interior de las aduanas de la Isla, quedan derogadas, observándose en adelante bajo la responsabilidad de sus gefes respectivos las contenidas en esta instruccion. Madrid 29 de agosto de 1845. — Mon.

NUMERO 1.o

Reglas para el gobierno de los capitanes y sobrecargos de buques españoles ó estrangeros que hagan el comercio de importacion en los puertos habilitados de la isla de Cuba.

1.o. Los capitanes ó sobrecargos de los buques de travesía que entren en alguno de los puertos habilitados de esta Isla, estan obligados á presentar al gefe del cuerpo de carabineros que vaya á la visita, luego que hayan dejado de caer el ancla, un manifiesto espresivo de su nombre, el del buque, toneladas españolas que mida, con arreglo á la tabla que se acompaña á continuacion, su procedencia, número de fardos ó bultos y demas efectos de que se componga su cargamento, con la designacion de sus marcas, números y nombres de las personas á quienes vengan consignados. Si el todo ó parte del cargamento fuere de ta. sajo, sal, cacao, ú otro efecto que estuviese á granel, se manifestará por peso ó medida castellana, especificando tambien los artículos de rancho, repuesto de pertrechos navales y de guerra, y cantidad de carbon de piedra que traigan para su consumo, si el buque fuere de vapor. 2.• Los capitanes ó sobrecargos de buques que entren de arribada, estan obligados á presentar el manifiesto de su cargamento, con la misma especificacion que si fuese destinado al tráfico y contratacion de la Isla. 3.a. A la misma obligacion estan sujetos los capitanes ó sobrecargos de buques que entren en lastre. 4.o. Los capitanes que forzados por el mal tiempo ó por otro acontecimiento fortuito hubiesen arrojado al mar parte de su cargamento, lo anotarán tambien en el manifiesto, especificando, aunque sea por mayor, las cantidades, bultos, y clases ó especies, quedando obligados á presentar en la aduana su declaracion y el cuaderno de bitácora en comprobacion de sus aSertos. 5.- Los buques que procedan de puerto español con registro despachado por la aduana respectiva, solo estan obligados á manifestar los efectos que conduzcan fuera de registro, los de rancho y pertrechos de que queda hecha mencion. 6.o. Si el capitan ó sobrecargo no presentare el manifiesto en el momento prefijado, incurrirá en la multa de 500 ps. 7.* El que no declare el número esacto de toneladas españolas que mida su buque, estará obligado á pagar los costos que se causen en su arqueo, siempre que el esceso de las toneladas halladas, pase de un 10 por 100 de las anotadas en el manifiesto. 8.o. Cuando el capitan ó sobrecargo no pudieren hacer el manifiesto, corresponderá esta obligacion al consignatario del buque, ó á cualquiera de sus dependientes que se halle facultado al efecto. 9." Durante las doce horas siguientes á la de la entrega del manifiesto, contadas desde las seis

de la mañana hasta las siete de la noche, podrá el que lo presentó hacer en él las variaciones que estime conducentes, acudiendo personalmente al administrador si fuere en horas de oficina, ó en su defecto al gefe de carabineros que esté de servicio en la aduana. 10. Si cumplidas las doce horas que designa la regla anterior se encontrasen en el buque algunos bultos, ú otros efectos que se hayan omitido en el manifiesto, serán comisados, y el capitan ó sobrecargo multado en otro tanto de su valor, siempre que el importe de los derechos que hubiera de satisfacer el contenido del bulto ó bultos comisados, no pase de 400 ps., pues si escediere y fuesen los efectos de la propiedad ó consignacion del dueño, capitan ó sobrecargo del buque, quedará sin efecto la multa, y en su lugar se comisará el espresado buque con sus fletes y todo otro aprovechamiento. 11. No podrá desembarcarse nada sin permiso del administrador y conocimiento del gefe de carabineros que esté de servicio en el muelle. Por el simple hecho de hacer algun desembarco, aunque sea de efectos de poca entidad ó libres de derechos, pagará el capitan ó sobrecargo la multa de 1.000 ps. y caerán en comiso todos los efectos aprehendidos, y el bote ó lancha que los conduzca siempre que el valor de los derechos que hubiesen de pagar dichos efectos no pase de 200 ps.; pero si escede de esta suma se suprimirá la multa y se comisará el buque. 12. Tampoco podrán trasbordarse dentro de bahía efectos de una embarcacion á otra en poca ó en mucha cantidad, sin los requisitos espresados en la regla anterior, quedando en caso de contravencion los capitanes ó sobrecargos de ambos buques, sujetos á la pena que en la misma se especifica. 13. Si alguna embarcacion descargase efectos de poca ó mucha entidad en puerto que no sea habilitado, incurrirá el buque con todos sus enseres en la pena de comiso. 14. Si concluida la descarga de una embarcacion, faltase alguno ó algunos de los bultos manifestados, se entenderá que el capitan ó sobrecargo cometió fraude contra la hacienda; imponiéndole la multa de 200 ps. por cada uno de los bultos que resulte de menos. 15. Si por consecuencia de la visita de fondeo que ha de pasarse á todo buque antes de espedirle el registro con que debe navegar, resultare esceso en el cargamento, se comisará, imponiendo ademas al capitan una multa del triple valor de dicho esceso.

16. Al mismo comiso y multa que espresa el artículo anterior, estarán sujetas las aprehensiones que se hagan de géneros, frutos ó efectos que se intenten embarcar fraudulentamente.

17. Si los capitanes é sobrecargos no tuviesen con que satisfacer el importe de sus condenas, se usará para el pago de estas y de las costas, de las embarcaciones que manden, á menos que sus consignatarios se presten voluntariamente á satisfacerlas.

[blocks in formation]

Mca.-N.° 6. 1. Un bulto con dos docenas de sillas pintadas con asiento de regilla.

A D. N. N. Factura núm. 2.

Mca.-N."; 40. Cuarenta cajas de tocineta con peso de ochocientas arrobas castellanas.

Mca.—N.o ; 30. Treinta cajas de velas de sebo, con peso neto de cuarenta arrobas castellanas.

Factura núm. 3.

P. P. N.° 25. Veinticinco barriles con cien docenas de botellas de cerbeza.

N."¿11. Once bocoyes con ciento diezidem idem en medias botellas.

Factura núm. 4.

Mca.-N.o--7. Siete cascos conteniendo cien docenas de limas de ocho pulgadas. Treinta y seis calderos de hierro con peso de cincuenta arro

bas castellanas. Ochenta pares de visagras........

NUMERO 3.

Instruccion para el régimen del almacen de averias, y formalidades con que ha de procederse d la enagenacion de los efectos averiados.

Art. 1.o El empleado que tenga á su cargo la custodia del almacen de averías, está sujeto á las mismas obligaciones y responsabilidades, que para los demas guarda-almacenes señala el reglamento de aduanas, salvo á lo referente á la prestacion de fianza, que no se le exigirá en atencion á la pequeña importancia y corta permanencia en el almacen, de los géneros y efectos averiados. 2.o. En los casos de que trata el art. 71 y siguientes, reclamará la órden del administrador intervenida por la contaduría, para el pase de los efectos averiados al almacen de su cargo. 3.o Con presencia de las cantidades de que habla el articulo anterior, hará en sus libros los asientos que previene el citado art. 71 de la ins. truccion de aduanas. 4.o Concluido el remate, entregará los efectos al rematador, prévio recibo, y si no los retirase dentro de las veinticuatro horas, dará parte al administrador. 5." En el mismo acto anotará en su libro la salida de los efectos, al frente del asiento de la entrada, en los términos que señala el art. 75 de la instruccion de aduanas. Estos asientos y las notas que de los remates se han de pasar al administrador para que consten en los estractos respectivos, se firmarán por el interventor, uno de los vistas, guarda-almacen y comprador; autorizándolo todo el administrador, con su V.o B.o, ó quien le haya representado en el acto. 6. o Será obligacion tambien del guarda-almacen el formar el primer dia de cada mes, relacion duplicada, que dirigirá al administrador, de todos los remates que durante el anterior se hayan verificado, con espresion de cantidades y calidades, nombres de los buques conductores y sus capitanes, procedencias de estos, dueños ó consignatarios de los efectos, números de los registros y de las hojas con que entraron en el almacen, fechas de entrada y salida, y celebracion de los remates y cantidades en que se adjudicaron los efectos. 7.o Cuidará de que los géneros que han de rematarse, se pongan de manifiesto con separacion de clases y especies, así para que los compradores puedan examinarlos facilmente, como para la claridad y esactitud de la cuenta y razon. 8.o El vendutero en retribucion de su trabajo, percibirá como hasta aquí el derecho único que le está señalado y pagará el rematador. 9.o De conformidad con lo que dispone el artículo 79 de la instruccion de aduanas, no se verificará ningun remate de aquellos efectos que admiten espera, sin que precedan tres anuncios, otros tantos dias consecutivos. 10. Los remates serán presididos por el administrador y en su defecto por el contador, ó por el empleado que de comun acuerdo comisionen ambos gefes, debiendo asistirá ellos las demas personas designadas en el art. 5 de esta instruccion particular. 11. De conformidad con lo que ya está mandado en el art. 74 de la referida instruccion de aduanas, el dueño ó consignatario de los géneros ó efectos que se rematan, no podrá reclamar ninguna preferencia para la adjudicacion, antes bien el gefe que presida el acto y demas empleados concurrentes evitarán cuidadosamente todo fraude en daño de la real hacienda. 12. El dueño ó consignatario que no se conforme con el precio que ofrezcan, tiene facultad de suspender el remate, declarando en el acto

que destina los géneros ó efectos á esportacion, siendo estos de primera entrada, pero si proceden del depósito mercantil, no habrá lugar á dicha declaratoria. Si esta es admisible, pagará el interesado todos los gastos que ocurran hasta el reembarque, y ademas el 2 por 100, como contribucion de almacenage, sirviendo para esta esaccion los precios del arancel.

13. Cualquier acto de venta en que se omita alguna de las formalidades prescritas en esta instruccion, podrá suspenderse, y hasta pedir y decretar su anulacion, bajo la responsabilidad del que haya sido causante de la omision, y del gefe que presidiendo el acto no lo haya evitado.

14. Las mismas reglas, se observarán en la venta de los efectos averiados que se estraen del depósito mercantil, bajo el concepto de que todas las enagenaciones en que intervengan las aduanas, han de practicarse en los respectivos almacenes de averías, quedando comprendidos en esta disposicion, los géneros y efectos que incurren en la pena de comiso, los cuales se trasladarán para su venta al referido almacen, tan pronto como recaiga la declaratoria correspondiente.

NUMERO 4.

Nota clasificada de los articulos que deben ser escluidos del beneficio de depósito.

Aceite ó grasa de pescado.
Ajos y cebollas.

Alfardas de pino.

Alquitran y brea.
Animales de toda especie.
Arcos, aros ó flejes de madera para pipería.
Arenques y arencones. -
Armas y municiones de guerra de todas clases.
Astas de res vacuna sin labrar.
Bacalao, abadejo y pescado.
Barricas y barriles vacíos.
Bocoyes armados y desarmados, duelas.
Cal.

Carbon de leña.

Espeques.
Frutas verdes de todas clases.
Guayacan en trozos.
Huevas de pescado.

Jamones.

Ladrillos.

Lastre en piedras sueltas.

Leña.

Maderas duras de todas clases en tiras y tirantes. Manteca de todas clases.

Motones.

Ostiones.

Palas de madera.

Palo de tinte.

Papas ópatatas.
Piedras de sillería labradas para edificios.
Quesos de todas clases.

Remos.
Sebo en rama, derretido ó en panes.
Tablas ó tablones de cedro.

Tasajo.

Tejas de barro.

Tejamaní.

Tocino y tocineta ó costillon.
Velas de sebo, cera y esperma.
Verduras.
Yeso comun en piedra molido.

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

gado los efectos pasados á consumo por la casa de comercio de segun lo ha solicitado en la hoja de salida número

Marcas y ms. JValores. Tanto p."/o Derechos Rs.

REGLAMENTO

PARA EL SERvicio DE LAs ADUANAs DE LA IsLA DE cUBA P0R PARTE DE SUS EMPLEAD0S.

CAPITULO 1.o-Obligaciones y atribuciones del administrador.

Art. 1. o Cada administrador en su respectiva dependencia es el gefe natural é inmediato de todos los empleados que con cualquier nombre ó carácter tengan obligaciones que cumplir en el servicio de las aduanas. 2.o Tambien de este mismo servicio es gefe local, el administrador; y está por lo tanto en sus facultades el disponer y aun exigir todo cuanto contribuya á que se desempeñe con brevedad, esactitud y fidelidad, sin perjudicar nunca los intereses del real erario, ni tampoco á no mediar un motivo justo, los del comercio. 3.o Los administradores de la Habana, Santiago de Cuba y Puerto-Principe, son los gefes principales de todos los administradores subalternos de aduanas en las tres respectivas provincias. El de la Habana se considerará ademas como general para toda la Isla respecto á los informes que le pida la superintendencia en los casos que estime conveniente consultarle. 4.o Los administradores de que habla el artículo anterior, como gefes principales de aduamas en su respectiva provincia, serán respetados por todos sus empleados y dependencias: tendrán el gobierno interior de ellas, celarán que cada cual cumpla esactamente con sus obligaciones; no les disimularán falta alguna; les amonestarán sobre las que cometan; y cuando fueren graves ó no basten sus disposiciones á corregir las leves, darán cuenta documentada á la intendencia para que esta adopte por sí, ó por su medio determine la superintendencia el condigno castigo. 5.o El administrador de una aduana como gefe local é inmediato de sus subalternos, responderá por todos y cada uno de ellos en cuanto al puntual cumplimiento de sus obligaciones peculia

res. Si alguno faltare á su esacta observancia, le 36

« AnteriorContinuar »