Historia jeneral de Chile, Volúmenes1-2

Portada
R. Jover, 1884 - 394 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 173 - Pero luego nosotros, destruyendo todo lo que tocamos de pasada, con la usada insolencia el paso abriendo' les dimos lugar ancho y ancha entrada; y la antigua costumbre corrompiendo, de los nuevos insultos estragada, plantó aquí la cudicia su estandarte con más seguridad que en otra parte.
Página 436 - Castuera, hombre de buena estatura, de rostro alegre, la cabeza grande conforme al cuerpo, que se habia hecho gordo, espaldudo, ancho de pecho, hombre de buen entendimiento, aunque de palabras no bien 'limadas, liberal, y hacía mercedes graciosamente.
Página 270 - ... adelante había amazonas, la reina de las cuales se llamaba Guanomilla, que suena cielo oro, de donde argüían muchos ser aquella tierra muy rica; mas pues ella está, como dicen, en cuarenta grados de altura, no...
Página 306 - La justicia y regimiento le tenían aparejado un recebimiento, el mejor que ellos pudieron, conforme a su posible. En la calle principal, por donde había de entrar, hicieron unas puertas grandes, a manera de puertas de ciudad, con un chapitel alto encima, y en él puestas muchas figuras que lo adornaban; y la calle toldada de tapicería, con muchos arcos triunfales, hasta la iglesia; por todos ellos muchas letras y epítetos que le levantaban en gran manera, dándole muchos nombres de honor...
Página 365 - ... que su amo pague de pena diez pesos para las obras públicas de esta ciudad: la mitad para el que denunciare e la otra mitad para las obras públicas».
Página 205 - Por falta de pilotos, o encubierta causa, quizá importante y no sabida, esta secreta senda descubierta quedó para nosotros escondida, ora sea yerro de la altura cierta, ora que alguna isleta removida del tempestuoso mar y viento airado, encallando en la boca, la ha cerrado.
Página 367 - ... haciendo muchos daños en los naturales de esta tierra e forzando mujeres contra su voluntad; e si se diese lugar a esto...
Página 452 - El castigo de los indios rebelados, escribía en marzo de 1574 a la Real Audiencia de Chile, se haga en algunas cabezas por la orden que más pareciere que serán atemorizados los enemigos, y que los demás no sean castigados a cuchillo sino trasladados a la provincia de Coquimbo, desgobernándolos, como se dice, para que allí puedan sacar oro para los soldados que mantienen la guerra.
Página 311 - Jil, en las oraciones que hacia a los soldados, añade el cronista citado, les decia se iban al infierno si mataban indios, i que estaban obligados a pagar todo el daño que hiciesen i todo lo que comiesen, porque los indios defendian causa justa, que era su libertad, casas i...
Página 208 - Almagro, que como la desamparó, quedó tan mal infamada, que como la pestilencia huían della; y aun muchas personas que me querían bien, y eran tenidos por cuerdos, no me tovieron por tal cuando me vieron gastar la hacienda que tenia en empresa tan apartada del Perú...

Información bibliográfica