Historia de Méjico, desde sus tiempos mas remotos hasta nuestros dias; escrita en vista de todo lo que de irrecusable han dado á luz los mas caracterizados historiadores, y en virtud de documentos auténticos, no publicados todavía, tomados del Archivo nacional de Méjico, de las bibliotecas públicas, y de los preciosos manuscritos que hasta hace poco, existian en las de los conventos de aquel pais, Volumen5

Portada
J. F. Párres y compañía, 1878
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 13 - En mi conciencia"; y cuando se enojaba con algún soldado de los nuestros, sus amigos, le decía: "¡Oh, mal pese a vos!
Página 11 - ... las barbas tenía algo prietas, y pocas y ralas, y el cabello que en aquel tiempo se usaba era de la misma manera que las barbas, y tenía el pecho alto y la espalda de buena manera, y era cenceño y de poca barriga y algo estevado, y las piernas y muslos bien sacados...
Página 12 - Cuba la primera vez; y era latino, y oí decir que era bachiller en leyes, y cuando hablaba con letrados y hombres latinos, respondía a lo que le decían en latín. Era algo poeta, hacía coplas en metros y en prosa; y en lo que platicaba, lo decía muy apacible y con muy buena retórica...
Página 222 - Españoles nacidos en las Indias, y que en esto no se les ponga impedimento. Y mandamos, que ninguna orden nuestra, que se hubiere dado...
Página 685 - La vida de Santo Domingo, pintada por él en el claustro del convento de este nombre; la vida de San Ignacio, y la historia del corazón del hombre degradado por el pecado mortal, y regenerado por la religión y la virtud, en el claustro de la Profesa, ofrecen dos galerías que en nada ceden al claustro de Santa María la Nueva de Florencia y al camposanto de Pisa.
Página 10 - Majestad. =Pensé que haber trabajado en la juventud, me aprovechara para que en la vejez tuviera descanso, y así ha cuarenta años que me he ocupado en no dormir , mal comer , y á las veces ni bien ni mal, traer las armas á cuestas, poner la persona en peligros, gastar mi hacienda...
Página 12 - ... hechura, con un joyel con la imagen de Nuestra Señora la Virgen Santa María, con su Hijo precioso en los brazos, y con un letrero en latín en lo que era de nuestra Señora, y de la otra parte del joyel el señor San Juan Bautista, con otro letrero...
Página 190 - ... en lo que con ellos se ha de procurar que es tratarlos de paz y por verlo inclinado a esto más que a beberles la sangre, me valí yo siempre de él; yo creo acertará VS en hacer lo mismo.
Página 706 - Crucificado que entre lluvias tan sangrientas es la nube del amor que desató rojas perlas, piden perdón dé sus culpas; ya al cadalso vil se llegan, ya sentados en las sillas el verdugo cauto llega y con negros tafetanes la visiva luz les venda; ya sobre el cuello del uno con sangrienta ligereza descarga el furor del golpe e intrépido lo degüella, y para poder quitar de los hombros la cabeza, una y otra vez repite la fulminada dureza; y al ver tan aleves golpes, el otro hermano se queja de mirar...
Página 11 - de buena estatura y cuerpo, y bien proporcionado y membrudo, y la color de la cara tiraba algo á cenicienta y no muy alegre, y si tuviera el rostro más largo, mejor le pareciera; los ojos en el mirar amorosos y por otra graves ; las barbas tenía algo prietas y pocas y ralas, y el cabello que en aquel tiempo se usaba, era de la misma manera que las barbas, y tenía el pecho alto y la espalda...

Información bibliográfica