La instrucción pública en Chile, desde sus orígenes hasta la fundación de la Universidad de s. Felipe, Volumen1

Portada
Imprenta Elzeviriana, 1905
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página xciii - EL REY. — Reverendo en Cristo, Padre Obispo de la Iglesia Catedral de la Ciudad de Santiago de...
Página cclxxxii - Lo cual, visto por los del nuestro Consejo de las indias, fue acordado que debía mandar dar esta mi cédula para vos, e yo...
Página ccclxxiv - Yo estoy persuadido que ellos harían mayores progresos en las ciencias, si en las a que se aplican se tuviese método mejor, quiero decir, si después de perfeccionados en la latinidad con alguna retórica, un tinte de poesía, un poco de geografía y otro poco de geometría, se les pasase a la filosofía, no ya abstracta y metafísica, con un latín bárbaro, como hasta aquí, sino puro y correcto, lucirían mucho más sus talentos y el Reino percibiría de sus estudios mucha mayor utilidad.
Página ccli - El Rey. Presidente y oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de Santiago de las provincias de Chile.
Página cclxxxii - Chile, leg. 166, lib. 1 f. 281) es excepcionalmente extensa en el razonamiento de la medida: -presidente y oidores de la nuestra audiencia real que reside en la ciudad de La Concepción de las provincias de Chile...
Página cccxxxii - Junta pareciere al propósito, se pague el precio de su arrendamiento en lo que fuere justo y según el estilo de la ciudad, hasta que reconociéndose si de la enseñanza en él resultan aquellos beneficios que se desean para los indios y sirva de atraer y reducir...
Página clxxviii - Dada en Roma en Santa María la Mayor debajo del Anillo del Pescador el día doce de mes de Diciembre de mil setecientos veinte y uno, de nuestro Pontificado año primero.
Página xli - Lo que toca a mestizos — comunicaba a Felipe II—, ya lo haré ansí, e sepa Vuestra Majestad que solos cuatro tengo ordenados sacerdotes por autoridad apostólica, hijos de padres nobles y conquistadores muy virtuosos y de buen ejemplo...
Página clxxxix - Dios ya los padres mil bendiciones porque habían introducido en Chile las ciencias como en Alcalá, Salamanca y Lima y desterrado de su tierra la ignorancia en que habían vivido».
Página cclxxxvi - SM ya otros admiten para sacerdotes sin habilidad ni suficiencia para ello y los ordenan los obispos ya todos los que quieren les dan grados y corona por librallos de la guerra y así en el dicho reino hay más gente de manteo y sotana que soldados...

Información bibliográfica