Imágenes de páginas
PDF

RECOPILACION
¿) 3 a $3
DE Los REINOS DE LAS INDIAS.

MANDADAS IMPRIMIR Y PUBLICAR
esa a AA a Aaassea o aeroa Raa
- D$8, A3

[ocr errors][merged small]

VA DIVIDIDA EN CUATRO TOMOS » CON EL INDICE GENERAL 2 Y AL PRINCIPIo
DE CADA TOMO EL ESPECIAL DE L08 TÍTULOS QUE CONTIENE.

TOMO TERCEROe

9 /IMyTA Empre roMy.
CON APRoBACION DE LA REGENCIA PROVISIONAL DEL REINo.

CeEEEGIDA Y APIROESADA POEs L.A sALA DE MINEDIAs DEL TRIBUNAL SUPEaEvge IbE
JUSTICIAe

¿BDR & o EDITOR:
IMPREsoR y LIDREno, cALLE DE cARRETAs, NúMERo 8.

1834 1.

[graphic]
[graphic]
[ocr errors][ocr errors]

- - - - - - - - - - - - . . . . N, - - - - - - - - - - - ... ", - --- - - --- - - -- - - -- - - y - - ) - - - --- -- - - -- - - - - - . - - - - - - - A , , , , , , , , , y - - -- - -- - - - - - -- - • a .. . . .» ... v. -- - o * - . - - - -- - , e. " " - y - , o , - - - o - - - - 4 - -- - - - - --- , . .» - - - - - - - y --- - - -, - -- - - - -

[graphic][graphic][graphic]
[graphic][graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[merged small][ocr errors][merged small][merged small]

D. Felipe III en Burgos a 2 de agosto de 1605. Or

denanza primera de contaduria. Que en el Perú, Nuevo Reino y Nueva España ha ra tres tribunales de cuentas y los mínistros que se declara.

Estatuimos y mandamos que para la buena administracion, cuenta y cobro de nuestra real hacienda haya en los reinos y provincias de las Indias tres tribunales de contadores que tornen las cuentas de las rentas y derechos que á Nos pertenecen en aquellos reinos y señorios á todas y cualesquier personas en cuyo poder hubiere entrado y entrare hacienda nuestra, los cuales esten y residan, uno en la ciudad de los Reyes de las provincias del Perú: otro en la de Santa Fé del Nuevo Reino de Granada: y otro en la de Méjico de la Nueva España, y que en cada uno haya, esten y residan siempre tres contadores que sean y se intitulen de cuentas, y despachen y libren, segun, en la forma y orden que por las leyes de este título y libro está dispuesto: dos contadores de resultas, y dos oficiales con titulos nuestros, para que ordenen las cuentas que se liubieren totnar, los cuales y no otros ningunos lo puedan hacer: y asimismo los dichos oficiales den á nuestros contadores de cuentas el recaudo necesario para tomarlas y lo que mas conviniere al ejercicio de sus oficios, y asis tan á las audiencias a las mismas horas que los contadores, guardando las órdenes que ellos les dieren: y cada tribunal tenga un portero que guarde y asista á la puerta de su audiencia, haga y ejecute lo que le ordenaren y manda ren los contadores, y para que mejor lo pueda cumplir traiga vara de justicia, y todos tengan y gocen el salario que les hubiéremos concedido y constare por sus títulos. (1)

(1) Por real cédula de 5 de febrero de 1694, se aumentaron otras dos plazas mas , fuera de la de regente, como claramente se esplica en otra de Aranjuez á 27 de abril de 1720, en que se redujeron y reformaron las plazas de audiencia , sala del crimen y tribunal de Cuentas, y se confirmó por otra de Balsain de 51 de julio de 1722: ambas se hallan en dicho tribunal de Cuestas de Lima. Véase la nota de la ley 160. La último planta de este tribunal debe verse en la real orden de 6 de noviembre de 86.

[ocr errors]

LEY II.

Ordenanza 2 de 1605. Contesta la ley primera, titulo 2 de este libro.

Que los contadores de cuentas hagan el juramento conforme d esta ley.

Luego que por Nos fueren librados los titulos de contadores de cuentas, se presenten los proveidos, hallándose en estos reinos, en nuestro consejo real de las Indias, donde hagan juramento de que bien y fielmente usarán de sus oficios, guardando nuestras leyes, órdenes y cédulas dadas y que fuéreunos servidos de dar, cerca de su ejecucion y cumplimiento: guardarán secreto en los negocios y materias que trataren en sus tribunales y en las demas juntas en que por nuestro mandado entraren y en todo haràn lo que deben y son obligados á nuestro servicio por sus oficios, pena de que no lo haciendo, demas de ser suspendidos de ellos, caigan é incurran en las demas contenidas en las leyes de estos y aquellos reinos, en que caen é incurren los ¿ no cumplen con las obligaciones de sus oficios; y si no estuvieren en estos reinos y se hallaren en las Indias ó en otras partes de ellas, ausentes de la ciudad donde

asistiere el tribunal, antes que los empiecen à

usar y ejercer, hayan de presentarse ante el virey ó presidente de la audiencia de Lima, Méjico ó Santa Fé, segun la provision, y alli hagan el juramento referido, y hecho, puedan libremente usar y ejercer : y en cuanto á los contadores de cuentas de la ¿ y Santiago de Leon de Caracas: Es nuestra voluntad ue hallándose en las Indias hagan esta solemnidad ante los gobernadores y capitanes generales de aquellas ciudades.

LEY III.

Ordenanza 5 de 1605. Que los vireyes y presidente señalen sitio al tribu

nal en las casas reales. Los vireyes y presidente de estos tribunales señalen en las casas reales los a posentos, parte y lugar que conviniere y fuere necesario, donde los contadores de cuentas se puedan juntará hacer audiencia, tomar cuentas y tratar de los negocios tocantes á ellas, los cuales esten con la decencia y autoridad que deben te

ner nuestras audiencias en las Iudias.

1

[graphic]

LEY IV. Ordenanza 4 de 1605, y 12 de 1609. Véase la ley 69 de este título. Que los contadores hagan audiencia todos los dias por la mañana, y tres por la tarde cada semana. Mandamos que los contadores de cuentas se

junten y asistan en la parte y lugar señalado para hacer audiencia, donde despachen por las mañanas los mismos dias que no fueren feria. dos, à las horas que asisten nuestras reales au diencias: y por las tardes los lunes, miércoles y viernes, sin hacer falta ni ausencia por nin

una causa que no sea de enferinedad ú otra ¿ , y esta con licencia del virey ó presidente por tiempo limitado, y no de otra forma, á los cuales encargamos que la den con mucha limitacion y justificacion.

LEY V. Ordenanza 5 de 1605. Que los tribunales de cuentas tomen todas las de hacienda real.

Concedemos facultad à nuestros contadores de cuentas para tomar y fenecer todas las que por cualquiera causa, razon ó forma tocaren y pertenecieren á nuestra real hacienda, asi á los tesoreros como á los arrendadores, administradores, fieles y cogedores de nuestras rentas reales, derechos, tasas, quintos, azogues y otros cualesquier efectos que nos pertenezcan y puedan pertenecer, y á todas y cualesquier , personas, sin escepcion de estado y condicion, que los hayan recibido y entrado en su poder, y los recibieren, cobren, tuvieren ó debieren tener. Y mandamos que no las puedan tomar, ni fenecer otras ningunas personas, sino los diclos nuestros contadores: y en sus tribunales y audiencias se trate de lo que à esto toca, y no en otra parte ni tribunal: y declaramos por nulas y de ningun efecto las cuentas dadas, tomadas, fenecidas y satisfechas en otra forma, y que los obligados las deben dar otra vez, porque convienen á nuestro real servicio que todas se toner en las contadurias, y los contadores de cuentas tengan noticia de ellas, y por esto no es de nuestra voluntad alterar ni innovar en la cobranza y administracion de nuestra real hacienda, corrio hasta ahora se hace por los oficiales reales, ni en lo que especialmente estuviere esceptuado por leyes de este titulo, y declarado en la ley 78 de él y otras de este libro. (2)

LEY V. Ordenanza 6 de 1605. Que los oficiales reales envien recetas d los tribunales de cargos contra personas particulares.

Ordenamos que para formacion y funda

2) Sin embargo de esta ley 5, por real cédula del Pardo a 21 de enero de 768, que está á folio 294, tit. 24, creó S. M. un contador Imayor de Cuentas en Buenos-Aires para tomar las de aquellas cajas. y las de las rovincias del Paraguay y Tucuman con particular obligacion de 1 cmitir al virey, un exacto resúmen de todas las que tome, glose y fenezca con copia de las listas y muesta de la gente de guerra para que se halle con noticia de todo : otra de igual t:nor se hizo para Chile, conforme á la nota de la ley 79 de este título.

tra, por abece

mento de los libros de contaduria y memoriales y llamar á cuentas á los que hubieren recibido ó recibieren algunos maravedis ú otra vualquier cosa de nuestra real hacienda, de que las deban dar, sean o!.ligados los oficiales reales a cuyo cargo estan los libros de cuenta y razon, á dar á las contadurías recetas de seis en seis meses de todos los cargos que por sus libros resultaren contra, cualesquier personas obligadas à dar cuentas, y en ellas declaren la vecindad de cada una, lo que recibió, en qué dias y para qué efecto, y asi lo hagan y cumplan, sin omision ni dilacion, por ningun caso que sea, y los dichos contadores se las pidan, pena de ¿ cada contador y oficial real en pena de cincuenta mil maravedís para nuestra camara. LEY VI. Ordenanza 8 de 1605. Que los contadores tengan libro de los que deben dar cuenta. Nuestros contadores de cuentas tengan un libro intitulado: Memoria para llamar á cuentas, en el cual asienten los nombres de los que las deben dar y hayan recibido hacienda nuesdo y números, para que con mas facilidad lo puedan buscar y hallar, cómo y cuando conviniere, y en este libro han de asentar la diligencia que fueren haciendo contra los que hubieren de dar cuentas cada mes y año, y para que en todo tiempo se pueda ver y conste la omision, negligencia ó descuido que hubieren tenido los contadores y las partes en cumplir lo referido.

[blocks in formation]

LEY lX.
O, denanza 9 de 1605.

Que tengan libro inventario de cuentas pendientes y

fenecidas.

Ordenamos que tengan otro libro que sirva

de inventario, donde asienten las cuentas que tomaren y hubieren fenecido, poniéndolas ¿ letras de abecedario, y en cada una el nombre del que hubiere dado su cuenta, espresando de qué dió y en qué libro se puso, para que en todo tiempo se halle con facilidad.

LEY X.

Ordenanza 10 de 1605. Que tengan libros de alcances, resultas y diligenC (7.S. Mandamos que hayan de tener libro don

de se saque razón de los alcances que hicieren en las cuentas, y asienten las diligencia y que fueren haciendo en su cobranza, con dia, mes y año, y el cobro y recaudo que en ella pusieren, y otro encuadernado, ¿ saquen las resultas y cargos que salieren de las cuentas que tomaren y fenecieren, contra diferentes personas, para que en todo tiempo tengan razon de lo que cada uno debe satisfacer y pagar, y estando satisfechas, testen las partidas.

[graphic]

LEY XI. Ordenanza 10 de 1605.

Que tengan libro de rentas y otros efectos, y los oficiales reales den razon y claridad par a su formacion.

Ordenamos que asimismo sean obligados á tener libro de todas las rentas y derechos, almojarifazgos, azogues, tasas y encomiendas incorporadas en nuestra corona real y otros efectos que nos pertenecen y puedan pertenecer en todos los lugares y distritos de las partes donde cada tribunal residiere, en el cual no falte cosa alguna. Y mandamos á nuestros oficiales rea les, a quien toca tener la cuenta y razon de lo ¿ en sus distritos, que den á los contadores de cuentas fa razon con la claridad que convenga, para que puedan formar y fundar este libro y saber en todo tiempo la hacienda que á Nos pertenece y se deba cobrar por nuestra, el cual han de formar y tener lo mas cierto y puntual que fuere posible: con apercibimiento de que haciendo lo contrario paguen de pena los unos y los otros mil ducados para nuestra cáinara, demas de quedar todos obligados à tener el dicho libro.

[blocks in formation]

LEY XIV. Ordenanza 14 de 1605. Con la ley 5, tit. 29, de este libro.

Que antes de tomar las cuentas se entreguen relaciones juradas, con la pena del tres tanto.

Al tiempo de tomar y fenecer las cuentas antes que otra cosa se haga, nuestros oficiales reales y todas las demas personas de cualquier estado, calidad y condicion que hayan recibido y estado ó esté á su cargo recibir y cobrar hacienda nuestra, deben entregar y entreguen á los contadores de cuentas relaciones juradas y firmadas de sus nonbres, de todo lo que han recibido y se les ha entregado y de lo que de ello han gastado, pagado y distribuido, y juren en forma de derecho al pie de las relaciones juradas, que todo lo contenido en ellas es cierto, leal y verdadero, y que no han recibido mas maravedís de los que se hacen cargo: y han pagado todo lo que en ellas ponen en data y descargo: y que se obligan con sus personas y bienes, si en algun tiempo pareciere y se hallare haber dejado de cargarse algo de lo recibido ó puesto en data mas de lo que real y verdaderamente hubieren pagado, gastado ó distribuido, lo pagaran con la pena del tres tanto, en la cual desde luego los damos por condenados, y mandamos se ejecute en sus personas y bienes, y sea la tercia parte para el que lo denunciare, la otra para nuestra cámara, y la otra para los jueces que lo sentenciaren y determinaren.

LEY XV. Ordenanza 15 de 1605. Que los cargos se oria por las relaciones, recetas, libros y escrituras.

Los cargos de cuentas se han de comprobar por relaciones juradas que dieren las partes y recetas de nuestros oficiales, sacadas de los libros particulares que cada uno tiene y por el comun y general que ha de estar en las cajas reales y el particular que los contadores de cuentas han de tener, como está dispuesto, de todas las rentas, derechos, almojarifazgos y otras cualesquier cosas y efectos que áNos pertenecen y pueden pertenecer; y asimismo por los libros que tienen los escribanos de minas para nuestros quintos reales, y por los registros, y avaluaciones que se han hecho ó hicieren de las mercaderías y otras cosas de que se nos deben y pagan alinojarifazgos, y por los otros recaudos y averiguaciones que pareciere conveniente y necesario, de forma que tengan toda comprobacion y nade se pueda encubrir.

LEY XVI. Ordenanza 16 dc 1605. Que los cont dores puedan pedir y ver los libros de los oficiales reales, y ellos lo cumplan.

Si para mas comprobacion de los cargos fuere necesario ver los libros particulares y el comun que deben tener los oficiales reales de lo que recibieren y cobraren, en nuestras cajas, puédanlos pedir y tomar los contadores de cuentas cuantas veces quisieren y les pareciere conveniente, y la gan las averiguaciones y com

« AnteriorContinuar »