Código de las leyes, decretos y acuerdos que sobre administración de justicia se ha dictado la Provincia de Mendoza

Portada
El Constitutional, 1860 - 448 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 323 - La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella sino en virtud de sentencia fundada en ley.
Página 251 - Concede el pase o retiene los decretos de los concilios, las bulas, breves y rescriptos del Sumo Pontífice de Roma con acuerdo de la Suprema Corte: requiriéndose una ley cuando contienen disposiciones generales y permanentes.
Página 253 - Cada Ministro es responsable de los actos que legaliza; y solidariamente de los que acuerda con sus colegas.
Página 255 - La traición contra la Nación consistirá únicamente en tomar las armas contra ella, o en unirse a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro. El Congreso fijará por una ley especial la pena de este delito; pero ella no pasará de la persona del delincuente, ni la infamia del reo se transmitirá a sus parientes de cualquier grado.
Página 254 - Corresponde a la Corte Suprema ya los Tribunales inferiores de la Nación el conocimiento y decisión de todas las causas que versen sobre puntos regidos por la Constitución, y por las leyes de la Nación...
Página 250 - ... cada candidato para la Presidencia y Vicepresidencia de la Nación. Los que reúnan en ambos casos la mayoría absoluta de todos los votos, serán proclamados inmediatamente presidente y vicepresidente.
Página 252 - Dispone de las fuerzas militares marítimas y terrestres, y corre con su organización y distribución según las necesidades de la Nación. 18. Declara la guerra y concede patentes de corso y cartas de represalias con autorización y aprobación del Congreso.
Página 323 - Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes.
Página 323 - Los extranjeros gozan en el territorio de la Nación de todos los derechos civiles del ciudadano; pueden ejercer su industria, comercio y profesión: poseer bienes raíces, comprarlos y enajenarlos; navegar los ríos y costas; ejercer libremente su culto; testar y casarse conforme a las leyes. No están obligados a admitir la ciudadanía, ni a pagar contribuciones forzosas extraordinarias.
Página 255 - Nación, contra el Derecho de Gentes, el Congreso determinará por una ley especial el lugar en que haya de seguirse...

Información bibliográfica