Imágenes de páginas
PDF
EPUB

¿ que el Dr. Bentham, reputado por ateista, a reprueba abiertamente; porque aunque se diga, continúa el citado Burke, que se les señala pensiones alimenticias, es necesario haber meditado poco sobre el corazon del hombre para pensar, que á una persona á quien se le ha privado de su casa, sus comodidades, su colocacion y su género de vida, se le trata con benignidad señalándola un mezquino diario, y eso con poca seguridad de ser cobrado. ¡Tanto ruido con los derechos del hombre ! ¿Pues qué no pertenecen al género humano los frailes y las monjas ? Para salir de este paso se apela á la deuda pública, como si no estuvieran patentes en la historia los discursos de Mauri y Mirabeau, aun sin valernos de mas moral que la del cálculo. Mirabeau, arrastrado de una imaginacion fuerte y fogosa y del brillo de la popularidad, pintaba la ocupacion de los bienes de la Iglesia como la tabla del naufragio, y aplicando tantos millones á este ramo, tantos al otro, le sobraban inmensas cantidades con que sufragar á los gastos del ejército, y á proyectos gloriosos al comercio y á la agricultura. Mauri por su parte, aprovechándose de la viveza de su genio y de su memoria portentosa, recuerda los malos efectos pecuniarios de las temporalidades de los jesuitas, saca á la palestra la dilapidacion que acompaña siempre á los odiosos ejecutores de estas órdenes, y pronostica en fin que la deuda de Francia, no solo no se extinguiria, sino que se gravaria por necesidad; y lo cierto es que aún resonaban los discursos de ambos oradores en los oidos de los circunstantes cuando la Francia hizo una completa bancarrota. Mas prescindamos de si es ó no útil á la deuda pública la ocupacion de los bienes eclesiásticos: ¿quién ha dado facultad á la Asamblea constituyente, preguntaba el incomparable Burke, para tomar los bienes agenos y aplicarlos á sus fondos? A vosotros os estaba reservado, les decia, la invencion de las cono

fiscaciones para arrebatar los bienes de la Iglesia, como si removidos los usufructuarios de sus posesiones no entrasen al instante sus derechos en los donantes ó sus herederos. Pero aunque asi sea, añade en la página 222 de la última edicion de Londres, en tal caso los verdaderos dueños, por las leyes de la naturaleza, serian los colonos, pues entonces el que ocupa y labra una tierra es su verdadero propietario. Desde que se abrió, Señora, el velo de las revoluciones , á nadie se sorprende ya ni se alucina con palabras. La reforma que aparentaba desear tanto Enrique VIll y los parlamentarios, no era mas que la presa de los conventos; el interés público de la Asamblea nacional de Francia, no mas que el eco de algunos capitalistas sedientos de propiedades, que dominaban por medio de los clubs á la Asamblea; y la ocupacion de los bienes territoriales de la Iglesia de España solo es interés de los banqueros que compraron el papel momeda á 95 de pérdida, y lo quieren pasar ahora por su íntegro valor. Resulta, pues, que aunque no considerásemos en V. M. mas que la categoría de Soberana, sería dificil sostener la legitimidad de los precitados decretos; pero como el principal timbre de V. M. es el de Reina católica, y en su virtud goza el patronato real y el distinguido nombre de protectora del Concilio de Trento, no se halla en el caso V. M. de mirar las corporaciones religiosas como unas meras sociedades, sino mas bien como órdenes monásticas, introducidas en su monarquía con el consentimiento y beneplácito de sus augustos padres, prévia consulta del Consejo y aprobacion eclesiástica y pontificia de la Santa Sede, y que por consecuencia moral y política quedaron bajo su real proteccion. Ahora bien, sin salir de la doctrina del escelente tratado de Bentham sobre el modo de acomodar las leyes de un pais á otro, tenemos averiguado, queó V. M. ha de estar en armonía con el Papa para llevar á

[ocr errors][ocr errors]

efecto la reforma secular y regular, ó ha de perder
el patronato; y en el último caso tendrá que renun-
ciar á la presentacion de los Obispos y piezas ecle-
siásticas, á la parte decimal que percibe por bulas
pontificias, al subsidio, al escusado, rentas de Cruza-
da, y á todo cuanto proviene al real erario con el
mismo origen; porque es claro que si la autoridad
del Papa es nula para el primer caso, tampoco valdrá
en el segundo.
Los políticos que mas se han distinguido en las
discusiones de estas materias en las Cortes no han
hecho, á lo menos que yo sepa, la distincion que
merece esta alternativa, y por eso no se hallan em-
barazados; y asi tan pronto se emancipan de la de-
pendencia de Roma, como se apoyan en los breves
de los Papas: pero me atrevo á asegurar que la difi-
cultad es indisoluble, y para que se vea que mi jui-
cio no es precipitado, contraeré otro ejemplo de Na-
poleon á la materia. Hallándose este emperador en
rompimiento abierto con el Papa Pio VII, presentó
para el arzobispado de París al Cardenal Mauri, per-
sonage que habia hecho servicios eminentes á la Igle-
sia en medio del temor de los jacobinos; mas no obs-
tante el Papa le denegó la confirmacion por no venir
las preces de juez competente; es decir: el Papa, que
habia reconocido solemnemente en el emperador to-
dos los derechos de primogénito de la Iglesia, lo con-
sideraba decaido de esta posesion en virtud de haber-
se sustraido de la autoridad pontificia. En aquella
época hizo tambien á Su Santidad el arcediano de la
metropolitana de Florencia una consulta sobre si el
Obispo de Nancia, presentado para la referida silla
or Napoleon, podia ser gobernador sede vacante por
el cabildo, y declaró Su Santidad que de ningun mo-
do lo admitieran, citando un célebre canon del con-
cilio segundo general de Leon, una decretal de Boni-
facio VIII, y diferentes constituciones de Alejandro V,

Julio II, Clemente VII y Julio III en comprobacion de su doctrina, á pesar del poder de Bonaparte. De aqui se infiere que los Papas hacen diferencia del patronato que ejercen los reyes sometidos á su autoridad, y los que ponen en disputa su derecho de presidir á la reforma. Yo bien sé, Señora, que los diferentes puntos que he tocado en esta esposicion, dictada rápidamente, son susceptibles de interminables disputas; pero conozco tambien que el mejor modo de cortarlas todas es apelar á la esperiencia, y que las tentativas donde escolló Napoleon no son para repetidas. Pero despues de haberme introducido en las materias políticas valiéndome solamente de autores protestantes, permítame V. M. que concluya con un ejemplo de San Gregorio Magno escribiendo al emperador Mauricio sobre un decreto que no era de su aprobacion. “He circulado, le decia aquel doctor, vuestra orden imperial por todo el orbe, despues de haberme tomado ¿? permiso de representaros que no se conforma con la voluntad del Todopoderoso, y de este modo he cumplido con mis dos obligaciones; es decir, he obedecido al emperador, y no he guardado silencio en sostener la causa de la Iglesia.” Y siguiendo tan brillante ejemplo, concluyo, Señora, diciendo á V. M.: cumpliré y acataré vuestros reales decretos como humilde súbdito, pero como Obispo ni los apruebo ni consiento. Y si conforme me contemplo el mas ínfimo de los prelados tuviera el mérito de Gregorio Magno, suplicaria á V. M. que los suspendiese para gloria de V.M., de la nacion y de la Iglesia, sin perjuicio de ofrecer toda la sangre de mis venas en defensa del trono de Isabel II, de V. M. y las libertades de mi amada patria.=Canaria 1o de mayo de 1836.= B. L. R. M. de V. M.=Judas José, Obispo de Canaria.

[ocr errors]

JDOQUMIENTRO SEGUND(),

-se asme

ADVERTENCIAe

L. lectura de los siguientes documentos me escusa alegar razones con que probar la proposicion del testo , reducida manifestar que las logias han influido constantemente en las determinaciones del Gobierno; pues aunque dichos papeles se refieren d los años de 22 d 24 , sabemos positivamente que eacisten en la actualidad , no tan solo las de entonces, sino otras muchas mas , segun informó d las Cortes el Señor Calatrava en la época de su ministerio. Afianzada de este modo la buena fe y veracidad de mis aserciones, me aprovecharé de la ocasion que se presenta con este motivo, para escitar la odiosidad que merecen dichas sociedades secretas, ciñéndome d su constitucion , y prescindiendo de los horrores bien conocidos que han causado. Una sociedad cualquiera, en el mero hecho de constituirse secreta , dice el célebre Robertson, debe proscribirse por un gobierno vigilante y cauto, atendiendo d que sabiéndose en ella todo lo que hace el gobierno, éste ignora lo que pasa en sus juntas tenebrosas, siendo asi que la potestad suprema no puede cumplir con su obligacion, si no tiene conocimiento de los principios y conducta que observan las corporaciones. Las sociedades secretas, advierte perfectamente Mad. Stael , estando siempre en acecho de las operaciones públicas del gobierno, poseen un medio infalible de desconceptuar d todos los ministros que no pertenezcan d su filiacion , por cuanto es indispensable que tarde ó temprano cometan algunas faltas, las que propagadas y eacageradas en los periódicos del partido, dan margen d las logias para desacreditarles y echarles de las sillas: con la particularidad, añade, que ellas quedan siempre libres de

« AnteriorContinuar »