Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Orden (citada) del marques Caballero al señor Sierra para suprimir en la impresion de la Coleccion de Cánones todo lo que pueda ser opuesto di las re

galías de S. M.

Desde el año de 96 resolvió S. M. dar á la real Biblioteca el encargo y licencias de imprimir la Coleccion de Cánones de la lglesia de España, y desde este tiempo no se ha cesado de procurar saliese con la correccion posible, cotejándola con cuantos códices se conocen en nuestra península; y para complemento de todo, habiendo yo sabido que este precioso trabajo se habia hecho por el sabio y erudito ex-jesuita Andrés Burriel, y que se hallaba en poder de Don Carlos Serna y Santander, que estaba en Bruselas, lo hice presente al Rey, y de su real orden, aun estando ya enagenado á un estrangero, se ha podido conseguir, y con ello el que todos vean que nuestra Iglesia de España ha conservado la mas pura disciplina desde la mas remota antigüedad entre los mismos árabes, y aun entre las mismas tinieblas que esparció la coleccion de Graciano, que tenemos entre manos, y que con esta luz se descubrirán mas los defectos que y a los sábios han manifestado. Pero aunque todas estas ventajas son tan incontestables, he propuesto al Rey ser necesario que no se pase á la impresion sin que primero se examine si esta obra contiene alguna cosa que pueda perjudicar á las regalías de la soberanía, pues como las vicisitudes de los tiempos son tan varias, las turbaciones, violencias ó debilidades de los imperios suelen proporcionar escenas que conviene mas sepultarlas en un perpétuo olvido que no esponerlas á la crítica de la multitud ignorante: ha resuelto S. M. que W. S., como instruido perfectamente en la ciencia canónica y como fiscal suyo, vaya examinando con esta idea los Concilios que progresivamente iré remitiendo, y por ahora incluyo los griegos que contiene dicha Coleccion. Todo lo cual comunico á V. S. de orden de S. M. para su inteligencia y cumplimiento. = Dios guarde á V. S. muchos años. Aranjuez 13 de mayo de 18o7. = El marqués Caballero. = Sr. D. Nicolás de Sierra.

Contestacion del señor Sierra d la orden anterior.

Excmo. Sr.=Devuelvo á V.E. el Códice de Concilios de España, que he examinado con toda atencion. Y teniendo presentes las prevenciones que me hizo en real orden de 13 del próximo pasado mes de mayo, “ de si esta obra contenia alguna cosa que pudiese perjudicar á las regalías de la soberanía, pues que siendo tan varias las vicisitudes de los tiempos y las tur— baciones, violencias y debilidades de los imperios, suelen proporcionar escenas que conviene mas sepultar— las en un perpétuo silencio que no esponerlas á la crítica de la multitud ignorante,” debo hacer presente á V. E. que nada he hallado, ni que se oponga á las regalías del Soberano, ni que deba sepultarse en el silencio. Es cierto que en nuestra actual Constitucion podrian parecer repugnantes varios establecimientos de los Concilios de España, pero ¿quién habrá, por ignorante que sea, que no conozca la diversidad de circunstancias y de tiempos que fueron causa de la publicacion? Es notorio entre otros el Concilio Cesaraugustano III, que en parte es el mismo que el canon V del Toledano XIII; pero no son menos notorias las circunstancias que nos refiere entre otros muchos el P. Mariana, lib. VI, cap. XVIII de la Historia de España, que pudieron motivarlos. En casi todos los demás Concilios Toledanos se ven monumentos que descubren el estado de los reyes en aquellos tiempos, el amparo que solicitan para sus esposas reales é hijos, los juramentos por medio de los cuales tratan de afianzar la corona, y otras especies que en el dia parecen poco conformes á la magestad del Soberano. Pero reconózcase la historia, y se verá los fundamentos , que hubo en aquella Constitucion del reino, envuelto en agitaciones y convulsiones, y la diversa opinion de aquellos reyes que, por medio de semejantes sanciones reales y canónicas, y bajo los terribles anatemas, se persuadian que podrian tal vez mas facilmente que con el poder autoridad afianzar su seguridad y respeto, que con la fuerza de las armas ó sus reales decretos. Estos monumentos ilustran la historia, y nos dan luz para conocer el estado de la monarquía en aquellos tiempos tan remotos. Además, aunque se suprimiesen estos decretos, ¿se conseguiria oscurecer los hechos que causaron su establecimiento? De ninguna manera, pues se hallan transcritos en los mismos términos en las Colecciones de los Concilios generales de Labé y Harduino, y en las nacionales de Loaisa y Aguirre, Catalani, y hasta en la de Villanuño. El decretalista Gonzalez, al comentario del capítulo V del libro IV, tít. XXI de secundis nuptiis, al núm. 1 o, hace mencion del canon V referido del Concilio Toledano XIII, que es casi el mismo del Cesaraugustano III, y cita para su ilustracion á Yepes, á la Crónica del orden de S. Benito, año 34o; al Mariana, cap. XVII y XVIII del lib. VI de la Historia de España; á Vasco, Crónica española; Saavedra, Corona gótica en Ervigio y Egica, y hasta el Larrea en la Decis. V, Granat. núm. 22. Supuesta la publicidad de estos monumentos, si se omitiesen en el presente Códice sería muy despreciable, sería infiel y defectuoso, y si se hiciese na prevencion en nota ó proemio de la edicion, sería llamar la atencion y hacer formar juicios bien poco favorables de cuantos hubiesen tenido parte en esta edicion.

Este es mi dictamen, que en ningun modo ni por ningun respeto puede ser contrario á los sanos principios y á la justicia y verdad, de que debe V.E. ser un acérrimo defensor para con la edad presente y la posteridad, que le acusaria de impostor. No obstante, si mi juicio no mereciere su superior aprobacion, puede remitir esta obra á la censura de otros mas ¿ pero no mas amantes del buen nombre de V. E. Nuestro Señor guarde á V.E. muchos años. Madrid 23 de setienmbre de 18o7.=Excmo. Sr. = Nicolás María de Sierra. = Excmo. Sr. Marqués Caballero.

D0) NUMIENTO (OUltN INC),

LEY X, TIT. V, PART.I.

Qué poder tiene el Patriarcha é el Primado sobre los - Arzobispos de su provincia.

Poderío grande ha el Patriarcha sobre todos los Arzobispos de todo su patriarchadgo: ca él es juez ordinario para poderlos emplazar ante sí, é facer derecho á querella que faga un Arzobispo de otro, ó faciéndolo otro ome qualquier de alguno dellos. Otrosi, ha poder de examinar la eleccion que dellos ficieren en concordia, si es fecha como debe, ó non, é despues confirmarla si fuera buena, é desfacerla si fuere mala. E si despues que el elegido fuere confirmado por Arzobispo non quisiere demandar la consagracion fasta tres meses, debe perder la dignidad: é puede el Patriarcha proveer á la Eglesia con consejo del Papa, si non oviese el elegido escusa derecha por que tardó

tanto tiempo. E si dos fueren elegidos é ovieren pleito sobre la eleccion, puédelo oir é librar por sentencia, é puede consagrar al que fallare que es elegido como debe, si fuere atal como manda el Derecho. Otrosí, quando non eligieren fasta tres meses cumplidos des. pues de la muerte de su Arzobispo, puede el Patriarcha proveer aquella vegada la Eglesia del Arzobispo, porque los electores fueron negligentes en non querer elegir fasta aquel tiempo. E aun ha mayor poder: ca si costumbre es de su Eglesia que los Arzobispos tan solamente puedan dar los beneficios que vacaren en ella, si el Arzobispo ó el Cabildo en uno non los dieren fasta seis meses cumplidos, que el Patriarcha los pueda dar. E aun quando acaesciesse que algun Arzobispo fuesse disfamado é viniere la infamia ante él, puede el Patriarcha facer inquisicion, é de aquello que fallare enviarlo á decir al Papa, que faga hilo que facer debe de derecho, ca en tal fecho como este non puede otro dar juicio si non el Apostólico. Otrosí, decimos que despues que el Patriarcha fuere consagrado é oviere rescebido el Pallio, puede llamar los Arzobispos á Concilio para a ver consejo con ellos sobre ordenamiento de su patriarchadgo. Pero como quier que aya poder sobre los Arzobispos que son so él, no lo ha sobre los Obispos, que son sujetos á los Arzobisfueras ende en ocho cosas que son puestas en la ey que se sigue despues desta. E esso mesmo que diximos del patriarchadgo se entiende del primadgo, por: que son amos una dignidad, asi como sobredicho es,

LEY XVII, TIT. v, PART. I.

En qué manera deben ser elegidos todos estos perla. dos sobredichos.

Eleccion en latin tanto quiere decir en romance como escogimiento, épor ende manda santa Egle

« AnteriorContinuar »