La soberanía de España en Filipinas: opúsculo de actualidad destinado á popularizar en el país las salvadoras ideas relativas á esta materia

Portada
Henrich y compañía, en comandita, 1897 - 302 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 90 - Por donación de la Santa Sede Apostólica »y otros justos y legítimos títulos, somos Se»ñor de las Indias Occidentales, Islas y Tierra »firme del mar Océano, descubiertas y por »descubrir, y están incorporadas en nuestra »real Corona de Castilla.
Página 81 - Por justas causas y consideraciones conviene que en todas las capitulaciones que se hicieren para nuevos descubrimientos, se excuse esta palabra conquista y en su lugar se use de las de pacificación y población, pues habiéndose de hacer con toda paz y caridad, es nuestra voluntad que aun este nombre, interpretado contra nuestra intención, no ocasione ni dé color a lo capitulado para que se pueda hacer fuerza ni agravio a los indios.
Página 90 - Y porque es nuestra voluntad y lo hemos prometido y jurado, que siempre permanezcan unidas para su mayor perpetuidad y firmeza, prohibimos la enajenación de ellas. Y mandamos que en ningún tiempo puedan ser separadas de nuestra Real Corona de Castilla, desunidas, ni divididas en todo, o en parte, ni sus ciudades, villas, ni poblaciones, por ningún caso, ni en favor de ninguna persona.
Página 131 - Para servir a Dios nuestro Señor, y bien público de nuestros reinos, conviene que nuestros vasallos, súbditos y naturales tengan en ellos universidades y estudios generales donde sean instruidos y graduados en todas ciencias y facultades, y por el mucho amor y voluntad que tenemos de honrar y favorecer a los de nuestras Indias, y desterrar de ellas las tinieblas de la ignorancia...
Página 119 - Es Nuestra Voluntad, que los Indios, e Indias tengan, como deben, entera libertad para casarse con quien quisieren, así con Indios, como con naturales de estos nuestros Reinos, o Españoles nacidos en las Indias, y que en esto no se les ponga impedimento.
Página 114 - Indios hubieren cautivado, con ocasión de las guerras que entre sí tienen. Y asimismo mandamos, que ninguna persona, en guerra, ni fuera de ella pueda tomar, aprehender, ni ocupar, vender, ni cambiar por esclavo á ningún Indio, ni tenerle por tal, con título de que le hubo en guerra justa...
Página 113 - En conformidad con lo que está dispuesto sobre la libertad de los indios: Es nuestra voluntad, y mandamos, que ningún Adelantado, Gobernador, Capitán, Alcaide, ni otra persona de cualquier estado, dignidad, oficio, ó calidad que sea, en tiempo y ocasión de paz o guerra, aunque justa, y mandada hacer por Nos, ó por quien nuestro poder hubiere, sea osado de cautivar indios naturales de nuestras Indias, Islas y Tierra Firme del mar Océano, descubiertas ni por descubrir, ni tenerlos por esclavos...
Página 42 - Mediodía, fabricando y componiendo una línea desde el Polo Ártico al Polo Antartico, ora las tierras firmes o islas sean halladas y se hayan de hallar hacia la India, o hacia otra cualquier parte, la cual línea diste de cualquiera de las islas, que vulgarmente llaman de los Azores y Cabo Verde cien leguas hacia el Occidente y Mediodía, como queda dicho...
Página 91 - Y considerando la fidelidad de nuestros vasallos, y los trabajos que los descubridores y pobladores pasaron en su descubrimiento y población, para que tengan mayor certeza y confianza de que siempre estarán y permanecerán unidas a nuestra Real Corona, prometemos y damos nuestra fe y palabra Real por Nos, y los Reyes nuestros sucesores, de que para siempre jamás no serán...
Página 125 - Indias para la labor de los campos, edificios, guarda y ganados, servicios de las casas, y otros cualesquier, cesen: y porque la ocupación en estas cosas es inexcusable, y si faltase quien acudiese a ellas, y se ocupase en tales ejercicios, no se podrían sustentar aquellas Provincias, ni los Indios, que han de vivir de su trabajo, Ordenamos, que en todas nuestras Indias, se introduzca, observe, y guarde, que los Indios se lleven y salgan a las plazas, y lugares públicos acostumbrados para esto,...

Información bibliográfica