Imágenes de páginas
PDF

tancia no puede desconocerse, dictan la razon y la prudencia, que en el presente estado de los vegueros, labradores de tabaco, no se haga novedad alguna precipitada, y menos violenta. Subsistan por ahora, como se hallan, no solo en posesion de las márgenes de rios que tengan aplicadas á este cultivo, sino tambien del cortísimo terreno adyacente ó lateral, que se les hubiese concedido para sus comucos y viandas (1). Pero no abusen de esta concesion, perjudicando voluntariamente á los dueños de las haciendas en que se hallen situados. De esto solo cuidarán por ahora los jueces á quienes ha correspondido este conocimiento, dándome cuenta de cualquier ocurrencia para que se haga la debida justicia. Y los hacendados por su parte no es de dudar se atemperarán á esta esplicacion, persuadidos por su ilustracion y patriotismo de lo que importa no aventurar el acierto, y de que la final resolucion de este asunto, será dictada por el sincero é imparcial deseo de conciliar los derechos públicos con los privados, y de sostener y de afianzar el de propiedad, de cuya sólida firmeza depende la prosperidad general, como se asentó por esta intendencia en las reglas citadas de 1816, sobre terrenos realengos.»

Tabaco de Puerto-Rico.

Su esportacion de 1828 á 1842 véase tom. 1, p. 138. — La de 42 fué de 6.693,953 libras y en 1843 de 7.453,145 segun sus balanzas. - Para el adeudo de derechos de 5, 3 y 1 por 100 segun fuese el caso de esportacion en bandera estrangera; en la nacional para el estrangero; y en la nacional para sus puertos, se afora el quintal de boliche á 4 ps. el de cabeza á 10, el de medio á 6, y el millar del elaborado á 3.

Estanco de tabaco que hubo en la IW. E.

Ascendia el consumo (año de 1794 que el virey Revillagigedo instruia del estado de esta renta S 1104 a 1175 de su Memoria), á 2.600,000 libras, ó 104.000 arrobas, que proveian las cosechas de Córdoba y Orizaba, y alguna parte de las de Luisiana y Cuba. Espendiase el tabaco en

polvo á 20 rs. plata la libra, y los puros á 5, 7, 10 y 14 por medio real, á que tambien se vendian las cagetillas de cigarros de tres y media docenas, para cuya elaboracion de ambas clases habia fábricas en Méjico, Puebla, Oajaca, Orizaba, Queretaro y Guadalajara. La Memoria espresa, que dicha renta dejaba al erario libres 3.500.000 ps. que no hallaba otro medio de reemplazar, segun así lo informaba el virey á S. M. consecuente al que se le pidió en órden reservada de 4 de enero de 1793 de si podia discurrirse algun arbitrio de suprimir el estanco del tabaco, y dejar libre al público su cultivo y comercio sin perjuicio del erario. Era ciertamente el ramo mas productivo segun lo acredita el ESTADO DE VALORES (tom. 3, p. 209) que lo incluye con un líquido de 3.927,898 ps.

-->GeGPeESTANCO DE TARACO EN ISLAS FILIPINAS.

Ningun otro documento puede dar mejor idea del progreso en que marcha esta renta y lo que promete en aquellas provincias, que el siguiente informe estendido por el gobierno para ilustrar los presupuestos de 1839. Dice pues: "A la previsora política del capitan general don José Basco se debe el establecimiento de esta renta, una de las mas pingües de las islas, cuyo resultado inmediato á poco de haberse establecido fué, que las obligaciones de la colonia, su existencia politica y sujecion á la metrópoli lejos de depender como antes del situado de Méjico, se asegurasen ventajosamente; ofreciendo en los siguientes años muy notable incremento con fundados indicios del mayor de que es susceptible, y promoverá el gobierno con eficacia.» «En 1781 se estableció dicha renta, y á principios de 1782 se estendió á las 17 provincias de la isla de Luzon. La resistencia que se halló para plantearla, tanto por efecto de la opinion general, que graduó desde luego de temerario el proyecto, como por los obstáculos siempre renacientes del contrabando y otras causas, es fácil de calcular.» * Era duro privar de pronto á los indígenas de la facultad de que hasta entonces gozaban de cultivar sin restriccion una planta, con cuyo uso estaban connaturalizados desde la infancia, en términos de conceptuarse casi como de primera necesidad. Y no habia otro medio, si habia de realizarse el estanco y monopolio, que prohibir simultáneamente en la isla de Luzon la siembra y cultivo de dicha planta, reduciéndolo á los estrechos límites de algunos distritos, los mas á propósito para lograr abundantes y buenas cosechas. Si á esto se agrega la precision, en que se ponia á los consumidores, de pagar á subido precio un género que hasta entonces habian adquirido con comodidad, es menester convenir que la empresa fué árdua y arriesgada en gran IIldiera.» «Pero de todo triunfó la constancia y tino del capitan general, persuadido sin duda de que habia de llegar un dia en que la colonia costease sus obligaciones con sus propios recursos; cuyo principio admitido (y los sucesos han demostrado su esactitud) no dejaba otra alternativa que la de recargar el impuesto de los tributos, ó la de buscar nuevos ingresos y aumento de las rentas por medios indirectos: y ciertamente que concedida la necesidad, ninguno habia mas á propósito que el estanco y monopolio del tabaco.» * En un principio se señalaron como distritos donde se permitia su cultivo el de Gapan, en la provincia de Pampanga, algunos de la de Cagayan, y la pequeña isla de Marinduque, aunque en estos dos últimos puntos se cosechaba en cantidad insignificante; y no obstante los embarazos que rodean á toda empresa nueva, desde el año 1808 las líquidas utilidades que dejaba anualmente el ramo pasaban de 500.000 duros.» (1) • Como estas utilidades en las rentas estancadas deben ser proporcionadas al capital que se desembolsa, es claro que sentado el tanto por ciento que ofrecen de ventaja, será esta en último resultado tanto mas importante, cuanto mayor sea el capital que se invierta, cuyos límites deberán fijarlos las ventas. En Filipinas se logró por fortuna que las procedentes de demandas para estraccion y las provenientes de consumos inte pra de primeras materias por uno, importan 2.206 milésimos los gastos para ponerlas en estado de venta y consumo; es decir, que sobre el capital empleado en su adquisicion se ha de invertir otro importante 220.62 centésimos por 100 hasta lograr el último resultado.» «En el órden administrativo tambien deberá procurarse que las tercenas esten mejor asistidas en cantidad y calidad; pues varios escritos que se han consultado demuestran que no estan surtidas en la debida abundancia, y el tabaco que en ellas se vende no es como debiera ser. » «Tambien pueden introducirse mejoras en la manufactura del tabaco. El general Enrile en su citado informe dice que en la isla de Java se cultiva tabaco inferior al filipino; que su precio es igual al que paga el gobierno por el de Cagayan; que los chinos llevan el arriendo de dicho ramo en aquella isla, y lo elaboran en hilo, como lo consumen los indios malayos y los mismos chinos, y de este modo surten á la India y Archipiélago asiático en año comun con 22.000 quintales. No hay razon para que la fábrica de Manila no lo manufacture igualmente en hilo, toda vez que así lo quieren parte de los consumidores, sobre todo para la estraccion, con tanto mas motivo, cuanto que hoy dice el espresado general se hace la especulacion de esporuarlo en rama y llevarlo á Singapur para prepararlo del modo insinuado.» « Asimismo convendria se hiciesen pruebas de siembras con semillas de Virginia y de la Habana, á fin de conseguir hoja fina y consistente, y convendria igualmente ensayar otros métodos para la curacion de la misma con objeto de mejorar la calidad del tabaco, conservando su fragancia. Estos ensayos son todos hacederos, se recomiendan por sí solos, y si hasta hoy no se han verificado, se dispondrán para en adelante.» «El gobierno, en fin, no perdonará medio de lograr que la renta del tabaco de Filipinas llegue al grado de prosperidad de que es susceptible; pero para esto es necesario obrar con pulso, oir antes á los gefes de las islas, y tomar gradualmente disposiciones que conduzcan al fin deseado, lastimando lo menos posible los intereses de las familias, que hoy deben su subsistencia á este monopolio, y dando lugar á que se desarrolle paulatinamente la nueva industria, que ha de ocasionar la supresion de la siembro

(1) Se componia de 120 varas, medidas desde la orilla del agua, conforme á la prevencion del ar(1) Los productos líquidos sucesivos fueron creciendo por decenios, así: en 1790 fueron 224.618 pesos; de 516.401 en 1800: de 513.311 en 1810: de 640.119 en 1820 de 732.818 en 1830; y en 1838

ticulo 27 de la instruccion de 14 de abril de 1817.

riores superasen á las cosechas, no obstante lo que se espendia de contrabando, burlando la vigilancia de los guardas. De este aumento de ventas fué consecuencia natural que las autoridades procurasen acrecentar las siembras y acopios, obrando con la debida prudencia para no dar en dos perjudiciales estremos, á saber, el de no dejar los suficientes repuestos para el consumo, si ilimitadamente se permitia la estraccion, ó el de permitir la siembra en distritos no conducentes, con riesgo de alterar la conveniente proporcion entre los repuestos y las necesidades.»

“ El abasto de tabaco en las islas era asunto del mayor interes y de suma trascendencia, y por lo mismo que se hallaba estancado un género que el pais produce casi espontáneamente, hubiera sido imperdonable la autoridad si hubiere llegado á faltar por poca prevision; ademas del riesgo que corria la tranquilidad pública, si por algun tiempo se hubiese carecido de esta planta, cuyo uso es necesario á los indios poco menos que el arroz. Era por tanto preciso adoptar medidas que precaviesen estos males, y al efecto se tenia siempre un repuesto de 170.000 fardos á razon de 85.000 anuales, que se calculan necesarios para cubrir las necesidades locales.»

“Lo que se cosechaba anualmente, deducido de los antecedentes que el gobierno ha tenido á la vista, era

Gapan. . . . . . . . . . . . 70.000 fardos (2).
Cagayan. . . . . . . . . . . 22.000
Pangasinan. . . . . . . . . 1.000
Procedente de contrabando
aprehendido. . . . . . . 700

93.700 fardos.

"Se ve, pues, que resultaba anualmente un sobrante de cerca de 9.000 fardos, que podia esportarse sin que peligrase el abastecimiento necesario.»

“Así siguió hasta 1828, en cuya época se verificó una novedad importantísima en esta renta, cuya influencia no se limitaba tan solo á Filipi

me del gobierno.

(2) El fardo pesa regularmente 33 libras castellanas/

[graphic]
[graphic]

mas, sino que debia estenderse á la Península. Una de las autoridades principales de Manila, que casualmente viajaba por la provincia de Cagayan, observó el grande incremento que podia tener la produccion del tabaco en dicha provincia, y para demostrarlo estendió una memoria, que habiendo sin duda convencido á los gefes de las islas, les obligó á tomar providencias oportunas para que se efectuara lo propuesto. El mas completo y feliz éxito no distó mucho de las esperanzas concebidas; y la primera cosecha produjo 80.000 fardos, cuando estaba arraigada la idea de que el máximum que podia producir la provincia de Cagayan se reducia á 22.000. Pero ensayo tan feliz no era mas que el anuncio de la produccion de que es susceptible aquella provincia; pues en los años sucesivos ha dado hasta 100.000 ó mas fardos, que podrán tener considerable aumento si la necesidad lo exigiese en adelante.» « No se limitar, á la sola abundancia de las cosechas de aquella provincia las ventajas que ofrece el cultivo del tabaco en Cagayan; pues concurre en él la triple ventaja de producirlo superior en calidad, obtenerlo á mas módico precio, y cosecharse en terreno que exige gastos de resguardo infinitamente menores, comparados con los que ocasiona la recoleccion del de Gapan. » «Que el tabaco de este distrito es inferior y mas caro que el de Cagayan lo aseguró el benemérito capitan general don Pascual Enrile en un informe que sobre las rentas y gastos de las islas pasó al gobierno con fecha 12 de abril de 1838, ratificándolo diversas comunicaciones del actual intendente, y diferentes ensayos y juicios periciales, que el gobierno ha mandado practicar con el que se ha remitido de las dos provincias, estando todos conformes en dar la preferencia al tabaco de Cagayan.» «Una de las favorables consecuencias que las personas inteligentes del pais esperan del nuevo impulso que se ha dado á la produccion del tabaco de Cagayan, es la supresion gradual del de Gapan. Aquí no se entrará en cuestion acerca de la conveniencia de adoptar desde luego esta medida, pues para ello era preciso asegurarse preliminarmente de que puede aquella provincia producir tabaco en cantidad suficiente para llenar todos los objetos necesarios; pero lo cierto es que podrá esperimentarse inmediatamente el

beneficio de que hallándose completamente asegurado el abasto del tabaco en las islas, sea innecesaria la práctica hasta ahora seguida de reservar de repuesto dos cosechas, dando salida por ventas ó estraccion tan solo a la tercera, y de consiguiente que pueda utilizarse en beneficio del tesoro, de la agricultura ú otras empresas el capital muerto invertido en dicho repuesto.» «A estas consideraciones se agrega que la provincia de Cagayan no es de las mas pobladas, y ningun empleo mas ventajoso puede darse á su terreno que el dedicarlo á la siembra y cultivo del tabaco, ademas de que lindando con los montes donde estan refugiados los antiguos habitantes del pais, llamados igorrotes, que

se mantienen independientes, será dable com

prarles el que cosechan, en vez de talar sus siembras como hoy se verifica, pudiendo de este modo asegurar el consumo de las islas y satisfacer las cuantiosas demandas que se hacen de China, islas y establecimientos asiáticos, siendo un gran medio para lograr la reduccion al dominio de España de los indios infieles que ocupan aquellas montañas, de escelente situacion para la defensa del pais, en caso necesario, de conocida fertilidad y de abundante é industriosa poblacion. " « Pero la consecucion de tan felices resultados no es obra del momento, y es preciso que una porcion de medidas particulares coincidan al efecto con las que se adopten para la direccion, administracion y manufactura del tabaco de Filipinas, que no ha llegado al grado de perfeccion debida, y de que es capaz sin duda.» « Con efecto, en el órden directivo, consultando el presupuesto remitido de las islas, se observa que computando la compra de primeras materias en 334.791 ps. 4 rs., se presuponen para gastos de elaboracion, conducciones y retornos, gratificaciones por compra y venta, y sueldos de empleados en oficinas, fabricas y reguardo 738.632 ps. 6:22, a saber:

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small]

de tabaco en los distritos donde haya de realizarse.» « Resultados de otra trascendencia espera el gobierno con fundamento respecto á la Península. El actual intendente de Filipinas don Luis Urréjola ya habia manifestado en el año 1828 y siguientes que con el tabaco de aquellas islas podria surtirse con ventaja la Península; mas porque los ensayos hechos entonces no hubieron de aparecer satisfactorios, ó por razones que no se alcanzan, este útil pensamiento dejó de recibir la estension de que era susceptible.» «Volvióse á emprender en 1835 la idea aban.donada, y habiéndose recibido 3.500 quintales de tabaco en rama en 1838; se hicieron en el ministerio de hacienda detenidos exámenes periciales con los cigarros elaborados en las fábricas de la Península, y resultó despues de multiplicadas pruebas que el tabaco filipino era aplicable al consumo, especialmente el de Cagayan, superior en calidad al de Virginia y al de Kentuky, de que se surten hoy nuestras fábricas, y comparable al que se cosecha en la Habana, conocido por de la Vuelta de arriba. » «No satisfecho aun el gobierno con esta decision quiso esperimentar el gusto de los consumidores, á cuyo efecto dispuso la manufactura y espendio al público de los espresados 3.500 quintales, que fueron vendidos. Despues se recibieron 27.000 quintales en rama, y 6.000 cajones de cirgarros labrados: la generalidad de los compradores se ha inclinado al filipino; y estas reiteradas pruebas convencen de que si se surten los estancos de la Península de tabaco filipino, es innecesario el estrangero. Resta ahora demostrar la conveniencia de hacerlo por la comodidad del precio, por la proteccion debida á nuestra marina mercante, por la que asimismo merece la agricultura ultramarina, y por otras razones de política y economía.» «El quintal de tabaco remitido de Filipinas cuesta puesto en Cádiz cerca de 10 duros, y el de Kentuky y Virginia de 18 á 20. Hasta ahora se han comprado anualmente 45.000 quintales de la última clase, que cuestan de 17 á 18.000,000 de rs., y reemplazándola con la de Filipinas se economizarán 8 “/a á 9.000,000 por la diferencia de precio, y 3.000,000 por la pérdida de 33/3 por 100 que hoy se sufre en la negociaciacion de las libranzas que se giran sobre los sobrantes de aquellas islas, y que no habria que ejecutar por los 9.000.000 del costo y gastos

hasta Cádiz de los 45.000 quintales de tabaco.» «El proporcionar flete para diez viages á nuestros buques en una navegacion tan dilatada como de Manila á Cádiz, no es cosa despreciable en verdad; pero todavía es mas importante el pro: teger la produccion y salida de efectos propios de unas provincias españolas, haciendo refluir en ellas las ganancias que proporciona á paises estrangeros el consumo del Virginia y Kentuky en la Península.» «Por otra parte, si es altamente político que se enlacen de tal modo los intereses de nuestras posesiones ultramarinas con los de la metrópoli, que vengan á ser unos mismos, mas lo será y mas necesario cuando se trata de unas islas distantes 6.000 leguas, y cuya poblacion se compone de mas de 3.000.000 de indígenas, 30.000 chinos ó mestizos de estos, y solo 7.000 españoles ó de raza española; y el modo mas eficaz de lograr este enlace deseado de intereses, es proteger por todos los medios posibles la permuta de las respectivas producciones, y procurar que ya que es preciso sujetarlas á algun impuesto ó restriccion, sean los puramente indispensables.» «El gobierno, guiado por tan poderosas consi

deraciones, ha resuelto que las fábricas de la Península elaboren el tabaco filipino en lugar del de Virginia y Kentuky, y mandado al superintendente de Filipinas que haga una gran remesa de él anualmente, proponiéndose tambien introducirlo en los mercados estrangeros, donde es de esperar obtenga una preferencia decidida sobre el del norte de América.»

«Tal es el estado floreciente de la renta del tabaco en Filipinas, y tales las disposiciones del gobierno para hacerle refluir en el fomento de la propia renta en la Península, con grande utilidad de aquellas interesantes islas.» (1)

«Util será manifestar sumariamente la cantidad y valor del tabaco que probablemente se venderá en Filipinas en 1839, constituyendo los ingresos de la renta y el importe de las espensas que ocasiona la misma para compra de primeras materias, sueldos de empleados y del resguardo, gastos de elaboracion, de conducciones y retornos, de gratificaciones por compras y ventas, etc. Comparados estos datos, se conocerá la líquida utilidad probable de esta renta con tanta mayor seguridad, cuanto que pertenecen al año pasado de 1838 del modo que se demuestra á continuaC101, o

[merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

cajon. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456.377 : 5 6 arrobas de polvo fino, á 31 ps. 2 rs. . . . . 187 : 4 ... " - n. » 337 : 4 6 idem de rapé, á 25 ps... . . . . . . . . . . . 150 Total de los ingresos. . . . . . . . . . . 1.910,991 : 4 : 15

(1) Tenemos delante un estado general de los ingresos y egresos de la tesoreria general de rentas estancadas de Manila (las principales son tabaco, y vino y Licones), verificados en todo el año de 1842, y ofrece de ingreso 2.716.034 pesos que descarga con 1.214.181 trasladados á las cajas generales de ejército y hacienda; 1.390.879 entregados á la direccion de fábricas para los gastos reproductivos; 32.973 de sueldos de empleados; 38.653 para el resguardo de la capital con 5.736 invertidos en sus

buques; y con algunas otras partidas de gastos.

« AnteriorContinuar »