Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ra

orreia

rar á S. E. el Sr. Correia las seguridades de su profundo respecto. A S. E. el Sr. Consejero D. Manuel F. Correia, Ministro de

Negocios Estrangeros del Imperio del Brasil.

Mariano REYES CARDUNA.

Conforme-O Director General interino,

Alejandro Alfonso de Carvalho. Es cópia

José M. Cantilo.

Secretario.

(TRADUCCION)

Ministerio de Negocios Estrangeros

CÓPIA

Secccion Central núm. 2—Ministerio de Negocios Estrangeros-Rio Janeiro,, Noviembre 4 de 1872.

Tengo el honor de acusar recibo de la nota, que me ha dirigido con fecha de 30 de Octubre ppdo.. el Sr. D. Mariano Reyes Cardona, Enviado Estraordinario y Ministro Plezipotenciario de Bolivia.

Dice el Sr. Ministro en esta nota, que teniendo que renovarse las conferencias entre las Potencias quo se aliaron por Tratado de 1o de Mayo de 1865, para resolver sobre los derechos y deberes que les corresponden, le impone esta oportunidad la obligacion indeclinable de recordarles el compromiso que contrajeron para con Bolivia por las reversales que de comun acuerdo firmaron en la misma fecha del Tratado.

Recordando la lealtad con que procedió la República de Bolivia durante la guerra con el Paraguay ; la neutralidad que guardó confiando que serian respetados sus derechos territoriales, garantidos por aquellas reversales que tienenla misma fuerza que tratados solemnes; pide el Sr. Ministroque declar ren los aliados, si esas reversales subsisten despuesde la victoria, y cuales son los deberes que la honra y lalealtad les imponen, asi como el modo que créen deber cumplirlas.

Esta declaracion, dice el Sr. Ministro, es tanto mas urgente cuanto debe ser uno de los objetos del acuerdo definitivo de los Aliados, en la cu-stion relativa al territorin del Chaco, 80bre lo cual, la República de Bolivia es la única que tiene títulos fidedignos y derechos garantidos por un acto internacional siendo por tanto, cualquier acuerdo tomado á ese respecto, sin su participacion, nulo de pleno derecho y sujeto á ser invalidado por su protesta.

Estando debidamente enterado del contenido de la nota del Sr. Ministro, debo declararle en respuesta, que el Gobierno Imperial, mas de una vez ha declarado al de Bolivia que las reversales anexas al Tratado de Alianza-han sido y serán respetadas por parte del Brasil, en su verdadero sentido y alcance.

Esas reversales no obligan á los aliados que no tienen interés propio en la cuestion del Chaco, á envolverse en el litigio que sobre ese territorio existe entre Bolivia y sus dos li. mítrofes, República Argentina y Paraguay.

Todo cuánto esas reversales ageguran y que los aliados, debiendo por sus compromisos sostener la observancia de los ajustes que cada uno de ellos celebre eon el Paraguay, no están por eso obligados á sostener contra las reclamaciones de Bolivia, al acuerdo de límites que el Gobierno Argentino celebre con el Paraguay.

Los derechos de Bolivia están salvados en ese compromi

SU

so que no los perjudica, ni puede en forma alguna perjudicarles.

La correspondencia, ya publicada entre el Gobierno Imperial y su aliado el de la República Argentina, sobre la inteligencia de aquella y otras cláusulas de la Alianza concernientes á los ajustes de paz, muestra que aquellas . reversales no han sido olvidadas por el Imperio y los demas aliados, todos los cuales han hecho protestas de respetarlas.

Si el Gobierno Imperial no debe perjudicar cualesquier derechos de Bolivia sobre el contestado territorio del Chaco lo que tuvo siempre muy en vista, es tambien su deber y cordial deseo, de no constituirse parte en la cuestion, ya sea contra sus aliados, ó aun contra el Paraguay.

Concurrir á un perfecto y amigable acuerdo entre los tres Estados vecinos, interesados en esa cuestion, seria un deber de amistad y un servicio de bien comun en esta parte de América, á que el Brasil no se escusaria si su interveno cion amigable fuese reclamada por asentimiento de las altas partes contratantes.

El Gobierno Imperial, habiendo esplicado así la posicion de los Aliados relativamente á los derechos é intereses de que trata la nota del Señor Cardona, como representante de Bolivia, no duda satisfacer el deseo que le manifiesta el Sr. Ministro, de que sea dicha nota trasmitida al conocimiento de los Gobiernos Aliados.

Declara tambien el Gobierno Imperial, que tendrá muy presentes las reclamaciones de Bolivia en cualquier nuevo acuerdo, que firme con sus aliados respecto á los ajustes definitivos de paz, que ellos deben celebrar con el Paraguay, así como los ha salvado en los que, hace poco celebró por su parte, procediendo en entera conforwaidad con todos los actos anteriores de la alianza que se refiere en la cuestion del territorio del Chaco.

Aprovecho la oportunidad para reiterar al Sr. D. Mariano Reyes Cardona, lis protestas de mi perfecta estima y alta consideracion.

Manuel FRANCISCO CORREIA.

Al Sr. D. Mariano Reyes Cardona, Enviado Estraordinario y Ministro Plent potenciario de la República de Bolivia. Conforme

El Director General interino

Alejandro Alfonso de Carvalho.
Es cópia-

J. M. Cantilo.

Secretario.

Legacion Boliviana en el Brasil.

COPIA

Legacion Boliviana, Rio Janeiro, Noviembre de 1872

Señor :

El abajo firmado, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia, ha tenido la honra de recibir el despacho de 4 del corriente, que le ha dirijido S. E. el Ministro de Negocios Extranjeros del Imperio, con referencia á la nota del infrascripto de 30 del pasado Octubre.

El suscrito no pedia dudar que el Gobierno Imperial, trasmitiese á sus aliados la referida nota, era lealtad y deber – el abajo firmado agradece la parte que haya tenido la buena voluntad.

Pero como la demanda del infrasperito cerca del Gobierno Imperial, estuvo limitada á recomendarle esa trasmision, comprenderá S. E. el Sr. Correia, que el abajo firmado no esperaba que S. E. anticipase las declaraciones que habian

ser

CO

su

sido pedidas á los ali dos conjunta y min comunidimente, como fué solidario su compromiso.

Pero ya que S. E. el señor Ministro, ha tenido á bien tomar ese partido el abajo firmado no puede prescindir de algunas observaciones, que servirán para complementar su primer despacho.

El señor Ministro empieza por reconocer honorablemente la subsistencia de las reversales, y el deber de respetarlas.

Y ese respeto no puede dejar de ser profundo en nuestros caso, puesto que la fé y el honor de los tres gobiernos signatarios de las reversales, trajeron la neutralidad de Bolivia y se convirtieron para ella en la única salvaguardia de sus derechos, así como eran para los aliados el compromiso mas sagrado.

La historia dirá como Bolivia fué pagada de esa confianza, como los aliados llenaron ese compromiso.

Pero el respeto debido a las reversales, no puede ser solamente una frase diplomática-es mucho mas que eso, un vínculo moral que respinde á una relacion jurídica, y se traduce por derechos y deberes, y es en el fondo, obligacion, compromiso, honor.

¿Cuáles son esos deberes ? es lo que el infrascrito ha interrogado á la rectitud é ilustracion de los aliados.

El despacho del infrascrito ha interrogado á la recritud é ilustracion de los aliados.

El despacho del infrascrito, ha analizado la naturaleza del compromiso inherente a las reversales-allí se ve que, basta el mas ligero exámen-bastaria preguntarse cuanto duran las reversales, como y cuando acaban-para que se presentase al espíritu to la la fisonomia y estension de ese compromiso.

Pero si fuera necesario mis luz, na la seria tan efi vaz como concretar y precisar la cuestion.

« AnteriorContinuar »