Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dras; es gente muy belicosa y guerrera, y están en tan ásperas sierras que no dan lugar á se conquistar; de más de ser indios pobres, traen sus vergüenzas de fuera, y lo mismo los Bubures de la culata de la laguna: estos indios de la culata tienen mesguitas adoratorios; dicen que el diablo habla con ellos; por causa de los españoles tienen mucha parte de los camimos cerrados, y mándanse por la laguna; es tierra muy enferma é de muchos mosquitos por causa de las ciénegas; desde Xuruara, donde esta población se acaba, hasta la ciudad de Coro hay ochenta leguas, todo lo más despoblado, y si algunos indios hay, son pocos, y éstos de guerra, gente miserable y pobre: por lo arriba dicho verán como se ha dado vuelta en redondo la dicha laguna de Maracaibo, si cuando se pobló Maracaibo se poblara en la culata desta laguna, antes que se hobiera fecho daño en los naturales, se pudieran sustentar dos pueblos y tener contratación con los del Nuevo Reino; el cual despobló Niculao Fedreman, teniente del dicho Jorge Despira.

Desde la ciudad de Coro hasta Bariquisimeto puede haber sesenta leguas viniendo por las sierras de Xiracoras, comarcanas á Coro: los españoles que andan en este camino pocas veces vienen unos por donde otros: esta tierra es muy fértil; creen que daria trigo y se harían buenas viñas: la gente que viene á Bariquisimeto, la mayor parte sale á unas sabanas que llaman de Carora; estas sabanas están entre las sierras de Coro y las que confinan en el valle de Bariquisimeto; no hay ningund pueblo en todas ellas: en tiempos pasados había ciertos pueblos; hanse despoblado por causa de los españoles que han ido y venido por las dichas sabanas, y junto á esta sabana, en unos montes, hay cierta cantidad de indios de nación Axaguas; es gente que comen carne humana; son tan bellacos, que por ninguna vía con ellos se ha podido hacer paz; pelean con arcos y flechas y macanas; no tienen pueblos poblados; estas sabanas son de mucha caza de venados que se matan con caballos. El valle de Bariquisimeto está medianamente poblado: el que llaman Valle es un río mediano, y los indios habitan de una banda y de otra del dicho río; con el agua deste río siembran de riego; son grandes labradores de maíz; solían estar muchos dellos en lo llano, en sabanas que confinan con el valle, y á causa de los españoles, que hasta agora les han hecho guerra y tomádolos por esclavos, se han retraido so. bre las sierras, donde agora están: estas sierras son la mayor parte dellas sabanas; créese que en mucha parte dellas se harían muy excelentes viñas, y se cogería trigo: es gente de nación Caquetios; éstos la mayor parte están de paz, y sirven á los españoles y se les guarda la paz, que lo que ha echado á perder esta gobernación han sido los esclavos que se han hecho en ella, y no estar los indios encomendados ni repartidos á los españoles; es tierra muy sana; hace frío como en Castilla; los indios son pobres, que es miseria el oro que tratan: junto con estos Caquetios hay otras naciones de indios de diversas lenguas; algunos dellos están de paz, y otros que no quieren venir á ella es gente de poca razón, ni menos verdad; de maíz muy abundantes, y pobres de oro: á una legua y dos deste valle de Bariquisimeto hay algunas sabanas donde los indios y los españoles matan venados y algunos conejos, y esto no en cantidad, porque las sabanas son pequeñas y la caza tiene los montes cerca, donde se acoge.

Desde Bariquisimeto ha ido la tierra adentro el gobernador Jorge Despira con cuatrocientos hombres, y después Felipe de Huten, capitán general, proveído por el Audiencia de Santo Domingo, con cien hombres. Estos dos generales fueron una mesma derrota; salieron desde la ciudad de Coro; el camino que hay hasta Bariquisimeto ya es dicho, aunque por la costa hay otro camino muy más largo, pero es el camino la mayor parte despoblado y sin comida, y por aquel camino puédese venir á caballo sin impedimento de sierras, porque las que hay son pocas; desde Bariquisimeto hasta los Hanos están fuera de todas las sierras; hay diez leguas; el camino que llevaron fué que, como desembocaron en los dichos llanos, tomaron la vía del Sur, llevando siempre las sierras a la mano derecha, y caminaron más de quinientas leguas llevando siempre á vista de tres leguas las serranías: hay en este camino muy grandes y caudalosos ríos, que salen de hacia el Poniente, de la vuelta del Nuevo Reino y de la gobernación de Benalcázar, porque en esta propia cordillera de sierras que sale desde Bariquisimeto están poblados pueblos de Santa Marta, que es el Nuevo Reino, y Benalcázar: es toda tierra, por donde fueron, de muy grandes sabanas y de mucha caza de venados, é teniéndose un poco de la parte de los llanos, muy grandes pesquerías: la mayor parte de los ríos entran en el río y golfo de Paria, do es gobernador Jirónimo de Ortal, y docientas leguas de tierra, sin entrar en la sierra, son los indios de nación Caquetios, aunque algo difieren en la habla á los de Coro; es gente bien dispuesta y viciosos de comida de carne y pescado; no son grandes labradores; esta nación de Caquetios es gente pobre y miserable, y son muy pocos, y de los que había la mayor parte los han tomado los españoles en los descubrimientos que han hecho para servirse dellos; es tierra donde no se espera jamás sacar ningún fruto; son los indios muy domésticos. Acabada esta nación empieza otra de Guaipis; éstos es gente lucida; pelean con dardos y adargas de cuero de dantas, tan grandes, que con cada una se cubre un indio; son destas armas muy diestros; tenían medianos pueblos; son buenos labradores; destos Guaipis para adelante se hallan algunos collarejos de oro fino y otras piezas, y dicen que lo traen de las sierras, señalando la vuelta del Nuevo Reino de Granada y lo de Benalcázar. Acabada esta nación, hay otra nación de indios que llaman Choques: éstos comen carne humana; no tratan ningund género de oro; comen arañas, hormigas y culebras y todo género de ponzoña; tienen razonables pueblos; habitan en una tierra doblada de serrezuelas y montosa; es gente que pelean en escuadrón como soldados; su pelea es con rodelas de madera bien hechas, pintadas con soles y estrellas, con dardos; son demasiadamente diestros destas armas, y cuando vienen á buscar los españoles vienen muy en orden y paso a paso, y danse poco por los españoles, y

como los de á caballo rompen por ellos, que se ven quitados de su escuadrón, fácilmente los matan y desbaratan: por esta nación de Choques llegó Felipe de Huten más adelante que el gobernador Jorge Despira, y llegó al río de Marañón, por donde del Perú bajó Orellana con dos bergantines: toda esta tierra que hay desde Bariquisimeto al dicho río Marañón es tierra perdida, porque hay pocos indios, y los que hay, pobres y huídos por los montes, á causa de los daños recibidos de los españoles y gente de guerra: en la mayor parte del camino hay muchos tigres, que matan cristianos é indios; estos tigres es cosa peligrosa y temerosa, porque sus saltos hacen á traición: en el dicho río del Marañón se tuvo noticia que había Amazonas (91) y tierra rica: no se da crédito por las grandes mentiras de los indios.

Otras dos armadas han salido de Coro: la una llevó Fe. dreman, teniente de Jorge Despira, y la otra Lope de Montalvo, teniente del mesmo: éstos, de Bariquisimeto siguieron la mesma derrota de los Choques, y Fedreman, trecientas leguas de Bariquisimeto, atravesó las sierras y llegó al Nuevo Reino, donde halló al licenciado Jiménez poblado por Santa Marta: Montalvo atravesó cien leguas de Bariquisimeto y fuése al dicho Nuevo Reino: hay desde los llanos de travesía hasta sesenta leguas.

El asiento del Tocuyo está cinco leguas deste cabo de Bariquisimeto: está poblada la comarca de indios en me. diana cantidad; es todo sierras, la mayor parte de sabanas; los indios son de nación Cuibas y Coyones y de otras muchas y diversas lenguas; pelean con arcos y flechas, macanas y piedras; es gente belicosa, y la mayor parte dellos comen carne humana; son indios muy pobres y miserables, andan desnudos, duermen en el suelo sobre unos palos; la tierra es sana y aparejada para se coger trigo y darse viñas; algunos destos indios de nación Cuibas están de paz, porque están encomendados á los españoles para que les den maíz, que otra cosa no tienen para les poder dar, y á causa de estar encomendados se sustenta la paz; pasan los españoles mucho trabajo de mantenimientos, porque no hay carne ni pescado, mas de solo maíz, que se trae con harto tra bajo.

Por manera que lo mejor que había en esta gobernación para que los españoles poblasen y se aprovechasen, está po. blado por Santa Marta, como es el Nuevo Reino y parte de Benalcázar; así que la esperanza que se tiene es si responderá bien el valle que agora se envió á buscar y descubrir. Plega á Nuestro Señor sea tal el suceso, de que S. M. sea servido y los pobladores remediados.

SEGUNDA CARTA.

Muy alto y muy poderoso señor: Por el mes de octubre de 1546 pasado escribí á V. A. largamente todo lo que había pasado desde que salí de Coro hasta llegar á este asiento del Tocuyo, que es cien leguas poco más 6 menos de la ciudad de Coro, y de cómo había prendido á Juan de Carvajal, gobernador que había sido en esta provincia por provisión de los Oidores de la Española, y de cómo dél se hizo justicia sobre la sentencia y ejecución que se hizo contra el dicho Carvajal: envié ansimismo una relación de todo lo desta tierra, muy certificada de todo lo que en ella hay; de cómo envié cien hombres de pie y de caballo á descubrir un valle que los indios dicen que hay detrás destas sierras: envié también la información que se tomó contra los Belzares, de los cuales no hay ya cosa en esta provincia. Lo que de presente hay que avisar á V. A. es que la gente caminó por las montañas, y no pudiendo atravesarlas por su braveza, vinieron á caer en los llanos de Acarigua, de que se hace mención en la relación que á V. A. envié, por donde pasaron Jorge Despira y Felipe de Huten y todos los otros que han entrado á descubrir tierras: escrebióse mejor por el Maestre de campo que aquel era camino para el Nuevo Reino, y que se temía que la gente se amotinara para ir allá, que les diese licencia para

« AnteriorContinuar »