Imágenes de páginas
PDF

Los comandantes segundos lo mismo en todo y solo dos estrellas en las vueltas. Los tenientes primeros el propio galon y una sola estrella. Los tenientes segundos el galon solo sin estrella alguna. Y los aventajados tendrán únicamente en el cuello un galon de diez lineas. 22. Ninguna de las espresadas clases podrá usar otros distintivos que los señalados por el articulo anterior en los actos propios del servicio de su instituto: fuera de ellos les será permitido llevar aquellas insignias que hubiesen legitimamente obtenido en otras carreras del estado. 23. Los comandantes y tenientes de carabineros serán de nombramiento real, con los goces determinados por las resoluciones que rigen ó rigieren en la materia. 24. Los aventajados serán nombrados por el superintendente y los carabineros por los intendentes; pero en consideracion á la naturaleza de su servicio, y al clima en que lo prestan, se les declara por gracia especial el derecho á retiro en los términos siguientes: Si tuviesen de servicios efectivos quince años

y la tercera parte de ellos cuando menos en ca-
rabineros, la quinta parte de su haber.
A los viente años se les señalarán dos quintos.
A los veinticinco años optarán á tres quintos y
de este límite no podrá escederse.
Para obtener retiro las espresadas clases han
de haber quedado absolutamente inútiles en el
servicio. Si no hallándose absolutamente inúti-
les no pudieren sin embargo continuar en cara-
bineros toda vez que sean aptos para un servicio
mas sedentario, serán colocados de porteros,
mozos ú ordenanzas en las oficinas que tengan
por reglamento estas plazas, sin que ninguno se
les anteponga al proveerlas.
25. La instruccion particular de este cuerpo
determinará las obligaciones de cada clase, el
órden de su reemplazo y ascensos, sus recom-
pensas, y la escala de penas que seran aplicables
á los individuos que en él sirvan.

RESGUARDO DE MAR. 26. El resguardo que tiene por objeto cubrir

el servicio de los puertos constará de los buques y tripulaciones que á continuacion se espresan.

EN LA PROVINCIA DE LA HABANA.

- = PUERTOS. Falúas. Esquifes. Botes. Patrones. Sota-patrones. Marineros. Habana. . . . . . . . . . . . . 1 1 5 1 2 40 Santa-Cruz. . . . . . . . . . . (c. (o 1 (4. 1 4 Matanzas. . . . . . . . . . . . 1 (( 3 (( 1 27 l Cárdenas. . . . . . . . . . • - 1 (( 1 1 9 Güines, . . . . . . . . . . . . (( 2 ( t. 4 Pinar del Rio. . . . . . . - - - t (« 1 1 6 Mariel. . . . . . . . . . . . . 1 (C 1 1 8 Cabañas. . . . . . . . . . . o e (C (C 1 (o 1 3 Bahía-Honda. . . . . . . . . . (( 6. 1 4 (o 3 Mulata. . . . . . . . . . . . . ( (o 1 t 3 EN LA PROVINCIA DE SANTIAGQ DE CUBA Cuba. . . . . 4. • o e e 1 (( 1 1 (4 9 Zocapa. • a - - - o - - • - o to. It 1 ( (4 4 Punta de Sal. . . . . . . . . . (4 (( (a 4 Gibara. . . . . . . . . . . . 1 (C ( 1 4 6 Baracoa. . . . . . . . . . . . . (4 (t 1 (C. 1 4 Manzanillo. . . . . . . . . . (t (. 1 (. 1 4 Guantánamo. . . . . . . . . . (l 1 (r 1 4 EN LA PROVINCIA DE PUERTO -PRINCIPE. Santa-Cruz. . . . . . . . . . . 1 1 (( 1 6 Trinidad. . . . . . . . . . . . 1 1 1 (. 9 Zarza. . . . . . . . . . . . . (( (C 1 (C 1 2 Cienfuegos. . . . . . . . . . . 1 t 1 1 ( 9 Remedios. . . . . . . . . . . . 1 (C 1 (l 1 6 Sagua. . . . . . . . . . . . . . 1 1 (( 1 6 Nuevitas. . . . . . . . . . . . 1 4 1 1 9 Total. 12

[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]

27. Los comandantes primeros vigilarán y dispondrán cuanto creyesen oportuno para que este resguardo cumpla con toda esactitud sus obligaciones. 28. Las tripulaciones de los buques pertenecientes á este resguardo harán tambien su servicio en los pailebotes de que trata el art. 34 siempre que lo estimen necesario sus gefes, sin que individuo alguno pueda escusarse de obedecer lo que en este punto le ordenen. 29. El armamento de la espresada fuerza se suministrará por el estado conforme á las necesidades del servicio, y los patrones, ó quienes ejerzan sus funciones cuidarán de él, haciendo que se limpie con frecuencia, y no entregándolo á los individuos de las tripulaciones sino cuando lo prevengan los gefes, ó en los momentos en que el servicio lo exija con urgencia. 30. La dotacion de los espresados buques se tomará de las matrículas de mar con arreglo á las órdenes vigentes; pero si no hubiese individuo de dicha clase ó no se prestasen á hacer este servicio, podrán los intendentes elegirlos de cualquiera otra. 31. Los sueldos que deberá esta fuerza gozar al año serán los siguientes:

Los patrones de falúa............ 271 pesos.
Los de botes... ...... .. .... .. ... 216
Los sota-patrones............ ... 189
Los marineros......... ..... .... 144

Y todos por sus raciones 91 ps. y 2 rs. plata. 32. El sueldo determinado para los patrones, y sota-patrones por el articulo anterior, se abonará á las clases contenidas en el art. 26, bajo el concepto de que un solo individuo se considerará patron de falúa, once de botes y nueve sota-patrones. 33. Los nombramientos de este resguardo se harán por los intendentes á propuesta de los comandantes primeros de carabineros en sus respectivas provincias. 34. Para el transporte de los destacamentos por mar y para las demas atenciones ó comisiones que el bien del servicio exija, habrá cuatro embarcaciones de las clases de pailebotes, con la tripulacion que segun las circunstancias estime necesaria el superintendente, ó los intendentes de las provincias a cuyas órdenes se destinen. 35. El armamento que pueda necesitar esta TOM. VI.

fuerza se proveerá del mismo modo que ordena el art. 29. 36. Para las propuestas y nombramientos de estas tripulaciones se procederá tambien como dispone el art. 30. 37. Atendiendo al corto número de la fuerza señalada á cada uno de los espresados resguardos, ninguno de ellos tendrá habilitado especial para el percibo de sus haberes, gratificaciones, partes de comisos ó importe de material indispensable en el marítimo. 38. El superintendente de la Isla determinará las administraciones de rentas, por las cuales deba pagarse esta fuerza, cuidando sea la que exista en el mismo punto, ó en el mas cercano, á aquel en que preste su servicio. Los comandantes primeros y segundos percibirán del propio modo sus haberes; pero comprendiéndoseles en la nómina de una de las rondas del servicio en el punto donde residieren. 39. Las partes de aprehension en los comisos serán satisfechas por la administracion de rentas de la poblacion en que se sustancie y falle la causa, ó espediente gubernativo que produzca el comiso. 40. El superintendente consultará al gobierno supremo cualquiera gasto estraordinario, y aun los ordinarios que ofrezca el resguardo de puertos, y de las costas en las embarcaciones donde hagan su servicio, siempre que escediere de 400 pesos: formándose al efecto el oportuno presupuesto que será censurado por las oficinas respectivas. Madrid 28 de agosto de 1845.—Mon.

ALCABALAS.-Real órden de 2 de mayo de 1843 á la intendencia de la Habana.

«Excmo. Sr.-He dado cuenta al regente del reino de las cartas de V.E. núms.655 y 740 en que con motivo de los recursos hechos por doña Dolores Velez, don Juan Perez y don José Antonio Montes para que se les devuelvan los derechos de alcabalas devengados en la venta de esclavos á que aquellas se refieren, por haber sido declaradas judicialmente nulas dichas ventas, solicita V.E. una resolucion general que declare la verdadera inteligencia del art. 25 del alcabalatorio vigente. En su vista y persuadida S. A. de que basta ceñirse á las palabras de la ley para determinar en este punto cuantas dudas ocurran, pues que no es lo mismo el acuerdo de

las partes para rescindir un contrato, aunque esto 40

se verifique ante un juez, que la declaratoria de mulidad del contrato mismo, toda vez que lo primero puede ser nacido de la conveniencia individual y aun causar una nueva alcabala, y lo segundo es forzoso, y necesita los trámites de un juicio y una sentencia que declare la nulidad, en cuyo único caso está obligado el fisco á la devolucion de los derechos procedentes del contrato; se ha servido declarar, de conformidad con el parecer de la junta consultiva de ultramar, que solo se devuelva el derecho percibido por la alcabala que se devengue por una venta, cuando en tribunal competente se haya sostenido juiéio escrito y contradictorio, y haya recaido sentencia que solemnemente declare la nulidad de la venta, pero que cuando en simple demanda se rescinda el contrato por vicios conocidos de la cosa vendida, no tenga lugar la devolucion perdiendo el vendedor los derechos como causante.» - Contraido al cumplimiento de esta órden un dictámen inserto á la pág. 268 del informe fiscal, halla inconvenientes de derecho á la literal observancia de la cláusula de restriccion, que se advierte de cursiva.

Real órden de 25 de agosto de 1844 á la misma intendencia sobre deberes en este punto de los escribanos.

«Excmo. Sr.— He dado cuenta á la Reina (Q. D. G.) de las cartas del antecesor de V.E., núms. 836 y 1075 con los testimonios á ellas unidos, relativo todo á los procedimientos sustanciados contra el escribano don Juan Entralgo, en razon de haber infringido el alcabalatorio vigente respecto de varios contratos en que intervino, cuyos cargos resultaron á consecuencia del exámen verificado de su protocolo; y S. M. con presencia de estos antecedentes, y conformándose con el parecer de la junta consultiva de ultramará quien tuvo por conveniente oir, se ha servido, entre otras cosas, resolver que el art.7, del insinuado alcabalatorio aprobado en real órden de 8 de setiembre de 1830 se entienda, cumpla y guarde en lo sucesivo segun los términos siguientes.» - o No podrá escribano alguno formar escritura, instrumento público de contrato de venta y compra, formacion ó disolucion de compañía, adjudicaciones insolutum, promesas de vender, ó de otra naturaleza, ni de donaciones en razon de las enagenaciones simu

ladas que acaso se intenten por ese medio, en fraude del real derecho sin que antes se presente la papeleta de la administracion general de rentas terrestres, ya sea que se adeude ó no la alcabala, bajo la pena de pagar este derecho y el cuatro tanto mas, en virtud de la ley 29, titulo 3, lib. 8 de la Recopilacion de Indias; en cuya pena incurrirán los infractores aunque esté satisfecho el principal como no haya precedido al otorgamiento de la escritura.» Otra de 28 de diciembre de 44 decide que los bienes que se cedan á acreedores, declarados en concurso necesario, no adeudan alcabala.

Resolucion de la superintendencia de la Habana de 16 de mayo de 1845, dictada para que al eacaminar el tribunal de cuentas los protocolos de las escribanias públicas, se pueda comprobar el pago de las alcabalas de remates.

1.- « Que al anotar en las certificaciones los remates con todas sus circunstancias, espresen los escribanos cuando no puedan acompañar la carta de pago, la fecha en que se verificó el de la alcabala. — 2." Que si esta se hubiese aplazado, anoten la fecha de la espera.-3.° Que si ninguna de estas circunstancias pudiere espresarse al tiempo de espedir la certificacion mensual, cuiden de llevar por separado las noticias y documentos indicados, para que al tiempo de presentarse el protocolo á su revision, las acompañen autorizadas en forma, y con relacion á cada certificacion mensual.- Y4." que de los remates que resultasen pendientes al tiempo de la exhibicion del protocolo, hagan una reseña en la misma noticia, que sirva de gobierno.»

ALCALDES MAYORES y ORDINARIOS. -Véase en SUBDELEGADos el real decreto de 24 de julio de 1845 de establecimiento de alcaldías mayores en la isla de Cuba.— Su art. 3, manda cesar donde las hubiese, la jurisdiccion ordinaria de los alcaldes de primera y segunda nominacion; y en su consecuencia por voto consultivo del real acuerdo con que se conformó su presidente en 1.° de febrero de 1846 se dispone: o que en la ciudad de la Habana y la de Matanzas corresponde esclusivamente á los alcaldes ordinarios entender en los juicios de paz con inhibicion de los mayores; y que en cuanto á las demandas de menor cuantía pueden ambos alcaldes ordinarios y mayores conocer de todas ellas á prevencion, con sola la limitacion de la real cédula de 29 de julio último, no pasando los primeros de 50 ps. y estendiéndose los segundos á la de 100, y por lo que hace a las licencias de matrimonio que hayan de otorgarse á los menores de edad, que tienen sus padres y parientes en reinos distantes, corresponde su otorgamiento á los alcaldes mayores, sin perjuicio del recurso que por irracional disenso, y segun la pragmática sancion de 28 de abril de 1803, toca esclusivamente su conocimiento al gobernador superior.»

En las mismas ciudades con alcaldías mayores resuelve el auto acordado de 19 de enero de 46: que los alcaldes ordinarios entiendan esclusivamente con el carácter de jueces de paz de los juicios de conciliacion en conformidad de los arts. 22, 23 y 24 del reglamento provisional de 1835 de administracion de JUSTICIA (tom. 4, pág. 103), que en ese caso se dejan sustituidos a los arts. 2, 3 y 4 del acordado de 21 de mayo de 1841 (pág. 128 ibi), el cual se cumpla á la letra donde aun no esten creadas las alcaldías mayores.

ARANCELES DE ADUANAS. Alivios d la agricultura y comercio de la isla de Cuba.

Real órden de 3 de noviembre de 1844 á la superintendencia.

«Excmo. Sr. — La Reina (Q. D. G.) se ha enterado de la carta de V.E. número 259 en que dió cuenta de haber dispuesto con acuerdo de la junta superior directiva de hacienda y de ese capitan general, que para salvar de algun modo los conflictos en que se encontraba la agricultura, y el comercio de esa Isla por la considerable baja en el precio de los frutos, pagara desde 1.o de enero de este año cada caja de azúcar que se esportase en bandera nacional 5 rs. y 6 en bandera estrangera; 3 rs. el quintal de café en bandera y para puerto nacional; 4 en bandera española, y para puerto estrangero, y 4 “/e en bandera y para puerto estrangero; que la miel de purga y aguardiente de caña fuesen libres en su salida; que los buques que salieran completamente cargados de miel de purga gozasen ademas la franquicia del derecho de toneladas; y que los que recibieran á su bordo mas de mil cajas de azúcar adeudasen por el mismo

derecho de toneladas á razon de 6 rs. por cada una de las que midieran si su bandera fuese es— trangera, y 2“/a siendo nacional; y que igual beneficio disfrutaran en punto al pago de toneladas los buques que cargasen mas de mil sacos de café y mas de trescientas pipas de aguardiente. Tambien se ha enterado S. M. de lo espuesto con este motivo por las juntas de comercio de Santander, de la Coruña y de Valencia; de lo informado sobre todo por la junta consultiva de aranceles; y de lo que asimismo manifiesta V.E. en su carta núm. 272. Con presencia de estos antecedentes, se ha dignado aprobar S. M. las medidas que quedan indicadas; pero a condicion de que el pago del derecho de toneladas vuelva á su tipo primitivo sin hacerse en él rebaja alguna, desde el recibo de esta real determinacion.»

ARANCELES de aduanas en la Isla de Cuba. -Desde principios de 1846 rigen los aprobados aranceles, á que se refieren los nuevos reglamentos de ADUANAS.

Bases de los aranceles de importacion.

Contienen 2928 artículos desde avalorio hasta zulaque. Cada página de las 104 de su impresion presenta a la izquierda el número con que se marca ó distingue cada artículo; y á continuacion su nomenclatura. Seguidamente se destinan siete casillas, la primera para indicar la unidad de cuento, peso ó medida: la segunda para el valor ó aforo que se considera á esa unidad; la tercera, cuarta y quinta son respectivas á las producciones estrangeras, que se importan directamente en bandera nacional, en bandera estrangera, ó bien con procedencia de la Peninsula en bandera nacional, para fijar en el primer caso para unos articulos el adeudo de un 19o/, por 100 de derechos, y para otros el de 23 "/a, en el segundo el respectivo de 27 /, y 33 "/a., y en el tercero igual adeudo que en el primero. Y por último para producciones españolas se asigna el 7 “/, por 100 si se introducen en bandera nacional, y siendo en la estrangera para unos artículos el 14 "/a por 100, y para otros el 17 "/a.

A la prenderia se asigna, siendo estrangera, el 5 “/a en bandera nacional, y el 7*/, en la otra.

[ocr errors]

viniendo en bandera estrangera, y el 3 "/, en la
nacional.
Admitense á depósito con el derecho único
del 2 por 100 el añil, el tabaco en rama y torci-
do (1), y la vainilla. Y tambien se admiten con
el mismo derecho las astas de res, y de ganado
menor, sin labrar; el azogue, granilla, palo bra-
silete, de campeche, y mora. -
Son libres de derechos los artículos siguientes
de importacion:
Arados de Roville.
Bocas de fornallas.
Bombones.
Burros.
Caballos enteros.
Cachimbos de hierro para ingenios.
Clarificadores de cobre ó hierro.
Coronas de hierro para trapiches.
Dados y trompas de hierro ó acero para ingenio.
Espumaderas de hierro para idem.
Fondos de hierro ó cobre.
Guijos procedentes de fábrica española.
Máquinas de vapor para ingenio.
Mazas ó tambores para trapiches.
Molinos para pilar arroz.
Pailas de cobre ó hierro.
Parrillas de hierro para ingenios.
Piezas sueltas para repuesto de máquinas de va-
por y trapiches.
Repartideras de hierro para ingenios.
Tachos de cobre ó hierro.
Tanques de idem para meladura.
Trompos de hierro ó acero para guijos.
Plata en pasta ó moneda.
Oro en barras, pasta ó moneda.
Yeguas.

Advertencias.

1." Por regla general, todo artículo no com

prendido en este arancel, estará sujeto á la contribucion señalada á aquellos con que guarde analogía. 2." En virtud de lo prevenido en distintas reales órdenes, la harina española introducida en buque español pagará por único derecho 2 pesos en barril: la misma que lo fuere en buque estrangero, 6 ps. y 6 centavos: la harina estrangera importada en buque estrangero, pagará 9 ps. 59 centavos; y la harina estrangera en buque español, 8 ps. 58 centavos. 3." A mas de las cuotas fijadas en este arancel se cobrará en las aduanas de la Habana y Matanzas, 50 centavos en pipa de vino, aguardiente ó licores que se introduzca, 25 centavos en cada media pipa, 12 centavos en cada garrafon, y 12 centavos en docena de frascos, botellas ó tarros, para cubrir la cantidad asignada á la casa de beneficencia. 4.* Estando señalado en este arancel á varias piezas de tejidos el número determinado de varas que comunmente han solido traer, como por ejemplo, las platillas cuarenta varas, los listados de Hamburgo cuarenta y ocho, las creas setenta y dos, etc., se previene que no se admitirá reclamacion de ninguna falta que pueda resultar, á menos que esta esceda de un 6 por 100 respecto al tiro señalado, y se advierta al tiempo del despacho. 5.o. La canela y canelon podrán rematarse en el almacen de averías, aunque no esten averiados, satisfaciéndose el derecho con arreglo al precio que obtengan en remate, salvo que este esceda del avalúo del arancel, en cuyo caso pagarán lo que en este se le señala. 6." Las partidas marcadas con esta señal, o, tienen la deduccion del 5 por 100: á las que tienen esta, oo, se les hace la de 6 por 100, y á las de esta, ooo, la de 14 por 100.

(1) En real órden de 25 de marzo de 1846 á la intendencia de la Habana con motivo de la introduccion de una partida de tabaco de Puerto-Rico, aunque se permite sin ejemplar, se deja subsistente la prohibicion de los aranceles, «por no ser conveniente tolerar semejantes importaciones.»

« AnteriorContinuar »