Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tándonos además

por
el
poeta Prudencio

que no hubo persecucion alguna que no esclareciese á Zaragoza. San Cipriano y San Agustin elogian á cada instante á nuestros mártires. San Vicente, las dos Eulalias de Mérida y Barcelona, los niños Justo y Pastor de la antigua Compluto, la ilustre Leocadia, gloriosa Santa Librada, y otros muchos mártires y.confesores menos conocidos, son libros vivos de la fe, que componen la historia eclesiástica de los primitivos siglos de España, y las víctimas sagradas que atrajeron la bendicion de Dios sobre su suelo, con tanta copia de gracia , que vemos ya en su Concilio lliberitano Obispos tan ilustres como San Valero y el inmortal Osio, quien gobernó despues todos los Concilios de su tiempo en pluma de San Alanasio.

Suponiendo ahora que el Concilio Iliberitano se celebró hária el año de 301, se deduce legitimamente que la Iglesia hispana estaba constituida, vigilada y regida por los Obispos desde los tiempos apostólicos hasta aquella edad, contra todo el furor y a despecho de los Emperadores; y por consiguiente queda sin disputa demostrada şu : absoluta independencia durante tres siglos completos. El cuarto, en el que vamos a entrar ahora, se abre lugar con la memorable conversion de Constantino

у

la paz dada á la Iglesia en el año de 313; pero este acaecimiento, tan importante en su historia general, apenas ejerce influjo en la de España por su posicion geográfica y distancia de

Constantinopla hasta el Concilio de Nicea, presidido por el inmortal Osio; y aun despues no forma tampoco época muy diferente con relacion al asunto á que me estoy .contrayendo, pues la Iglesia hispana continuó manteniendose bajo su antiguo pie , sin mas diversidad que haber sido menos perseguida en lo sucesivo.

Antes de la paz de Constantino los Obispos la gobernaban en conformidad a los cánones del Concilio Iliberitano, y al cúmulo de sus obligaciones se les agregaba el inminente riesgo del martirio, viéndose obligados muchas veces á ocultarse en las soledades y montañas escabrosas, en vez de que posteriormente vivian sin tanto peligro, gozando suficiente aptitud para convocar Concilios mas frecuentes y consultar á los Papas sus dificultades. En ambos casos su independencia era igual, y únicamente varió la conducta de los romanos, cesando en parte sus persecuciones: digo en parte, porque con motivo de haber infestado el arrianismo á los sucesores de Constantino, aún se les ofrecieron muchas ocasiones para renovar los martirios en el Oriente, y mancillar en España el nombre del inclito Osio, personage el mas ilustre

que

habria quizás en la historia de la Iglesia desde el Concilio Niceno, si no hubiera deslucido por esta causa como algúnos quieren, y no los mas informados, (*), cien años de gloria con un momento de flaqueza.

۔

2(*) Véase al P. Maceda, que vindica perfectamente a Osio.

otro

No obstante, es innegable que desde la referida época aparece el primer signo de agresion del gobierno civil contra la independencia de la Iglesia, pues

efectivamente el Emperador Constante trató de dominarla abiertamente; pero debe advertirse que esta primera funesta tentativa, lejos de prestar apoyo a nuestros adversarios sirve para confundirles; lo uno porque el Emperador Constante, desgraciadamente seducido por los arrianos, era fautor de su heregía, y por consiguiente sus atentados merecen execracion á los gobiernos católicos; y lo porque,

á propósito de la Iglesia hispana, el mencionado Osio la dejó estampada una doctrina que siempre ha corrido de boca en boca, escitando la admiracion universal. « He dado testimonio, dice al Emperador Constante, de mi fe en la persecucion de vuestro abuelo Maximiano; y si os preparais á repetir la misma prueba, estoy pronto á sufrir todos los tormentos antes de faltar á la verdad mancillando mi inocencia. No intervengan vuestros gobernadores en las decisiones de la Iglesia; dejad de desterrar á los Obispos, cuyo crimen á vuestros ojos consiste en no prestarse á los abusos. ¿Acaso vuestro augusto hermano hizo nunca cosa semejante? No olvideis, Emperador, 'de que á pesar de este magnifico título no dejais de ser hombre, ni de estar menos sujeto a la muerte. Temed la eternidad. No os mezcleis en las cosas eclesiásticas: en esta materia no teneis órdenes que darnos , antes bien debeis recibirlas

lo que

de nosotros. El Señor os ha entregado las riendas del imperio y á los Obispos el gobierno de la Iglesia; y asi como quebrantaríamos el orden de Dios si atentásemos á usurpar vuestro poder, del mismo modo no podeis apropiaros sin pecar

lo

que nos pertenece." Al hacer mérito de este precioso documento que nos ha conservado San Atanasio en su apología, no intento corroborar la independencia de la Iglesia con la autoridad de un varon tan esclarecido como Osio. La palabra de Jesucristo, en la que está apoyada, triunfa

por

sí sola; sí intento espresamente es llamar con su carta la atencion de V. M. á ciertos discursos vertidos por los declamadores, sumamente injuriosos al Obispado actual de España, Tales lenguas, cuantas veces han empeñado la cuestion de los derechos de la Iglesia, tantas han pretendido sostener sin miramiento que los Obispos se oponen á ciertas novedades, porque preocupados con las falsas decretales se dirigen segun la corriente de · los siglos bárbaros; y con la carta de Osio se demuestra patentemente que seiseientos años antes de haber sido aquellas fraguadas, la Iglesia hispana profesaba su libertad con una fortaleza digna de tan justa causa. Han vociferado tambien en varias ocasiones que los Obispos, arrastrados de las máximas ultramontanas, olvidaban las lecciones de la antigüedad y doctrina de los Santos Padres, degenerando asi de la ilustre nombradía que acompañó a sus antecesores; y con la carta de Osio se comprueba

que semejantes imputaciones solo pueden caer en gracia á oyentes peregrinos en las materias eclesiásticas, por cuanto aquel inmortal Obispo, casi tocando en los primeros años con los tiempos apostólicos, varon prodigioso, que mereció redactar el símbolo de Nicea, y fue el alma, segun San Agustin, de todos los Concilios de su prolongada vida ; aquel renombrado Obispo, digo, proclamó a mediados del siglo IV la misma independencia de la Iglesia que ahora de. fienden los Obispos á mitad del XIX.

4.° Verdad es que la influencia de Osio se eclipsó despues de su prision; pero esta falalidad nada se roza con la cuestion que nos ocupa, ni fue tampoco tan duradera que la Iglesia hispana no se congratulase en breves dias con la posesion de su sapientísimo Prelado, cuya poderosa influencia por sus estraordinarios talentos, y tambien como encargado de los Padres del Concilio de Nicea para estender el conocimiento de sus decisiones en el Occidente, contribuyó en sumo grado á que se estableciesen en España con el tiempo las cinco sillas metropolitanas, y se tomase gusto á la celebracion de los Concilios; depósitos de su antigua gloria, que aún subsisten a la vista para justificar á los Obispos y confundir á sus calumniadores. Abranse, pues, el primero de Zaragoza y de Toledo, celebrados en el siglo IV, además del Iliberitano; registrense sus actas una por una, y en todas se observará que los Obispos se congregan, deliberan , decretan, corroboran ó; forman

« AnteriorContinuar »