Imágenes de páginas
PDF
EPUB

hechos imputados y licorrespondiente disposicion penal.

El individuo así capturado, será puesto en libertad, si en el plazo de tres meses, contados de la fecha de la requisicion no hubieren sido llenadas las formalidades exijidas en el precedente artículo. .

En los casos urgentes, las autoridades arriba mencionadas; aún ántes de la exhibicion del mandato de prision, podrán por medio mas espedito (correo ó telégrafo) pedir y obtener la prision preventiva del condenado ó acusado, con la condicion de dar inmediatamente conocimiento de este aviso al Ministerio de Negocios Estrangeros por via diplomática ó Consular ó directamente.

El culpado será puesto en libertad, si en el plazo de quince dias contados da la fecha del aviso, no fuese presentado á la autoridad competente, el mandato de prision.

ARTÍCULO CATORCE Cuande en la prosecucion de alguna causa criminal iniciada en uno de los dos paises se juzgáre necesaria la declaracion de testigos residentes en el otro, se dirigirá con este objeto por la via diplomática, un interrogatorio al cual se dará ejecucion, observándose las leyes de la Nacion donde hayan de prestar su declaracion los testigos.

Los dos Gobiernos renuncian a cualquiera declaracion que tenga por objeto la devolucion de los gastos procedentes del cumplimiento del interrogatorio.

ARTÍCULO QUINCE. Si en una causa criminal, se creyese necesario el compa rendo personal de algun testigo, el Gobierno de quien este dependa, con-ultará su voluntad de acceder o no, á la invitacion que al objeto hubiese dirijido el otro Gobierno

Si los testigos requeridos consienten en partir, recibirán

er

los pasaportes necesarios, y los Gobiernos respectivos se entenderán entre sí para fijar la indemnizacion que segun la distancia y el tiempo de la permanencia, habrá de darles el Gobierno reclamante, asi como la suma que este deberá anticiparles.

En ningun caso podrán ser los testigos detenilos, ni molestados durante su residencia en el lugar donde hayan de scr oidos, ni darante su viaje de ida y vuelta, por un hecho anterior al pedido del comparendo.

ARTICULO DIEZ Y SEIS. Si en algun proceso instruido en cualquiera de los Estados Contratantes, fuese necesario proceder al caréo del procesado con los delincuentes detenidos en el otro Estado, ó adquirir pruebas de conviccion, o documentos judiciales que éste poséa, se dirigirá la súplica por la vía diplomática.

Siempre que no lo impidan consider.ciones especiales, Jeberá accederse á la demanda con la condicion de que en el mas breve plazo posible, serán devueltos á su pais orijinario, los individuos y los documentos reclamados.

Los gastos de conduccion de un Eatado a otro de los individuos y de los objetos arriba espresados serán sufragados por el Gobierno que dirigió la demanda.

ARTICULO DIEZ Y SIETE

Los dos Gobiernos se comprometen á notificarse mutuamente las sentencias recaidas sobre los crímenes de toda especie que hayan sido pronunciados por los Tribunales de uno de los dos Estados contra los individuos del otro.

Esta notificacion se llevará á efecto, enviando por la via diplomática, la sentencia pronunciada en difinitiva al Gobierno de quien dependa el procesado.

Esta remesa sera hecha gratuitamente.

Cada uno de los dos Gobiernos, espedirá al efecto las instrucciones necesarias á las autoridades competentes.

ARTÍCULO DIEZ Y OCHO.

En falta de agentes diplomáticos, los pedidos hechos con arreglo á los artículos catorce, quince y diez y seis y la comunicacion del artículo diez y siete, serán presentadas directamente ó por vía de los respectivos agentes consulares.

ARTÍCULO DIEZ Y NUEVE.

El presente Tratado estará vigente por espacio de diez años, á contar desde el dia en que se cangéen las ratificaciones, y transcurrido este plazo, continuará subsistiendo mientras uno de los dos Gobiernos no declare, con seis meses de anticipacion, que desiste de su cumplimiento.

Será ratificado y las ratificaciones se cangearán en Rio Janeiro en el mas breve plazo posible.

En fè de lo cual los Plenipotenciarios respectivos han fir. mado los precedentes artículos escritos en las lenguas Española y Portuguesa, y los han sellado con el sello de sus armas.

Hecho por duplicado en Rio Janeiro á los diez y seis dias del mes de Noviembre del año de Nuestro Señor Jesu-Cristo mil ochocientos sesenta y nueve. (L. S.)

W. PAUNERO. (L. S.)

BARON DE COTEJIPE.

Vista y examinada la Convencion de Estradicion preinserta, la acépto, confírmo y ratifíco como lo hago por la pre_ sente, prometiendo y obligándome á nombre de la República Argentina, á hacer observar fiel é inviolablemente todo lo contenido y estipulado en todos y cada uno de los artículos de la mencionada Convencion, con la supresion y adicion, que, relativamente á los artículos 2.' y 13 de la misma Convencion, constan del protocolo firmado en Buenos Aires el 2 de Agosto de 1872.

En fé de lo cual, firmo con mi mano el presente instrumento de ratificacion sellado con el gran sello de las armas de la República y refrendado por el Ministro Secretario de Estado en el Departamento de R. E.

Dada en la casa del Gobierno Nacional en Buenos Aires, á los dos dias del mes de Setiembre del año de mil ochocientos setenta y dos.

D. F. SARMIENTO.

C. TEJEDOR.

Protocolo sobre esclaves

Domingo F. Sarmiento Presidente de la República Argentina.

Por cuanto, entre la República Argentina y S. M. el Emperador del Brasil se negoció, concluyó y firmó, un protocolo adicional al Tratado de Estradicion de Criminales concluido en la ciudad de Rio Janeiro á los diez y seis dias del mes de Noviembre de mil ochocvientos sesenta y nueve, por medio de plenipotenciarios competentemente autorizados al efecto cuyo tenor ha sido aprobado por el Congreso, y es el siguiente.

Protocolo adicional al Tratado de Estradicion de Criminales concluido entre la República Argentina y el Imperio del Brasil en 16 de Noviembre de 1869.

Los infrascriptos Plenipotenciarios de S. E. el señor Presidente de la Republica Argentina y de Su Magestad el Em perador del Brasil, se reunieron hoy en el Ministerio de los

OS

Negocios Estranjeros para firmar el Tratado de Estradícion de Criminales entre ambos Estados. Pero antes de proceder á firmar el referido tratado, declararon lo siguiente: 1

1.° El tratado de estradicion comprende a los esclavos criminales, aunque de ellos no se hable espresamente en ninguno de los artículos de dicho tratado.

2.° Los esclavos críminales refugiados del Brasil en la República Argentina, quedan sujetos á estradicion en los mismos casos y en la misma forma estipulada para los hombres libres, comprometiéndose el Gobierno del Brasil, á devolver á sus espensas al Gobierno Argeotino , el esclavo que hubiese sido entregado por estradicion, luego que hubiere cumplido con la pena ó fuere absuelto ó perdonado del crimen que hubiere motivado la estradicion.

3.° El presente Protocolo será sometido a la aprobacion de las Altas Partes Contratantes, al mismo tiempo que el Tratado citado mas arriba, y en el caso de ser este ratifi cado, tendrá el dicho Protocolo la misma fuerza y valor que aquel, a pesar de no ser espresamente ratificado.

, Hechas estas declaraciones y habién lose procedido á la lectura del Tratado de Estradicion, y estando conformes los dos ejemplares en todas sus partes y artículos, los dichos Plenipotenciarios los firmaron y sellarou con los sellos de sus armas.

Hecho por duplicado en Rio Janeiro, á los diez y seis dias del mes de Nuviembre del año de Nuestro Señor JesuCristo, mil ochocientos sesenta y nueve.

(L. S.) W. PAUNERO.
(L. S. BARON DE COTEGIPE.

« AnteriorContinuar »