Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Papa el año 36, inserta en los periódicos estrangeros, interesa á la conciencia delicada de V. M., á fin de evitar el funesto reato que nos amenaza y acomodar una medida conciliatoria. 11. Que segun la disposicion general de los españoles y lo radicada que se halla la Religion en muestro suelo, aun cuando en vez de un Gobierno tan católico como el de V. M. compareciese otro sacrílego y revolucionario en el turno de las vicisitudes, le sería absolutamente impracticable consumar un cisma en la religiosa España, por cuanto careciendo del auxilio de los Obispos, cuya gerarquía sirvió tanto á los reyes de Inglaterra y á José II en Alemania, no podria contar tampoco con los preparativos del jansenismo, adelantados en Francia al principio de la revolucion. 12. Que por la misma razon de ser unánime la adhesion de los Obispos españoles á la Santa Sede, se facilita estraordinariamente un nuevo concordato, sin la impertinencia de protestas semejantes á las de ciertos Obispos católicos franceses contra el celebrado entre Napoleon y Pio VII. 13. Que los enemigos del concordato se encuentran convencidos de sus miras siniestras y de su mala fe á vista del ejemplo de Francia, de los príncipes protestantes y las repúblicas americanas que lo han negociado felizmente con incalculables ventajas civiles y políticas. 14. Que el medio canónico del concordato exoneraria á los Obispos de ansiedades, rescataria al Gobierno de la posicion crítica que le asedia, cubriria de confusion

á los enemigos del legítimo trono de Isabel II, y colmaria de júbilo al anciano y respetable Papa. 15. Que es público y notorio que el Gobierno de V. M., estrechado de mil necesidades, impelido de sus propios intereses, y cediendo de grado ó fuerza al torrente irresistible de la opinion popular, ha soltado muchas prendas que le dejan ligado á la autoridad del Papa, so pena de perder las Antillas, Filipinas, los hospitales encomendados á las Hijas de caridad, y la educacion de multitud de pobres que desempeñan gratuitamente los PP. Escolapios. 16. Que la manda forzosa de Jerusalén, el tribunal de Cruzada, de Espolios, de la Rota, y el vicariato del ejército, dimanan privativamente de la autoridad pontificia, y no pueden seguir desempeñándose sin un nuevo concordato. 17. Ultimamente, que el estado provi. sional y violento en el que gimen víctimas las sagradas vírgenes, sobre cuyo particular comprometen las órdenes superiores del Gobierno la obediencia á los Obispos, obligándoles á hacerse cómplices de la infraccion de los sagrados cánones, reclama imperiosamente la necesidad de un concordato. Tales son en suma las causas políticas y religiosas que, gravando mi conciencia episcopal y mi honor de ciudadano, me han impelido á tomar la pluma, y no dejarla de la mano hasta elevarlas una por una á la alta consideracion de V. M. Me alegraria, Señora, haberme espresado en su relacion con una persuasiva igual

á la buena fe que me acompaña; pero esta gloria privilegiada de las plumas maestras no acompaña nunca á talentos humildes como el mio, mucho menos habiendo dictado tan estensa esposicion con la rapidez de una carta familiar, interrumpida varias veces con sucesos alarman. tes. Con todo no me desanimo, porque para restaurar la felicidad pública de España, lo que interesa al trono y la nacion no es un literato astuto, capaz de suplir con su ingenio peregrino el mérito de un asunto falto de importancia, sino mas bien un Obispo celoso amante de la Religion y de la patria, que defienda la causa de Dios sin contemplar al mundo ni temer á la anarquía, á fin de escitar asi al Gobierno á una negociacion con la Santa Sede, que afiance definitivamente el régimen de la Iglesia hispana, y consolide sobre tan firme apoyo la Corona de Isabel II, nuestra legítima y augusta Reina.=Teror (isla de Gran Canaria) 28 de octubre de 1840.=Señora.=B. L. R. M. de V. M. su mas humilde súbdito y capellan= Judas José, Obispo de Canarias.

[ocr errors][ocr errors][merged small]

Regulæ fidei catholicæ contra omnes hæreses, et quàm maximè contra priscillianos, quas Episcopi Tarraconenses, Carthaginenses, Lusitani et Bætici fecerunt, et cum præcepto Papæ urbis Leonis ad Balconium Episcopum Galleciæ transmiserunt. Ipsi etiam et suprà scripta viginti canonum capitula statuerunt in concilio Toletano.

CANON XVIII.

Si quis in his erroribus Priscilliani sectam sequitur vel profitetur, ut aliud in salutari baptismo contra Sedem sancti Petri faciat, anathema sit.

CONCILIUM VASENSE II,

CANON IV.
Ut nomen Papæ in ecclesiis recitetur.

Et hoc nobis justum visum est, ut nomen domini Papæ, É'? Sedi apostolicæ præfuerit, in nostris ecclesiis recitetur.

CONCILIUM TOLETANUM III.

CANON I.

Ut conciliorum statuta et Præsulum Romanorum decreta custodiantur.

Post damnationem hæresis arianæ et fidei sanctæ eatholicæ expositionem, hoc sanctum præcepit conciJium: ut quia in nonnullis vel hæresis vel gentilitatis necessitate per Hispaniarum ecclesias canonicus prætermissus est ordo, dum et licentia abundaret transgrediendi et disciplinæ optio negaretur, dumque o• mnis excessus hæresis foveretur patrocinio, ut abundantiam mali temperet districtio disciplinæ, pace Ecclesiæ Christi misericordia reparata, omne quod priscorum canonum auctoritas prohibet, sit, resurgente disciplina, inhibitum, et agatur omne quod præcepit fieri; maneant in suo vigore conciliorum omnium constituta, simul et synodicæ sanctorum Præsulum romamorum epistolae; nullus deinceps ad promerendos honores ecclesiasticos contra vetita canonum aspiret indignus; nihil ex hoc fiat, quod sancti Patrés spiritu Dei pleni sanxerunt debere non fieri; et qui præsumpserit, severitate priorum canonum distringatur.

CONCILIUM CÆSARAUGUSTANUM III.

Ut defuncto Principe superstes Regina statim et vestem sæcularem deponat, et in caenobio virginum mancipetur permansura.

„Licèt plenissimè in concilio Toletano de principum relictis institutum fuisset, ut nulli licitumi esset superstitem reginam in conjugio ducere, aut sordidis

« AnteriorContinuar »