Imágenes de páginas
PDF
EPUB

terminados negocios de la jurisdiccion ordinaria, dando mayor es tension á las atribuciones del supremo tribunal de justicia, y haciendo alguna otra modificacion menos grave. Una institucion moderna y trascendental se adoptó y regularizó en este reglamento; á saber: los juicios de paz ó prévia conciliacion bajo iguales formas y términos que la Constitucion los decretaba. En cuanto a los de menor cuantía no hizo mas que restablecer los contenidos en la Novísima Recopilacion, apticuados en el dia por la ley que depues se mencionará; pero sí que introdujo los verbales sometiéndolos al juicio de los jueces o de los alcaldes, segun la entidad del negocio, tales como hoy se practican.

Bien recibido fué generalmente este compendio de reglas para la sustanciacion; mas po por eso faltó quien por medio de exactas observaciones acerca de él (1), bizo ver que era insuficiente y diminuto en su totalidad , poco meditado y oscuro en algunas disposiciones, vago en otras, y susceptible de correccion en muchas. Para complemento suyo se publicaron poco des. pues las ordenanzas de las audiencias que siguieron el camino ya trazado, y nada podian mejorar por su propia indole los defectos que se le achacaban.

No por eso hemos de negar, sin embargo, que introdujo con: siderables ventajas en el orden de enjuiciamiento, estableciendo nuevas disposiciones, aclarando y precisando las antiguas , corrigiendo multitud de abusos, y preparando, por decirlo así, el terreno para' la nueya y radical reforma legislativa, que operada repentinamente, tal vez hubiera sufrido contradicciones que motiváran en breve enmiendas innecesarias y aun perjudiciales; últimamente, dando espacio para que en la práctica puedan medirse sus beneficios é inconvenientes, y modificados sus preceptos con arreglo a la esperiencia, sean mas acertados y firmes cuando lleguen a plantearse de upa manera definitiva. Él ensayo era provisional,

(1) Boletin de Jurisprudencia.

[merged small][ocr errors]

Sistema del año 12 restablecido. Constitucion de 1837. Adelan

tos de la legislacion, Breve crítica de las principales leyes, Efectos que produjeron. Conclusion.

No tardó mucho en caer completamente este sistema, y reaparecer la añeja Constitucion del año 12, como se ha dicho. Las cosas variaron entonces de aspecto, y la exaltacion de ideas vino á plantear un réjimen estremo, cerrando el paso á toda concordia. Siguieron a este trastorno los decretos dados en aquella época, y su continuacion del año 20 al 23; el principal y mayor número de ellos fué restablecido; pero los hombres se habian desengañado lo bastante para que no pudiese continuar semejante orden de cosas, y se forjó la Constitucion de 1837, suavizando los dogmas políticos de la pasada. Continuó sin em bargo la observancia de estas leyes secundarias y orgánicas, en una buena parte hasta los últimos tiempos; y á falta de otras mas arregladas al espíritu de concordia que respiraba la nueva política, ellas en toda su estension fueron adaptadas al régimen que se proponian los hombres de la situacion.

La libertad de impreộta és una de las reformas mas trascendentales que se reprodujeron tales como en la pasada época existịan, sin hacer en ella enmienda ni aclaracion de trascendencia; muchas sin embargo procedian' reclamadas por la necesidad.

La responsabilidad es el único medio inventado para reparar sus inconvenientes; pero la esperiencia ha demostrado tambien cuán facilmente puede eludirse en los términos que se halla establecida. Hubiera convenido , pues, 'reformarla en este y otros particulares 'no' menos interesantes, ya concediendo mayor amplitud en los límites de lo justo y prudente, ya restringiendo las facultades inmoderadas de los que escriben y publican sus ideas por medio de correctivos mas aptos y eficaces.

Corrijióse por fin la ley que recorremos por la última del año 43; pero tampoco satisface á las necesidades que la anterior dejaba sin llenar: Su sistema consiste especialmente en el aumento de responsabilidad pecuniaria, sustituyéndola a la cordoral, y haciendo que recaiga por medio del despotismo prévio, sobre el verdadero autor del delito, y no sobre los editores responsables como antes sucedia contra razon. Pero la dureza en los castigos, como observó bien el proyecto de ley sobre esta materia presentado á las cortes en 1840, es mas pronto un escudo y estí

ΤΟΜΟ Ι.

71

mulo para la impunidad, que un freno contra el abuso; en especial interviniendo los jurados, cuyo ministerio transitorio é irresponsable dá mas fácil cabida á los generosos impulsos del corazon.

Tambien se escluyó esta especie de tribunalés en los casos de injuria personal, que se refirieron a las disposiciones del derecho comun,

como en el citado proyecto. Afianzáronse igualmente en cuanto fué posible los resultados de la ley, exigiendo mayores garantías y requisitos en las personas que han de tener el carácter de editores responsables de los periódicos, así como en las que hayan de ejercer el cargo de jurados. Por último, se intentó prevenir el abuso de la institucion, lo cual, segun hemos observado , pugna hasta cierto punto con la institucion misma; y esto hace que aparezca la ley demasiado tirapte en sentido contrario á ella: porque en efecto, la libertad no admite traba anterior , sino solo posterior al esceso; de otro modo se estingue ó disminuye.

Diversas órdenes se publicaron en este período, relativas á organizar los tribunales, materia que en todas épocas habia ocu, pado uno de los primeros lugares en la reforma legislativa. Pero no basta que los encargados de administrar justicia tengan un reglamento interior meditado, apto y análogo á los principios de legislacion vijente que fije y ordene sus deberes y atribuciones; es preciso además que no encuentren género alguno de obstáculo que les impida su ejercicio, sirviéndoles a la par de disculpa en sus yerros y demasías. Tambien sobre este particular se establecieron algunas reglas, tanto respecto a los que pueden oponerse los mismos jueces entre sí, como á los que pueden originarse por parte de una autoridad distinta. No son estas disposiciones tan claras y decisivas como fuera de desear, y aun quedan muchos motivos de entorpecimiento que ha ido sal, vando en la práctica la cordura y ciencia de nuestros dignos magistrados. Tampoco.se olvidó un inconveniente de otra clase que puede embarazar la limitada autoridad de los tribunales, á saber; la falta de respeto en los que aparecen sometidos á su jurisdiccion. Trataron de salvarle los legisladores dándoles todo el prestigio que debe rodear al que la regenta: mas lo hicieron por medios indirectos é ineficaces, al paso que de hecho les quitaron los mas seguros en producir, tales resultados; el castigo y coaccion á la obediencia, armas, hoy prohibidas a los jueces, en especial inferiores. Graves males produce esta medida en el concepto que vamos indicando, y hubiera convenido reformarla, dejando obrar a los jueces, señaladamente en los casos de desobediencia y desacato, si bien bajo su responsabilidad terrible y cierta,

Otro de los grandes medios que han de contribuir a la mejora de la jurisprudencia, es la educacion literaria y científica de los que la profesan; asunto grave que al pensar en promo

verla no desdeñaron los partidarios' de la monarquía pura y absoluta, y ahora con mayor esfuerzo procuraron arreglar sus opositores. Dos planes de estudios vieron en breves dias la luz pública, corrigiendo al que desde 1823 rejia en la materia. El primero no llegó á plantearse, creyendo los legisladores que nó. llenaba suficientemente las necesidades indicadas de antemano por los hombres doctos de la época. El segundo, al ampliar la enseñanza, fué a dar ''tal vez en un estremo perjudicial. Su tendencia y aficion a los estudios filosóficos, le hizo divagar en esta parte, y exigir conocimientos innecesarios á los que se dedican a la abogacía ó majistratura; pero aun fué peor que al darles cabida, limitase y redujese los elementales à tan breves dimensiones, que no bastan para adquirir una noticia somera de los principios de la ciencia. Mas adelantado y completo que estos dos planes, el de 1.° de octubre de 1842, adolece, sin embargo, de algunos defectos. Baste decir que para el estudio del derecho romano, que es y no podrá menos de ser siempre el fondo del nuestro , solo' se destina el brevísimo espacio de seis meses. Volviéronse á sancionar en la nueva Constitucion la 'independencia y responsabilidad de los tribunales, que de hecho nunca han llegado á plantearse por mas que se hayan repetido las disposiciones sobre tales puntos; porque mientras no se fijen bien sus atribuciones, mientras no se organicen en forma, y se mejore el estado de la jurisprudencia, han de venir á estrellarse todas en ese obstáculo insuperable, en la imposibilidad de exigir la segunda, sin lo cual no se concibe la primera. Tambien se declaró la ipamovilidad de magistrados y jueces, que ocasionó despues la formacion de un reglamento para hacerla efectiva, donde se consignaron ademas los requisitos que debian tener para servir dichas plazas y obtener en su carrera premios y ascensos (1). Finalmente se dieron nuevas leyes acerca de su responsabilidad, y en ellas se renovaron las que con igual objeto fueron publicadas en la inmediata época constitucional (2).

Algunos puntos se retocaron ahora en el orden de sustanciacion civil y criminal, conociendo la escesiva rigidez ó 'inconveniencia de las bases fijadas anteriormente. Así, pues, restablecido que fué el art. 5.o de la Constitucion de 1812 (3) se derogó el artículo que previene la indispensable terminacion de un negocio en la tercera instancia, sea cualquiera su entidad, dándose en cambio una ley que admite y arregla los recursos de nulidad en ciertos casos (4). Las cortes, llevando sus miras mucho mas adelante, habian autorizado al gobierno para que diese una instruccion de procedimientos civiles y criminales; pe

(1) Real decreto de 29 de diciembre de 1838.

Real dec. de 22 de marzo de 1837.
Dec. de las cortes de 7 de setiembre de 1837.
Real dec. de la de noviembre de 1838,

ro no llegó á tener efeeto , y en su lugar se publicó tan solo la presente ley, cuya necesidad ya no consentia dilacion. El código político de 1812 habia derogado la suplicacion é injusticia notoria, y no sustituyó su falta de modo alguno; pues si bien dejó indicado éste, no quedaba establecido y mucho menos con la latitud que hoy se presenta; limitándose la intencion de aquellos juriscoosultos á comprender en sus leyes el caso de nulidad por vicio en el procedimiento, mas nunca por inobservancia de las que habian de aplicar en los fallos. De este modo los litigantes se hallaban privados de ambos beneficios , pues los antiguos no procedian mediante su derogacion, y el moderno no estaba formulado todavía. Hallabanse por consiguiente en un estado de incertidumbre que no podia continuar, y para terminar sus dudas y las de los tribunales que tampoco sabian á que atenerse, se promulgó esta ley que divagó en alguna de sus disposiciones á impulso del mismo buen deseo que animaba á sus autores.

En efecto, los recursos de nulidad, atendida la estension que en ellas tiene esta palabra , pụdieron sustituir muy bien á los conocidos antiguamente con los nombres de segunda suplicacion é injusticia notoria, por lo menos en cuanto al fin de que los interesados no sintieran perjuicio en las garantias que respecto á la rectitud del fallo les ofrecia nuestra legislacion. Habíanse querido conservar no obstante aquellos recursos en la época que hemos designado como de transaccion, y ahora los vemos nuevamente habilitados para los juicios que tuvieron principio antes del 13 de agosto de 1836 (1). Los modernos legisladores, sobradamente imbuidos en la máxima de que las leyes no deben tener fuerza retroactiva, y dándola una amplitud innecesaria, olvidaron esta sencilla, observacion, y confundieron las disposiciones legales que versan sobre derechos de los particulares, dig, nos de respetarse siempre en las reglas que posteriormente á su adquisicion se dicten, con las disposiciones que se limitan meramenle al medio de hacerlos valer, á la ritualidad de los procesos, las cuales pueden muy bien ser acomodadas al espíritu del siglo, á las costumbres, á la elevacion de la ciencia, sin perjudicar en lo mas leve al fondo del negocio, ni al interés del litigante. Sin embargo, el acuerdo se dió con el carácter de transitorio, y así por fortuna po perjudica mas que temporalmente á la uniformidad de procedimientos que reclaman los adelantos de la jurisprudencia.

Por lo demás, el decreto á que aludimos fué un evidente progreso, una mejora indisputable en la materia que decide. Los antiguos recursos se resentian de ideas y prácticas inaplicables en la actualidad, y nada conformes con lo que enseñan los bue

(1) Arts. 1.° y 2.° del dec. de 6 de noviembre de 1838, sobre recursos de nalidad.

3

« AnteriorContinuar »