Imágenes de páginas
PDF
EPUB

to, rogamos i suplicamos al gobierno supremo del estado de Chile dé entera fe i crédito a cuanto le espusiere en nombre de la república de Colombia el espresado encargado de negocios hasta lograr el canje de las ratificaciones del tratado arriba mencionado..

«En fe de lo cual, damos i firmamos la presente, sellada i refrendada por el secretario de estado i relaciones esteriores en la ciudad de Bogotá el día 21 del mes de diciembre del año de gracia 1823, décimo tercio de la independencia.

«FRANCISCO DE Paula SANTANDER).

«Por su excelencia el vicepresidente encargado · del poder ejecutivo.

«Pedro Gual).

El nombramiento antedicho hizo que don Manuel de Salas entrase en relaciones con varios esa tranjeros notables.

En Santiago, había contraído amistad con don Joaquín Mosquera, ministro plenipotenciario de Colombia en Chile.

Cuando el célebre neogranadino fue a desempe

ñar igual empleo en el Perú, mantuvo con él una
correspondencia continua.
Tengo en mi poder una de sus cartas:

«Señor don Manuel de Salas.

«Lima, 23 de octubre de 1823.

[ocr errors]

«Mi mui estimado amigo: «En esta ocasión, se remiten a Usted las Gacetas de Colombia i las memorias de los cinco ministerios al congreso de este año. Por ellas, verá Usted lo que hai de la república digno de comunicarse.

«Posteriormente, hemos sabido que nuestra es. cuadra destruyó la española en el lago de Maracaibo, i que esta ciudad fue ocupada por nuestras tropas en virtud de una capitulación.

«En la Gaceta de Lima, hallará Usted los de. talles.

«El jeneral Salón ha muerto mas de trescientos pasturos, últimos hombres que quedaban armados en aquel territorio.

«Por consiguiente, ya no queda por los españo. les en Colombia otra cosa que el castillo de Puerto Cabello; pero, sin marina, habrá sucumbido ya, o será mui pronto.

(Ahora remito al señor don Gregorio Funes las letras de provisión, nombrándole encargado de negocios de Colombia en Buenos Aires. Lo comunico a Usted para su intelijencia, i por si se ofreciese alguna cosa en aquella capital.

OT

«El teniente coronel O'Leary será el dador de esta carta; i lleva encargo especial de decir a Usted cuanto hai digno de su noticia. Este oficial es edecán del Libertador, joven de honor, de educación i amigo mío. Le recomiendo a la bondad de Usted; i le suplico se interese en el buen éxito de su comisión, como si fuera yo mismo.

«De cualquiera cosa que haga Usted por el señor O'Leary será el reconocido su afectísimo apasionado amigo i deseoso servidor, que besa su mano.

(Joaquín Mosquera).

SU

DI

eoso ser

2 SU

El título de encargado de negocios de Colombia puso en comunicación a don Manuel de Salas con don Gregorio Funes, a quien se había dado la misma representación respecto al gobierno de las Provincias Arjentinas.

Voi a copiar dos cartas que el autor del Ensayo de la historia civil del Paraguai, Buenos Aires i Tucumán dirijió a nuestro distinguido repúblico:

«Señor don Manuel de Salas.

«Buenos Aires, 16 de enero de 1824.

«Mui señor mío, «Desde la carta en que recibí la correspondencia del señor plenipotenciario Mosquera, i en la que se me hablaba de Usia, quedé en la duda de si era el mismo que en nuestra juventud tuve el honor de tratar en la corte de Madrid. Si es así, no crea Usia que en este olvido tiene parte mi voluntad. El tiempo, que pudo borrar de mi memoria los nombres, jamás ha tenido influjo para debilitar el ventajoso concepto que formé de su mérito, ni menos la inclinación que supo ganarme. Si, por el contrario, no es el mismo, me sería mui lisonjero que el curso de los acasos me haya abierto el camino para ofrecerle mi inclinación i ganar un nuevo amigo, siempre que Usía la halle digna de su persona.

(Supongo a Usia tan enterado, como yo mismo, en la prosperidad de las armas peruanas desde que Colombia ha estrechado sus relaciones con Lima, i ha puesto al Libertador en el noble empeño de que triúnfen. Bajo este concepto, creo que no puede haberle sido a Usia indiferente el regreso a Chile de las tropas que destacó en su auxilio, según corre mui de cierto por estas partes. Es un objeto mui de mi atención saber la verdadera causa de este raro suceso; i quisiera que Usía tuviese la bondad de descubrírmela.

«Se ha dicho que el gobierno de Chile ha tomado esta resolución por no intervenir en las disen. siones de Rivagüero con el congreso de Lima. Yo, a la verdad, no encuentro proporción entre un motivo tan leve i una resolución de tanta consecuencia. A mas de que por un propio que hicieron los ingleses, i llegó aquí en estos días, se nos instruye que las tropas de Rivagüero lo entregaron al Libertador, quedando sofocada la discordia. A esta noticia le doi mas crédito, que a la que nos da el periódico de Mendoza con fecha 28 de diciembre, diciéndonos que por esta misma discordia, Lima se hallaba en una completa anarquía.

«Ignoro cuál sea el período que guardan los correos marítimos de Chile a Lima; i como esto conduce al arreglo de mi correspondencia, estimaré que Usía me lo indique.

«Tengo el honor de ser su mas atento servidor, que su mano besa.

«Doctor Gregorio Funes). «Señor don Manuel de Salas.

«Buenos Aires, 16 de marzo de 1825. «Estimado amigo i señor, «He recibido el pliego cuya dirección encomendó a Usted el señor don Cristóbal de Armero, ajente de negocios de Colombia. Por este mismo correo, contesto a dicho pliego con el rótulo a dicho Armero. No lo he puesto bajo del suyo por no cargarle este porte.

«Hubiera deseado que me dijese Usted si ha tenido carta de nuestro común amigo el señor Mosquera. No acabo de concebir la causa de un silencio tan prolongado, pues en mas de un año no he tenido carta suya, a pesar de las muchas que le he escrito.

[graphic]
« AnteriorContinuar »